Ni vegetarianos, ni carnívoros: flexitarianos

Por: | 23 de marzo de 2011

5151357025_d2445f6b64_z
Foto: Ainhoa Gomà

Los flexitarianos no son una secta satánica ni unos primos de los romulanos de 'Star Trek', sino seres humanos normales con una dieta particular. Se parecen a los vegetarianos en que su alimentación se basa en las plantas, pero se distinguen de ellos en que consumen carne y pescado de vez en cuando y en pequeñas dosis. Siempre han existido -¿no era un poco flexitariana la dieta de la gente sin muchos recursos hace años?-, pero tienen nombre desde 1992, se pusieron de moda en el mundo anglosajón a finales de la pasada década, y ahora cuentan por fin con una web dedicada a ellos en España, Flexitariano.

El sitio, inaugurado hace apenas un mes, incluye recetas que encajan con los principios de esta forma de comer, consejos prácticos y definiciones bastante claras de lo que significa adaptar tu dieta al modelo. "Es la frecuencia y la cantidad de carne o pescado que comen lo que define a los flexitarianos", explica el fundador del sitio, Eugenio García. "No son un subtipo de vegetarianos, aunque su alimentación sea mayoritariamente vegetal y de que la palabra provenga de la unión de 'flexible' y 'vegetariano". 

¿Cuáles serían platos modelo para un flexitariano? "Los de diario deberían ser ovolacto-vegetarianos [vegetales más huevos y lácteos]. En la web tengo unos criterios para clasificar una receta con carne o pescado como flexitariana: básicamente, que éstos no sean protagonistas, sino complementarios de alimentos de origen vegetal. Un ejemplo: una pechuga empanada frente a un wok de fideos, verduras y pollo. Las cantidades de carne y pescado deberían ser moderadas, entre 50 y 80 gramos por persona. Un entrecot de 350 gramos es, en muchos aspectos, un barbarismo alimentario, aunque esté socialmente bien visto".

Los flexitarianos no tienen, en principio, alimentos prohibidos. "Las prohibiciones las decides tú por tus propias convicciones. Yo evito los productos que implican sufrimiento innecesario a los animales, como la caza, el foie, o los productos procedentes de avicultura o ganadería intensiva, por poner algunos ejemplos. Pero cada uno tendrá sus criterios".

Los practicantes defienden que ser flexitariano es más sano que ser omnívoro, al ingerir más fibra y menos grasas saturadas. "Si tu alimentación es en un 90 o 95% vegetariana, compartes los beneficios de esa dieta: menor riesgo cardiovascular, descensos en la presión arterial y del colesterol, disminución del riesgo de algunos tumores, mayor longevidad… Los aportes ocasionales de proteína animal, más aún si se basan en el pescado azul, complementan la dieta vegetariana ya que evitan algunas carencias comunes, como la de vitaminas del grupo B", asegura García.

No sólo el cuidado de la salud mueve al flexitarianismo. La sostenibilidad es su otra línea argumental: desde el momento en el que, por lo general, pescar o producir carne tiene un coste ecológico más alto que el de cultivar vegetales, sus defensores mantienen que es la opción más sensata para toda persona preocupada por el planeta que no quiera prescindir de las delicias de un jamón, una merluza o un chuletón de vez en cuando.

Uno de los mayores apóstoles del flexitarianismo -aunque el prefiere llamarse "omnívoro inteligente y concienciado"-, el columnista del New York Times Mark Bittman, se convirtió a la nueva religión tras conocer un dato impactante: la producción de ganado emite más gases de efecto invernadero (un 18% según las Naciones Unidas) que todos los vehículos del mundo juntos.

El periodista adoptó entonces una dieta que denominó VB6 (Vegan Before 6), en la que no comía ningún producto de origen animal antes de las 6 de la tarde, pero podía hacerlo después de esa hora. "El veganismo [vegetarianismo sin tomar productos de origen animal] tiene sentido, pero no es una opción para la mayoría de nosotros", ha asegurado. "Comer poca carne a mí me ha funcionado, y funciona para mucha gente que quiere ir más allá de comprar bombillas de bajo consumo".

Eugenio García reconoce que ser flexitariano es "socialmente más fácil" que ser vegetariano o vegano. "Pero cuando tú tomas una opción, no te planteas si es más o menos sencillo. Yo he sido vegetariano unos meses y nunca me he quedado sin comer. En cualquier caso, en el flexitarianismo tu alimentación se adapta a tu vida, no tu vida a lo que comes. En mi casa, cuando yo cocino, mi alimentación es ovolacto vegetariana y, cuando como fuera de casa, suelen ser los momentos flexibles en los que tomo algo de pescado y carne". 

Como no podía ser de otra forma, los flexitarianos son mirados con recelo por algunos vegetarianos, que ven la ingesta ocasional de carne como una especie de frivolidad. "Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, en la salud y en el maltrato a los animales, ser flexitariano es como fumar dos paquetes de cigarrillos en vez de 10, golpear a un cerdo hasta matarlo en vez de a dos, y echar medio litro de gasolina por el fregadero en vez de cuatro", ha dicho Kathy Guillermo, director de investigación de la organización PETA, a la revista 'Newsweek'.

"No me gustan nada el radicalismo, que a veces hace que lo que defiendes pierda la razón por las formas", replica García. "Es más fácil que tu postura cale en la sociedad desde la integración. Me disgusta si un vegetariano me dice que 'como cadáveres'. Yo puedo pasar semanas sin tomar carne, por lo que en principio soy más comprensivo con su actitud, pero por ese camino se consigue muy poco, por no decir nada".

Los más optimistas ven el flexitarianismo como un primer paso que puede enseñar a la gente las bondades de la dieta vegetariana o animar a los restaurantes a incluir más verduras en sus cartas. "Muchas personas son flexitarianas aunque no conozcan el término", reflexiona García. "Y evidentemente una alimentación más vegetal romperá posibles tabúes y miedos, cuando descubres lo sana y sabrosa que es la cocina vegetariana y lo bien que le sienta a tu cuerpo".

¿Estarías dispuesto a hacerte 'flexitariano'? Deja tu opinión en los comentarios.

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 237 Comentarios

En Colombia se define ese estilo de vida como pobres

Me parece increíble como los omnívoros y flexitarianos ( es lo mismo, digan lo que digan ) critican tanto a los vegetarianos. Soy vegetariana, todos los días tengo que escuchar comentarios estupidos "de donde salen las proteinas?" "y pescado no comes pescado? " " las verduras tambien sufren, comen piedras". Las plantas no tienen sistema nervioso. Pescados no crecen en arboles. No existe sandwich vegetal con pavo. Obtenemos proteinas de los vegetales. Y creo que estamos cansados de escuchar ese tipo de cosas. No somos nosotros que no alimentamos en base al sufrimiento de otros.Entones, por favor, los comentarios innecesarios guardenlos para no parecer imbéciles.

Yo soy flexitariana y mi salud ha cambiado muchísimo, soy mexicana y obviamente de tacos y carnes asadas sobran, pero hay algunas enfermedades gastrointestinales que pueden surgir. Es por eso que he dejado de comer carne roja, ocasionalmente consumo pollo y pescado una ves a la semana como mucho.
Una mejor vida y mejor cuerpo jeje

Me ha convencido. Me apunto. No soy vegetariana porque es dificil combinarlo con tener que comer fuera de casa y porque no es una dieta equilibrada nos pongamos como nos pongamos. Pero sin ser vegetariana me da un poco de cosa comer animales, no por el sentimiento moralista puesto que como alguien ha comentado el leon tiene que comer gacelas y es una forma de control de especies sino porque a fin de cuentas nos estamos comiendo un animal muerto. Pero vamos, que me ha gustado la idea, gracias al Comidista por difundirlo

Hay una razón muy sencilla para ser flexible: la convivencia social. En mi casa o cuando decido yo mi dieta, soy vegetariano, añadiendo productos de origen animal como huevos, lácteos y miel. Si en casa de amigos (o en una comida organizada) me ofrecen un plato de carne o de pescado, me pongo un trocito en el plato y me lo como. Vale más compartir que no mantener una dudosa "pureza" ideológica.

Pues, soy flexitariano, pero creo que acá hay dos cosas importantes. Una es el concepto de la ideología alimentaria y otro la conciencia por el equilibrio en nuestros organismos en cuanto a variedad de alimentos. El no comer carnes rojas, pescados etc, por no comer ''cadaveres'' (cosa que me parece comentario de mal gusto y de poca tolerania) Hoy en día hay mercado para todo y todos, y me refiero desde como se producen los productos hasta los consumidores. El ser flexible y combinar una buena fuente de proteinas con las vitaminas de vegetales o parecidos es excelente, asi tambien como comer un stir fry de vegetales y noodles, la opcion esta bajo un conepto saludable, vegetarianos, carnivoros, flexitarianos, no hay que olvidar el porque optamos a una tendencia alimenticia, y tolerar a las demás.

Yosupov ¿crees que un oso perseguido por un cazador siente empatía por las truchas de las que se ha alimentado?

De acuerdo con Yusupov, pero como muchos preferimos comer animales engordados con grano y pasto propongo que se marque de manera especial a los concursantes vegetarianos de ese show.
Alguien vio el episodio de South Park dedicado a los defensores de los animales? Cada vez mas creo que no era una parodia.

Estos veganos me parecen muy extremistas , siempre hemos comido carne y en epocas de escasez hemos recurrido incluso a la nuestra, de hecho creo que deberia ser una opcion legal , la carne humana tiene una textura y sabor muy parecida a la del cerdo , creo que los buenos comedores de cerdo se sentirian a gusto ,yo propongo un show televisivo basado tematicamente en " la isla" pero con todas las opciones gastronomicas abiertas, Quien sabe quizas alguno desarrolle esa empatica por el resto de animales de la cual ahora carece..quien sabe en que pensariamos si fueramos nosotros la caza.

Perdonad Estoo y Carlos, pero los que aquí atacan a omnívoros (que no carnívoros) son algunos totalitarios, y no vosotros, que escriben aquí dando lecciones de superioridad moral de su elección. La mayoría de los omnívoros (de los que aceptamos la condición que nos ha otorgado la selección natural) no solemos ir por ahí denunciando a los vegetarianos por asesinar verduras, simplemente nos defendemos de los ataques de aquellos que convierten una decisión personal más que respetable, e incluso loable, en una religión excluyente y extremista.

De mi vida como vegetariano de las cosas que más me llaman la atención todavía es por qué la mayoría de carnívoros se empeñan en ridiculizar mi actitud o convencerme de que no es sana cuando yo mismo soy una prueba de que lo es. No voy dando sermones ni mítines, si alguien me pregunta por qué no como animales yo le explico mi ética sin colocarme en una posición moralmente superior -por mucho que detrás de mi decisión haya mucha reflexión- y sin embargo muchos ya tienen el martillo neumático en la mano y una actitud completamente agresiva. Bueno, y eso cuando no te dicen "¿Y una pobre zanahoria? ¿Es que ella no sifre ni tiene madre?".

Durante toda mi vida adulta vengo siendo vegetariano. Es decir, como todo lo vegetal (cocinado o no) y del mundo animal consumo leche, huevos, miel y sus derivados. En casa (somos 5) soy el único vegetariano y de afición soy cocinero. Por esta razón me toca en muchas ocasiones cocinar carne, incluso he inventado alguna receta con carne. De entre todos mis amigos y compañeros, ninguno es vegetariano. Los hay que comen más o menos carne, más o menos pescado, pero ninguno se declara vegetariano. A parte de algún que otro pequeño problema (p.e. empanadillas que sí llevaban un poco de atún y cosas similares) nunca he tenido problemas con ellos a la hora de comer en sus casas o salir a cenar a un restaurante. En la familia de mis padres (somos 9 hermanos) no hay ningún otro vegetariano y nunca he tenido problemas a la hora de comer con ellos. Es decir, soy un vegetariano que no vive entre vegetarianos. Yo no trato de cambiar su mundo y ellos no pretenden cambiar el mio. Nos respetamos y nos queremos por lo que somos y no por lo que comemos. Así es como me gusta ser. Para colmo, ahora mantengo un blog de cocina vegetariana y resulta que tiene más éxito entre quienes no son vegetarianos que entre los que lo son. Creo que el respeto y la tolerancia deben estar en el primer plano, junto con el cariño y las ganas de pasarlo bien.
Saludos,
Carlos, de "Vegetal... y tal".

Todas los años me como un pequeño bocadillo de filete o me unto un poco de foiegras. Hacerlo una o dos veces al año me permite recordar ciertos sabores a la vez que me hace reflexionar sobre mi propia actitud ante la comida. No comparto que se me pueda considerar un vegetariano frívolo pues considero que si mi actitud fuera compartida por el resto de la gente, el mundo tendría muchos menos gases invernadero y se acabaría con la ganadería intensiva y con el sufrimiento animal que conlleva ineludiblemente esa forma de explotación, tanto en la calidad de vida del animal como en su transporte o sacrificio. Eso sin tener en cuenta el gasto energético y la contaminación que supone su comercialización y sus residuos, así como las enfermedades que conlleva para el hombre.
No obstante, el radicalismo lleva, casi siempre, a la confrontación de ideas e impide que formas honestas de alimentarse vayan abriendose paso en un mundo que sigue sin entender de empatía animal o de compromiso serio y a largo plazo con el planeta en que vivirán sus hijos y nietos (aunque eso a mucha gente no importe).
No me considero ni flexivegetariano ni nada parecido, simplemente me considero una persona que reflexiona ante lo que come y lo que hace.

Pues es más o menos mi dieta, la que yo he ido construyéndome. Añado: procurad que las hortalizas, los cereales y las frutas sean de cultivo ecològico.
Enhorbuena por el blog.
D.

Eduard, mi único remordimiento cuando me como a un animal, es no haberlo matado yo mismo. Y lo digo sin ironía ni sadismo. Me gustaría, cuando como carne, ser parte activa de la cadena trófica, además de saber exactamente qué es lo que como y lo que el animal ha comido.
Supongo que tú tampoco oradas la tierra en la que se monocultiva la soja que destruye la biodiversidad, así como la fauna y la vegetación autónoma.
Y sí, el 80% de la soja se utiliza para alimentar ganado, pero el 20% también es matar.

Interesantísimo artículo. No me extraña la polémica. Al fin y al cabo, ser flexitariano es simplemente comer con sentido común. Lo de más entra dentro de la moda de las etiquetas.
Y, hablando de etiquetas, los mascotistas, veganos, totalitaristas alimentarios o como quieran llamarse, demuestran con sus comentarios que no son más que una pandilla de iluminados intentando imponer su verdad revelada.
Comer soja también es matar animales, los que mueren por culpa de un monocultivo tan agresivo.

son simples carnívoros que se preocupan por su salud, nada mas !!!
me parecen ridículos de verdad, llamarse de tal manera" jejeje

Prefiero esta opción a la radicalidad y a los argumentos absurdos.
Una zanahoria cuando la arrancas de la tierra deja de estar viva. ¿Es entonces también un cadaver?
Los animales salvajes que matan a otros y se los comen ¿no forman parte de la naturaleza?

Eso que te estás comiendo antes vivía y tenía un nombre. -Ahora tiene otro nombre, se llama "Adela" mort-adela. guiño guiño.
En esta época pendular en la que la gente o compra marca gourmet o pasa a la marca blanca no es menos gracioso los nuevos nombres con que llaman a cosas de siempre y encima parece que lo han inventado ellos. Yo a eso lo llamo cuidarse, comer sano.....

¿Qué quiere decir "kármicamente hablando"? Patidifusa me he quedado...

A los flexitarianos les vendrá fenomenal conocer la receta mejor guardada del Pulpo al horno a la murciana.
Un saludo a todos los comidistas.

ese tío realmente se cree que ha inventado algo? creo que nos estamos volviendo gilipollas todos

A eso yo lo llamo comer sano y con moderación. Punto. Lo que se ha hecho en mi familia toda la vida, sin necesidad de etiquetas ni modas. Solo es necesario una educación básica, desde pequeños, sobre los alimentos. Lo que me enseñaron en el cole con 10 años vamos.

En el caso del que solo se alimenta de cerveza, en vez de cerveceriano, yo propondría birratariano, que es más universal y no lo pillas a la primera, así andas dando explicaciones, como los flexitarianos, vegetarianos, lacto-ovo vegetarianos, veganos, crudívoros, etc.

Que cada uno coma lo que quiera o lo que pueda, ademas si todos fueran vegetarianos se iba a poner la lachuga a mil euros el kilo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mikel López Iturriaga

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal