40 Aniversario

El engaño de la comida ecológica que venía de McDonald's

Por: | 27 de octubre de 2014

  Timthumb.php

McDonald's vs. ecológico. / LIFEHUNTERS

 

¿Sabe mejor la comida ecológica? ¿Podría la que sirven en McDonald's pasar por bío? ¿Son los expertos en gastronomía unos cantamañanas? Uno de los vídeos virales más divertidos de los últimos tiempos, publicado esta semana en YouTube por la productora holandesa LifeHunters, trata de responder a estas cuestiones con un sencillo experimento.

Dos reporteros montan un puesto en una feria alimentaria en Houten, a la que acuden muchos especialistas en gastronomía del país. Les dan a probar en forma de pinchitos una presunta alternativa ecológica a la comida rápida, y después recogen sus opiniones. Lo que han comido proviene en realidad de un McDonald's cercano, pero como los expertos no lo saben -los platos han sido sacados de sus cajas y envases, troceados y pulcramente presentados en bandejas-, todas sus opiniones resultan de lo más elogiosas. "Tiene un sabor muy puro, se nota que es ecológico y eso lo hace muy sabroso", dice uno. "Definitivamente es un producto fresco", suelta otro.

 

 

El vídeo, que produce risa y deleite a partes iguales -pocas cosas dan más gustito que ver cómo hace el ridículo un entendido-, ha obtenido una notable difusión en la red, con casi cuatro millones de visionados en una semana. Desde Amsterdam, uno de los responsables de LifeHunters, Erik Hensel, explica cómo se creó: "Somos una empresa de vídeos virales y queríamos crear algo que diera que hablar. Nos preguntamos si puedes detectar con el paladar si la comida es ecológica, así que lo probamos con la comida menos ecológica y natural imaginable, la de McDonald's. Los especialistas nos dijeron que era mucho mejor y que realmente podían degustar el elemento bío en ella".

Hensel saca dos conclusiones de su vídeo: "Cuando las personas se llaman a sí mismos 'expertos', no siempre es verdad, y la gente se cree todo lo que le dices". Asegura que todos los entrevistados estaban allí para participar en charlas, hablar sobre productos o comprarlos, y ninguno dio una opinión negativa "salvo uno que dijo que la comida sabía un poco seca". "Algunos eran críticos gastronómicos, otros, dueños de restaurantes, y otros, productores de comida", afirma, aunque algunas chicas que aparecen por el vídeo tienen toda la pinta de ser simples azafatas.

En cualquier caso, más allá de un valor periodístico cuando menos dudoso, ya que no sabemos en qué condiciones se produjo ni cómo fue manipulado en su montaje, lo mejor del reportaje es que plantea interesantes cuestiones sobre la credulidad, los prejuicios, la percepción de lo que comemos y la calidad real de la comida ecológica o de la rápida.

¿Es fácil engañarnos con la comida?

El vídeo incide en una idea que ya ha sido apuntada en experimentos anteriores: lo que sabemos, creemos saber o desconocemos sobre un alimento influye cómo lo percibimos. Si nos cuentan que un vino es extraordinario, ha ganado premios o ha costado un pastón, es probable que tendamos a juzgarlo con mayor aprecio, lo mismo que si ignoramos que sale de un tetrabrik de Hacendado. Un reciente estudio de la Universidad de Cornell (EEUU) demostró que la gente que había pagado más dinero por una comida la valoraba mejor, mientras que los que habían pagado menos por exactamente el mismo plato lo puntuaban con mayor dureza.  

"Cuando existían los ultramarinos", recuerda J.M. Mulet, biólogo y autor del libro Comer sin miedo, "a partir de la misma saca de garbanzos hacían dos bolsas. En una ponía garbanzos, y en la otra, garbanzos calidad extra, que eran más caros. Se solía agotar antes la de los más caros… siendo los mismos. Lo mismo ha pasado cuando se han hecho experimentos con catadores de vino. Un vino de 100 euros no tiene por qué estar mejor que uno de 10, pero si lo dices antes siempre van a encontrar mejor el de 100, y si no dices cuál es cuál, puede ser que ni los distingan. De hecho hasta se han hecho experimentos tiñendo vino blanco y han dado la cata como si fuera tinto".

La presión del entorno también logra efectos curiosos en la percepción de la comida. ¿Quién no se ha visto empujado a disfrutar más de algo si el resto de tus acompañantes lo está haciendo? En el vídeo quizá se produzca también el efecto "traje nuevo del emperador". "Aunque no lo encuentres bueno, te da miedo que el de al lado sí, y tu quedes como que no lo sabes apreciar", explica Mulet. "Luego está la sugestión del que te lo da, que ya te ha dicho que es muy bueno. Si tu compras unas manzanas ecológicas por un valor que triplica al de las convencionales, ya tratarás de asegurarte que están mejores como forma de autojustificarte".

¿Los expertos en gastronomía no tienen ni idea?

El reportaje invita a pensar que periodistas, críticos y otros personajes del mundillo gastronómico viven básicamente del postureo, porque son incapaces de distinguir una comida de McDonald's de una comida rápida ecológica. Reconociendo que yo también podría haber alabado la Mccomida (aunque nunca habría dicho que se notaba que era ecológica, ya que carezco del superpoder de diferenciar lo bío de lo no-bío), creo que la conclusión es un tanto injusta con los de mi gremio. Primero porque no sabemos si los expertos que salen son expertos de verdad, y segundo, porque puedes saber mucho de algo y caer en engaños similares en una situación determinada.

"Para mí el vídeo no invalida la opinión de los expertos", afirma Jordi Luque, cronista de restaurantes del suplemento Que Fem de La Vanguardia. "Presenta un engaño muy burdo: en un entorno de absoluta credibilidad, yo te digo que tal cosa que vas a comerte es de origen orgánico y no lo es. Lo que demuestra es que es fácil mentir sobre el origen de un alimento (o cualquier otro producto). Si te dicen que el entrecot que van a servirte proviene de una vaca que ha pastado en campos ecológicos y que ha sido muy bien tratada durante toda su vida, pero en realidad le han dado pienso y ha sido sacrificada a lo Toro de la Vega, ¿cómo vas a saberlo?".

En lo que el vídeo sí acierta de pleno es exponer cierta tontería bastante habitual en los ámbitos gastronómicos. "Muestra lo pedantes que somos algunos (me incluyo) cuando intentamos describir lo que comemos", reconoce Luque. "El señor viejete que dice que la comida es agradable en boca y que sólo falta el vino, en realidad lo que quiere es empinar el codo, se ve a la legua".

¿Sabe mejor la comida ecológica?

Yo no sería capaz de distinguirla. Desde mi experiencia, creo que el sabor no lo marca el ecologismo del alimento, sino otros factores como las variedades o el método de producción. JM Mulet asegura que "todas las pruebas de cata que han hecho comparando alimentos ecológicos con convencionales dan resultados similares: no se ha podido demostrar que estén mejor". Sin embargo, desde Obbio, una de las tiendas de productos bío más grandes de Barcelona, defienden la diferencia. "Cuando se trata de un producto cocinado es más dificil saber si su cultivo y elaboración es ecológico. Al aplicar calor, añadir salsas, o especias, modificamos el sabor del ingrediente original", asegura Irina Costafreda, una de las fundadoras. "Por el contrario, en los alimentos crudos; fruta, verdura, hortalizas resulta más evidente la diferencia, que se nota porque son más sabrosos".

"No obstante", añade Costafreda, "los consumidores de productos ecológicos, aparte del buen sabor, buscan alimentarse y que dichos alimentos les aporten los nutrientes que su cuerpo requiere para estar bien". Nutrientes, lo que se dice nutrientes, también los aportan los productos no ecológicos... pero entiendo que lo que quiere decir Costafreda es que el comprador de alimentos bío se mueve también por motivos de salud y de sostenibilidad.

¿La comida de McDonald's está más rica de lo que queremos reconocer?

Afirmar que la comida de McDonald's está buena podría acabar con la reputación de cualquier especialista en gastronomía. Como yo no tengo de eso, no me cuesta reconocer que algunas de sus hamburguesas mandan intensas sensaciones de gustarraco al cerebro, lo que explicaría su éxito entre los presuntos sabios holandeses de Houten. Otro asunto es que sea la comida más sana: todo ese placer está muy relacionado con la generosa cantidad de grasa, sal y azúcar presente en sus platos.

"Los productos de McDonalds no buscan alimentar, sino gustar para que la gente coma frecuentemente sus productos y de forma abundante", afirma Irina Costafreda. "Lo de menos es si se está nutriendo con dicha comida". "Demasiada sal y grasas saturadas", añade JM Mulet. "No soy partidario de demonizarla, pero no es la mejor elección". "No estoy en contra de la comida rápida, que cumple la función de saciar de forma fácil y barata el hambre", concluye Jordi Luque. "De lo que sí estoy en contra es de alimentarse exclusiva o mayoritariamente de ella. Estoy seguro de que la comida de McDonald’s sabe bien, pero también de que la heroína produce sensaciones la mar de agradables".

Documentación: Mònica Escudero.

Hay 75 Comentarios

Discrepo. Un tomate, una lechuga o unos huevos de casa (lo ecologico de toda la vida, vamos) no tiene nada que ver sabor con los demas productos. Yo, que no soy experta de nada, lo noto hasta por el olor. Otra cosa es que mucho producto bio, tenga de bio...el nombre.

The choices of limousine fleet that you can reserve from features stretch limousines, SUV stretch limos, such as Hummer and Lincoln Navigator stretch limos, party bus limos and large limousine buses. http://www.destinylimousinetoronto.com

Para mí es cosa de sostenibilidad, soberanía alimentaria y economía local más que nada de sabores o de salud. Pero es más notable la diferencia entre un huevo del 1 y del 3 que entre un pollo y un pavo criados en 15 días.

¿Darle gusto al paladar o al cuerpo? En algunas cosas el sabor si que descubre que es un producto biológico o, al menos, no criado solo en invernaderos con agua y fertilizantes. Pero a la larga el cuerpo si lo nota. No es garante de nada pues hasta el aire ya está degenerado, pero ¿de dónde nos creemos que viene el escalofriante aumento de casos de cáncer, alergias, virus de 24 horas, etc...?

Respecto al tema del comerciante frances que habla de los piensos "trucados". Técnicamente sería posible criar un cerdo de raza ibérica aquí, en Suecia o en China con piensos que contengan una cantidad similar de los mismos ácidos grasos que obtiene el cerdo libre cuando come bellota y pasto. El problema suele estar en de donde sacas cantidad suficiente de esos ácidos grasos para incorporarlos a cantidades importantes de pienso. Si se encuentran fuentes baratas y constantes para conseguirlo, por ejemplo con excedentes de aceite de oliva, es posible conseguirlo pero probablemente haya años en que eso no ocurra y resulte más barato tener al animal en libertad comiendo bellotas y pienso.

De todas maneras, esto debería ser motivo suficiente para que los productores españoles de cerdo ibérico se pusieran las pilas, porque como apunta este señor la industria española del jamón ibérico se toma muy poco en serio su propio producto. Que para más inri es casi inimitable en otros países.

No me gusta meter enlaces a mi blog en los comentarios, pero creo que en esta ocasión está justificado, ya que hablo de las triquiñuelas de la industria por confundirnos.
http://www.conocerlaagricultura.com/2012/12/el-juego-de-las-diferencias-en-el-cerdo.html

Los productos ecológicos no tienen que saber mejor que los convencionales. Son los mismos pero más sanos, porque no contienen residuos de productos químicos. También su proceso de fabricación es más respectuoso de la tierra donde vivimos todos!

Ya lo comenté en la entrada de JM. Mulet en cuanto salió y lo repito aquí. Está curioso el vídeo y creo que es una muestra de la falta de coherencia e información de las personas a la hora de alimentarse.

Como Keith ya ha apuntado, existe un fenómeno muy habitual que se llama la “deseabilidad social”, muy conocido entre los que diseñan encuestas, y es la tendencia que tenemos a responder una cosa u otra según el entorno en el que estemos. Me juego a que mas de uno de los que probaron la comida del MacDonald’s no le supo ni mejor ni peor pero dijo que estaba rica sin pensarlo, porque era lo que se esperaba de esa comida en un lugar así.

Por otra parte, el MacDonald’s ya se cuida bien de exigir altos estándares de calidad en producto fresco (donde canta más la falta de calidad) y buscar sabores y texturas agradables (osea la combinación mágica de sal +grasa) para atraer a la mayor cantidad de gente posible, si no, no sería una cadena mundialmente famosa.

Respecto a la capacidad de detectar si un alimento es ecológico o no a priori es imposible, porque ni los pesticidas ni los antibióticos ni los supuestos mayores nutrientes saben a nada. Peero si que es verdad que determinadas prácticas de producción ecológica si pueden darnos alimentos con sabores más intensos: porque se hayan utilizado variedades o razas de crecimiento más lento, porque el animal se haya alimentado en base a pastos en vez de a pienso, algunas hortalizas crecidas al exterior y menos protegidas pueden saber distinto ( a veces incluso ligeramente más amargo) porque suelen producir sustancias para protegerse del sol o de los bichos. Pero todo lo que cuento, puede encontrarse en productos no ecológicos, de la misma manera que hay determinados productos marcados como ecológicos que a la hora de la verdad no han sido producidos "con mimo" sino en la mayor cantidad posible y aprovechándose de los resquicios que deja el reglamento de producción ecológica.

En definitiva, no es cuestión de bio o no bio, sino de cómo ha sido producido. Ah, y como han apuntado otros comentaristas, de si tenemos el paladar acostumbrado a detectar esas diferencias (pero esa es otra histora que da para enrollarse demasiado.

El principal motivo para consumir productos ecológicos es contribuir al medio ambiente. Y en el caso de las frutas y verduras (soy vegetariano) saben mejor pero es muy difícil de distinguir. En el caso de la carne ecológica, el principal motivo es no contribuir a una industria que maltrata cruelmente a los animales en las granjas-campos de concentración de ganadería intensiva, que son una auténtica galería del horror inaceptable para una sociedad que se dice "civilizada" y en pleno siglo XXI ya. El vídeo ni lo he visto ni lo voy a ver. Paso de estas cosas.

Pues no era ninguna critica, la verdad. Era la constataciòn de un hecho y, dejando aparte la etimología, urbi et orbe, sin mirar en google, paradigma de la sabiduría popular, las patatas fritas se asocian de manera automática a Bélgica, como el queso holandés o los tulipanes a Holanda-¿Un tópico? Seguramente, prometo flagelarme cuando tenga un ratito y hacer el "due dilligence" con mayor profundidad que esto de las papas fritas tiene lo suyo.

Estoy contestando a La Tremolina. Yo soy peruana, (De dice que la comida peruana es la mejor y mas variada del mundo) Y he vivido por 23 años en Holanda, porque estoy casada con un holandés, y nunca he sabido del pure de papas como engrudo con una bola seca de carne picada. Los súpermercados holandeses te parecían tediosos. ¿En qué parte de Holanda viviste? Puesto que yo encontré TODOS los ingredientes para preparar mis comidas en los supermercados, hasta en el mas pequeño pueblo de ese país.

En España se sabe comer y se sabe cocinar de forma variada
en el mundo nordico y anglosajo NPI, no tienen ni pajolera idea, lo peor de todo es que en su ignorancia se creen que saben

Por que tendemos s tomar a los gringos como modelo de expertos? Me refiero sin duda a comparar perfectos idque aun piensan que en brasil se habla español y españa queda en mexico...si, estos mismos idiotas que pueden decir lo que quoeran a los otros idiotas...bueno, pues eso, que usa es un pais mas del mundo, aqui no nos la pegan y solo tienesbque ver cuanta gente deja de ir de tapas para meterse en uknmacdonalds...nadie.

Algunas cosas: la comida chatarra de marca(mac donalds o Kentocki), en mi pais no son baratas, y sus raciones son miserables; el sabor depende del modo de preparacion y condimentos, los cuales pueden producir sensaciones reales o animicas a favor o en contra, como el "chivo al hueco" en mi pais, solo ver su preparacion provoca deseos y apetito con sabor anticipado; se puede enganiar los paladares, pero solo hasta cierto punto, eso es mas facil con la gente de paises desarrollados, cuyo acceso a mayor variedad de productos, en cierto modo ha saturado sus paladares; por ultimo serian las personas con pocas disponibilidades con paladares "virgenes" quienes tendrian mas capacidad de distinguir sabores y origenes del producto cocinado o no.

Para ya bienen: ¿Hesclabos es con h?. ¿No?. Jajajajajaja.

Sinceramente, el artículo me parece una pelotudez. De acuerdo con que hay expertos que hablan de más, pero el objetivo del supuesto 'experimento' era saber si un experto era capaz de diferenciar una comida biológica verdadera de una que no lo es. Eso es sencillamente IMPOSIBLE, nadie puede diferenciar solo con el paladar esa característica, puesto que no es algo que en la mayoría de los casos afecte al sabor o a la textura de los alimentos, sino a su supuesta calidad nutricional y a la ausencia de determinadas sustancias que no tienen sabor pero que pueden ser a la larga perjudiciales para el ser humano.
Por lo tanto, sabiendo esto los que crearon el video, lo único que persigue el video es reírse de la gente, en este caso de los supuestos expertos, y también de los espectadores, puesto que se les engaña en los auténticos objetivos del video, que declaran que son 'poder diferenciar la comida ecológica de la que no lo es'.


Así que lo siento, el video es en realidad un burdo montaje, que hace quedar como idiotas a todo el mundo. Si, a ti que lees o a ti que lo has visto y te has reído, también.

Como TODO 100% orgánico y. me encuentro mucho mejor desde que lo hago.

Me importa un bledo lo que hagan los snobs, yo lo vengo haciendo desde antes de que sea una moda, y lo hago porque, en mi caso, funciona.

ya bienen ha por nosotro estan aqui los extraterrestre quieren acavar con la espesie umana y estan encompichados con jitler y maikol yakson que estan bibos los dos y quieren emgordarnos para que nos pongamos vaviecas y ajilipollaos para llebarnos en sus nabes especiales y esclavisarnos torturarnos y dejarnos solo para procrear y paris mas esclavos para ellos que son una rasa mas ebolucionada y nos ban a llebar a todos de esclabos

Esto es como la historia del premio de pintura que ganó un cuadro abstracto que había pintado un burro con la cola. El jurado alabó la expresividad del trazo.
Engañar al gusto es por otra parte muy fácil, porque además de estar sujeto a la fuerza de la sugestión, nuestra apreciación de los sabores es relativa. Recuerdo una vez que una niña bien me invitó a comer y "maridó" un cebiche peruano con un tinto Saint-Émilion que le había regalado su papá. Nunca pensé que se podía sufrir así con un vino de 250 euros.
De todas formas los expertos en gastronomía deberían bajar de vez en cuando de "aroma de piedras de la sierra con inspiración de romero y lana" a las patatas bravas y la ración de entresijos, para no perder el pie con la realidad. De hecho la mayoría de los grandes cocineros conservan el gusto por la comida tradicional.
http://bistrotnahuatl.com/

Totalmente de acuerdo con Ana Franka, de hecho, los puestos de patatas donde venden los conos de patatas con mayonesa que esta gente come por kilos siempre (o casi siempre) pone "Vlaamse Frites" que significa "Patatas Flamencas", Luego la tradición viene del antiguo Flandes, así que el comer patatas fritas es tan Belga como Holandés...

Codex, las patatas fritas holandesas son tan famosas como las belgas, o casi. En todo caso, típicas de su país:

http://www.holland.com/es/turista/article/cocina-holandesa.htm

PD: Antes de criticar, al menos busca en google.

Por cortesía, o para evitar ofender, no creo que haya mucha gente que opine lo que piensa en un evento como ese.

Pues yo he de reconocer que siempre he sido bastante "paladar de hojalata" y de gustos sencillos a la hora de comer.
Pero en Japon me sorprendio mucho la diferencia entre el sushi bueno y el excelente. Casi ni parecian el mismo plato a pesar de su aparente sencillez

http://dokodemodoorblog.com/2014/06/24/guia-practica-y-muy-rapida-de-comida-japonesa/

Si un "experto gastronómico" no sabe diferenciar entre un entrecot de vaca que ha pastado de una que ha vivido de piensos, apaga y vámonos, Sr. Jordi Luque... Veo que en el fondo le da al video toda la razón. Charlatanes.

"¿Es fácil engañarnos con la comida?", Nooooooo, qué vaaaa!!! Que se lo pregunten a René Redzepi del Noma u otros iluminados de la gastronomía. El que a Ud. le tengan que decir qué se está comiendo porque todo son espumas, gelatinas, y maricadas varias, pues le da la ventaja al otro, que pondrá decir lo que le salga de los cojones y al comensal le toca creerle (acto de fe puro y duro). Y eso sí, bajando$$$e de la burra con firmeza (LA CUENTA A PAGAR).

Y, para alguien que habla de las "famosas patatas fritas holandesas" me temo que las tales patatas no tienen ninguna fama, si la tienen las de sus vecinos belgas, compulsivos aficionados a ese tubérculo, sobre todo acompañado de mejillones. Por cierto, maravillosa combinación dicho sea de paso.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal