Por qué tenemos tanta corrupción

Por: | 27 de enero de 2013

ANTONIO ARGANDOÑA, profesor de Economía

Del "Blog de Antonio Argandoña". ¿Por qué hay corrupción, tanta corrupción, entre nuestros políticos? La explicación más frecuente es que se trata de manzanas podridas en un cesto sano, y las medidas que se toman van dirigidas precisamente a identificar y aislar esos casos, exigiendo más investigación, mayor implicación de los jueces y castigos más duros –o, peor aún, recurriendo al “linchamiento” mediático y social de los presuntos culpables. Pero esto no funciona si el problema está no en las manzanas, sino en el cesto.

Antonio ArgandoñaEn nuestro país se han creado incentivos perversos, que tienden a corromper a los políticos y a los funcionarios, y a las empresas y particulares que se relacionan con ellos. Por ejemplo, el sistema de financiación de los partidos políticos vigente en España es incompatible con la cobertura clara, honesta y, sobre todo, suficiente de los costes de sus aparatos administrativos y de sus campañas. Y, claro, esto tiene que ver con otros problemas, como el sistema electoral que hace imposible la asunción de responsabilidades personales de los elegidos.

No conseguiremos erradicar la corrupción si no entramos a fondo en los entresijos de las relaciones de poder, político y económico. Además, nuestra sociedad es poco coherente cuando critica la corrupción pública y, al mismo tiempo, transige y aun fomenta y aplaude formas de corrupción privada, como el fraude en el seguro de desempleo o en las pensiones, la ocultación fiscal o la economía sumergida.

Bueno: a la vista de todo lo anterior, parece que la solución no es fácil. Y, realmente, no lo es. La dureza de la ley o los linchamientos mediáticos no van a eliminar los incentivos que la explican. Hay que entrar a fondo en la legislación, las instituciones y la cultura social y económica. Esto no lo pueden hacer unos cuantos: es conveniente, desde luego, que haya líderes (políticos, funcionarios, empresarios, académicos, del tercer sector, de los medios de comunicación…) que asuman un papel directivo en la lucha contra la corrupción, pero no basta. Hace falta la colaboración de muchos (de todos los ciudadanos), no tanto denunciando a las manzanas podridas, como ayudando a depurar el cesto.

© Antonio Argandoña. Profesor de Economía y titular de la Cátedra "La Caixa" de Responsabilidad Social Corporativa y Gobierno Corporativo en el IESE-Universidad de Navarra. Doctor en Economía por la Universidad de Barcelona. Conferenciante, autor de numerosos libros y artículos y es titular del 'Blog de Antonio Argandoña'.

Hay 12 Comentarios

las nuevas generaciones ...los niños como yo deberian pensar como fer..pero la sociedad los hace ignorantes...e visto mucha gente ke no estudia por que manda a comprar muchos libros y no tienen como pagarlos por que estan en paro sus familiares...la gente tiene que empezar a pensar de forma etica desde que son niños y ir formandose poco a poco...yo e aprendido a pensar solo pero no todos llegan a hacerlo..y eso hay que cambiarlo por eso españa no progresa si su su futuro(los niños) no les enseñan a pensar como es debido terminaran siendo canis o yonkis o kien sabe ke otra cosa.

lo que esta mas claro que el agua es que los que tienen que cambiar las cosas son los ciudadanos..la union hace la fuerza y la justicia siempre prevalece tarde o temprano se encarga de poner a esa gente en su lugar tan solo hay que dar el primer paso sin miedo..

Llegar a España con 31 años y fue, conocer la verdadera corrupción. A mi entender es sólo Sociocultural, este país ha nacido y mamado la corrupción, no es cuestión de cestas, partidos o manzanas . Un Sr. Que niega la realidad evidente , una Sra que se permite el lujo de negar hasta las facturas o un contable que guarda los beneficios de esta corrupción fuera del país para esponsorización de movimientos políticos o lo que sea, para esto hay que tenerlo tatuado en el ADN.
O hacemos una educación acorde o seremos corruptos de por vida. Hay muchas formas de corrupción con un mismo resultado más o menos maquillado, pero el nuestro , es hispano, empieza por favores , propinas y regalos de Navidad y terminan con la corrupción provocada por el interesado en vender! Que por regla general hace válido " El Ladrón Sabe que todos son de su misma condición "

Mas allá de que la oportunidad hace al ladrón, creo que el incentivo estructural pro-corrupto que ofrece la nación es el verdadero asunto, no solo en España ya que yo vivo en Venezuela.. y aquí si que todos sabemos de la corrupción!! No se trata de ser decente-indecente como una decisión individual, o propia de una profesión (politicos, policias, etc), sino de las "oportunidades" que el sistema crea.. pero como quienes legislan son los mas corruptos, no hay interés político en que se haga justicia... ni en verdad, la gente lo exige, se conforman con cualquier cosa y temen vivir sin la posibilidad de la corrupción para generar o esconder ingresos

Apreciado profesor Argandoña:
Estoy de acuerdo con Ud. en las primeras medidas que plantea a las que añadiría la necesidad de cambiar la ley electoral actual e ir hacia listas abiertas para reducir la dependencia de los candidatos a sus partidos e incrementarla hacia sus votantes. Ahora bien, ¿cree usted realmente que los actuales partidos y dirigentes harán el tipo de cambio que podría acabar con el statu quo actual que, entiendo, les beneficia?. Me gustaría conocer la opinión del profesor Pin al respecto.

Al final responde usted al problema como tantos otros, con generalidades: "Hay que entrar a fondo en la legislación, las instituciones y la cultura social y económica"

Señor profesor:

Escribe usted que el sistema de financiación de los partidos políticos es el problema?

Está queriendo usted decir que sería mejor seguir el modelo de EEUU?

Sabe usted lo que es aquéllo? En EEUU es la legalización del soborno. Las empresas privadas son total, y absolutamente quienes ponen y deponen presidentes porque son quienes financian las campañas electorales, las cuales cuestan 500 millones de dólares por candidatos. Esto significa que un vez colocado el memo de turno, tendrá que seguir ad litteram lo que le indiquen los grupos empresariales, aprobar las leyes que les convengan y hacer la vista gorda donde le sea indicado. Eso sí que es corrupción.

Lo que habría que hacer en España es que la distribución de medios pecuniarios y el acceso a los medios de comunicación fuera una división aritmética entre el número total y no prorrateada según el volumen de cada uno, porque de esta manera se viola el principio fundamental de una democracia, ya que partidos minoritarios nunca pueden dejar de serlo ya que no acceden a los medios de comunicación y distribución de su información.

En primer lugar habiaque cambiar el color de los billetes para recoger todoel dinero negro y saber quien lo tiene.

SI, hay corrupción. Es evidente. Pero el problema no es solo de los políticos. El problema es generalizado desde la casa Real hasta el ultimo mono (yo) en España. Aquí la mentalidad es muy diferente a otros países. Aqui en España siempre se tira por el camino de... a ver como se defrauda mas hacienda, el dinero negro, favoritismo para fichar a alguien en una empresa, ya sea publica o privada, meter gastos en las cuentas de la empresa cuando son gastos personales ...etc. Que tire la primera piedra quien este libre de pecado. Hay peores países con respecto a este tema pero pocos en Europa.

Los españoles necesitamos cambiar el chip y empezar a ser mas coherentes con la situación. Mas "eticos". Si seguimos como hasta ahora vamos mal encaminados. Eso seguro.

No hay mal que por bien no venga y seguramente, aunque nos pese, muchas cosas van a cambiar a bien. Dolerá pero se conseguirá. Esta crisis en parte esta siendo un mal necesario para un futuro mejor.

Tampoco era fácil que los españoles usaran el cinturón de seguridad o no fumasen en los bares...y los resultados han sido espectaculares. Luchar contra la corrupción es muy fácil: solo hace falta voluntad. Aumentar el periodo de prescripción de los delitos, aumentar las penas y prohibir los indultos ayudaría. La corrupción se alimenta de la impunidad. Si el castigo fuese grande jamás un banquero se arriesgaría a ir a la cárcel por ahorrarse impuestos en un paraíso fiscal. Si el riesgo es que su empresa pague una multa...

Mientras a) Los partidos defiendan los corruptos y sus prácticas sin asumir responsabilidades de ningún tipo, incluso desdiciéndose de lo que dijeron en un principio b) Los corruptos sigan ganando elecciones y apoyándose en esos resultados para defender su gestión c) Los asuntos turbios no se aclaren con rapidez y prontitud sin llegar a componendas o soluciones intermedias con el fiscal (Caso Pallerols, por poner un ejemplo cercano). La lucha contra la corrupción será imposible. Tener millones guardados por ahí, de difícil justificación, no parece que lleve a la cárcel (o no por un tiempo muy largo) e incluso en algunos casos, no saber distinguir un activo de otro permite que la persona en cuestión sea nombrada ministro. ¿Si no distingues un coche, cómo puedes manejar millones de Euros de presupuesto?

Quiero pensar que siempre hemos tenido, incluso más que ahora, pero en estos momentos sale más a la luz. Debería ser un mensaje optimista...
http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal