Gazpacho de tomate, pimiento choricero y jerez

Por: | 22 de julio de 2010

Gazpacho tomate pimiento choricero jerez

Tras la polémica suscitada por el gazpacho de hierbabuena y albahaca, confío en que a los Guardianes de la Sagrada Esencia del Gazpacho Español que aparecieron en los comentarios de aquella receta les parezca bien este nuevo invento. Lleva tomate, aceite, vinagre y pan, es crudo, líquido, emulsionado y se toma frío, por lo que no veo motivo para que los talibanes gastronómicos me vuelvan a crucificar por llamarlo "gazpacho". A no ser que no toleren frivolidades como las de añadir pimiento choricero -¡pero si eso es del Norte!-, miel -menuda guarrada- y vino de Jerez -hala, encima alcohólico-, en cuyo caso pongo la otra mejilla y me entrego con resignación a un nuevo martirio.

Que conste que la absurda manía por ponerle ingredientes extraños a este sacrosanto preparado tradicional me viene de un auténtico sabio en la materia llamado Alberto Herráiz. Más concretamente, de su excelente libro 'Gazpacho' (Akal), que recomiendo a todos los fans del producto en cuestión. Él es el que pone pimiento choricero a uno de sus gazpachos, y vino fino de Montilla a un salmorejo, lo que me llevó a hacer un megamix de ambas ideas en mi última sopa. Claro que Herráiz es de los que piensan que el gazpacho, más que un plato, es una técnica, herejía que a buen seguro no gustará a los egregios defensores de la tradición.

Al resto, simplemente deciros que el vino y el pimiento dan un leve giro a este plato de toda la vida. Sin grandes estridencias, sólo añadiendo un pequeño toque ahumado y ajerezado que me encanta.

Dificultad

Para memos.

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 1 kg. de tomates muy maduros
  • 6 pimientos choriceros (o 6 cucharaditas de carne de ídem)
  • 1 cebolla
  • 200 gr. de pan de ayer
  • 150 ml. de aceite de oliva extra virgen
  • 50 ml. de vinagre
  • 100 ml. de Jerez seco
  • 1 cucharada de miel
  • Sal y pimienta negra

Preparación

1. Poner al fuego una cazuela con los pimientos choriceros cubiertos de agua. Cuando rompa a hervir, retirar y dejar reposando unos 45 minutos para que se rehidraten (obviamente, saltar este paso si se usa carne de pimiento choricero de bote).

2. Mientras tanto, cortar los tomates en trozos grandes y ponerlos en un bol. Añadir la cebolla cortada en cuatro cascos, el pan empapado en el vinagre, el vino, la miel, la mitad del aceite, medio litro de agua, sal y pimienta. Tapar y meter en la nevera.

3. Cuando los pimientos estén rehidratados, obtener la pulpa con una cuchara desechando las pepitas. Sumarlo a la mezcla del tomate y dejar que todo repose unas horas (si es una noche entera, mejor).

4. Sacar la cebolla (se puede dejar, pero para mí sale demasiado potente) y triturar todo a fondo. Si se ve muy espeso, añadir un poco de agua. Pasar por el chino, y volver a batir con batidora añadiendo poco a poco el resto del aceite de oliva, para que emulsione y coja cuerpo. Corregir de sal, pimienta y vinagre, y servir muy frío.

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 34 Comentarios

Más que comentar, tengo una pregunta. Pero debo esclarecer que soy un brasileño interesado en las cosas de España. En el gaspacho, ?se sacan la semillas de los tomates? Abrazo des de Brasil

El gazpacho manchego es igual de tradicional que el andaluz (o mas) y no se parece en nada, aunque se llame igual... o sea que basta de fundamentalismos tontos, por dios

¿De qué se haría el gazpacho antes de que el tomate llegara de América? La hierbabuena y la albahaca estaban en Europa antes...

Que sepas que los Talibanes de la Sagrada Esencia del Gazpacho Español dan por bueno que a esto se le llame 'gazpacho' por dos motivos:

01 la mayoría de los ingredientes están dentro de lo ortodoxo, no como en esa movida de la hierbabuena y albahaca donde prácticamente ninguno se parecía

02 la técnica también lo está, triturar todo a fondo, sin mediar escaldados ni cocciones.

El gazpacho es como el parchís, 'en mi casa se juega así' pero estamos todos de acuerdo en que si jugamos al mus no se le puede llamar 'parchís'

Yo por emular al ficha que ha soltado 'el gazpacho, más que un plato, es una técnica', y dentro de esa misma escuela filosófica diría: el arroz con leche, más que una paella, es una caldereta.

Lo que hay que escribir para vender libros, por dios!

Pa' gustos los colores. He visto recetas en las que aparte de miel usan comino, tabasco, zumo de limón, perejil, escalonias... Por eso todo se vende, como dice mi madre; pero "EL GAZPACHO", el de toda la vida, que es más sevillano que cordobés (aquí nos gusta más el salmorejo), es tomate maduro, puntita de pimiento, ajo, sal, aceite, vinagre y agua -algunos le meten cebolla y pepino-. ¿Pan? ¿para qué? ¿para qué espesarlo, si después le echamos agua?, se entiende en el salmorejo, porra antequerana o como porras queramos llamarlo; pero ¿en el gazpacho?. Mikel, dale, que también los he visto de cerezas, fresas, lechuga..., por ponerle pimiento choricero -corneta aquí- y vino de jerez, no va a morirse nadie.

mira, el que se hiera por semejantes chorradas, que dedique su tiempo a escribir un libro sobre la manera correcta y única de hacer las cosas y nos deje tranquilos. Mientras tanto yo hago un gazpacho de aguacate, una sopa fría de papaya y lo que se me ponga en la punta de las trenzas que llevo hoy.
un saludo

A falta de pimiento choricero, he hecho este gazpacho (perdon: sopa fria agazpachada, para no herir sensibilidades xD), con la opcion B, es decir con tres pimientos del piquillo de bote y ajo en lugar de cebolla y ha salido buenisimo...!. Un pelin dulzon por los pimientos, con un fondo de jerez que le da un toque muy, muy agradable. Gracias Mikel por la sugerencia!. Besos que no repiten...

Pues yo, como Mikel, recomiendo el libro Gazpacho de Alberto Herráiz. En la cocina, como en todo, hay que ser un poco más "open minded".
Coincido también con eso de que no hay dos gazpachos de tomate iguales.
Por cierto, en Almería, de donde soy, el gazpacho era hace unos años una mezcla de agua (fría), con aceite, vinagre, cebolla o cebolleta, pimiento verde, pepino y sal. Fundamentalmente para acompañar con las migas.
Luego, llegó el tomate.

Como buen cordobés, me precio de usar habitualmente la receta de mi abuela, que a su vez le pasó la suya y así algunas generaciones, pero una cosa es que yo haga mi receta tradicional (un kilo de tomate, algo de ajo, sal, vinagre, aceite y una puntita de pimiento verde, además de un litro o litro y medio de agua muy fría) y otra cosa es que lo que cada uno quiera hacer a mi me parezca mal, que es lo contrario. Los platos están para probarlos, para experimentar, para jugar y para celebrarlos, los que no lo entiendan así pues tendrán muchos problemas en la vida (porque supongo que serán igual de inflexibles en el resto), el resto disfrutaremos de cometer nuestras "tropelías"... Yo el único "defecto" que le encuentro a la receta es que al llevar vino los niños no lo pueden tomar, cosa que en algunas ocasiones puede ser conflictivo (el fin de semana pasada donde mi enana y los dos enanos de mi amigo Luís atacaron de forma desaforada un par de litros de gazpacho, que sentaba fenomenal dado el calor madrileño de esos días)... Agur y resiste Mikel...

Claro, una cosa es el gazpacho andaluz (del cual existen tantas versiones como cocineros o cocinitas nos pongamos a ello) y otra cosa son los demás gazpachos. Pero, pienso, que por su forma de preparación estos platos son gazpachos...
Hace unos días, en un restaurante portugués que recomiendo visitar (O Porto, en Tavira. Justo enfrente de donde sale el ferry que te lleva a la isla), pedí un gazpacho andaluz que figuraba en la carta. No tenía pimiento, y estaba aliñado con vinagre de manzana y orégano. Hice mis comentarios a la cocinera (rusa o ucrania, no lo sé a ciencia cierta) y se extrañó de que le pusiéramos pimiento... Pero también aconsejo probarlo...
En otro restaurante, que no recomiendo y del que no diré el nombre, probé el gazpacho del Alentejo, que también me gustó y al que yo nunca llamaría con el mismo nombre, ya que era algo totalmente diferente: sobre unas rebanadas de pan blanco se pone el tomate, el pimiento y el pepino picados y esto se riega con agua fría en la que se ha macerado mucho orégano. No sé que nombre darle. ¿Ensalada en remojo?

El gazpacho, mi plato favorito de la cocina española, empezó siendo una pipirrana de verduras (sin tomate, todavia no habia llegado de américa) aderezadas con aceite , pan y agua fresca. Por lo tanto, no existe receta tipo: cualquier
variante puede valer.
Más sitios donde degustar gazpachos: www.guiagastronomicacds.com (guia gastronómica de la costa del sol). Saludos desde Torremolinos.

Tengo un nuevo vicio...ohh lo confieso...y es EL GAZPACHO!! y otro es el SALMOREJO...asi que para los puristas..no me importa probar todos los tipos y variaciones...que para eso es un vicio...coman y saboreen..nuevos sabores...mmmmmmmmmm

Igs, el pimiento choricero no da exactamente el mismo resultado que la ñora, que yo diría que es más dulce. Pero pruébalo a ver. Opción B que puede ser interesante: dos pimientos del piquillo. El ajo también se lo puedes poner tranquilamente, pero yo te aconsejaría que no te pases con la cantidad. Y ahora dejo que los integristas del gazpacho me sigan criticando por esto que he dicho.

Insisto:

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=gazpacho

El Gazpacho es lo que es... y no tiene por qué llevar tomate, pues existía antes de 1492.

La receta me parece estupenda, se llame como se llame. Pienso probarla segurisimo, pero tengo varias dudas. Como vivo en el extranjero ahora solo tengo ñoras a mano; sé que no se pueden poner pimientos choriceros en lugar de ñoras, pero igual refritas (o incluso crudas) y pasadas por el turmix dan el pego, no?. Despues en lugar de cebolla, como soy muy ajera, si la cambio por ajo??. Bueno, al fina con tanto cambiol el parecido con tu receta va a ser pura coincidencia XD!

Si mira lo que me pasó a mí por beber tanto gazpacho...

http://camisablancademiesperanza.wordpress.com/2010/07/22/gazpachosis/

ya pruebo las dos últimas recetas!!!

Ánimo gazpacheros!!!

Si que es verdad Mikel que hay mucho taliban del gazpacho "auténtico" jajaja, pero nos encanta tu versión y las ideas que ofreces.

El otro día tuve una conversación muy interesatne con Carlos de Mercado Calabajío sobre los gazpachos y sus opciones, y ver como estas polémicas siguen en tu blog, resulta divertido... Eres un provocador.

A mi me ha gustado mucho la idea de ese gazpacho con pimiento choricero, que aún no siendo el auténtico y tradicional debe estar riquísimo.

En el concurso de recetas que tenía yo en www.lazyblog.net, una de las ganadoras ha sido precisamente un salmorejo de cerezas.

Un abrazo

Hasta en cocina, tiene que haber "porculeros" ... si yo quiero llamar a un plato gazpacho, aunque esté formado por toda clase de especias indúes, algo de carne, y cualquir líquido que le de el aspecto de sopa, SE LO LLAMO! Coñazo sóis!!!

http://eldisparatedejavi.blogspot.com

Hay que ser pesaos para insistir en que solo se puede llamar gazpacho al de tomates con pepino. Hay tantos tipos de gazpachos como casas en Andalucia, Extremadura y La Mancha

Me tocan las narices los puristas y conocedores de la verdad absoluta y el gazpacho andaluz. decir que hay un gazpacho único es como decir que existe una sopa única. Por favor entrad en este link: http://www.historiacocina.com/historia/articulos/gazpacho.htm como veis el primer gazpacho del que se tiene conocimiento no tenia ni tomates y era el ajoblanco.
Gracias por la receta comidista.

Hola, estoy de acuerdo con Marta y muchos de los otros comentarios. Yo también pensé en sugerir eso de llamarlo "sopa fría de", pero es que no hay por qué. Yo también soy andaluza y como dice Marta, incluso en mi misma familia se hace el gazpacho de forma diferente. ¿Por qué no vamos a estar abiertos a otras ideas que tal vez nos acaben gustando?
Yo pienso probarlo y también el de albahaca y hierbabuena, que en mi jardincito crecen un montón. ¡Muchas gracias!

El Gazpacho andaluz si que lleva tomate, pero la base del gaspacho no es el tomate, es el aceite, el vinagre y el pan viejo..., entre otros. Ya antes del redescubrimiento de América, en la edad media, los jornaleros tomaban un gazpacho muy energético y refrescante, compuesto de aceite, vinagre, pan viejo, agua, ajos..., y en definitiva lo que hubiera, y por supuesto que no existía el tomate en la Vieja Europa, ya que hasta el s. XVI y ya bien entrado aún no se cultivaba tomates aquí. Hay que informarse antes de realizar una crítica. Por cierto el gazpacho andaluz es delicioso y el toque de la miel para quitarle acidez al tomate y al vinagre lo hace aún más delicioso

Pues lo de la miel no es del todo descabezado. Yo personalmente siempre añado azucar para contrarestar acidez del tomate (aunque luego le eches vinagre)...enhorabuena por el blog

Jajajaja - animo Mikel que lo del lenguaje politicamente correcto ya huele. Yo pienso probarlo!

jajajjaja

esto es la hostia. Luego la gente se pregunta por qué no se ponen de acuerdo en las reuniones de la ONU...

Y todo sin probar a hacerlo. Como encima no esté bueno...

Salu2 y a resistir!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mikel López Iturriaga

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal