La ética en la toma de decisiones

Por: | 09 de junio de 2013

La ética nos ayuda a tomar mejores decisiones y también a crecer como personas. Por lo tanto, es fundamental que las empresas se rijan por un código de valores. Así lo explican los profesores del IESE Joan Fontrodona, Antonio Argandoña y Domènec Melé, que analizan cómo la ética y los valores deben influir en la toma de decisiones, al igual que lo hacen los aspectos financieros.

 

Hay 3 Comentarios

Siendo las escuelas de negocio como el IESE la "cuna" de la mayor parte de los grandes y no tan grandes empresarios de este país, el tema no sería la ética en la empresa sino en la educación. Los valores y principios a la hora de tomar decisiones no se "apreden" leyendo libros sino que tienen que formar parte de la sociedad en su conjunto: familias, instituciones democráticas, centro educativos, etc. Tiene que impregnarlo todo para a todos se nos pegue algo. Pero lo principal también es que una vez adquirido se puede evaluar. Ahí creo que las escuelas de negocio han fallado. Han visto a sus alumnos como clientes y no como personas que toman decisiones. "Si paga el Master me da igual si tiene valores o no" y es que la ética de las propias escuelas de negocio (todas, no sólo las españolas) ha quedado en entredicho después de la actual crisis. Tener un Master del IESE, ESADE. Harvard o London BE, no es garantía de que tengamos un lider ético entre las manos. Reflexionen profesores...

Por desgracia, la ética en el trabajo en muchísimas ocasiones brilla por su ausencia. En los negocios priman los beneficios frente a la responsabilidad que tiene una empresa para con la sociedad en la que actúa.
Está visto, y más en las finanzas, que las personas importan menos que los beneficios.
Necesitamos la enseñanza en las universidades, colegios, etc... de la responsabilidad social que tienen las empresas, y no como asignatura secundaria, sino como una de las más importantes...visto lo visto.

Podemos polemizar todo lo que se quiera mientras hablemos en teoría.
Y gratis.
Pero a la hora de la verdad, en cuanto tengamos que sumar dos y dos, ahí cambia todo.
El bolsillo tira más que la razón.
La teoría se nos va al traste y no quedamos con la cruda realidad, que quiere decir simplemente que manda el peso específico.
Según nuestro peso específico, así saldremos de bien parados, eso es aquí y en la cochinchina.
Si hablamos en teoría y gratuitamente, podemos escribir un libro, pero a la hora de resolver la verdad siempre nos damos de cara con la del ser humano, o sea de nosotros mismos.
Aquello de más vale pájaro en mano que ciento volando.
Las buenas intenciones se las lleva el viento, en cuanto aparece la calculadora de bolsillo.
Eso lo sabe hasta el más torpe.
Para nuestra desdicha.
De ahí la continua tensión entre lo público y lo privado en nuestra sociedad actual.
Dejando bien a las claras que las personas, incluso civilizadas, solo nos podemos regir de forma regular de una única forma.
Bajo el mando férreo intransigente, o desde la servidumbre de un estipendio condicionado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal