La cara mediterránea de Francia: el mercado de L'Isle-sur-la-Sorgue

Por: | 21 de junio de 2011

Mercado proveza isle sur la sorgue

Los mercados provenzales de comida tienen fama en toda Francia por la alegría mediterránea que respira en ellos y la riqueza y el colorido de sus productos. Por desgracia, el turismo masivo ha logrado que bastantes de ellos hayan perdido su encanto, transformándose en meros escaparates de delicatessen carísimas para incautos. Otros, por el contrario, conservan algo de su autenticidad y todavía son utilizados por habitantes de la zona para hacer sus compras.

La semana pasada tuve la suerte de poder darme una vuelta por uno de estos últimos, el que se celebra los domingos en L'Isle-sur-la-Sorgue. Este pueblo medieval, conocido como "la Venecia de la Provenza" por los dos canales que la cruzan (¿cuántas Venecias habrá en el mundo?), está cerca de Avignon. Es un importante centro de antigüedades del país, pero en el mercado de los domingos los trastos viejos compiten en atractivo con las delicias comestibles.

Lo primero que nos encontramos al llegar al mercado fue a este señor haciendo un particular homenaje a Carmen Miranda o a la chica que hacía nudos a los rabitos de las cerezas en 'Twin Peaks'. No sé si funcionaría como gancho publicitario; lo único que puedo asegurar es que las cerezas de la zona son excelentes, carnosas y muy dulces (aunque carillas para los estándares españoles).

IMG_4384
 

Otra fruta reconocida en toda Francia son los melones de Cavaillon, un pueblo a 10 kilómetros de L'Isle-sur-la-Sorgue cuya economía gira alrededor de la planta. Tanto es así que cuando entras, en una de las rotondas de acceso a la villa, hay una escultura de un ejemplar gigante. Como veis por su color y tamaño, este melón es de tipo cantaloupe. Está bastante bueno y, ejem, la corteza huele un poco a pedo cuando lo guardas en casa.

IMG_4386

 

Una fruta que me alegré mucho de ver son las brevas, a las que no he echado el ojo aún por Barcelona y que anuncian siempre la llegada del verano. Aunque para mí nunca podrán competir con su versión de septiembre, es decir, con los higos, más dulces y sabrosos.

IMG_4389

 

Entre las verduras pudimos ver algunas variedades poco frecuentes en los mercados españoles, al menos en los que yo he frecuentado. Las judías coco rouge, las alcachofas enanas poivrade o unos tomates apimientados generaron en mí una gran ansiedad de compra que no pude satisfacer, ya que no disponía de ningún sitio donde cocinar. También me tuve que reprimir con unos preciosos ajos nuevos, que se vendían con todo su tallo seco.

IMG_4415
IMG_4413
 
IMG_4432
IMG_4388

 

Si en un mercado no se vende queso, es que no estás en Francia. La variedad es directamente apabullante: frescos y curados; de oveja, de cabra y de vaca; grandes y pequeños... Eso sí, con un reclamo como esta oveja tan realista sólo había un puesto.

IMG_4397
IMG_4436

 

En el "mundo cerdo", como diría Mario Vaquerizo, dominaba por encima de todo el salchichón. Había todo tipo de sabores para elegir: con nueces, avellanas, piñones, aceitunas, ajo, pimienta, higos, setas, queso azul, queso comté... Nosotros compramos uno de hinojo que estaba para comerse medio kilo.

IMG_4392

 

Los puestos de encurtidos son espectaculares. Además de productos imposibles de encontrar por aquí como los limones confitados, hay decenas de variedades de aceitunas aliñadas con limón, ajo, pimiento, hierbas o guindillas. Los de especias y sales no se quedan atrás: además de las ubicuas hierbas de Provenza y otras más frecuentes, venden exotismos como enebro, hibisco, escalonia deshidratada (brutal de buena), capullitos de rosa, 'ras el hanut' o habas tonka, además de sales de la zona como la de la Camarga.

IMG_4409

IMG_4423
IMG_4417
IMG_4421

 

En el mercado provenzal de L'Isle-sur-la-Sorgue puedes probar algunos productos preparados. Las tapenades y olivadas son un clásico de la región, y se venden junto a otros purés para untar como el de tomates seco, el de alcachofas o el hummus. Otro plato muy típico son los tomates rellenos: los que aparecen en la foto llevaban carne, cebolla, zanahoria y aceitunas, y aunque el fruto tenía un aspecto un poco plástico, olían muy bien.

IMG_4425
IMG_4400

 

Como no podía ser de otra forma en un país que rinde culto a la repostería, los puestos de pan, bollos, galletas y pasteles te hacen salivar. Allí vimos unas galletitas muy chulas con aspecto de panecillos y probamos un pan de especias ideal para la gente a la que le gusta el jengibre, el clavo y las cosas dulces con sabor a colonia.

IMG_4430
IMG_4377

 

Si no tienes suficiente con toda esta comida, puedes hacer una excursión a los 100.000 puestos de antigüedades y morralla, en los que encontrarás libros de cocina viejunos, fantásticos carteles publicitarios de productos alimentarios en plan retro o juegos de botes para la harina, el azúcar, el café y las legumbres de los años cincuenta. Eso sí, todo a precio de collar de platino con diamantes.

IMG_4437
IMG_4438

 

Al final, después de un par de horas deambulando por el mercado, llegó la hora de descansar y comer un poquito. Tuvimos mucha suerte al elegir el restaurante de la nave de anticuarios la Gare (Estación), donde sirven unos platos combinados estupendos con especialidades de la región. Tomamos uno para carnívoros feroces compuesto de carpaccio de buey y steak tartare, y otro más vegetariano con espárragos, calabacín relleno con pisto, melón, olivada negra y otra verde antidisturbios que tenía tanto ajo como aceituna. Y un poquitín de terrina de cerdo, claro. Fue, como dicen los cursis, "un broche de oro" a un día de inmersión en la comida de la Francia mediterránea.

IMG_4441
IMG_4439

 

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 31 Comentarios

Estuvimos. El pueblo precioso. El mercado increíble pero, en agosto A REVENTAR DE GENTE!!! Eso sí, asistimos a una carrera de "góndolas" de los lugareños por los canales del pueblo, que nos encantó. Comprar higos allí no tiene ningún sentido, hay una higuera en cada esquina a rebosar de frutos jugososos y, en agosto, bien maduros.

Solo decirte que la "galletitas muy chulas con aspecto de panecillos" se llaman Navettes y que son típicas de Marsella

Ay Mikel, Mikel... que reportaje tan estupendo para los sentidos.!
Gracias por mimarnos.
Un abrazo

Nos llevan mil años de ventaja. Quien diga que la cocina española es mejor es que no se ha dado un paseo por esos pueblecitos.

Gracias por la información, está todo muy completo y las imagenes son muy buenas.

Los mercados del sur de Francia son una delicia...tuve la oportunidad de ir a una en Le Grau Du Roi, en la Camargue...por lo que veo más pequeño que este que nos muestras, pero igual de espectacular...la parte de los quesos o de los panes es para volverse loco!
Saluditos!

¿cómo huele un pedo guardado?

Pues qué te voy a decir, que tengo envidia de la cochina, vamos!
Qué fantásticos son los mercados, lo malo es que me lo compraría todo!
Qué mal comisteis eh, pobre!!!

¡Qué estupendo reportaje, Mikel!
Provenza - y en general casi toda Francia- es una maravilla para los ojos y para el estómago. Estuve en Provenza en dos ocasiones, hace unos años, y la experiencia gastronómica fue como describes.
Cuando no comíamos en restaurantes hacíamos acopio de la comida en esos mercado y buscábamos un lugar bonito para manducar. No faltaban los quesos ni la botella de vino. Para eso llevábamos una mini nevera con platos y vasos.
Eso sí, muchos pueblos de Francia por la noche, salvo que hagan una fiesta popular en verano son muy aburridos.
Tomates como esos los tienes por aquí y las brevas las vi hace dos semanas en Bcn. Están ricas pero se deshacen en seguida. De acuerdo contigo, hay que esperar hasta septiembre para esos maravillosos higos cuello de dama.
http://blogdelchocolate.blogspot.com/

jo, hoy no se ha metido nadie contigo, y yo no estoy muy inspirada :P Pero como veo que la cosa va de dar envidia, te diré que yo puedo hacer lo mismo que Sherilyn Fenn :)

Qué buenas fotos! Dan ganas de ir corriendo para allá! Este finde justo tenemos planeado un viaje al sur muy sur de Francia, a ver si nos acercamos a este mercado. Gracias por el dato!
http://losbonvivant.wordpress.com/

Hace unos años hicimos una ruta por Provenza, parando en diferentes pueblos y todavía hoy recuerdo que nunca nunca he vuelto a comer tan rico.(Sólo el Norte de España podría igualarse). Por no hablar de los olores de las panaderías, podrías encontrar una sólo siguiendo tu olfato. La sección de lácteos de cualquier supermercado francés debería llamarse EL Paraíso.

Oye nene, ¿a tí no te contó tu madre que es de muy mala educación contar dinero delante de los pobres? ¿no te da ná de nosotros, pobres famélicos sedentarios (porque no tenemos dinero ni para comer, ni para viajar)? ¿No te podrías haber ahorrado el detalle del almuerzo? ¿no nos podrías haber engañado diciéndonos que tuviste que comer en un Burriking?. Cada día me simpatizas menos, mamonaso

Las galletas de las que hablas se llaman navettes, son típicas de Marsella en donde se pueden comprar en la panadería que dice haberlas inventado en el s.XVIII. La panadería está al lado de la iglesia de Saint Victor y tradicionalmente el obispo las bendecía un día al año (creo que por la candelaria). Tienen forma de barca porque las relacionaban con la protección de los marineros

¿cómo? ¿son las 13.40 y todavía no te ha insultado nadie? esto no puede ser así que ahí va ¡afrancesado!


y añado: me gusta vivir en Madrid porque estamos (más o menos) en el centro de España y podemos ir a cualquier provincia en un tiempo razonable de tiempo, pero envidio a los que estáis cerca de la frontera con Francia porque podéis disfrutar de ese gran país sin tener que cruzaros media península

Jo. La envidia me corroe. Algún día espero poder ir. Un saludo

Yo he estado en dos mercados por esa zona (en un sentido amplio) de Francia y la sensación fue más o menos la misma. Siempre recordaré unos monumentales bocadillos preparados al momento con verduras del puesto vecino en el mercado de Aix-en-Provence y una alcachofas impresionantes en el mercado, mucho más pequeño, de Pezenàs, cerca de Montpellier.

huuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmmmmmm

Hace muchos años (en torno a 20) yo visité este mercado y, con satisfacción, veo que sigue por la buena senda. Muchos mercados clásicos se han venido convirtiendo en exhibiciones de lo que puede ser y no es, por eso me alegro de ver que algunos resisten.
Veo, Mikel, que te gustan los mercados y por eso me atrevo a proponerte la visita al mercado semanal de los jueves en Murcia. Sin querer caer en chovinismo, creo que te gustará porque mantiene la esencia y el colorido de los mercados mediterráneos abiertos.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Hipersensitiva crónica, Mikel! Jo, acabo de desayunar y estoy salivando como el perrico'Paulov... quiero ir a ese mercado! ¡Quiero vacaciones! ¡Quiero abolir la operación bikini!
Un saludo de Piti, de
http://www.hayunpatoenmicocina.blogspot.com/

Mon Dieu...esto no se hace...!
Menos mal que mañana me voy de vacaciones....!
(ahí esta devuelta ;-P.....
Jo,jo,joooo....

yo fuí con 16 años, acabo de hacer 40, y aún recuerdo un bocata de tapenade, con hierbas de Provenza y queso Camembert autentico, inolvidable.

Me ha encantado el reportaje ,yo me hubiera vuelto con la maleta llena de quesos y encurtidos, diossss

Así que ahora le podemos echar la culpa a la cáscara de melón? interesante....

Hoy no tenemos frase que te ponga? jo , que rancio
:-))))))

Como cantaba Gilber Bécaud, ya hace unos cuantos años...
"Il y a tout au long des marchés de Provence
Qui sentent, le matin, la mer et le Midi
Des parfums de fenouil, melons et céleris...."

Los marchés de Provence refletan los olores del Sur, los olores de la vida simple y natural.

Ayyy, que yo no he desayunado!!!! Y por este barrio hay poco sitio donde ir!!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal