La literatura saharaui del exilio: Caminamos porque existimos

Por: | 16 de septiembre de 2017

DSC00743

Texto: Bahia MH Awah; Fotos: APELA y B.M.A

“Imágenes y usos del pueblo en las literaturas africanas y de la diáspora”, un congreso que organiza cada año APELA (Asociación para el Estudio de las Literaturas Africanas) y al que asisten anualmente académicos del mundo africano y occidental en la Universidad de Alcalá de Henares. A esta edición acudí invitado por los organizadores para clausurar el congreso con una ponencia sobre “El legado lingüístico español en la historia del Sahara Occidental”. La comunicación incluyó temas de interés para las ciencias sociales como el español patrimonio lingüístico heredado de la metrópoli, historia y uso del español como lengua no de imposición colonial en el Sahara Occidental, las tres generaciones de literatura saharaui y su aporte literario de compromiso político anticolonial, la coexistencia del mestizaje lingüístico de la lengua  hasania con el español y su aporte con el género menor de mreimida o jarcha, la producción literaria del exilio saharaui y su contribución a la bibliografía hispana y, como temática final poco abordada en estos eventos, el culturicidio de la ocupación caso Marruecos en el Sahara Occidental.

El espíritu académico y de enfoque del congreso se puede sintetizar en estas entrecomilladas líneas: “El pueblo designa, generalmente, a las clases sociales desfavorecidas, de límites indefinidos con identidades móviles y utilizables a voluntad, (…) en todas estas literaturas, el pueblo aparece de modo irreversible como un grupo subalterno y una comunidad imaginada”. La literatura que define y representa el imaginario del pueblo del Sahara Occidental estuvo presente en dos formatos: el primero corrió a cargo del doctorando Mohamed Uld El Mehdi de la Universidad de Cádiz con la comunicación “La poesía tradicional: arma de resistencia anticolonial en El Sáhara”. Una interesante exposición en la que el doctorando se centró sobre el compromiso del verso saharaui de dos clásicos de la poesía en hasania, Beibuh Uld El Hach y Alal Uld Daf. Autores de un verso de periodo colonial y postcolonial inmerso en una poesía que detenta un discurso literario cargado de la voz del pueblo en su ideal de lucha por la libertad y por su identidad saharaui. “La palabra en la cultura popular saharaui es algo sagrado. Y prueba de ello es que en tiempos pasados sentían un cierto recelo de la palabra escrita y la consideraban como algo secundario; tenían una excelente memoria y una increíble capacidad retentiva”, afirma El Mehdi en su comunicación.

DSC00729

El pueblo saharaui como imagen y huellas de su historia siempre ha estado presente en el verso desde el siglo XII según las referentes bibliografías humanas y manuscritas saharauis exploradas por el investigador. “La cultura saharaui se enfrentó y sigue enfrentándose con todas las corrientes invasoras y rehúsa el hecho de que se fragüen estereotipos y tópicos sobre sus valores y conceptos mediante su fuerte relación y compromiso con su entorno”, señala Mohamed Uld El Mehdi, destacando la importancia del registro bibliográfico del verso hasaní en su compromiso con los procesos sociales y políticos que ha conocido el territorio.

El primer día del congreso, viendo cómo otra generación retoma la misma antorcha que cuarenta años atrás había iniciado la primera de las tres generaciones literarias saharauis que fueron materia de mi exposición, sentí paz en mi conciencia y una vez más supe que nada está sujeto a mantenerse en el vacío o en la inactividad, como pretenden otros actores con el proceso de descolonización y ocupación del Sahara Occidental. La historia de los pueblos está constantemente en construcción y los saharauis se reconstruyen acérrimamente en torno a su proyecto nacional, porque están evolucionando hacia el futuro con su irreversible dinámica revolucionaria.

20170914_173748

Sin las tres generaciones literarias saharauis me habría sido imposible hablar de la historia del legado lingüístico español en el Sahara Occidental y trasladar nuestra historia a docentes africanos y académicos del mundo occidental, la historia del pueblo saharaui a través de imaginarios culturales y literarios de los saharauis y su diáspora en Occidente. Categorías inseparables de las historias de las literaturas africanas y sus diásporas desde la inmigración al exilio. La “Generación del 73 Saharaui”, surgida a finales de los 60 durante la presencia colonial española en el Sahara Occidental; la  “Generación del Exilio” aparecida  el año 1985 en los campos de refugiados saharauis, y la “Generación de la Amistad Saharaui” constituida en julio de 2005 en Madrid.

Sin los procesos políticos y sociales no habrían existido los movimientos literarios y aquí pienso en una diáspora bien cultivada y sus beneficiosas resonancias en las dos orillas que el exiliado cruza en su camino. Edward Said en sus célebres conferencias decía, “El exilio es algo curiosamente cautivador sobre lo que pensar, pero terrible de experimentar. Es la grieta imposible de cicatrizar impuesta entre un ser humano y su lugar natal, entre el yo y su verdadero hogar: nunca se puede superar su esencial tristeza”.  Y el proverbio saharaui reza “No cautives en tu alma deseos que no puedes hacer”. El exilio saharaui ha sido el catalizador y encarnizado pensamiento que se desarrolla en torno al proyecto en común que ha unido a todos los saharauis en su diáspora y en su dividido territorio.

Todo proceso tiene un principio y un final a perseguir en el imaginario de cada pueblo. Los saharauis mantienen su disciplina del exilio aferrados a su eficaz arma de literatura, social y política como sentido que le da existencia para caminar hacia el futuro a través de los modos de resistencia pacífica. Partiendo de que el verbo en su cultura siempre tuvo y tiene vigor y sentido para existir.  La investigadora húngara Monika Szente Varga, de la University Pannon de Hungría, al estudiar la inmigración del exilio saharaui argumenta que “A pesar del tamaño reducido de la diáspora saharaui en Europa, es un grupo muy activo, que tiene como mayor fuerza aglutinadora y motivadora el anhelo en torno a su proyecto nacional”. La propia prensa del adversario marroquí hace unos años reconoció sin quererlo y con recelo el auge de la producción del escritor saharaui en España; temática que la investigación Monika Szente revela en su estudio sobre la eficaz representatividad del exilio saharaui en Europa a diferencia de otras comunidades, “Los saharauis por tanto son bastante visibles, por ejemplo en Internet, en páginas de sociedades civiles, en sitios de divulgación, etc”.

Y valiéndome del refrán saharaui que afirma “Si quieres ganar a tu adversario, haz que tus testigos sean muchos”. En el congreso de APELA de este año el discurso académico saharaui tuvo suficientes argumentos sobre los que articular su razón de pueblo imaginado y dibujado, que afirma su voz africana, a través de una cultura que ha sido invisibilizada y tergiversada por la bibliografía colonial.  

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

01

Texto: Mohamidi Fakala, escritor y periodista saharaui desde su exilio en los campos de refugiados saharauis en el sur de Argelia.

En comparación con otros vientos, el siroco [1] (el proceso de lucha saharaui)  cubre el rostro tanto de día como de noche en un acelerado encuentro con el litoral atlántico, en el que pierde la euforia devastadora que traía del desierto. Asegura la leyenda que no pasaría inadvertidamente sin que sus brazos de gravilla dejaran máculas sobre paredes, pedregales, hombres y matorrales. En su viaje frenético agrieta la costra y levanta el remolino a soplo de efecto sarguia [2] (reaccionario mundo árabe) que se granjea en el pulso de la pobre vegetación del desierto.

En efecto, es el fenómeno natural omnipresente en la vida de los hombres de las nubes y de los vientos. Es la sucesión del tiempo en su propio efecto. Los pobres habitáculos y jaimas del Sahara se levantan en contratiempo para poder seguir erguidas, con el temor a ser atragantadas por la fina arena en un proceso de recesión a causa del embate de los caprichos de los colores del viento. Sin desmesura, caravanas y ciudades del desierto fueron llevadas por el espejismo de la arena, la soledad y el silencio de este gran imperio (la dictadura de la monarquía marroquí) donde no cabe la duda, la traición ni la mentira.

Ver todos los fragmentos »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal