Comida viejuna: el San Jacobo

Por: | 05 de mayo de 2011

El Comidista continúa su serie de entrevistas a platos pasados de moda, esos tesoros gastronómicos que por un motivo u otro ya no se ven en las cartas hispánicas.

San Jacobo

¿Quién no ha gozado alguna vez con un buen San Jacobo? Verdadero ídolo de la fritanga patria, el rebozado de jamón cocido, queso y carne pasó décadas haciendo disfrutar a niños y mayores, a la vez que les acartonaba las venas a golpe de colesterol y grasas saturadas. Daba igual que estuviera hecho con los peores ingredientes y que rezumara aceitorro: siempre era un hit. Sin embargo, el SJ no vive hoy sus momentos más gloriosos, y es raro verlo en las cartas hispanas fuera de los menús del día más recalcitrantes. Así tratamos a nuestros héroes.

El Equipo de Investigación de El Comidista ha contactado con un San Jacobo en un colegio de Apatamonasterio (Vizcaya). Presentaba un estado bastante alterado, pero aun así transcribimos literalmente sus palabras.

¿Qué siente al verse relegado a un menú infantil?

Qué voy a sentir. Rabia. Es indignante que habiendo sido lo que he sido, un símbolo de España, haya llegado a esto. Llevo el nombre del santo que liberó a esta tierra de infieles. Soy pura proteína cubierta de pan. Estoy frito, como la buena comida de aquí de toda la vida. ¿Por qué me hacen esto? ¡Desagradecidos!

Háblenos de sus orígenes.

Aunque la fecha de mi nacimiento no está clara, yo diría que llevo dando guerra unos 40 o 50 años. Una parte de mi familia proviene de la nobleza francesa. Mire, allí mi tío el Cordon Bleu es considerado un tesoro nacional, y yo aquí muerto de asco. También tengo antepasados entre los Escalopes de Viena, bastante parentela en Asturias, donde viven los Cachopos, y primos en Andalucía: la sangre de los Flamenquines corre por mis venas, aunque estamos enfadados porque ellos se enrollaron y yo permanecí plano.

¿Y por qué se le llama San Jacobo, si se puede saber?

Bueno, hay varias leyendas. Unos dicen que me servían a los peregrinos en el camino de Santiago. Otros, que como llevo cerdo ahuyento a judíos y musulmanes, y por eso me llamaron como el santo que más cabezas moras cercenó. Por último, algunos dicen que soy producto de la Contrarreforma católica. Pero me da que en realidad nadie tiene ni idea de por qué me bautizaron así.

Hablando de leyendas, ¿es verdad que una vez Jesucristo se apareció en usted?

Por supuesto. Aquí está la prueba.

¿Y qué le diría a la gente que le considera una fritanga de lo más zafia?

Que son idiotas y que me lo digan a la cara si se atreven. Yo soy una delicia: crujiente por fuera y sabroso por dentro, con ese perfecto equilibrio entre la cremosidad del queso, el sabor del jamón y la ternura de la carne.

Bueno, esto de la carne... yo lo he probado a veces con jamón y queso, a secas.

Ésas son mis versiones baratas. Quitas la carne, pones un jamón de esos con mucho gordo y un tranchete del Dia y ahorras costes. Pero da igual, yo estoy siempre bueno.

Qué autoestima. ¿Ni siquiera se ve usted mal cuando lo pasan por esos aceites multisabores en los que la primera croqueta se frió en 1974?

¡Qué va! Ése soy yo en mi más pura esencia: cuadrado, recio, hipercalórico, exultante de grasa. Y si me acompañan unas patatas fritas en ese mismo aceite, mejor que mejor. Conmigo no van las mariconadas de la comida ligera.

Hay quien dice que es usted insano.

Infundios de los vegetarianos y los jipis esos. ¡Pero bueno, si toda la vida de Dios la gente me ha comido y nunca ha pasado nada! Vamos hombre, ¡ni que fuera yo Bin Laden!

Por cierto, ¿qué piensa de su muerte? Se lo pregunto porque debe de ser usted el único que queda por opinar en España.

Me parece muy bien que se lo hayan cargado. A los moros hay que darles duro, y disparar antes de preguntar.

Una opinión muy moderada. ¿Y cómo ve el futuro?

Bueno, no demasiado mal. Me siguen vendiendo congelado, y creo que en ese terreno seguiré fuerte. En el mundillo gourmet y de los restaurantes finos no me quieren, porque son una panda de homosexuales estirados, pero quizá acabe teniendo un resurgir como el de la croqueta, quién sabe. Y con esos chismes nuevos que fríen con aire y sin aceite igual hasta me vuelvo saludable.

Lo dudo.

Mire, ya estoy harto de sus preguntas y sus comentarios. ¡Váyase usted a la mierda! ¡A la mierda!

 

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 128 Comentarios

La verdad es que es viejuno, viejuno, pero he de reconocer que existe una variante de San Jacobo-Cordon Bleu que se hace con buena carne picada, un poco de jamón serrano y un buen queso que está deliciosa. La sección comida viejuna es desternillante. Enhorabuena.

¡Ja,ja,ja! Ayer precisamente les puse SJ para cenar a mis hijos (creo que nunca los habían comido en casa, solo los conocen de los menús de las típicas visitas de un día a la granja-escuela, donde para no complicarse la vida embuten a los niños a pasta, croquetas y San Jacobos). Pues bien: ni siquiera los niños los soportan ya, fueron incapaces de acabárselos...Y es que realmente, hoy en día este tipo de fritanga rebozada ya no se estila...

Pues lo suyo sería una entrevista al señor Churrito con chocolate, que el churro tiene que tener su buena historia que contar.

Yo quiero una entrevista con la Lechuga Perdiz, porfaplis.

A ver para cúando los huevos rellenos!! Con su atun chungo, su salsa de tomate de bote y su mahonesa pasada... hummm que rico, rico

Os olvidáis de los batidos de sabores Okei, los pastelitos de diversos colores con pegatinas, el tang naranja o limón, las patatas onduladas, el chope

Un reportaje gore que se me ocurre seria el filete de higado (muy rico por cierto en mi infancia) y sobre todo el higado encebollado, cuando era estudiante en Santiago no comiamos otra cosa en los menus baratos, no he vuelto a verlo nunca...
Que blog tan simpatico! me he reido mucho con la tarta comtessa y las gambas "Marie Rose" (!) En casa seguimos haciendolas en navidades por capricho de mis hijas y comodidad nuestra; y el San Jacobo aparece de vez en cuando. La tarta al whisky aun se encuentra en Galicia en algun restaurante.

Fantástica sección. Gracias.
Las fabes con almejas son un plato de lo más actual, sano y muy recomendable.
Un plato que ya no se estila mucho son las criadillas

ay que ver que mal agradecidos somos con nuestras glorias patrias. la fritanga ha perdido mucho, ya no es lo que era. ¿donde están esas croquetas, san jacobos y palitos de merluza que ponian en todas las bodas? eso si que era un hit, yo me acuerdo de pequeño que si iba a una boda y no ponian croquetas, era una boda de chichinabo, una "m" de boda, para hablar claro y pronto

en fin, que risa leyendo tu articulo
un abrazo mikel

Los que habre podido comer y el asco que me dan! como alguien dice, comida de cole! niloe | 05/05/2011 17:12:32.
Tienes toda la razón hay que re-inventarlos y tu idea me parece muy buena, lo que pasa es que sin ser grasientos y asquerosos, no serian San Jacobos. Si estuvieran buenos, seria una pena darles el nombre de algo tan asqueroso.
Yo propongo borrar y destruir todos los documentos que demuestren su existencia (incluido este comentario) para que no pase a la historia y nunca nadie en el futuro sepa lo que hemos sido capaces de crear los seres humanos.
Los San Jacobos son un un crimen contra la humanidad!

Este miércoles caté unos San Jacobos de segundo en el menú que ofrece diariamente el Restaurante del Centro Cultural de los Ejércitos, en Gran Vía. Entrar allí es como retroceder 50 años en el tiempo. Date un día una vueltita Mikel porque vas a tener material para rato.

que cosa mas repugnante!!! y en su version congelada industrial ya ni te cuento.
¿Las fabes con almejas?...Por Dios!!!!!

El San Jacobo Viejuno?

Adivinen que cene anoche.

P.D: Huevos a la Mimosa o si no el Famoso Huevo Hilado.

Se crispa el san jacobo, y con razón, no tiene nada que hacer.
Debería entrevistar a la comida viejuna por excelencia: el plato combinado. Todavía tan recurrente y popular nuestra gastronomía profunda.

En la cantina de mi antiguo curro se veía a menudo escrito en el menú "Gordon blue", mucho más racial que eso del cordon bleu que no se sabe ni qué es. Y en la cantina de mi curro actual, el San Jacobo sigue estando presente con toda su grasaza.

Las fabas con almejas comida viejuna??? Vaya nivelón el de los comentaristas... En fin. De tal palo, tal mondadientes.

Me encantan estas entrevistas!
Lo que tengo que decir es que, sin desmerecer a nuestro amigo el San Jacobo, como buena cordobesa que soy el flamenquín NO es como un San Jacobo pero enrollado!!!!! El flamenquín está hecho de lomo y jamón serrano en el centro. A veces puede llevar un pelín de perejil picado e incluso ajito junto con el serrano del centro, pero las versiones que se suelen probar de despeñaperros pa'arriba de jamón york y queso no tienen nada que ver.
Saludos!

jajaja...qué risa. Pues a mi me encantan los san jacobos, es mi guarrindongada jejeje.. aunque claro está que los prefiero caseros =)
Me he acordado por un comentario de que de pequeña comía los SAN MARINOS!!Qué recuerdos! era san jacobo pero con pescado xDD
Los cachopos los comía de vacaciones en asturias y me encannnnntaban, además también había de pescado mmm!!!!
Un beso Mikeeeeel !

Esta sección me parece sublime y fue el motivo por el que empecé a seguir tu estupendo Blog.

Enhorabuena!

Ha sido leer la entrevista al SJ i acordarme de los FLAMENQUINES que freía la vecina, que el olor a frito subia por el patio y tiraba p'atrás, ¿que habra sido de ellos?
ciao

Ah! Y también una entrevista sin falta al Banana Split!!
;)

Jajaja, em encantan las entrevistas a la Comida Viejuna. Un día hay que entrevistar a los Huevos Rellenos y al Aspic de Frutas!!!

Con ese final, veo al S.J. con un aire Fernando Fernan Gomez que no veas, creo que le va al pelo, Genio y Figura.

Ays madre...yo solo con recordar el San Jacobo y las chuletas de Sajonia de mi Residencia de Estudiantes (alla por el 94) me muero... no he vuelto a probar ni uno de ellos... es q recuerdo el olor y escalofríos me dan!!!

servidor hacía sanjacobos del lidl en la tostadora... quedaban hasta buenos eh?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal