El chef que te paga por mirar la naturaleza

Por: | 16 de marzo de 2015

I+D

MATT MATERA
 

Hoy quiero confesar que estoy enamorado. Lo habría dicho en femenino, como la Pantoja, pero no quiero pasarme de petardismo que éste es un periódico serio. A lo que iba: un hombre me ha robado el corazón. Es sueco, tiene 31 años, trabaja en un restaurante y se llama Magnus Nilsson.

Antes de que digan que es muy joven para mí, déjenme explicar que se trata de un amor platónico, en la distancia, y que Nilsson ni siquiera sabe de mi existencia. Sin embargo, el último movimiento el chef del Fäviken, uno de los establecimientos clave en la reciente explosión de la cocina nórdica, me empuja a quererle fuerte. Ha cerrado su chiringuito durante 20 semanas, y en vez de mandar a casa al personal, les ha puesto a estudiar una lista de temas tan bonita que se me saltan los puntos: “la contemplación del color azul en la naturaleza”, “la vida monacal en Finlandia”, “el jardín japonés de setas” o “los métodos tradicionales y modernos para el almacenado prolongado de huevos”.

En términos económicos, el cierre se traduce en un pastón -cero ingresos y todo el personal cobrando, más la financiación para los proyectos de aprendizaje de las materias susodichas-, pero mi Magnus cree que toda esa inversión logrará convertir su restaurante en una máquina de cocina imaginativa. Además, a partir del 1 de julio, fecha de la reapertura, implantará un sistema de pago al que cada vez se acogen más restaurantes de primer nivel: como si fuera una entrada para un espectáculo, pagas la comida antes de ir, y si no acudes, no te devuelven el dinero. Fin de las reservas canceladas en el último momento, un drama en un local situado en una reserva natural de la remota provincia de Jamtland, que viene a estar donde Cristo perdió los esquís.

Los cierres estacionales no son una gran novedad en el mundo de las estrellas Michelin. Mugaritz, por ejemplo, chapa cuatro meses en los que su equipo de cocina se dedica a la investigación. Lo que me maravilla de chef sueco es que pague a sus trabajadores por mirar el color azul, cuando en España lo normal es que tu empresa te ponga mirando a Roma. Sé que el suyo es un caso exagerado, a buen seguro inviable en muchas estructuras profesionales. Pero frente a jefes y patrones que machacan cualquier atisbo de creatividad en sus empleados, y que consideran pura vagancia todo intento de pensamiento lateral, veo en Magnus un símbolo de que otro mundo laboral más bonito es posible, al menos en mi idealizada Escandinavia. Y, cómo no, se me enamora el alma.

Hay 32 Comentarios

Yo tengo a un Magnus Nilsson de vecino, aunque no creo que sea el mismo! Con dos niños pequeños rubios no, lo siguiente, que esos sí que son para comerselos...

No me extraña. Es lógico, educa para la responsabilidad porque si has reservado una mesa, queda sin ocupar para otro que sí está yendo en persona, o sea, por esperarte a ti, no como yo, vamos!. Los odontólogos igual, si uno coge cita y falta sin avisar con 24 horas de anticipación facturan el turno como una consulta normal, aunque uno no se tratara. Eso, a mi modo de ver, es respeto por el tiempo ajeno. Algo así como "la letra, con la billetera (sangre) entra". En un mundo mercantilista, la falta de respeto por el tiempo ajeno cuesta dinero: time is money.

Lo de cobrar por anticipado es bastante viejo y muy extendido fuera de España. Cuando reservas te exigen tarjeta y si no vas te cargan una cantidad dependiendo de lo que cuesta comer allí. En cuanto a lo de dedicar tiempo a pensar en la inmortalidad del cangrejo y otros interesantes tópicos no es en sí bueno ni malo, hay que esperar a probar la comida para ver de qué ha servido.

LAs cosas cuando se hacen bien el resultado es algo que a la gente le enamora y le encandila como en http://www.45revoluciones.es

Aquí muchos empresarios para pagar se hacen los suecos, ése es todo nuestro parecido.

Jordi, ¿qué persona adulta y en pleno uso de sus facultades intelectuales necesitaría que le escondieran la sección de comentarios para no leerla?
A mí me parece fantástico lo de las vacaciones para reflexionar - aunque creo recordar que no hace mucho el comidista se tomó unas en ese plan, con la intención de repensar el blog,y aún no se conocen los resultados.

perdón por la falta ortográfica, donde va "es que" no debe ir un signo de interrogación sino de admiración, asi " ¡ ", es que con las prisas.

¡¡¡Será posible que estos nórdicos tengan los trabajos de quita y pon como si no los necesitaran!!!!, también reconozco que se entiende, como son tan poquitos, ¿es que con ese frio!!!!!!!

No entiendo nada. Jordi dice que hay que cancelar la sección de comentarios, pero los lee, supuestamente los entiende y los contesta.


Se queja de que por aquí vuelan insultos y cuchillos, pero se dedica a repartir estopa y se queda más ancho que largo, echándonos en cara que no nos guste su estopa como método para endurecer nuestra fina piel hipersensible.


Estoy de acuerdo con Atila, prefiero la nuez moscada antes que la pimienta de Jamaica.


También estoy de acuerdo con Lubna, CiudadanaB612 y con Oé, con no leer los comentarios, el Sr. D. Jordi va que chuta.


Un saludo a todos y buenas noches

Jordi, gracias por tus estupendas aportaciones, recomendaciones y sugerencias gastronómicas. Se te agradece también tu tolerancia y que permitas a la gente que diga lo que le salga de las gónadas.
Gracias por descalificarme -algo que tú censuras a los demás pero que parece que te gusta practicar-.
El resto de lo que has escrito no lo he leído, así que no puedo seguir felicitándote por ser tannn... stupendo.

Hola de nuevo Jordi. Quiero felicitarte por los comentarios gastronómicos con los que has ido enriqueciendo el post de hoy. Ahora sí, ahora la cosa ya cambia, aunque no estoy de acuerdo con lo de la pimienta de Jamaica, para mi aporta un toque demasiado aromático.

Oé: adoleces como tantas otras veces de, por decirlo sin rodeos, pocas entendederas. Hay comentarios útiles, o no, pero centrados en el tema del artículo, que, digo yo, no es demasiado difícil de entender que las secciones de comentarios surgieron para eso. El problema es que todo ello ha degradado en un off-topic permanente donde cada uno expone sus neuras, y algunas veces, idioteces. O se convierten en un chat entre 2-3 personas con temas completamente absurdos que impiden que alguien que quiere intervenir al respecto del artículo le sea imposible hacerlo, o pase completamente inadvertido. Pero quizá sea pedir demasiado, o quizá es el típico caso en el que más polémica revierte en más lectores y de ahí a más notoriedad. Está claro que, por rara que sea, mi opinión es que este blog, otrora útil, divertido e interesante, se ha convertido en un sitio donde expresar las frustraciones personales, en descalificar al prójimo, en hacerse el sabelotodo, etc, etc. Y sí yo soy el primer off-topic, como no, de alguna manera habrá que expresar la opinión, pero parece que solo los lubna et al. pueden hacerlo. Lubna, no te preocupes, yo no me ofendo, ya que citas este punto. sEs absurdo citar un punto si no demuestras que yo mismo adolezco de aquello que critico/opino. Sinceramente Comidistas (ambos) mi opinión estrictamente personal es que no es de recibo como llevais el blog en cuanto a comentarios. Por aquí vuelan insultos etc, y preferís obviarlo. Ale, y con esto os dejo que ya no tengo más que aportar.

Lubna: no la supresión, si no la posibilidad de que cada uno, a título personal los esconda/cancele/etc. Como se hace en muchas otras paginas con comentarios o con chats.

Jordi, si se eliminara la posibilidad de comentar nos habríamos quedado sin conocer tu opinión. Muy rara por cierto.

Estoy emocionado por el comentario de CiudadanaB612. Creo que es la primera vez que me citan aquí sin insultarme. Gracias Ciudadana!

No acabo de entender, Jordi, como acusas al personal de tener la piel fina y ofenderse y tener complejos cuando eres tú el que ha llegado a pedir la supresión de los comentarios.
Y además los lees, contestas... pero claro, ante tanto desbarre, quien se contiene?.

Estoy de acuerdo Ciudadana, en que basta no leer los comentarios, es de perogrullo. No lo es tanto que no se pueda dar ninguna opinión sin que se ofendan varias personas. Pero oye, que complejos tenemos todos. Saludos

Atila: para ser tan pedante y sarcástico haces gala de una falta de comprensión aterradora, si crees que mi comentario hace referencia a una sola intervención tuya, sensiblete. Lo dicho, en la era de internet, cualquier cantamañanas puede inundar un blog con sus pajas mentales, pero no vayan ustedes a comentarle nada, que llora. Pobrecicos.

Gran parte del encanto del blog / ecosistema de El Comidista reside en sus habitantes. Cierto que hay spam, que hay "trolls", etc., pero también hay buen rollo y opiniones que aportan mucho. Jordi, si lo que quieres es hablar de gastronomía, hazlo. Estoy segura de que encontrarás respuestas. Es mejor la acción que sólo la crítica (no lo digo como reproche, sino como opinión).
A mí me gustan los comentarios (aunque no siempre esté de acuerdo) de Atila, Oé y la Diógenes del Tomate; no me gustaría que nadie me privara de ellos.
Si al final resulta que nada de lo anterior te convence... Pues no leas la sección de comentarios. Es ultrasencillo ;-)

Cerrar la sección de comentarios?, con no leerla...

Hola Jordi... sí, quizás tengas razón, ahora que lo pienso decir a alguien "Sal ahí fuera a ver cómo vuelan los pájaros" es muy barroco, casi churrigueresco. Efectivamente es una frase complejísima y no al alcance de cualquiera para ser entendida a la primera.

Atila, no quiero polemizar sobre tu experiencia en la gestion de equipos, pero no sera que quiza te pasas un pelin de barroco? Te entendian?
Seria genial si se pudiera cancelar la seccion de comentarios, esto cada vez se parece menos a un blog gastronomico y mas a un desbarre cualquiera. No os ofendais es solo mi opinion, que se que hay quien tiene la piel muy muy fina.

Mira que la naturaleza tienes cosas bonitas, pero para mi lo más bonito de todo es, sin duda alguna, esto: http://goo.gl/25SxrM

Por cierto, hablando de jardines de setas, por si aparece andrés por aquí... En el post del viernes colgaste un comentario que me turbó, reproduzco a continuación el pasaje. Es que no me salen las cuentas.


(...) Anoche cenando en La Mandarra había tres extranjeros: tres hombres y una mujer "enorme por todas partes" metiendo mano a los respectivos (...)

Lo de pagar las reservas por anticipado, no me parece mal, aunque deberían contemplar excepciones de fuerza mayor.

Al final los grandes chefs también necesitan sus estaciones de hivernación, comiendo y probando cosas nuevas... calóricas eso sí (para luego reducirlo a la mínima expresión en una cuchara, jejeje). Por cierto, ¿les cabría esto?

http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2010/11/pudin-de-macarrones-con-jamon-york-y.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal