Dónde enseñar a los niños a cocinar y a comer bien

Por: | 05 de febrero de 2014

6a00d8341bfb1653ef0168eaed97c2970c-550wi

Elvis, el oso y la magdalena. / VICENS GIMÉNEZ

 

Si hay algo seguro en este mundo es que una buena educación gastronómica –y un paladar aventurero y dispuesto a probarlo todo por lo menos una vez– empieza cuando eres niño. No estoy diciendo que todos los niños remilgados con la comida lo sean porque sus padres no les han educado bien, sino que hay maneras de convencerles de que a lo mejor se están perdiendo algo si no le dan una oportunidad a algunos platos o ingredientes. Y por las buenas, no por el clásico sistema "hasta que no te lo acabes no te levantas" que tantas tardes de horror infantil ha patrocinado (y que en mi caso, me ha dejado secuelas como el odio visceral al hígado).

Además de trabajar el tema en casa (como ya sugerimos en este artículo de El País Semanal), existe otro camino para sacar a los críos de la pasta con tomate, los nuggets y las chuches: aprovechar los talleres y otras ofertas destinadas a introducirles en el fantástico mundo de la comida. Para conocer los mejores, hemos pedido ayuda a Mammaproof, una web dedicada a seleccionar "locales Family Welcome" en los que no sólo haya una mínima infraestructura para gestionar la estancia de los más pequeños –tronas, cambiadores, etcétera– sino que además los niños sean bien recibidos, se encuentren cómodos o se realicen actividades didácticas relacionadas con el arte, la ciencia o, en este caso, la gastronomía.

Sus creadoras son Sarah y Mavi, dos madres de Barcelona que también publican una guía anual de esta clase de sitios en papel, de momento en su ciudad y en Madrid. En cuanto les preguntamos por experiencias y talleres para acercar la cocina al universo infantil, pusieron en movimiento a algunas de sus agentes y nos mandaron un montón de sugerencias. "Algunas de ellas aún están pendientes de una visita para ser publicadas en nuestra web", advierte Mavi, "y otras son ya grandes clásicos que descubriréis pinchando en el enlace de la crónica". Aprovechamos para agradecer a Eva de Yosilosé, Diana de Lanoa Handmade, Carme de Bizcocho de Chocolate, Laura de La niña sin nombre, Cristina Ferrer y a las chicas de Entremadres por las recomendaciones que podéis leer a continuación.



Madrid

1. "Unanimidad entre nuestras agentes ante el trabajo de Cata en The Good Food Company. Por lo visto organizan talleres de cocina en familia, en un ambiente de lo más relajado y divertido, donde luego te comes lo que has preparado. Todas coinciden en que la experiencia resulta de lo más positiva".

2. "A Punto es una librería donde organizan talleres de cocina también para niños y adolescentes, algo especialmente interesante teniendo en cuenta que esta edad –entre 11 y 17 años– suele estar muy olvidada en las actividades infantiles y familiares".

3. "Otro clásico madrileño es la Escuela de Cocina Telva, donde los pequeños pueden pasar la tarde preparando una merendola... y comiéndosela después. El próximo taller se celebrará el 7 de marzo".

4. "Nuestra recomendación en la guía de Madrid #RutaMmmp: el taller de cocina ¡Mamá, quiero ser chef! de Ruth de Apetitoh, (además de otros que surgen estacionalmente) donde, además de preparar algún plato, se les enseñan las bondades de una dieta variada".

5. "Y por supuesto la tienda Mammaproof por excelencia en Madrid: La Cocinita de Chamberí, donde podrás encontrar desde cestas de comida ecológica hasta todo lo que necesitas para cocinar con tus hijos. En el amplio espacio de la trastienda se organizan también cursos de cocina para niños y familias".

Lacocinita31
La cocinita de Chamberí / CON BOTAS DE AGUA

 

Barcelona

1. "L'Associació Cultural Nyamnyam ha creado un programa educativo para acercar a los niños a la comida a través del arte de la mano de diferentes artistas. Nos gusta la propuesta porque permite al niño experimentar de manera más amplia con la comida. Estuvimos en el taller el pasado enero con la artista Anne Lise Le Gac y los niños se lo pasaron pipa amasando. Los padres vuelven al final del taller para el vermut y degustación final".

2. "Nos cuentan que en Marmitón (Castelldefels) están haciendo un trabajo muy bonito con los niños y sus familias. Se definen como "escuela de cocina para todos" y hacen cursos de maridaje para adultos o bocadillos de inspiración japonesa para niños. Todavía tenemos pendiente una visita, pero ya nos han llegado buenos ecos".

3. "Un gran clásico: el taller de cocina Patacutxi los sábados al mediodía en el Semproniana, restaurante de Ada Parellada. Los padres y los niños comen por separado, y éstos últimos preparan un plato con la ayuda de monitores especializados. Cambian cada mes para que nadie se aburra: en febrero, toca tarta de zanahoria".

4. "No están especializados en familia, pero nosotros estuvimos haciendo un taller de caramelos impartido por Papabubble en La Patente y lo pasamos muy bien. ¡Esperamos que sigan planteando iniciativas como ésta, lo pasamos en grande haciendo piruletas!".

La_patente_colorante
Taller de piruletas en La Patente por Pappabubble/ MAMMAPROOF (Mavi)

5. "Si eres de los que te zampaste MasterChef Junior con tus hijos, no te pierdas el curso Master Kids que organizan en Cookiteca para niños y niñas a partir de ocho años.También molan sus talleres familiares donde aprenderás a cocinar en familia, desde sushi hasta cupcakes".

6. "Para una escapada gastronómica de la ciudad recomendamos Món Sant Benet, un antiguo monasterio reconvertido en proyecto cultural y de ocio donde la Fundación Alicia organiza interesantes cursos de cocina en familia. Desde allí promueven los buenos hábitos alimenticios, enseñan a los niños cómo se trabaja un huerto y otras actividades relacionadas con la vida saludable. Os contamos nuestra experiencia aquí".

 

RECOMENDACIONES DE LOS LECTORES

León

Aunque se autocalifica como una pleasure store, Dolcetriz no es una sex shop ni nada parecido, sino un espacio dedicado a la gastronomía. En su apartado MiniChefs montan talleres para niños, fiestas de cumpleaños con actividades culinarias y "campamentos de cocina" para cuando los críos están de vacaciones y dan mucho la caca en casa.

Santander

El chulísimo restaurante Deluz organiza cada domingo sus Cooking Kids!, nos informa Marta Ruiz. Los niños cocinan rosquillas, brownies o miniburguers de 12.00 a 14.00, y luego disponen de animadoras hasta las 17.00, con lo que los padres pueden hacer la sobremesa tranquilamente mientras ellos juegan.

Valencia

La escuela Valencia Club Cocina imparte cursos para niños desde hace años. "Actualmente tienen programado un curso de iniciación, en el que enseñan a los más peques a hacer las salsas básicas, como la bechamel, masas, arroces, pasta fresca o postres", explica Vanessa. Allí se celebró el cásting para Masterchef Junior, así que preparados deben de estar.

Terrassa

En Su 23.11 Espai de Cuina llevan nueve años organizando cursos de cocina para niños, además de los de mayores, y en verano y en Navidad organizan talleres, como alternativa a los campus de fútbol o básquet. "Intentamos trabajar con ellos a nivel de organizacion en la cocina, limpian, pesan ingredientes, cortan, calculan cantidades ... Hacen lo que en casa no se deja hacer", nos cuentan los organizadores.

A Coruña

En el espacio Langstrump el sábado 22 organizan un taller para conocer las frutas exóticas, descubrir lo divertidas y sabrosas que son y averiguar la cantidad de cosas que se pueden hacer con ellas.

¿Conoces buenas iniciativas relacionadas con niños y alimentación en tu localidad? Compártelas en los comentarios y las añadiremos a esta miniguía.

Documentación: Mònica Escudero.

Hay 71 Comentarios

Pues para aprender a comer bien y a cocinar, nada mejor que comenzar por la comida del comedor escolar.


En el comedor del colegio de Soutelo de Montes (Pontevedra) se han organizado as jornadas gastronómicas internacionales. Durante varios meses el cocinero del comedor, con la colaboración de los alumnos, preparará menús de diferentes países. Todo, hasta el ketchup, se prepara en el cole.


http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deza/2014/01/17/hamburguesas-ceip-soutelo-ganan-mc-donalds/0003_201401D17C12992.htm#.Utjb2Rj_41A.facebook


http://ocio.farodevigo.es/hosteleria/noticias/nws-262343-cocina-fusion-soutelosauce.html

Me encanta tu propuesta. Tomo nota, que alguno visitaremos, seguro.
http://tarragonain.blogspot.com.es

En Fuengirola (Málaga) se dan talleres dirigidos a niños y adolescentes básicamente de reposteria en el Obrador Cati Schiff.
https://www.facebook.com/ObradorCatiSchiff?fref=ts
Tengo dos hijos, de 13 y 16 años, y ambos se atreven con la cocina, aunque es el pequeño el que más le tiran los fogones. Sin duda, tiene mucho que ver que su padre sea quien cocina de forma habitual en casa.
Respecto a los gustos, yo creo que no hay que forzar la máquina. Mi experiencia es que los crios pasan por una temporada de rechazo de toda novedad culinaria pero, una vez que la superan, su curiosidad natural les hace ampliar horizontes sin problemas.

Usar la palabra 'chef' es muy golosa, tanto para niños como para adultos. Lo mejor, antes de buscarles extra escolares y meterles en una cocina es irles integrando en ella, ofreciéndoles que colaboren en platos que les gusten, dulces, salados, etc.

Hoy os dejo uno fácil para empezar con niños:

http://cocinadeemergencia.blogspot.com.es/2013/11/medias-lunas-con-platano-y-chocolate.html

Pedro, tengo dos y sigo pensando eso... Un saludo.

Muy buen artículo. Sin embargo, no olvidemos que para los niños el control de la comida es sobre todo un juego de poder. Si los niños comen solo cuatro cosas y de malos modos, es porque gracias a eso atraen la atención de los padres y se convierten en los amos de la casa tres o cuatro veces al día. No pueden controlar otras cosas, pero controlan cuando abren la boca y con eso traen a los padres de cabeza. Por lo tanto, interesarles por la comida está bien, pero no soñemos solucionar con eso otros problemas que no tienen nada que ver.

Por fin! Siempre he pensado que si desde pequeños se hacían las cosas bien se consigue que de mayor ni pensemos en hacer dietas, porque tendremos un peso adecuado. Todo está en la educación. Igual que nos inculcan que en rojo no se cruza, también debemos de inculcar ciertos hábitos (mínimos) de alimentación. Animo a los medios de comunicación a seguir por aquí. Los avances científicos son importantes, pero la educación lo es aun más.

Tengo que reconocer que soy mala comedora, pero me da mucha rabia que la gente diga que es porque mis padres no me enseñaron. Su casa es un ejemplo de dieta mediterránea (fruta, verdura, pescado, carne, legumbres...), pero yo con la cebolla y el pimiento no puedo.

Con tan solo 11 años mi madre me mandó preparar una salsa de tomate, me dijo que yo estaba harta de ver cómo ella la hacía, así que me dejó sola en una cocina de gas.
Entre lágrimas le preguntaba qué tenía que hacer y ella me iba dando instrucciones,pero desde la distancia ya que ella estaba ocupada en otras labores del hogar.
Me prendió fuego la sartén y ella tuvo que venir corriendo a poner una tapa encima porque yo no sabía qué hacer y quedé paralizada.Ahora ya no se me olvida, me quedó grabado a fuego.
Después de la salsa de tomate vinieron más platos,todos los sábados preparaba tortilla de patata con cebolla e incluso un año me dieron la responsabilidad de preparar un merluza a la cazuela una Nochebuena que mi madre se encontraba indispuesta.
Aquí me tenéis,una persona totalmente normal con un pie en casa y otro en la López Ibor.
Ahora soy madre y desde luego que a mi hijo lo tendré cerca de los fogones pero si tuviera la oportunidad de asistir a un taller de cocina iría a pasármelo bien.

Mi sistema ha sido y es el siguiente: "Venga prueba un poquito y si no te gusta lo escupes en la servilleta".Resultado :muy pocas cosas no come con 10 años...Hay cosas que le gustan menos..(el tomate fresco ,por ejemplo), pero le encantan los espárragos verdes a la plancha , las endibias con crema de queso y nueces , las alcachofas al horno, y todo tipo de alubias, garbanzos,etc.En mucho restaurantes me proponen un menú infantil (pasta, nugets, croquetas), pero ella elige garbanzos con Bacalao, Fabada.Desde luego ,si es por ella siempre comería de postre chocolate, pero le encanta la manzana, el melón , la sandía, el aguacate,....¿Suerte?,No creo, en casa el ejemplo es comer de todo.El aprendizaje cuesta...pero una vez superados los miedos y las adversiones, todo es más fácil y fluye..."Be water my friend".

Creo que ya lo han dicho, se aprende en casa. Si un niño en casa ve como solo se fríe y se descongela, o se comen siempre las mismas dos cosas (porque no nos engañemos, hay muchos adultos raritos para comer también) no lo vamos a arreglar llevándolo a cualquier taller pijiolo un par de veces. Y el tiempo no es excusa, hay montones de cosas que se preparan en un pispás y son los padres los que tienen que aprender eso para transmitirlo a sus hijos.

¿Locales Family Welcome? Dios mío, pero qué catetos somos...

"hay maneras de convencerles de que a lo mejor se están perdiendo algo si no le dan una oportunidad a algunos platos o ingredientes. Y por las buenas, no por el clásico sistema "hasta que no te lo acabes no te levantas" que tantas tardes de horror infantil ha patrocinado"
¿Tu no tienes hijos, verdad?
Se nota.

Genial, eso del odio "visceral" (que comparto) al hígado.
http://gastrocinemia.blogspot.com.es/

Es en casa y en la escuela (hay que enfatizar la impresionante labor de la escuela pública en educación alimentaria, al menos donde yo vivo) donde se aprende a apreciar la comida y la cocina. Yo intenté lo de esas generalmente "pijas" (solo hay que comprobar la horrorosamente obsesiva densidad de inglés o anglicismos que suelen meter, diríase que con calzador, en sus nombres) escuelas (or whatever) de gastronomía para niños (me autoinculpo de pijerío pasajero y temporal). El resultado fue más bien contraproducente. Por suerte, la situación se pudo reconducir, en parte gracias a múltiples viajes desde la más tierna infancia y la consiguiente exposición, de la manera más espontánea y natural, a variadísimas cocinas y materias primas, y, por supuesto, a recrear en casa dicha variedad.

Desayunan cereales azucarados con leche, almuerzan y meriendan bolleria y chuches, comen y cenan fritos, rebozados y empanados cargados de grasas con pan.....todo esto unido a la falta de ejercicio, se pasan el dia sentados en clase y en casa, jugando con la consola, delante del ordenador o viendo la tele, se desplazan en coche o bus al colegio..., no es dificil entender porque nuestros jóvenes andan sobrados de peso. La hora del recreo en cualquier centro educativo es especialmente clamorosa: ya no solo han disminuido los alimentos mas o menos saludables de la dieta mediterranea (bocadillos de pan blanco con jamon, queso, o mortadela) si no que estos han sucumbido ante la bolleria: palmeras, napolitanas, suizos, croissants, etc., o los aun peores de la bolleria industrial que se compran envasados: donuts, gofres, etc. Lo mejor para el almuerzo y la merienda es la fruta y los frutos secos.
http://www.dietapaleolitica.es/showthread.php?t=155

Si me permiten, diré que dond emejor se le enseña a los niños es en la propia casa, acercándoles a la cocina y que interpreten ellos sólos la importancia de una buena comida, el proceso que se sigue, y el valor de cada elementos del plato diario.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/2014/02/el-sexo-en-las-empresas.html

Mi hijo Lluís es de los que a la primera dicen: "No me gusta" a todo sin haberlo probado. Con él hemos explorado desde el "venga, va" hasta el "te vas a dormir sin cenar", pasando por cronometrarle. Pero 2 iniciativas funcionaron. La primera fue la "noche de fiesta": una noche a la semana no había broncas, se cocinaba algo que a todos nos gustara. El resto de la semana, a batallar. Y la segunda fue cocinar juntos, hacernos fotos y subirlas al Facebook. Ahora para nuestros amiguetes Lluís es "el chef de Facebook", él se siente super orgulloso y yo contenta de tener ese pinche tan fantástico. Aunque la lechuga se le siga atragantando.

Mikel, cuando he leído el título, la respuesta me ha salido del alma: en casa. Pero claro, esto que parece tan fácil, no suele serlo. Los padres, de entrada, ya tienen que comer a diario de casi todo. tener menús semanales para que no se nos olvide ningún grupo de alimentos, ni falte pescado y legumbres, ni haya carne en demasía, por ejemplo. Luego, asergurarse productos frescos a diario, como verdura y fruta. Ser su mejor ejemplo. Y luego darles de todo desde pequeños y con naturalidad. No hay frase que más me reviente que "esconder" alimentos o engañarles para que coman. Creo que el que que mis hijos coman de todo, se debe a que a la que podían masticar y no atragantarse, dejé los purés por los "chafados": verdura y legumbre sobre todo. Y, poco tiempo después, entero. Llamando a todo por su nombre, sin mentir ni engañar. Y que empiecen pronto en la cocina, les hará conocedores de la nutrición para su salud, y les ayudará a ser independientes. Un saludo.

Para que mi hijo (4 años) pruebe algo nuevo el truco es llevármelo a la cocina y que me ayude a prepararlo, ¡éxito asegurado! Es mi ayudante oficial para la crema de verduras. Gracias por el post. He echado un vistazo a varios de los sitios de Barcelona e iremos a alguno.

Una entrada muy interesante sobre un tema que nos preocupa a muchos padres, ansioso estoy por conocer propuestas como estas por aquí por el sur...

Hoy en Cocinar con-Ciencia, Cenas fulleras 10: Risotto con trufa y setas Carrefour: http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2014/02/cenas-fulleras-10-risotto-con-trufa-y.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal