Diseño para comer insectos

Por: | 17 de mayo de 2012

Ento 2
Croquetita de saltamontes. / ENTO

 

La idea de comer insectos nos repugna a la mayoría de los ciudadanos del mundo occidental. Aunque devoramos sin problema animales similares -gambas, cangrejos-, pensar en meternos en la boca un saltamontes o una larva revuelve nuestros estómagos. ¿Pero qué pasaría si este tipo de alimento, consumido en buena parte del resto del mundo, se nos presentara de una forma atractiva que no recordara en absoluto a los bichitos en cuestión? ¿Nos negaríamos a aprovechar esta fuente de nutrientes sana, barata y sostenible? ¿O desaparecerían nuestros prejuicios como los que teníamos contra el pescado crudo japonés hace no demasiado tiempo?

Estas son las preguntas que se hizo un grupo de estudiantes del Royal College of Art de Londres antes de lanzar Ento, un proyecto que aspira a convencer a los británicos de que comer insectos es guay. La manera de lograrlo se resume en una sola palabra: diseño. "Cuando existe una resistencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena herramienta para combatirlo y jugar con las percepciones negativas", explica a El Comidista Julene Aguirre-Bielschowsky, una de las promotoras. "Se trata de crear un medio amigable que permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del tabú que existe hoy en día en la cultura occidental". Con estos principios, Ento ha diseñado unos prototipos de comida hecha de insectos en la que no vemos ni antenas, ni ojos, ni alas, sino cubos que parecen croquetas, bandejas estilo sushi o deliciosas miniempanadillas.

Ento 3
Ento 1
Ento 4

En Ento están convencidos de que el público será menos reacio a comer insectos en formatos aceptables. "Hicimos varias series de experimentos visuales con personas", recuerda Julene. "Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño. Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el proyecto, con la marca, recetas hechas, empaquetado y demás, en la exposición donde lo mostramos la gran mayoría de las personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin necesidad de convencerlos verbalmente".

Los productos de Ento están hechos de saltamontes, grillo picado y gusano de miel. "Mis preferidos son los saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a las nueces y con sal y pimienta son deliciosos", asegura Julene. Todavía no son más que un experimento, pero puede que pronto acaben llegando a las tiendas. "Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos acabando nuestro proyecto final de máster, y en Julio podremos dedicarnos nuevamente a Ento. Entonces empezaremos a buscar inversores". Su plan es empezar a domesticar el mercado con comidas muy alejadas de la estética bicharraca, para acabar introduciendo insectos cocinados con su apariencia original hacia el 2020.

 

Puede que el proyecto nos parezca una chifladura, pero quizá no lo sea tanto si pensamos que la producción de insectos es ecológica y barata: con la misma cantidad de comida que se gasta en generar un kilo de carne de vacuno se pueden obtener nueve de insectos. Además, son una fuente de proteínas, aminóacidos, hierro y vitaminas de lo más sana. Con la población mundial creciendo y los recursos naturales cada vez más sobreexplotados, ¿podremos vivir mucho tiempo sin acudir a este grupo que constituye el 80% de las criaturas que hay sobre la faz de la tierra?

Como en tantas otras cosas, el país europeo en vanguardia en consumo de insectos es Holanda. En Amsterdam, el restaurante Specktakel incluye platos con bichos en su carta, al parecer con bastante éxito. En la Universidad de Wageningen, científicos investigan cómo producir este tipo de comida de una forma cotidiana y barata. "Si el Big Mac te cuesta 100 y el Bicho Mac, 4, la gente cambiará al Bicho Mac", ha declarado a la NPR Arnold Van Huis, jefe del departamento de entomología. También se ha publicado un libro de cocina con esta materia prima, e incluso hay una asociación de productores llamada Venik que planea lanzar el primer bocadillo de insectos del mundo.

Personalmente, no sé si me podría comer ni la ensalada con larvas crujientes del Specktakel ni las elegantes croquetas de saltamontes de Ento sin que me dieran arcadas. Casi preferiría tomarlos con los ojos cerrados o sin saber lo que son, porque así los prejuicios no activarían mis mecanismos de defensa. Sin embargo, estoy de acuerdo con Julene en que las costumbres pueden cambiar. "Cada vez existe más curiosidad hacia diferentes tipos de comida, así como más conciencia sobre la procedencia de los alimentos y las consecuencias de nuestra dieta", señala. "El prejuicio cultural puede ser desafiado. Ya sucedió con el pescado crudo del sushi, que hace 30 años era considerado una barbaridad en Occidente".

¿Te animarías a probar los productos de Ento? ¿Crees que acabaremos comiendo insectos? Deja tu opinión en los comentarios.

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surge la idea de vuestro proyecto?
Vimos esfuerzos hechos en la dirección, y pensamos que era una área
muy interesante - sobre todo considerando áreas de percepción. Cuando
existe una renuencia intuitiva contra algo, el diseño es una muy buena
herramienta para combatir y jugar con percepciones negativas.

2. ¿Creéis que la gente puede ser menos reacia a comer insectos si se
le dan en formatos "aceptables" como croquetas o empanadas? ¿Lo habéis
comprobado de alguna forma?
Si. Hicimos varias series de experimentos visuales con personas.
Intentamos varios grados diferentes de abstracción, desde galletas
hechas con harina de insecto hasta insectos completos. Las opiniones
que obtuvimos de este estudio nos ayudaron a formar nuestro diseño.
Curiosamente, cuando empezamos nuestro proyecto tuvimos gran
dificultad de convencer a la gente de probarlos. Una vez terminado el
proyecto, con la marca, recetas hechas, empaques y demás, en la
exposición donde mostramos nuestro proyecto, la gran mayoría de las
personas que vieron nuestro stand probaron las muestras sin tener que
ser si quiera convencidos verbalmente.

4. ¿De qué insectos son exactamente los prototipos que se ven en el
vídeo y las fotos?
Saltamontes, grillos y gusano de miel.


5. ¿Hay posibilidades de que Ento se convierta en una realidad, y que
se empiecen a vender los productos que habéis diseñado? ¿Habéis
encontrado inversores que crean en el proyecto?
Si. Estamos preparándonos para empezar en verano. Ahora estamos todos
acabando nuestro proyecto final de maestría, y en Julio podremos
dedicarnos nuevamente a Ento, entonces empezaremos a buscar
inversiones.

6. ¿Habéis calculado de alguna forma el precio de venta al público que
podría tener un plato de vuestros productos?
Tenemos una idea de lo que pudiera costar, ahora solo sabremos
exactamente una vez desarrolladas las recetas para manufactura en
mayores cantidades. Por lo pronto las recetas y procesos que tenemos
son para prototipos.


7. ¿Estáis convencidos de verdad de que en el mundo occidental acabará
comiendo insectos? ¿No es demasiado grande el prejuicio cultural
contra ellos?
Creemos que cada vez existe mas curiosidad hacia diferentes tipos de
comida, tanto como mas conciencia sobre la procedencia y consecuencias
de nuestra dieta. El prejuicio cultural puede ser desafiado de la
misma manera que sucedió con el pescado crudo en el sushi, que hace 30
años era considerado una barbaridad en el este.

8. De los insectos que habéis probado, ¿cuál es el que mejor sabe y
cuál el que peor?
Mis preferidos son saltamontes tostados, tienen un sabor parecido a
las nueces y con sal y pimienta son deliciosos.

9. ¿Conocéis lo que se está haciendo en Holanda en este terreno? Hay
un libro de cocina y un restaurante... ¿Qué os parecen? ¿Es el país
más avanzado de Europa en cuanto a comer insectos?¿Habéis entrado en
contacto con los holandeses o con gente de otros países que produce
comida de insectos? ¿Qué os han dicho de vuestro proyecto?
Si; tenemos mucho interés en su trabajo y hemos tenido contacto con
ellos. A través de la información que tenemos de ellos, tienen mucho
trabajo en el área de recetas, crecimiento y producción. El área en la
que hemos aportado con nuestro proyecto es en percepción y como
podremos a través del diseño e imagen generar un medio amigable que
les permita a las personas probar la comida y atravesar la barrera del
taboo que existe hoy en día en la cultura occidental.

Hay 100 Comentarios

Ya sabemos que para muchas culturas los insectos son un verdadero festín, aunque para la nuestra...muchos prejuicios andan rodando por ahí -que conste que yo todavía no me he atrevido a probarlo-. ¿me lo comería si me lo ofrecieran como lo proponen los de Ento? puede ser, y más considerando el punto de vista nutricional, ya que los insectos, de forma general, tienen un mayor aporte proteico y mineral que otras carnes -vease pollo- a igualdad de peso. Algunos expertos han apuntado que teniendo en cuenta "cómo va nuestro mundo", comer insectos no será una opción, será una obligación. La clave, parece ser, está en aunar la relación entre cerebro y estómago...ante esto, tendre que ir entrenando un poco :)

No se por qué, pero estando en el instituto nos dio a los alumnos de la clase por comer saltamontes y zapateros que había por el patio, como machada. ¿Que diferencia hay entre una gamba pelada y un gusano? Solamente el lugar donde hayas nacido...
http://10000maneras.blogspot.com/

Curioso asunto e interesante. No se si los insecto seran de buena digestion, si no yo no pondria muchas pegas. Lo del pescado crudo japones viene a ser lo mismo que algunos alimentos en escabeche o un pescado poco hecho como a mi me gusta. Cuando llego el sushi me lo comi con gusto y no me importaria probar la cocina de vietnam o mexicana al punto, como proponen otros comentadores

por cierto,

os dejo dos enlaces del blog:

el primero es sobre cosas raras que se comen en Vientam.

Y el segundo sobre los huevos de pato fertilizados en Camboya,

http://cocinaorientalgurumasala.blogspot.com/2008/09/delicatessen-vietnamitas.html

http://cocinaorientalgurumasala.blogspot.com/2012/04/phnom-phem-street-food-ii-cuestion-de.html

En mi ciudad, Oaxaca de Juárez, México, los chapulines son una delicia y los gusanos de maguey, los tostamos y los molemos con chile y sal para comer con frutas y son muy sabrosos.

Mejor un buen pesacado, a la plancha, Que todos esos insectos; Un mero, por ejemplo, O Un tronco de merluza, O Unos buenos langostinos. O Una buena Chuleta. Regado o acompñado con agua fresquita, Además de con Una cálida copa de vino de la Rioja, Además de ir también; Con Unos trozos de frutas, Como los kiwis y las mandarinas, o las fresas y cerezas. En vez de ir siempre; Con Unas patatas fritas, panaderas, o incluso asadas con mantequilla.

Lo de cocina casera ya cansa, basicamente porque no lee los articulos, hace un copy paste de otros comentarios y no se molesta ni en escribir...manda webos! me encanta la receta y el paso a paso dice...

Muy buena tu receta!

Me ha encantado el paso a paso.

Lo único malo... el hambre que me ha entrado al verla!!!

Saludos de Cocina Casera

Me parece un mundo interesante, si comemos centollas, cangrejos, langostas, que son basicamente ''arañas de mar'' porque no aprovechar de forma natural las bondades de estos insectos, pues bastara quizá 30 años o mas como el sashimi, pero con el formato de diseño y sabores será una opción gastronómica en una par de décadas muy competitiva.

He visitado México en más de una ocasión y he aprovechado para ir a mercados y ferias. Allí he probado varios tipos de insectos, desde las hormigas fritas hasta los escamoles (huevos de hormigas) y chapulines (unos insectos fritos con sal y limón). La experiencia fue buena, no me pareció nada estrambótico y no sé por qué debemos despreciarlos. Me gustan así, en formato "bonito".
Saludos

Pues a mi me parece una muy buena idea, adaptar insectos al estilo "diseño" o tipo sushi bento, para que en occidente podamos probar este tipo de manjares, para mi sin duda es algo innovador....a lo mejor Ferran Adrià o algún que otro gran cocinero de este pais se anima y nos inventa "Grillos texturizados con espuma de babosa y saltamontes liofilizados, y de postre, gelee de bicho palo"
En serio me parece una buen idea, me gustaría estar en Londres ahora mismo. Y porque no, en el futuro una alternativa de alimentos, no dejaran de ser proteína como la carne o pescados, un saludo, excelente post.

Que asquito me ha dado después de leer esto. Donde estén las croquetas de jamón y las empanadillas de atún... no hay comparación posible.

Mi abuelo no podía con las gambas. Cuando las veía peladas, decía que eran exactamente iguales que los gusanos que se crían en el estiércol! Yo hace tiempo que he superado ese prejuicio, pero creo q me esperaré unos cuantos lustros para probar las hormigas y los saltamontes. O, por lo menos, esperaré a que tú declares q los has probado sin q te den arcadasjjjj! Otra cosa deliciosa deben de ser esos huevos de pato que comen en China, con el embrión ya desarrollado dentro! Mmmm :p

¡Me da la sensación de que tengo hormigas bajo la camisa al leer todo esto! ¡Me pica toda la espalda! ;-)
De entrada, me parece poco apropiado comparar comer bichos con comer sushi. Desde luego, es algo muy reciente, pero no deja de ser pescado, algo muy habitual por estas latitudes.
En cambio, el tema bichos es ya repugnante. Recuerdo haber visto hace unos años unos envases en la Boquería de hormigas, moscas o cosas por el estilo. Era muy desagradable ver aquello al lado de la comida "normal". Entiendo que es algo simplemente cultural, pero el asco es el asco, y hay que cuidarlo. Yo no los comería ni teniendo forma de cubos de colores. Si estuviera a las últimas, sin poder comer nada más, pues hombre, todos caeríamos, pero en condiciones normales, no thank you!

Total, el país ya se ha hundido... Comamos saltamontes.

y que un blog de pulicidad esté en la sección cultura...
hay que ver, qué poca vergüenza

Ahora se usan colorantes artificiales pero la cochinilla daba color a muchos alimentos. Y en muchos alimentos hay restos de insectos.
Yo ya los probaría.
Aquí hay una web con recetas con insectos.
http://www.arecetas.com/insectos/index.html
Arroz con grillos (están de temporada, oiga) e insectos al chocolate, por ejemplo.

Por una vez no criticare el icono...Lo dicho el unico insecto que tolero en mi plato es el cerdo iberico...O algun que otro bogavante....

por supuesto nos lo comeríamos! todo es acostumbrarse y tan mal no tiene que estar... ademas es importantísima la presentación del plato: en puré, dados, croquetas... me atrevo a decir que no nos daríamos cuenta.

Es una de las experiencias que tengo pendiente, creo que hay que probarlo todo, asi que si me como por ejemplo un buen conejo en salsa, cosa impensable en paises nordicos, o tomo callos, porque no probar los insectos?
http://www.cocinaconpoco.com/

Pues lo dicho, si (a mi personalmente) nos gustan los callos, las manitas, los sesos, los caracoles, el marisco en general... de que nos vamos a sorprender?

Es claramente cultural, 'costumbral' o como se quiera llamar.

Conmigo que no cuenten

Yo llevo 12 añitos en Mexico y aun no he comido chapulines fritos ni gusanos de maguey, ni escamoles (huevos de hormigas), estos ultimos sobre todo porque el precio es escandaloso. Pero todo el mundo me ha dicho que son una delicatesen. En Mexico es muy normal comer insectos, sobre todo fuera del D.F. Yo, conforme cumplo años me vuelvo mas escrupulosa: no callos, no caracoles, no mejillones.. cosas de la edad!!

Ja! Si tiene éxito eso de comer insectos, pronto se pondrán a cultivar cucarachas en granjas masivas, manteniendo a las pobres criaturas en jaulas diminutas e inyectándolas con hormonas.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal