Martini de etiqueta

Por: | 27 de octubre de 2011

Martini de etiqueta
Foto: Ainhoa Gomà

 

Como ya se acerca el fin de semana, he decidido quitarme el chándal de táctel y las zapatillas de paño de abuelator y ponerme elegante con un cóctel. Se trata de un clásico, el martini, en una variante de etiqueta que me encanta por simple y original. Su preparación no encierra ningún misterio: diría que lo más importante es la calidad de los ingredientes, fundamental para evitar un resacón mortal, y la presentación en una copa apropiada. Y a la vez se sale un poco de lo habitual gracias sobre todo a la pimienta.

La primera vez que probé un martini me pareció una bomba alcohólica. Sin embargo, la sensación fue remitiendo al segundo y tercer sorbo, y entonces me empezó a reconfortar. Ahora es una de mis bebidas favoritas, en dura competencia con el vodka con tónica. Recomiendo, eso sí, no tomar muchos, y hacerlo a la velocidad correcta: ni de un trago como si fueras un muerto de sed, ni eternizándote, porque se calentará y convertirá en un bebedizo intragable.

La receta, que incluye un truco del coctelero Javier de las Muelas (el de no usar hielo de agua del grifo), está ligeramente adaptada de la extinta revista 'Gourmet', con algún pequeño cambio a mi antojo. Pensé en incluirla en un reportaje sobre música y comida que publiqué en El País Semanal, pero al final decidí no meterla porque no pegaba demasiado. En cualquier caso, para una experiencia completa aconsejo tomarlo mientras se oye a la gran Dionne Warwick cantando canciones de Burt Bacharach y Hal David.

Dificultad

Para beodos.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 350 ml de vodka (o ginebra, si se prefiere)
  • 1 cucharada de vermut blanco seco
  • 4 aceitunas negras
  • 1 limón
  • 1 cucharadita de pimienta en grano
  • Sal y pimienta negra molida
  • Hielo de bolsa o de agua mineral

Preparación

1. Machacar un poco la pimienta en grano en un mortero. Mezclarla con el vodka en un vaso y dejarlo reposando unos 20 minutos.

2. Mezclar una cucharadita de sal y otra de pimienta molida en un plato hondo. Mojar el borde de las copas y aplastarlas sobre la sal y la pimienta para que éstas se peguen al borde, moviéndolas un poco si es necesario. Poner una aceituna pinchada en un palillo en cada copa.

3. Cortar cuatro peladuras de la corteza del limón. Llenar de hielo un vaso mezclador y lavarlo con agua fría. Añadir el vodka colado con un colador fino o de tela, el vermut y tres o cuatro gotas de zumo de limón. Mezclar bien con una cuchara larga y llenar las copas.

4. Terminar aplastando con los dedos las peladuras sobre cada copa para que cojan un poco de aroma. Servir de inmediato.

 

  

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 42 Comentarios

El martini que sugiero requiere:
1 onza de Ginebra Bombay Saphire
1 onza de Noilly Prat
Dos gotas de licor de Angostura ( Angostura Bitters)
1 aceituna verde con hueso
Se pone suficiente hielo en la coktelera
Se vierte el vermuth seco, después la ginebra y solo después la gota ( Pueden ser 2 gotas) de Angostura.
Se agita suficientemente con fuerza
Se vierte sobre una copa coktelera, previamente enfriada en la nevera
Se chocan las copas y se sugiere no tomar más de cuatro por sesión

¡Un palillo! Eso da más asco que encontrar un pelo en la sopa.

Por ahí, suelen decir que, mientras que para saborear una buena ginebra te has de gastar un poco más, no ocurre así con el/ la vodka. No sé, quizá me confunda.

Es Martini lo que dices. Sin duda.

Mikel....Mikel...... el Martini es sagrado....!!!!!!
Aca va el mio al que llamé "aliento de bebé"
Hielos en la coctelera, copa DE Martini (no de otra cosa) enfriada y con dos aceitunas. En una copita mínima, el vermout muy seco (el mejor es el francés): te tomas el vermout de un trago.
Soplas en la copa de forma que el aliento le trasmita el aroma del vermout
Se vierte el gin en la coctelera y se mueve suavemente para enfriar: no se agita porque se enturbia.
Se vierte el gin en la copa y a disfrutarlo.
Haz la prueba: el vermout que has tomado previamente le hace al gin una especie de calle de honor en la lengua, el paladar y la garganta.

Todos tenemos nuestra receta de martinis. La mía: en la coctelera con hielo se echa un chorrito de vermut seco y se vacía de inmediato, para que solo se impregnen los hielos, acto seguido se vierte ginebra (no vodka, porque entonces no es martini), se agita y se sirve en la copa martinera con una aceituna. Bebida grandiosa, reconfortante, que anima el espíritu.

A Joa Merchante:
Si lo haces con Vodka es un vodkatini. Un Gibson es pura ginebra aromatizada con Martini seco -o seis partes de ginebra por una de martini-. La clasificación de cócteles oficiales de la IBA (International bartender Association) sirve para eso, para que sean oficiales y te sirvan lo mismo si pides un Gibson aquí o en Indochina.

A mí me sorprende que Mikel lo llame Martini y el ingrediente principal sea vodka, pero bueno, no es tan inusual.

Vaya, que entrada más sosa. No has conseguido que te insulte casi nadie.

Soy un bebedor de Martinis y por supuesto tengo mi receta que puede ayudar . Primero mitad vodka mitad ginebra,luego como decia Sinatra (gran bebedor de Martinis) el vermouth blanco abrirlo y cerrarlo sin servir ni una gota. Luego una cucharadita del agua de la aceituna y dos aceitunas en la copa.Mi padre decia ."el martini es como los pechos de las mujeres uno es poco y tres son mucho" !!!! Salud,

Jodó con los Martinis, me acabo de despertar de la siesta.
http://50maneras.blogspot.com

Madre mia, por fin encuentro a alguien al que le gusta vodka con tónica! tengo que repetirlo varias veces en los bares y aún así, alguno me pone ginebra. Salud Mikel!

El Martini es una gran bebida, elegante y porque no reconfortante o relajante.

Saludos.
PD: Gran tema para acompañar.

I DO adore Dionne

Yo pefiero el gin & tonic, pero este lo probaré. Acá no son ni las 10 de la mañana y me ha dado ganas de beber leer este post. Horror ;-))

Mikel me he perdido con lo de "no la meti porque no pegaba", a que sitios vas a tomar cocteles.
Pillin, el Martini te nubla la vista, buen trago para cocinar, pero cocinar cocinar, no echarlo al guisote solo al cañote.
Saludos Mikel and Friends

Para que un cocktail entre en la familia de los Martinis, tiene que llevar Ginebra. Si no, no es Martini.

Zurito y txiquito, tú.


Y el vodkatónic sí que suena peligroso. Aunque te lo pida un músico español.


Desafortunado completamente, en mi opinión. Ni chandal ni etiqueta. Pero bueno.

El Gin Tónic está de moda cuando resultaba que la ginebra era síntoma de alcoholismo en potencia. Un vermú ¿en chandal o de pingüino?.

Saludos

La referencia a los dry de Buñuel es muy acertada, don Luís era un genio para todos los combinados. Sin desmerecer a De las Muelas también tiene su historia el dry del Boadas en BCN. No sé si alguien se ha atrevido a hacer un postre como en su día hizo Subijana con el gin tonic.
El diletante.

Muy bueno Mikel, perfecta la referencia a Dionne Warwick y Burt Bacharach, me encanta el Dry, y además todo con mucho mucho glamour, ¡Que no nos falte de na! . Te sigo desde Ondakin pero con esto me has subyugado totalmente....chin, chin

Cocktel perfecto, musica ad hoc y comentarios inteligentes. Estamos que nos salimos :-)
Besos parisinos

Monica

La lectura de Mi Último Suspiro de Luis Buñuel hace del difrute del Dry Martini un hecho superlativo, ay.

Como se nota que casi estamos en fin de semana, al menos nos has dejado un día para practiacarlo (probarlo) hasta que quede perfecto y dar la sorpresa la noche del viernes si es que no tenemos resaca. Un saludo.

Y pensar que soy el fan numero uno de James Bond, y nunca lo he probado¿? Creo que es miedo, mucho miedo, cada vez que pruebo algún combinado, me engancho!!
Esta tarde me tomo uno para celebrar. . . No se qué, pero me tomo uno!

Un post de puro glamour! Me encantó lo de oír a Dionne Warwick versionando a Bacharach!
http://www.losbonvivant.com/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal