¿Una rayita de espárrago?

Por: | 22 de julio de 2011

Raya de esparragos


Goya decía que el sueño de la razón produce monstruos. Y yo digo que los sueños de Ferran Adrià, Heston Blumenthal y otros titanes de la vanguardia culinaria, también. El último delirio de Bubble Foods, una pijísima empresa de Londres que ofrece cáterings de cocina molecular para eventos, es el polvo de espárragos. Nada demasiado novedoso si se espolvoreara, es un decir, sobre una menestra de verduras. Pero no. Se trata de esnifarlo.

La rayita en cuestión se sirve con todos los sacramentos: tarjeta, espejo y tubito hecho con billete (falso) de 100 dólares. La sustancia en cuestión fue creada con técnicas propias de la cocina experimental para una cena de diseñadores, al parecer con tanto éxito que la compañía ha empezado a ofrecerlo a otros clientes. El gramo del producto, cuya fórmula no ha querido ser revelada, cuesta 50 libras (unos 58 euros), más o menos lo que cuesta la misma cantidad de cocaína.

¿Y cuál es el objeto de este disparate? Según ha declarado el director de Bubble Foods, Michael Collins, al diario londinense 'Metro', el polvo "mantiene el olor del espárrago pero proporciona una experiencia sensorial única". "No creo que la pongamos en todas las cenas que organicemos, pero hemos empezado a hacer cocina molecular para hacer los eventos más divertidos e interactivos", asegura.

Raya de esparragos 2


Todo apunta a que los "espárragos blancos colombianos" (así se llama el plato) no son más que una maniobra promocional de Bubble Foods, que sin duda ha logrado su objetivo. La noticia ha saltado a los tabloides británicos, y las críticas de las asociaciones anti-droga no se han hecho esperar. Justo lo que la empresa debía de buscar: polémica y publicidad gratuita.

Sea un juego culinario, un guiño humorístico o una estupida banalización del consumo de estupefacientes, el polvo de espárragos es un signo más de hasta dónde se puede llegar con una interpretación excesiva -y probablemente errónea- de las enseñanzas de Adrià, Blumenthal y otros visionarios de la cocina tecnoemocional. Dudo mucho de que meterse este producto por la nariz sea una actividad agradable, cuando no insana. Además, me surgen preguntas: ¿serán agradables los mocos con sabor a espárrago? ¿Te cambiará también el olor de la orina como cuando los comes? ¿No es irresponsable dar nuevas ideas a los camellos para adulterar aún más las drogas?

Le whif
En cualquier caso, hay que señalar que la idea de la comida aspirable no es nueva. Los inhaladores Le Whif, creados por un científico estadounidense con aspecto de profesor chiflado llamado David Edwards, se comercializan por la Red en cuatro sabores: café, chocolate negro, con menta y con frambuesa. El belga Dominique Persoone vende desde hace tiempo en su tienda de Brujas unas máquinas para dispararte tiros de cacao por la nariz, al parecer con efectos bastante placenteros. Desde aquí propongo una versión cañí del asunto, en la que alguien liofilice y pulverice unos callos a la madrileña para esnifar. Eso da subidón seguro.

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 41 Comentarios

esto es el resultado de las pajas mentales de adriá y su cocina molecular

vendo gramos de polvo de esparrago a 30 pavos!!!!!!! puro y duro esparrago señores!!

raya que me meto, bocadillo que me ahorro.......

Al que vea yo esnifando con un billete de verdad, le meto un capón!!!


Utilizad rulos personales e intransferibles!!


Por cierto, si hay que pillar polvo de espárragos a 58€, mejor pillar coca ke sale más barata xDDD

Qué mal gusto...

esto es publicidad gratuita, ferran tb comete errores, aunque yo le idolatro, como la espina frita de salmonete con algodon de azucar, llamado momia, sinceramente, hay cosas que no creo que sea ni malo ni bueno comerlas, si no, mas o menos apetecible culturalmente, y casi seguro que la panda de freaks que contratan ese catering son medio flipados de las drogas y este plato les encantara, asi que sueltan la gallina con mucho gusto, ademas se quedan con el espejo y el turulo de recuerdo para fururos eventos droganomicos, cada sector gastronomico tiene su clientela, ni mejor, ni peor, distinta, eso si, yo prefiero comerme unos callos sin lyo y despues tomarme una copa, lo de la raya, ni de coca, ni de esparrago, un buen marujo y a echarse unas risas, ese si que es un buen aroma y no hace falta liofilizarlo, ni meterselo por la nariz para disfrutar. Alguien deberia explicarle a este chef que la boca y la nariz se comunican, y que los aromas llegan desde la boca, en fin...frekada popular!!!yo le perdono et nominem pater...

el frances al que te refieres sale en el capitulo 6 de mixeur, sabores e ideas que ahora se puede ver en la 2 de tve y no lo esnifa sino que lo saborea. se mete el cartucho en la boca.

Ciertos aspectos de la subnormalidad humana confirman que la Sexta Extinción es necesaria no ya para la supervivencia de Gaia sino para la cordura del Universo. Esnifar espárragos...

Me parece una frikada máxima.

Se acabará convirtiendo en una realidad literal lo de "alucino pepinos"

Ja ja ja, hay que ser "pijotero" como se ponga de moda esnifar esto, ya veo La Ribera del ebro peor que colombia con las farc. No nos faltaba otra cosa.
O sea, que el placer de comer, que es degustar algo, introducirlo en la boca notar su sabor su textura su temperatura.....etc. Donde esta el sentido de esnifarlo? acaso produce algún efecto que desconocíamos?
http://www.recetariodesirena.com

Un italiano escribió un cuento sobre una sociedad del futuro, donde la comida se tomaba en pastillas...pastilla roja para los tomates, pastilla verde para el brócoli...y los niños tan contentos.
Recomendable, Gianni Rodari.

Callos a la madrileña...uff, uff, uff...

No me gusta la asociación de ideas comida-droga. De hecho, la adicción a esnifar cocaína ha acabado con la vida de muchas personas y con las relaciones de pareja de muchas otras, a mi me ha tocado vivir esto último. Es por eso que no me gusta ni tan siquiera encuentro simpático este asunto de esnifar nada. Para mí no es divertido, ni graciosete el tema.

Einstein decía que hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana.

Alucinada me quedo, sin raya ni nada. Una pijotada sublime que da publicidad a lo tonto y que atrae a los idems. Yo me uno al proyecto cañi de los callos y como postre a un chute de Nutella en vena.

Imprescondible para este tipo de tontadas poner cara de chef que acaba de descubrir el secreto del origen del universo. ¿Por qué no dedican parte de sus malgastadas neuronas a aprender algo de cocina? Después de la molecular vendrá la cocina de neutrinos, de fotones, y un largo ecetera. Una lata de fotones con salsa de particulas alfa en 3D será la próxima frontera? Y el cocinero que sea Walter Bishop.

Madre yo cada vez flipo más con las pijadas y tontadas que a estos snobs se les ocurren. Además frivolizando un tema tan serio como el consumo de las drogas...
Os imaginais que os para un control de la Guardia Civil??? esto... no... que es que son esparragos para una cenita a la que voy. Ala tira!

XD!!!

Hombre, yo le encuentro una explicación más simple. Ahora ya pueden poner las rayitas en las fiestas sin ningún pudor bajo la etiqueta de espárragos colombianos ó vichisua instantánea.
¿O de verdad pensábais que esas rayitas a 50€ sólo llevaban espárrago?

madre mía la gente ya no sabe qué inventar... qué asco!!!

Estas cosas me dan un cierto repelús. Vanalizar algo tan duro como es el mundo de la droga no me hace demasiada gracia. Hasta ahora lo de cocinar para meterse cosas por la nariz iba más en plan medicina (que tampoco me hacía gracia). Pero estos "espárragos blancos colombianos" hacen una referencia muy explicita a la droga (espejo, tarjeta y billete como elementos de servicio).
Bueno, cada uno hace lo que puede por sobresalir. Con el precio que tiene un gramo de este producto no creo que llegue a grandes masas, pero ya me imagino las cenas "pijas" dándose "un tiro" de espárragos como elemento guay.
Que quieres que te diga, a la hora de comer prefiero un par de huevos fritos con patatas.
Gracias, Mikel.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Yo soy más clásico; primero unos esparragos de tudela por donde toca, luego un buen cacho de carne y la raya después de los postres junto con la primera copa.

A mí estos me parecen bobos, así de simple; el espejito, el billete de 100 dolares, el precio, la tarjeta,... Uhh vamos a jugar a la beautiful people un ratito, qué transgesores somos. Anda sal y ¡qué te dé el aire bonito!

Mikel: que gran noticia lo del libro de recetas. Alguna de ellas (los gallos con aguacate y pimentón picante, por ejemplo, o las pechugas de pollo rellenasde olivada y tomate seco...) deberían pasar a la posteridad. Ambas están en mi menú semanal y espero añadir otras. Tenerlas en un libro seguro que ayuda. Gracias

y lo del pico de caballo? jjj

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal