La invasión del té con bolitas

Por: | 09 de abril de 2013

Bubble tea 4

Manos de dos bubbleteteros. / EL COMIDISTA

 

2010 fue el año de los cupcakes. 2012, el del yogur helado. ¿Qué moda de capricho dulce/ callejero arraigará y explotará en 2013, para cansarnos posiblemente en 2015? Mi apuesta personal es el bubble tea, un invento taiwanés que ha empezado a asomar la cabeza en nuestras grandes ciudades, y que si nuestra galopada hacia el Tercer Mundo no lo impide, se extenderá pronto por todo el país.

Contra lo que su nombre parece anunciar, el bubble tea no contiene burbujas. Se trata de un batido de té con leche o frutas al que se le añaden unas bolitas de tapioca, un almidón extraído de la yuca. Se suele servir en vasos grandes de plástico o cristal, y se toma con unas pajas gruesas de calibre 38 que permiten aspirar las perlas junto al líquido. A partir del modelo original, elaborado con té negro, leche condensada y sirope, han surgido infinitas variantes frías y calientes, con helado, miel, chocolate o bolas de gelatinas de diferentes sabores.

¿Una guarrerida? Como en cualquier alimento, depende. En el mundo del boba (también se conoce por ese nombre) hay de todo, desde cuidadas versiones artesanales elaboradas con tés de calidad, fruta fresca y tapiocas ecológicas, hasta hiperglucémicos bebedizos de colorines sólo aptos para adolescentes que toleren bien el contacto con la radioactividad. Pero en su forma más noble, no sólo está bastante bueno, sino que puede constituir una merienda razonablemente sana y completa.

El té de bolitas nació en los últimos ochenta en Taiwán, isla en la que diferentes negocios reclaman su paternidad. Lo inventara quien lo inventara, fue un exitazo entre los jóvenes, posiblemente atraídos por su estética pop y las múltiples opciones en sabores que ofrecía. El consumo se extendió con rapidez por otros países de Asia y por Norteamérica en los noventa, pero en Europa no se empezó a difundir hasta finales de la década pasada, cuando cadenas taiwanesas como Possmei y Bobo’q abrieron en Berlín.

"Hay artículos que hablan de que sólo en esa ciudad se abría una tienda por semana durante año y medio", cuenta Toni Romero, de la ¿tetería? Bubbolitas de Barcelona. "La moda pasó de allí a Alemania, y de Alemania, al resto de Europa. Pero antes, buscar bubble tea en Europa era sinónimo de perderse en los barrios chinos de las capitales europeas sabiendo que era tarea casi imposible encontrarlo, y mucho más improbable aún encontrarlo bien preparado".

Bubble tea 2
Bubble tea 1
Bubble tea 3
Tés, frutas, bolitas y tapioca del Bubbolitas. / EL COMIDISTA

 

Bobibar
Entrada del Bobibar, en Barcelona. / EL COMIDISTA

 

Bubbolitas abrió en París en agosto de 2009, y tres años y medio después ha aterrizado en España casi a la vez que otros negocios como Bobibar o Yumcha en Barcelona, OQ o Crazy Tea en Madrid e InfraganTea en Valencia (sí, los nombres chuscos parecen otra seña de identidad de este fenómeno). Su propuesta quiere distinguirse por un acercamiento artesanal a los tés de bolitas, que al menos por el aspecto de los que he visto, tienden por lo general al mundo quimicefa.

"Éste será sin duda el año del bubble tea: sólo en Barcelona ya está confirmada la apertura de tres tiendas más", explica Romero. "Pero seguramente la calidad del producto será dudosa. Somos pocos los que basamos nuestro proyecto en la calidad de la bebida y no en un bussiness plan de expansión por el territorio a base de marketing y comunicación, olvidando lo más importante. Como no es lo mismo una hamburguesa de McDonald’s que una buena hamburguesa, no puede ser lo mismo un bubble tea hecho con té en polvo, leche en polvo y popping boba (bolitas artificiales que explotan) que un rico batido de té negro, leche fresca y fruta".

¿Triunfará esta bebida en España, sea en su versión natural o en la industrial? Por ahora, las tiendas de Barcelona parecen más pobladas por jovencitos orientales y guiris europeos que por nativos. Imagino que nos costará empezar a pisarlas, porque no somos un país ni masivamente aficionado al té ni demasiado acostumbrado a la tapioca, un producto que en casa de mis padres se asociaba a la posguerra. Pero la llegada del calor, la aparición de nuevas bubbleteterías y el atractivo visual del producto pueden cambiar rápido las cosas, y el día menos pensado quizá nos veamos con tubo en la boca y masticando bolitas.

Más recetas en:

Supermercado El Corte Inglés

Hay 83 Comentarios

yes, adding popping boba to bubble tea is really great.

we sell popping boba in Indonesia and so many people like it.

Yo conozco uno en Madrid, se llama Wowble y está en la Calle Arenal. A mí también me encantan!!!

Conoceis algun sitio donde pueda comerlo en Madrid?? Me vuelve loca

Ante todo, deseo mucha suerte a los emprendedores que se han atrevido montar este negocio en Barcelona, y en el resto de España. Es un concepto y un producto muy bonito, y divertido. El día que este producto esté conocido por todo el mundo, y parte de la rutina diaria de la gente, triunfareis! Pero ojo que no es un negocio tan redondo, aunque las bolitas lo sean, ya que el modelo de negocio que proviene de Taiwán está basando en poder vender entre 500 y 1000 bebidas al día. Aunque estos números son posibles, y en el Teashaker llegábamos a vender más de 300 al día en algunos de nuestros locales puntualmente, el negocio en si difícilmente se sostiene sin vender café, cerveza, coca cola y copas... aunque el Teashake tenga un coste de entre 0,03€ y 0,50€ cada uno, y da un margen buenísimo, barata que pongas la bebida. Pero como es una bebida sobre todo enfocado en la juventud, el precio debe ser muy asequible para que se convierte en rutina diaria. Es decir entre 1-2 euros, el precio de un café. Y a este precio, el modelo de negocio es como el modelo Taiwanés, adonde para ser realmente interesante, hay que vender estos 500 al día. Por otro lado, esta bebida requiere una preparación manual-artesanal a cada vez, y aun que el margen sea alto, la mano de obra lo es también, y como en el sector de hostelería suele concentrarse mucho el flujo de gente en horas puntas, difícil "competir" contra el vecino que sirve cerveza o copas. Que ademas, los clientes que toman cerveza se toman mas que una, pero no se suele tomar mas de un bubble tea en una tarde o noche. Si vemos que se van abriendo locales de bubble tea, y que no duran, es por la dificultad de encajar este modelo de negocio en un país como España, adonde todavía no está muy conocido este producto. Pero el día que se consiga que se convierte en rutina diaria para la población, triunfaran. Un abrazo muy fuerte a los que "recuerdan" el Teashaker!

Hace 12 años aprox había una cadena en Bcn que se llamaba Teashaker (tenían 3 locales en la ciudad) que hacían bubble tea y sushi. Yo era adicta al teashaker (pq no le llamaban bubble tea) de vainilla y leche. Al cabo de 2 o 3 años desaparecieron todos y nos quedamos sin bubble tea, y ahora veo uno en cada esquina. Todo vuelve.. lo raro es que nadie recuerde el Teashaker... Me gustan los bubble teas pero ponen tantas bolitas que al final solo bebo gelatina...

Si â bubolitas, me encanta! Si â acordarnos del tea shaker,los verdaderos pioneros en Barcelona... No â los precios de bubolitas... quisiera beberlo todos los dias pero duele el monedero... podriais hacer un esfuerzo chicos! Por cierto, es bubolitas una franquicia?

Alucino de la gente que recuerda Teashaker y alucino que se diga que es una "moda". Realmente ridículo. Este concepto es de antes del 2000, viene de Taiwan y recuerdo que en Teashaker vendíamos los tes a partir de 1€ el más sencillo y de ahí todo lo que querías. No resulto por falta de "managing" y porque quizás era algo "demasido moderno". Quizás 13 años después la ciudad que se autodenominaba "vanguardista" ya esté preparada para este "boom" de falsas copias gastronómicas. Reinvitarse? Pero si vivimos en el mundo del REMIX. La imaginación murió con Manolete.

Este producto se puso en marcha en Barcelona en la calle Ferran hace aproximadamente unos 10 años!!! Ofrecian te con bubbles y makis variados.Tuvo unos inicios bastante exitosos, pero finalmente no cuajo en la city y desaparecido. Confío en que los y las consumidors de Barcelona le demos una Segunda oportunidad. A mi me encantaba!

Hola Mikel, tu artículo sobre este nuevo fenómeno es muy interesante.
Es un concepto muy original y bien pensado porque elegir su propia bebida en relación con sus gustos, personalizarla, es una tendencia actual.
Además, pienso que el producto “bubble tea” esta relacionado con la preocupación de la gente por comer y beber de manera sana.
Sin embargo, hay que tener cuidado con la procedencia de los productos que contiene esta bebida porque podemos ver que cada año hay productos que se hacen pasar por “sanos” y que en realidad son peligrosos para la salud. Por ejemplo, recientemente el escándalo de la carne de caballo en los platos cocinados.
Según un artículo publicado en el diario alemán “The Local” en 2012, las perlas de tapioca que se encuentran en la bebida se analizaron Hospital Universitario de Aachen, en Alemania. Por lo general, contienen PCB, una sustancia peligrosa que no se utiliza en la dieta, ya que es perjudicial para la salud.

Hola Míkel, parece ser que de momento lo que más se extiende (por lo menos aquí en Alemania) es la versión guarrindonga de esta bebida. Hay incluso iniciativas populares de prohibirlo (en plan Bloomberg con sus bebidas XXL en NYC). Se ha hecho tan popular que hasta te lo sirven en el McDonald´s ( la verdad es que le pega el tema), pero siempre es ese líquido tremendamente dulzón que no ha visto una fruta ni en pintura y las bolitas llenas de sirope que recuerdan a un booma flash derretido.
Eso sí, me gustaría poder probar la versión arstesana!!

¡Hola Mikel! Estoy feliz de que usted escriba sobre ‘el bubble tea’. Creo que el fenómeno del té con bolitas es estupendo, especialmente porque el té con bolitas es de Taiwán mientras muchos capricho dulces son de países occidentales; no hay muchos de Asia. Es muy interesante leer sobre el fenómeno en Europa, porque vivo en los Estados Unidos y puedo atestiguar el mismo. Por ejemplo, hay dos o tres lugares que venden el té con bolitas sólo en mi universidad. Estoy de acuerdo contigo que el té con bolitas va a invadir el mundo. El té con bolitas es muy diferente con otros capricho dulces y es seguro que la bebida puede atraer la gente que quiere una nueva comida. Además, es claro que la cualidad del té con bolitas va a mejorar cuando más españoles aprobarán esta bebida dulce. Nosotros sólo tenemos esperar para más tiendas del té con bolitas en España. ¡Gracias por escribir sobre este fenómeno!

El año pasado cuando estuve en China lo probé y me gustó un montón. A ver cuando lo puedo volver a probar en Madrid, aunque me temo que es la típica cosa que de vacaciones te encanta pero que en tu casa no te acaba de convencer.
www.elblogdetinabanks.com

Esas bolitas son conocidas como sagú en Brasil, son de lo más normal en postre para comer con cuchara cualquier día de la semana. Las sirven con un caldo gelatinoso de frutas (es muy común con sabor a vino tinto), y no es que sean especialmente sabrosas...

Yo lo probé en Malasia y Singapur este verano, normalmente omitía el extra de bolitas... pero había que probar! Como cualquier otra modernada (Como ir exhibiendo los Starbucks , aunque se te haya acabado el café, por media ciudad) será los más chic y cool del verano siguiente.. o de este!! Me ha hecho gracia ver este artículo,

Qué curioso leer tu artículo de 2010 sobre los cupcakes, donde explicabas claramente que no eran magdalenas decoradas y decías que "si están bien hechos son una fiesta para la vista y también para el buche."

En el 2006 esta bebida ya estaba de moda en la zona de la bahía de san Francisco y varios años después llega aquí.

Que buena pinta tienen esos te con bolitas tendre que probar alguno aver si estan tan apetecibles como aparentan.

Buen artículo!! yo descubrí el bubble tea hace unos mesos en la tienda yumcha (la dependienta es un encanto). Me gustó mucho y desde entonces he ido repitiendo!!

que ajco!

Probé el bubbletea en el barrio chino de Buenos Aires hace un par de años y me dió bastante grima. Seguramente probé la peor de las versiones y tenga que darle una oportunidad a algo más natural, pero aquello no pude ni terminarlo. Era un líquido dulzón y unas bolitas gelatinosas que me daban mal rollo cada vez que aspiraba alguna.

ya lo probe en taiwan con yougurt, muy rico. Pero si de bebidas se trata, prefiero el que probé en Chile, un tal Mote.

En México desde hace años es una moda ese te con tapioca.

Pues ya lo probaremos y después decidiremos si vale la pena o no seguir la moda. Aunque estas cosas nuevas y de colores suelen caras caras...

Otro entrevistado que usa la demagodia para incriminar sin motivo a los que no conoce y para que de paso se crean que lo suyo es lo bueno porque lo dice él.

Hola

Aquí BubbolitasBcn!

Bubble Tea puede estar rico, riquísimo, malo o malísimo. Puede ser natural, bio o químico... igual que la pizza, la paella o la sangría :)

Si os apetece algo con fruta... que fruta sea.
Si os apetece algo ligero... ligero sea
Si os apetece algo natural pero dulzón... dulzón sea!
Si el té no apetece... pues sin té!
... y si no os convencen las bolitas... pues sin bolitas!

Lo importante es preparar bebidas originales, artesanas y de calidad... para todo lo otro ya estan coca-colas y su tropa :)

Bubbolitas Bcn

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre el autor

Mikel López Iturriaga

es un periodista y bloguero con cierta afición por la comida, que escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser. Antes trabajó en Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com y ADN. Aprendió algo de cocina en la Escuela Hofmann, pero se sigue considerando un advenedizo más que un experto.

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

La cocina pop de El Comidista

La cocina pop de El Comidista

Una nueva entrega del cocinero más pop. Un libro en el que no sólo encontrarás recetas, sino todo el universo de El Comidista, el blog de cocina más completo y popular.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal