Un sandwich en manos de abogados

Por: | 05 de enero de 2015

Juez

MATT MATERA

 

Hoy tocaría cascarles una proyección de tendencias para 2015 en gastronomía, pero, mira por dónde, paso. No es por miedo a predecir el futuro, que yo también llevo un Sandro Rey dentro y puedo soltar unas cuantas generalidades que se cumplirán sí o sí. Es por el estrés que me generan estas agendas anticipatorias tan típicas de estos días, que hacen spoilerde las cuatro cosas buenas y las 400 malas que ocurrirán en el año. Así que les contaré una microhistoria local que no supondrá nada para el devenir de los próximos 12 meses, pero que cuenta con el suficiente valor simbólico como para aparecer en un periódico planetario como éste.

Todo bilbaíno o persona adyacente conocerá los triángulos del bar Eme, una institución tan emblemática del Botxo como la ría, el Athletic o los bollos de mantequilla. Estos sándwiches no pasarían de ser unos “vegetales” más a la española (es decir, con jamón york) si no contaran con un pan por encima de la media y una deliciosa salsa picante, de fórmula ultrasecreta desde que el fundador del negocio la inventara en los años cincuenta. Muchos los adoran y otros creen que están sobrevalorados; yo me quedo en el medio porque he comido ejemplares que me han puesto en armonía con el universo y ejemplares con los que bien podría haber emprendido alguna obra de mampostería.

La noticia es que el Eme se ha renovado por dentro y por fuera. Por dentro, reformando el local y acabando con su también emblemático suelo lleno de servilletas de papel rezumantes de mayonesa, y por fuera, emprendiendo una loca cacería contra los que usan su nombre en vano en Internet. El bloguero Eneko Martínez, que publicó hace tiempo en su web una versión personal del sándwich, contaba esta semana en Twitter cómo los representantes legales del local le han instado vía burofax a eliminar del texto cualquier mención al establecimiento. Le acusan de “infracción de derechos”.

Dejando a un lado el pequeño detalle de que, por suerte para la cocina, la propiedad intelectual no se extiende a las recetas, éste es uno de los ejemplos más disparatados que conozco de esa manía tan siglo XXI de controlar hasta el absurdo el uso de marcas, por la que muchas empresas mal asesoradas por malos abogados pierden más de lo que ganan. Que alguien haga una interpretación de tu bocadillo estrella en su web y te cite con nombre y apellidos es bueno para tu popularidad; que le persigas por hacerlo no es sólo antipático, sino pésimo para tu reputación en la Red.

Hay 26 Comentarios

Burgalesito, te la dedico (y que conste que no soy picapleitos, unas prácticas en un despacho me hicieron ver que ése no era mi mundo)
https://www.youtube.com/watch?v=_9zEHPZB_ik

Pues vaya chorrada. En el blog "De la vista al paladar" (con el que no tengo relación, sólo como voyeur) tienen el apartado "De industrial a casero" que le haría saltar los ojos de las cuencas a estos leguleyos. Si es que algunos como no f... se dedican a j....

Jojojo... Me huele a la típica excusa de abogados para dar la impresión de que se hace algo y de paso pedir una suculenta provisión de fondos. ¡Por favor! ¡Que estamos hablando de un sangüis y no demasiado bueno encima!

Perro Paco: una matización respecto a los derechos de autor de las recetas. Las recetas como tales no tienen derechos de autor, es decir, si dos personas tienen la misma receta, las dos la pueden publicar. Lo que afecta a los derechos de autor es la redacción de la misma, es decir, yo no podría coger el último libro de Mikel (y que mi novio me ha regalado esta Navidad) y publicar alguna de sus recetas copiando palabra por palabra porque la receta no es un acto de creación literaria pero la explicación de la misma, sí. Creo que es importante la distinción. Por desgracia, "fusilar" recetas y fotos de las mismas es algo bastante habitual en internet.

No todos los abogados arruinamos los sándwichs. Aquí os dejo la receta de un delicioso emparedado francés, hechas por las manos de un jurisconsulto amante de la cocina
http://contactoconlodivino.blogspot.com.ar/2014/03/pan-bagnat.html

Sin querer dar la razón a los de Eme, que creo que se han puesto un poco neuróticos, os dejo esta reflexión sobre derecho y gastronomía: http://intellectualis.net/2015/01/05/gastronomia-y-derecho-de-autor/

Yo creo que la receta secreta del bocadillo es esta (espero que ningún abogado se meta conmigo por revelarla):
http://youtu.be/gvLMQ-taBPk

Ogan: existe jurisprudencia del Tribunal Supremo que determina que las recetas de cocina, como mera sucesión de instrucciones, carecen de protección en el ámbito de la propiedad intelectual. Sólo recetas como, por ejemplo, las de Laura Esquivel, que aúnan instrucciones más creación literaria, tendrían esa protección, pero no como recetas culinarias, sino como creaciones literarias. De todas formas, el tema es mucho más complejo y trasciende el ámbito de la propiedad intelectual, de la propiedad industrial y alcanza el ámbito del Derecho de la competencia; pero insisto, en este caso las pretensiones del EME carecen de fundamento legal.

Además de perro, soy abogado especialista en propiedad intelectual e industrial y, en este caso, las pretensiones de los abogados del EME no tienen fundamento legal alguno. No me extiendo más para no dar la tabarra en un foro no jurídico. ¡Aúpa Eneko!

No puedo estar mas acuerdo contigo, de poder ser algo positivo ha pasado a lo contrario, para mi han perdido un cliente y mis respetos, cuando quiera un sandwich, acudiré al blog del enek ;-)

Yo tampoco entiendo la fama del Eme, que ahora parece autodefinirse como una tal. Estuve una vez y los sandwiches son como mucho una rareza viejuna.
En mi último post publiqué recetas elaboradas por Picasso, Van Gogh, Henry Moore y David Hockney, espero no ser perseguido por sus descendientes. Pero como sigo en México no creo que me alcance tan fácilmente la ley Wert - sección sopas, barbacoas y emparedados -
http://bistrotnahuatl.com/2014/12/26/the-modern-art-cookbook/

Pues anda que si el bueno de Michel Bras le hubieran dado un céntimo de euro por cada coulant au chocolate que le han fusilado cocineros profesionales, cocinillas aficionados, cocineros clásicos, sifoneros y demás....tendría unos cuantos dineros mas de los que tiene.y, que se sepa no ha "burrofaxeado" a nadie. A Ferrán le han copiado sus platos incompetentes de cinco continentes y tampoco se ha cabreado. Como para ponerse bobo por un pinche sandwinch...

Hace muchos años, los nunca olvidados Stephane y Arturo, propietarios de esa grande y añorada casa del Barrio de Chueca. La Gastroteca de Sthepane y Arturo, pagaron una cantidad simbólica a varios "grandes" porque se habían inspirado en sus recetas, entre otros a Juan Mari Arzak si la memoria no me falla. Todos (o casi) devolvieron los magros dineros y le dieron las gracias por el detalle y por utilizarles como fuente de inspiración. Los grandes también son grandes por estas cosas.

¿Os gustan los restaurantes donde se puede comer encima de una chica desnuda? http://goo.gl/d3NKpO

Para los no bilbaínos: durante años, el EME estaba siempre hasta las trancas, fueras cuando fueras, y a la hora del vermú todavía más. La gente se llevaba bandejas a casa (no se si todavía lo harán) Yo jamás lo entendí. Tenía una novia que se empeñaba en ir a comer sandwiches allí, pero a mí lo de la mayonesa que tenían muchos de ellos no me llamaba y mi idea era largarme cuanto antes. No es de extrañar que lo dejáramos.
Reminiscencias aparte, lo del burofax me parece una chorrada de abogados enteraos que se columpian con tal de hacerle ver al cliente que definenden sus intereses, cuando lo que han conseguido es que un número no despreciable de bilbaínos y aledaños dejen de ir por antipatía.
Propongo meter el sandwich de ese bar en la categoría de "comida viejuna" como terrible represalia a su atrevimiento.

Pienso viajar a España en octubre próximo, y visitar entre otro sitios del Norte, Bilbao. O mejor dicho, los bares de Bilbao. Ya me agendo no pasar por el Bar Eme. Saludos desde Argentina.

Dos precisiones:

Las recetas SI están protegidas por derechos de autor, como cualquier obra, lo que NO está protegido es el proceso de elaboración.

Lo que hace estos sándwiches "especiales" es mas bien la mayonesa. Si mañana deciden pasarse a hellman's no se comen un colín.

Quiero mi burofax. Mi contribución al Emegate.
Gracias por reclamar sensatez, Mikel http://loquecomadonmanuel.com/2015/01/02/emegate-la-polemica-a-cuenta-del-sandwich-del-eme/

TOMA YA! Mònica, peor de lo que lo recordaba, sentitzen dot.

Por los libros no sufras, gracias a la cafrada de those-who-must-not-be-named ahora son maravillosas rarezas y dentro de unos años igual puedes subastar un par de ejemplares y jubilarte. Si eso sucede, a ellos les envías una foto-revancha tuya con una sonrisa de oreja a oreja, y a mí me debes una cervecita por darte la idea ;)

El panorama se parece cada vez más a un capítulo de allie mcbeal, increíble e infumable.
¿Y si haces una versión propia de la coca cola? ¿Te llevan a Guantánamo?

Almayer, fueron dos blogs :) Y dos libros, ay, que aún me duele cuando me acuerdo. Saludos!

Lo que pasa es que el derecho de propiedad industrial (marcas y patentes) es de las ramas más complicadas y especializadas del derecho, y hay mucho abogado soplagaitas que vende la moto a sus clientes sin tener ni puta idea. Sabiendo unicamente lo que pone en el tuit es muy difícil juzgar el caso, pero a primera vista lo que le reprochan a Eneko es la infracción de la marca "EL EME". Sin embargo, la mención que hace Eneko de la marca "EL EME" no parece, a primera vista, infringir el Art. 34 de la Ley de Marcas ( http://www.oepm.es/cs/OEPMSite/contenidos/NORMATIVA/NormasSobreMarcasYOtrosSignosDistintivos/NSMYOSD_Nacionales/LEY_172001_de_7_de_diciembre_de_Marcas.htm#tit5 ), por varias razones:

1) Eneko no utiliza el nombre "EME" en el trafico económico.

2) Además, evita confusiones precisando que es "su versión" del sandwich de ese bar de Bilbao.

Por lo demás, cabe destacar que, según el localizador de la Oficina Española de Patentes y Marcas, la marca "EL EME" ( http://www.oepm.es/es/signos_distintivos/detalle.html?ref=M%203528919 ) está todavía en trámite. No es además una marca puramente nominativa, sino que está asociada a un símbolo gráfico (un óvalo con texto en su interior), lo que restringe su protección.

Vamos, que no siendo abogado, ni en particular el abogado de Eneko, y no disponiendo de información completa, no puedo dar un juicio definitivo, pero me da la impresión de que se están columpiando...

Uauu! Mis tramezzini son caseros. Yo no tengo fórmulas secretas, espero no ser acusada por abogados! Y si quieres volver a hacer, las recetas aquí. ¡Saludos!


Tramezzino (emparedado) de atún y alcachofitas
http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=16

Tramezzino (emparedado) de huevo y lechuga
http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=27


Tramezzino (emparedado) de speck y pepinillos
http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=19


Tramezzino (emparedado) de atún y cebolla roja
http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=26

Yo recomiendo a Eneko y al resto de gente que nos gusta la cocina a seguir mejorando esa y otras recetas y algún día es posible que salga alguna que resulte mas famosa que el propio bar que se queja.

Pues sí, igual que cuando cierta marca de recipientes-de-plástico-para-alimentos obligó a cambiar el nombre de un blog bajo amenaza de ponerles dos velas negras e invocar al Maligno bajo la forma de José Luis Moreno disfrazado de Voldemort.

En lugar de estar contentos con la publi gratis que se les hace...Sugiero a Eneko que cambie la entrada del blog hablando de "ese sandwich famosete que se sirve en un conocido bar de una calle de Bilbao cuyo nombre ahora no recuerdo y que está bueno pero tampoco nos pasemos, que es un sandwich y no una caldereta de langosta".

Muchísimas gracias Mikel.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal