Colmenas para comprar comida sin intermediarios

Por: | 15 de junio de 2015

Lcqds_MercadoEfímero

Inauguración de una colmena en Madrid. / ¡LA COLMENA QUE DICE SÍ!

 

Comprar directamente al pequeño productor es el sueño húmedo de todo aficionado a la comida: no hay mejor forma de conseguir alimentos de calidad a un precio asequible, y de recompensar justamente el esfuerzo de los que los elaboran. Sin embargo, en el mundo contemporáneo este tipo de intercambio sucede más o menos las mismas veces que las historias de amor de las princesas de Disney: salvo contadísimas excepciones, casi toda la población compra comida facturada a escala industrial y vendida a través de intermediarios.

Internet, gracias Diosito por la tecnología del siglo XXI, puede cambiar esta situación, al menos entre la gente más concienciada sobre lo que come y el origen de lo que come. Así lo demuestra el éxito de La Ruche Qui Dit Oui!, una plataforma online que en cinco años ha pasado de de 800 miembros en Francia a 600.000 en toda Europa, que ya está implantada en que desde 2014 se va abriendo paso en España poco a poco bajo el nombre de ¡La Colmena Que Dice Sí! Según afirma su cofundador, Guilhem Chéron, se trata de recuperar "el placer de comprar los productos cuando están en su punto a la persona que los ha cultivado". "Nos encontramos con un sistema de comida liderado por la gran industria y con un modo de consumir dictado por los supermercados. Pero podemos tratar de cocinar un modelo totalmente distinto, en el que la ciudad y el campo se vuelvan a conectar y redescubramos el verdadero valor de la comida".

La web pone en contacto a consumidores y productores de una forma relativamente sencilla. Primero, un particular se registra y abre una "colmena" en algún espacio (un coworking, lonja, jardín o similar). Con la ayuda de los promotores de la web, contacta con productores cercanos (menos de 250 km) y se promociona entre posibles consumidores de su barrio. En el momento en que llega a un mínimo de ambos, puede convocar la primera venta: pone en la página web las verduras, carne, lácteos u otros alimentos que ofrecen los productores, y las personas apuntadas a su colmena tienen cinco días para hacer sus pedidos si hay algo que les interese. Finalmente, la recogida se produce un día fijo cada semana, siempre en el mismo sitio.

_dsc2337 (2)

 

Repostería vegana en Betahaus (Barcelona). / ¡LA COLMENA QUE DICE SÍ!

 

El que monta la colmena se queda un 8,5% de comisión por el esfuerzo; la web, el mismo porcentaje por poner la plataforma y proporcionar asistencia. El resto de lo que pagan los consumidores es para el productor, que decide en todo momento el precio al que vende. Es un nuevo modelo, más justo y equitativo según sus promotores, que apoya el consumo sostenible y la agricultura y la elaboración local, crea vínculos sociales en torno a la alimentación y favorece el acceso a la comida artesanal sin necesidad de vender a tus hijos en el mercado negro para costearla.

¿Qué y a quién te puedes encontrar en una colmena? Acerquémonos a la más internacional de España, la de Gràcia en Barcelona, situada en el coworking Betahaus. Cada miércoles, 17 pequeños productores de fruta y verdura, embutidos, lácteos, mermeladas, huevos, pescado y hasta cava entregan allí sus productos a unos 400 colmeneros, entre los que se mezclan vecinos de toda la vida del barro y guiris residentes llegados de Canadá, India o Portugal. La responsable es Mayya, mitad griega, mitad palestina, aficionada a la cocina y activista contra el desperdicio alimentario, cuya forma de comprar comida ha mutado de forma radical desde que está en este proyecto.

"Casi todo lo que como lo adquiero en la colmena", explica. "Me ahorra visitar los supermercados, que no me gustan nada: allí voy sólo para comprar el papel higiénico, los productos de limpieza, champú, y pocas cosas más. Mis hábitos de compra han cambiado un montón. Y creo que, como efecto dominó, también los de la gente de mi alrededor. Mis padres, por ejemplo, siempre preguntan ahora de dónde vienen los alimentos y valoran más el trabajo de las personas que hay detrás".

Mayya

Mayya y un hinojo. / ¡LA COLMENA QUE DICE SÍ!

 

Entre los productores, asegura Mayya, hay diferentes perfiles: desde agricultores o ganaderos de toda la vida a personas que habían estudiado otras profesiones "como economía, periodismo, etcétera". y lo dejaron todo para montar su granja o su huerto "porque creen en la agricultura ecológica, el contacto con la tierra y el consumo local". Los perfiles distintos también abundan entre los consumidores: "Personas solas, parejas jóvenes, algunas de edad media... No tenemos gente mayor, algo que me gustaría".

Los 30 pedidos semanales de media establecen relaciones entre ambos bandos que van más allá de la compra. "Por ejemplo, hubo unas semanas en que Gilad, de la finca Aurora del Camp, trajo una berenjena blanca. Algunos consumidores pensaban que eso significaba que el producto no había madurado suficiente o había algo mal, y él les explicó que es una variedad de berenjena antigua recuperada, más sabrosa que la berenjena clásica. Todo es muy cercano, informal, y además van surgiendo ideas de actividades para hacer en común, como charlas, barbacoas o una calçotada anual. Esto ayuda mucho a crear comunidad y relaciones de confianza, que al final es lo que le da sentido al proyecto". 

IMG_2675

Colocando cestas en la colmena de Gràcia. / ¡LA COLMENA QUE DICE SÍ!

 

Eva Pulido, responsable de productores de ¡La Colmena Que Dice Sí!, coincide en la misma idea: "Durante el momento del mercado efímero vemos cómo se crean conexiones semana a semana. Al cabo de varios meses ya no son consumidores, productores y responsables, son un grupo de amigos que van dinamizando la comunidad que crean entre todos". Pulido incide en que la gasolina mental de muchos participantes en el proyecto no es el dinero, sino el placer de lo bien hecho. "Un productor se ganaba bien la vida como programador. Después de un viaje en India, decidió hacer un cambio total e iniciar un proyecto de agricultura ecológica junto a un compañero suyo catalán. Cambió los ordenadores, por las acelgas y los puerros. Cuando ves que alguien lo ha dejado todo atrás para iniciar un proyecto desde cero es cuando te das cuenta de que es la pasión lo que le mueve".

Por ahora, la mayoría de las 30 colmenas que existen en España se asientan en Barcelona y Madrid, pero en 2015 la expansión ha llegado, lenta pero segura, a Andalucía o Valencia. Pulido se muestra optimista con el crecimiento, confiando en que el cambio vital que ha supuesto para ella esta aventura llegue a más gente. "Acudo a los supermercados sólo cuando me ataca un antojo inaplazable, esos días tontos que todos tenemos. Y me lo tomo con alegría, no soy estricta. No creo en la gente que dice 'a partir de mañana cambio mi estilo de vida', sino en lo que haces por convicción, no por moda o porque lo has leído en alguna revista de healthy lifestyle. Aunque miro hacia atrás y veo que mis hábitos han cambiado radicalmente de hace cinco años para aquí, siento que todavía hay otros que quiero introducir, y me muero de ganas de ver, dentro de cinco años más, donde me habrá llevado la vida".

Hay 33 Comentarios

Conozco el caso de la abeja que tuvo que volar, e ir casa por casa vendiendo su fruta porque el intermediario no le pagaba lo suficiente ni para cubrir gastos; estas cosas no solo se dan por romanticismo sino por necesidad.
@Tarek, con estas iniciativas pagas alimentos de primera calidad, no habrá precios por los suelos pero tampoco son joyerías, y dentro del círculo de la confianza se mueve todo, inclusive que te llevas comida Eco a casa sin el añadido del sellito de marras que lo certifica.
Yo seguiré prefiriendo el supermercado como habitual, la conexión con su personal, eso sí que es healtylife.

Por supuesto compartimos la filosofía de comprar directamente al productor (faltaría más, es nuestro lema!!!!).


Ahora, si vives en... cualquier población fuera de las grandes capitales, pues no te sirve.


Bueno, si en Europa está funcionando, por algo será, pero creo que se limitan mucho en ese sentido.


Bonito publireportaje amigo ;)

Buenos días!
Creo que iniciativas como estas son las que permiten ir cambiando poco a poco las macro tendencias. Es una forma de ir apoyando a los pequeños trabajadores y a los productores, me parece genial!

Nosotr@s en nuestra empresa Pintando Lunas hacemos algo similar...vinculamos a pequeños artistas con el consumidor final, ofreciendo artículos de decoración, arte, naturaleza, joyería y complementos hechos a mano y ediciones limitadas. Es muy enriquecedor, es mas una filosofía de vida por la que pretendemos que obras de arte lleguen al consumidor final de forma accesible. Os invitamos a que nos descubráis en www.pintandolunas.com

Gracias por contar iniciativas así, muestra que algo esta cambiando aunque sea poco a poco.

Pero al final te sale más barato comprar al productor (con 2 intermediarios) que comprar en el super (también con 2 intermediarios)?

Seguro que no. Me pasa como con la comida ecológica. Por muy buena que me digan que es, aunque quisiera no podría alimentar a mi familia (4 personas) porque es carísima.

Aquí en la España profunda no han llegado las rulottes molonas con bocatas de quimchi y quesos fundentes de pichiflú, pero yo al menos tengo camello de miel (que no lo revelo ni con la peor de las torturas chinas), camello hortelano, camello harinero, de huevos y hasta de leche cruda, aunque ése ya no lo tengo dado de alta, que de una quesada casi enviudo.


Aunque suene bucoliquín lo mejor son las conversaciones con ellos, cómo plantan, cómo hacen frente a plagas, el riego, que si siembro metiendo esta otra planta y así sabe así o combato lo otro, que si ya no hay abejas, que si el oso.

Me parece estupendo, de verdad, promocionar el consumo de productos frescos y cercanos, pero supongo que todos los productores e intermediarios tienen los mismos permisos y pagan los mismos impuestos que el tendero de la esquina o que el agricultor que lleva toda la vida deslomándose y no ha tenido tiempo a ir a la India, ¿no? Porque si no es así, no vale.

En cualquier caso Geranio sigue siendo una producción sostenible y lo mejor de todo es de tu propia producción, sin aditivos, químicos, etc.

Pero si la web y el que organiza se quedan un porcentaje entonces sí hay intermediarios no? Aunque sean a otra escala.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal