Carajillo en el siglo XXI

Por: | 13 de noviembre de 2012

Carajillo
Carajillo en versión fina. / MAGNO

 

Cuando piensas en el concepto "carajillo", te vienen a la cabeza imágenes de señores con puros y traje de tergal, abuelators en bares rancios y obreros metiéndose un chute de alcohol y cafeína a las ocho de la mañana para soportar un día frío de curro. Desde luego, el combinado de café con brandy, orujo, ron u otros licores no es la primera bebida que asociarías a la modernidad, y su consumo parece parte de esa España que, por suerte o por desgracia, agoniza. Sin embargo, todo (o casi todo) vuelve, y quizá en un futuro próximo veamos este ¿cóctel? reivindicado en pleno siglo XXI. 

Una de las principales marcas de brandy, Magno, ha comenzado una campaña de márketing para quitarle esa pátina casposa y convertirlo en una bebida enrollada. Del 16 de noviembre al 14 de diciembre, 220 bares y cafés de Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza servirán de escenario para minitalleres en los que se enseñará a camareros y clientes a preparar versiones gourmet del carajillo. Éstas se servirán al precio de un café normal.

"Si el gin tonic pudo conquistar los paladares más refinados, ¿por qué no lo puede hacer el carajillo?", se preguntaba Ricardo Hierro, responsable de la iniciativa, en una demostración para la prensa la semana pasada en Barcelona. "Los cócteles calientes se están poniendo muy de moda en Europa, como bebida para consumir en invierno. El carajillo tiene un punto diferencial respecto a la coctelería habitual en España, que siempre es fría, pero a la vez tiene una fuerte raíz tradicional".

Para lavar la imagen del combinado, que para muchos no es más que un café al que se le echa un chorrazo de alcohol o, en el más viejuno de los casos, de Baileys, la marca pretende recuperar su versión más depurada. Es decir, la que se suele elaborar en la Sierra del Maestrazgo, con el brandy flambeado y el añadido aromático de canela y limón. A la vez, en las demostraciones propone una versión más sofis, con peladura de naranja, vainilla y sirope de higo.

Carajillo

Calor para el brandy antes de flambear. / EL COMIDISTA

 

Sin ser yo un gran fans del café, y a pesar de que la cata fue a una hora tan poco propicia a la ebriedad como las 11 de la mañana, me pareció que esta versión del carajillo tiene su punto. Supongo que más allá de los ingredientes novedosos, las normas seguidas para elaborarlo son la clave: café molido recientemente, agua de buena calidad, máquina limpia para que no sepa a rancio, y el brandy suficientemente flambeado como para bajarle un poco, los humos y que no te abrase. El efecto, en cualquier caso, es reconfortante, y si tienes frío te lo quita al segundo sorbo.

De todas formas, lo que más me gustó fue enterarme de algunas batallitas acerca del carajillo. Unos dicen que se inventó en la guerra de Cuba, cuando los soldados españoles mezclaban brandy con café para darse corajillo y entrar en combate entre excitados y colocados. Otros piensan que el invento nació en Cataluña, donde su porcentaje de licor es notablemente mayor. Según Josep Pla, los transportistas lo pedían en la Barcelona de principios del XIX porque tenían tanta prisa que no les daba tiempo a tomar el café y la copa por separado. El nombre vendría de la expresión en catalán que ara guillo (que me largo).

Días después leí otra explicación que parece algo más plausible: los indianos procedentes de Badalona daban a sus esclavos un carajo (café con ron) cada mañana para que trabajaran con más alegría, y se trajeron la idea a España a su vuelta. En cualquier caso, la combinación se encuentra en otros lugares con nombres diferentes: en Mallorca es un rebentat, mientras que en el norte de Italia se conoce como café corretto.

Dudo mucho de que el carajillo vuelva con el ímpetu del gin-tonic. Y me parece todavía más complicado el objetivo de reimplantarlo como una bebida de tarde, tal como pretende la iniciativa de Magno (yo lo veo más como un pelotazo pos-cena antes de salir a darlo todo). Ahora bien, como bebida entrañable que no sólo inspiró revistas underground de los setenta, sino que puede servir como sustitutivo de otras sustancias más dañinas, me encantaría que no se perdiera en la noche de los tiempos.

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 96 Comentarios

El mejor carajarillo... el de Ron Amazonas (Tipical of Mallorca)

Como dice el comentario de Terreta, si no has estado en Castellón no sabes lo que es un buen carajillo "cremaet", como le llamamos por estas tierras. A mi personalmente me encanta el de ron, aromatizado con un trocito de piel de limón y un par de granos de café. Nada que ver con el carajillo viejuno de chorretón de Terry o similar, el carajillo de Castellón es otro nivel.

Señor Iturriaga: El Carajillo es siglos más viejo que el gin tónic. Tengo 67 años. Mi abuelo materno murió con 105 años cuando yo tenía 7 años. Todas las mañanas yo le llevaba a su cama café, pan de centeno y leche. Él echaba un poco de café solo en la taza, sacaba de la mesilla una botella de aguardiente, gallego como nosotros, echaba un 'mucho poco' en el café solo y se lo tomaba. Luego desayunaba. Solía decir que aquello le rejuvenecía y que toda su vida había tomado el café así.

Querido Mikel: lo del nombre de carajillo es muy sencillo y muy apto para los comentarios de ese blog. Viene de carajo que significa miembro viril porque al carajillo se le pone una puntita de licor. No es de coña, es la verdad. También existe la palabra caray que significa lo mismo. Las versiones que das del origen catalán de la palabra no se sostienen por ninguna parte porque en Cataluña este café se llama cigaló.

en el maestrazgo y zonas limítrofes el carajillo es espectacular. Se presenta como un mini café irlandés (sin nata), es decir: con el café flotando sobre la base de ron flambeado (con limón, azucar, granos de café y a veces canela). Como diría mi abuela, para resucitar a un muerto

Aún recuerdo los carajillos de ron con nata del Avalon de Gijón. O los del Mármedi de Burgos:coñac o ron bien bien quemado, con sus granitos de café y la cascarita de limón, el previo necesario a la fría noche burgalesa. Viejuno no, lo que pasa es que ya nadie quema el alcohol, y el café "con gotas" no es lo mismo.

No puedo estar más a favor de que el carajillo de toda la vida se renueve y mas en contra de los snobs horteras quee sólo saben beber ginebra francesa o ron de las chimbambas. Tengo un bar y preparo el carajillo como nadie (y eso que vendo muchos menos que hace diez años). Me pongo malo cuando alguien pide un café irlandés con toda su natota. Os paso un post curioso. Además parece que el carajillo es apto para celíacos.
http://www.caminarsingluten.com/2012/11/un-carajillo-por-favor-y-es-sin-gluten.html
Bravo Mikel y bravo Magno.

Hi Mikel, otra vez por ahí de gorra, para que el carajillo vuelva tendría que volver los monos azules y el Ducados a las barras bares, todo lo demás son malas imitaciones.
Yo me hinche a hacer carajillos en un chiringuito y con las maquinas tipo "nexxpreso" los he vuelto a hacer para los amigotes, lo ideal es flambear el alcohol la canela el limón y los granos en la taza con su llamita azul titilante, y cuando lleve 15 o 20 seg. meterlo en la maquina y darle a botón para que se vaya apagando con el aporte del café, por cierto el coñac aporta más sabor a madera que el ron.
Saludos Mikel and Friends

Aún recuerdo con cariño unas fiestas que una amiga mía se iba a casa porque estaba con un trancazo de miedo.
Un chico le dijo: no te preocupes, y le trajo un carajillo de coñac con baileys que le quitó los sudores, el mal cuerpo y los dolores en un minuto.
Nos lo pasamos genial.

Yo que ya voy para viejo es lo que tomo para aguantar por la noche (pero nada de mariconadas de licorcitos. Con Brandy de Jerez bueno). Es mi previo a las copas, como sifuera un energético. Mucho más sano que el Red Bull desde luego. La receta de la página tiene buena pinta. La pondré en buena práctica. No está mal recuperar estas cosas en los tiempos que corren.
¡Aupa El País auténtico! (a ver lo que dura este post

Como a Carlos no se le lee por pesao -qué se le va a hacer hijo mío, pero lo eres, nadie ha tenido en cuenta el café asiático de Cartagena. Verdaderamente delicioso si te lo saben hacer. Éste es asiático porque lo trajeron, qué casualidad, los marineros que recalaban en el puerto de Cartagena procedentes de Asia, o al menos así me lo han contado.

la cuestion es prepararlo bien. hay monton de sitio donde te echan coñac barato en el cafe y ahí te apañes. Pero si se cuida la preparación (yo le pongo corteza de naranja) y el brandy es de los buenos hay pocas cosas mas ricas para el frio. De acuerdo con Camilo Villapedre . parece que tenemos a gala en no apreciar lo nuestro. Por cierto el link que has puesto no me va. Es http://www.carajillomagno.com/ y estan las recetas. Buena iniciativa recuperar esto, Mikel

Perdón,pero el carajillo siempre ha estado de moda y vigente...creo que tienes una información deficiente al respecto.

Siempre vemos lo de fuera como algo mejor que lo nuestro. Anda que no habré visto yo turistas españoles tontos perdiendo la baba ante un vaso caliente con canela de esos que te sacuden en los mercados de adviento de Viena y que serían incapaces de reconocer lo bueno que está un carajillo con un chorro generoso de brandy del bueno y bien tostadito. Han colgado un vídeo de la receta aquí: carajillomagno.es

vaya, eso va a ser lo proximo q vamos a "gastronomizar" (o sea poner de moda lo +casposo y q su precio suba astronomicamente, tras el pan, la burger, largo etc...)

En Canarias tomamos una version mas "light" del carajillo. Lo llamamos "barraquito". No es mas q un cafe cortado con un poco de leche condensada (esto solo seria un "cortado leche y leche"), un fisco de piel de un limon, canela y licor 43. Es muy tipico aqui y la mayoria de la gente tambien lo toma con un vasito de agua con gas. Si van a Canarias no duden en pedirlo, muy rico.
Saludos

Unos cuantos carajillos me tocó preparar a mi hace algunos años... antes en Asturias se bebía bastante. Pero al llegar a Barcelona, hace unos años, descubrí (con horror) que lo que aquí muchos llamaban "carajillos" no era más que el "café con gotes o pingarates" de toda la vida, café con un chorro de licor. Por eso, cuando oía "a mi ponme un carajillo de Bayleys" me entraban sudores fríos...

Mi madre siempre dice " ojo con tomar coñac todos los días que luego te aficionas".
Pregunta para Alo comidista: es verdad que el Baileys con coca cola acartona en el estómago o es una leyenda urbana como la chica de la curva?

Era cuestión de tiempo que alguien organizara una cata de carajillos...

ya se tiene que modernizar, ya...
almu
http://www.mavieenroseblog.com/

Alguien sabe en Las Palmas de Gran Canaria, dónde tomarse uno rico de estos???

Pues yo siempre que puedo me tomo uno en El Corrillo, en Salamanca. Exquisito

http://grabadosdigitales.wordpress.com/2011/01/05/carajillo-en-el-corrillo/

Yo tampoco veo claro la apuesta carajillo-gin tonic...

http://qcomeshoy.blogspot.com.es/

En el Café Vienés de Pamplona lo preparan muy bien. El carajillo, el escocés o el vino caliente con especias me parecen bebidas muy reconfortantes para las tardes de invierno.

Hace años (ahora no sé), en el Aldapa de Vitoria , las noches de fin de semana, los camareros hacían una auténtica cadena de montaje de carajillos: uno tomaba nota, otro preparaba el café, otro echaba el licor, otro el azúcar, etc... ¡Y lo bien que sentaba con la rasca de Siberia-Gasteiz!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal