El hambre ya no se reduce tan rápido en Latinoamérica

Por: | 23 de noviembre de 2012

Latinoamérica es la región del mundo que más ha reducido el hambre en las dos últimas décadas. Sin embargo, en los últimos tres años la cantidad de indigentes ha disminuido de manera más lenta y además se encuentra amenazada por el alza de los precios de las materias primas. Resulta curioso que en un subcontinente que es potencia en producción de alimentos, su encarecimiento representa una oportunidad porque supone mayores ingresos para los productores y para las agencias tributarias, pero también un riesgo porque muchos pobres carecen de acceso a la tierra o a los ingresos suficientes para comprar lo básico necesario para alimentarse bien.

 

En 1990/1992, unos 65 millones de latinoamericanos padecían hambre. En 2000, todos los países del mundo se comprometieron con los Objetivos del Milenio a reducir la indigencia de 1990 a la mitad en 2015. En 2004/2006, después años de crecimiento económico, aumento del empleo y de los ingresos laborales e introducción de políticas sociales en favor de la redistribución del ingreso (antes y después de este periodo se crearon subvenciones para los más pobres en las principales economías de la región), el número de hambrientos cayó a 54 millones. En 2007/2009, a 50 millones. Pero en 2010/2012 se desaceleró la mejora y la cantidad se contrajo a 49 millones, según reveló este jueves la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según sus siglas en inglés) en su sede regional de Santiago de Chile. Esto significa que un 8,3% de la población de la región “no ingiere las calorías diarias necesarias para llevar una vida sana”, según la FAO.

"Aunque se mantiene la tendencia a la reducción en el número de personas afectadas por el hambre, disminuyó su ritmo", lamentó el organismo de la ONU. "En 2012, el impulso al crecimiento que han tenido las economías de los países de la región no se ha traducido en una disminución de la vulnerabilidad a la que está expuesta una parte de la población del continente", dijo el representante de la FAO para el hemisferio, Raúl Benítez. Además, las economías latinoamericanas ya no crecen tan rápido como antes de la Gran Recesión mundial de 2008/2009. La persistencia del hambre "no se explica por una insuficiente producción o por falta de abastecimiento alimentario, salvo en situaciones de catástrofe, sino que se debe fundamentalmente a la falta de acceso a los alimentos por parte de un sector importante de la población, que no cuenta con ingresos suficientes para adquirirlos", añadió la organización.

Los países más afectados por el flagelo en Latinoamérica son Guatema­la (30,4% de la población), Paraguay (25,5%) Bolivia (24,1%) y Nicaragua (20,1%), según datos oficiales de cada uno de los países, que son los que utiliza la FAO. Cuba, Argentina, Chile, México, Uruguay y Venezuela "han logrado erradicar el flagelo del hambre”, dado que sus estadísticas lo sitúan en menos del 5%, “mientras que países del Caribe, como República Dominicana y Haití, y otros de Centroamérica, como Guatemala, se han estancado o han desacelerado la reducción del hambre", dijo la FAO. Sin embargo, los datos de Argentina despiertan polémica: mientras que el Instituto Nacional de Estadística dice que la indigencia ascendía a solo el 2,1% en 2011, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) la calculaba en el 5,4%, aunque en franco descenso respecto del 10,2% de 2009. Es decir, para el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, hay 840.000 argentinos con hambre, pero la UCA considera que existen 2,1 millones. Es decir, a partir de los datos de esta universidad, se puede calcular la cantidad de indigentes latinoamericanos en 50 millones, en lugar de 49 millones. Un millón de hambrientos más o menos no da lo mismo.

"Gran parte de los países han reducido la proporción de población con hambre, entre los que se destaca Brasil, donde el hambre disminuyó fuertemente en términos absolutos y relativos", destaca la FAO. Para ver el porcentaje de indigentes de cada país, observemos el siguiente cuadro:

País o región 1990/1992 2007/2009 2010/2012
Latinoamérica y Caribe 14,6 8,7 8,3
Cuba 11,5 <5 <5
República Dominicana 30,4 15,9 15,4
Argentina <5 <5 <5
Bolivia 34,6 27,5 24,1
Brasil 14,9 7,8 6,9
Chile 8,1 <5 <5
Colombia 19,1 12,5 12,6
Costa Rica <5 <5 6,5
Ecuador 24,5 19,6 18,3
El Salvador 15,6 11,3 12,3
Guatemala 16,2 30,2 30,4
Honduras 21,4 11,6 9,6
México <5 <5 <5
Nicaragua 55,1 23,9 20,1
Panamá 22,8 13,1 10,2
Paraguay 19,7 16,8 25,5
Perú 32,6 15,9 11,2
Uruguay 7,3 <5 <5
Venezuela 13,5 <5 <5

Los progresos en términos de reducción de la indigencia pueden verse afectados por el encarecimiento de los alimentos. No es que la región se encuentre inmune por ser productora y exportadora de ellos. "El alza de los precios de los alimentos y las oscilaciones que afectan desde 2007-2008 a la economía mundial, y en particular a la región, constituyen una amenaza a la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares más pobres y vulnerables, que son los que destinan una mayor proporción de sus ingresos a la alimentación", advirtió la FAO. Entre junio y agosto 2012, el precio promedio del maíz aumentó un 25%; el de la soja, un 20% y el del trigo, un 26%.

 

El organismo de Naciones Unidas atribuye los riesgos en parte a que "América Latina y el Caribe aún muestra niveles de desigualdad muy altos", los más elevados del mundo, pese a su inédita disminución en la última década. Las subvenciones a familias pobres son percibidas por 118 millones de latinoamericanos, mientras que las escuelas públicas han reforzado en general la provisión de alimentos a sus alumnos, más allá de los problemas que en la actualidad se denuncian en regiones como la provincia de Buenos Aires. La FAO alienta estas políticas, pero también aboga el incremento del porcentaje de trabajadores que contribuyen a la Seguridad Social, que era del 37,9% en 2008, y por el fomento de la agricultura familiar.

"Nos estamos acercando (al Objetivo del Milenio), pero perdimos velocidad y vigor, porque hay otro fenómeno incierto de la recesión internacional y, como región agroexportadora, si no exportamos no tenemos cómo abastecer ese espacio fiscal para financiar las políticas sociales", opinó Adoniram Sánchez, experto de la oficina regional de la FAO. En realidad, el mundo no se encuentra en recesión sino que viene desacelerando su crecimiento, aunque en las últimas semanas ha habido señales positivas de las economías de EE UU y China, claves para los desempeños exportadores de México y Centroamérica, por un lado, y Sudamérica, por el otro. No obstante, el comercio internacional sí está en caída y así lo han demostrado las estadísticas del segundo y del tercer trimestre del año. No por nada países como México y Perú han anunciado estrategias para compensar sus menores exportaciones afuera de la región con mayor ventas a los países latinoamericanos. En ese plan, México oficializó este jueves su reclamación ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra las restricciones de Argentina a las importaciones

La otra cara de la seguridad alimentaria es el sobrepeso. Muchas familias pobres cuentan con ingresos suficientes para alimentarse, pero no con productos sanos. Es habitual, por ejemplo, ver en los barrios pobres de Buenos Aires muchos casos de obesidad porque sus habitantes solo cuentan con recursos para comprar alimentos ricos en harinas, como pastas, pizzas y empanadas, y no para llevar adelante una dieta balanceada. En la mayor parte de los países latinoamericanos, la obesidad en adultos es superior al 20%, y es aún mayor en México (33%), Venezuela (31%), Argentina (29%) y Chile (29%). En 2010, el sobrepeso y la obesidad en menores de cinco años afectaban a más de 2 millones de niños en Sudamérica, un millón en Centroamérica y cerca de 300.000 en el Caribe.

Hay 9 Comentarios

Es de considerar la situación por la que pasa cada país y sin duda cada vez es más difícil poder controlar el hambre, cada vez somos más habitantes, y quizás no tomamos conciencia de lo que sucede en nuestro entorno porque a pesar de ver la situación, seguimos esperando a que el gobierno sea el que nos mantenga.... y al que realmente lucha por trabajar, se esfuerza, tiene interés de sair adelante pareciera que el gobierno se encarga de ponerles tantas trabas.. en lo personal desconozco lo que suceda en otros países pero si considero importante que cada quien aporte su "granito de arena" para que avancemos en lugar de tener retrocesos y así podamos combatir el hambre con mayor facilidad y no permitir que nos siga consumiendo cada vez más.

Hay un discurso mentiroso y estupido, una retorica que viene desde los años 70, el culpable de todo es el imperialismo, si falta yerba mate en el mercado, la culpa es del imperialismo, si hay colas para comprar comido la culpa es del imperialismo.
Estupidos, ignorantes que no compreendem nada y tampoco quierem compreender.
En Brasil en la decada de los años 70, la mayoria de la poblacion todavia vivia en el interior, pero el Brasil importaba cereales.
Hoy en dia, la mayoria de la poblacion vive en la ciudad y el país (Brasil) es el mayor exportador de granos, incluso esta semana Rusia ha liberado la compra de carne de cerdo y de bovinos de Brasil (fijense que 1 kg de la carne bovina australiana custa U$ 80 dolares, y 1kg de la carne brasileña custa U$ 40 dólares en RUsia), y donde esta la carne Argentina, bueno esa no es vendida en Rusia, talvez la culpa sea del imperialismo, como dicen algunos "energumenos".

Antes de que llegara Colón nadie era pobre , ni existía la depresión . Tampoco los partidos políticos. La época dorada de aquellas tierras nunca volverán , nosotros se la usurpamos

Los datos de la FAO suelen tener una aproximacion del 5%, por lo que los datos de algunos paises no son fiables, a veces recogen informacion sin ir al campo(vagos burocratas), por lo que los datos oficiales(interesados y parciales) son los que priman, sobre todo en Argentina, Mexico, Guatemala, Paraguay, Colombia, y Ecuador, suele verse a los de la ONU en plan de turismo, o copiando datos en la oficina publica, nunca van a las universidades y otras fuentes de campo fiables; por eso se producen pifias como los datos de analbetismo en mi pais, mas falsas que billete de tres, igual que las de pobreza y desnutricion, ¡comprobado!.

Bueno eso se debe al " efecto goteo " de los capitalistas neoliberales el dinero del ESTADO debe ir al bolsillo de los EMPRESARIOS quienes lo distribuyen en "empleos productivos", es decir bla bla bla solo para tontos que lo creen pero ya no gotean nada solo hay fuga de capitales a otos paises y los pobres UPS !!! cada vez mas pobres , de allí los CHAVEZ, AHMADINEYAD, PUTIN, KIRCHNER y otros, ademas de las crisis de ESPAÑA y GRECIA.
VER LA ESTAFA DE LA PROPIEDAD PRIVADA una de las MENTIRAS mejor contadas de toda la historia humana http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/11/la-propiedad-privada.html

++★★★★ADELGAZAR YA NO ES UN PROBLEMA para mí. He Perdido 23Kg en 2 meses y voy para mas!!! Mira mi método: http://su.pr/4ixOPs

estoy muy de acuerdo, mirar casos como los de argentina y venezuela, lo que pasa que muchos de esos países conservan su soberanía monetaria, y de esa manera crean una ilusión de crecimiento, y realmente si no aprovechan eso, dejando y liberando sus mercados a las grandes empresas extranjeras y produciendo realmente nunca crearán verdadera riqueza.
saludos

que imperialismo? si a día de hoy muchos de esos países son de lo más proteccionistas, y realmente eso ayuda a la economía de mercado interna y al crecimiento económico de país?? pues que me digan como...

Como se va a reducir el hambre si todas las riquezas se las roban el imperialismo con su estrategia de cordero, se va llevando las riquezas dejando los países en la miseria, y después dicen que están ayudando a la economía vaya que mentira tan grande

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio

es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal