Diez conservas de pescado que me llevaría al refugio antizombis

Por: | 10 de junio de 2015

 

Lata sardinillas

Las sardinillas, qué ricas sooon. / EL COMIDISTA

 

Comida de lata. Qué injustamente asociamos esa expresión con una alimentación cutre, cuando en el universo latero hay más joyas que en una convención de damas del PP. La comida fresca, por lo general, es mejor que la envasada, pero las buenas conservas son una excepción muy gorda para esa regla. Y más en España, donde tenemos la inmensa suerte de contar con una tradición conservera fastuosa.

No niego que haya excelentes conservas de verduras, pero mis preferidas son las de productos del mar. Creo que no hay un grupo de alimentos que sublime más sus virtudes que éste una vez metido en un frasco o una lata, especialmente los pescados azules y algunos moluscos. Además, éstos son sanos, comodísimos de consumir y muy adaptables a toda clase de platos, tapas o bocatas; en su contra, sólo podría decir que los de buena calidad no suelen ser baratos.

Por si andáis un poco despistados en este terreno, y cuando vais a la compra no sabéis saliros del atún claro y calvo, aquí va un listado de las maravillas que me llevaría a mi refugio en caso de guerra atómica o apocalipsis zombi.

 

Sardinillas en aceite picante de Balea

Relaja saber que en casa te espera una lata de las sardinillas de Balea, porque eso significa que vas a cenar bien aunque no tengas más que un triste cacho pan para acompañarlas. La suavidad de los bichitos, menos sabrosos que la sardina grandota, está perfectamente compensada con la energía del picante, que sube varios enteros su interés. Otra variedad recomendable elaborada por esta empresa de Cangas de Morrazo (Pontevedra), fundada en 1915 por un italiano establecido en Galicia, es la que lleva pimientos de Padrón.

Sardinillas-picantes-en-aceite-de-oliva-1620-piezas-115-g

Picores que molan. / BALEA

 

Anchoas a la donostiarra de Olasagasti

Después de más de una experiencia negativa, tiendo a desconfiar de las latas de pescado que van más allá de añadir aceite y algún condimento como mucho. Sin embargo, las anchoas a la donostiarra de Olasagasti vencen cualquier prejuicio anticocina conservera: su correctísima fritura y su agradecido aliño de ajo y guindilla no te teletransportan a San Sebastián, pero casi.

OLASAGASTI
 

Agujas de Angelachu

Angelachu es una de las mejores conserveras de Santoña, epicentro de la industria conservera de pescado en Cantabria. Las anchoas artesanas de esta pequeña empresa son mantequilla pura, pero como amante de los pececillos más humildes y menos conocidos, debo reivindicar sus espectaculares agujas. Aviso de que no son para pusilánimes: la fuerza del sabor a mar es intensa en este pescado azul, y por ello funciona increíblemente bien en bocatas de buen pan acompañado de aceitunas o encurtidos.

ANGELACHU
 

 

Bonito en aceite de Consorcio

También de Santoña, pero de tamaño gigante, Consorcio es la demostración de que no hace falta vender tu alma a Satán y degradar la calidad de tus productos para crecer como empresa. Su más que decente bonito en aceite de oliva, disponible en infinidad de supermercados, representa la cuota mainstream de esta lista: sus definidas piezas suponen una alternativa digna a las tristes migas de pescado compactadas que ofrecen otras grandes marcas.

8410628010435_1z

 

Pulpo en aceite de Currican

Una feliz confusión me llevó a conocer esta maravilla: alguien de Currican creyó oírme por la radio diciendo que el pulpo en conserva era un truño -cosa que jamás me atrevería a afirmar-, y corrió a enviarme un bote del suyo para sacarme de mi error. El cefalópodo en aceite de oliva virgen extra que factura esta marca es limpio, sabroso y tierno pero no pastoso. Tanta excelencia tiene su precio: 9,95 euros el frasco de 228 ml.

Pulpo-en-aceite-de-oliva
 

Ventresca de bonito de Arlequín

Arlequín es una pequeña conservera de Santoña que acaba de renovar su imagen y su tienda online. Lo que no ha cambiado, por fortuna, es el nivel de sus elaboraciones. Aunque las anchoas y los pimientos de Isla son los mejores amigos de cualquier ensalada veraniega, aquí toca destacar una sola delicia, así que el premio se lo lleva la ventresca. Es tan tierna, casi cremosa, que dan ganas de casarte con ella y vivir feliz hasta que el Señor te lleve.

Ventresca de bonito arlequín

 

Mejillones en escabeche de Rosa Lafuente

¿Qué prefieres, un rato de sexo normalillo o unos mejillones en escabeche con patatas fritas? Si me pillas con hambre y en un estado de follosidad baja, puede que te conteste lo segundo. Chip y molusco avinagrado forman una de esas combinaciones cuya perfección trasciende los límites del entendimiento humano. Prueba los fantásticos mejillones en escabeche de Rosa Lafuente -nieta del conservero Paco Lafuente, que da nombre a la línea más fina de latas de su empresa- con unas patatas Bonilla a la vista o Sarriegui y comprenderás de qué hablo.

Mejillones-fritos-en-escabeche-de-las-rias-gallegas

Anchoas de Maisor

Mi abuela era de Getaria (Guipúzcoa), así que por puro rigor periodístico debo recomendar alguna conserva de allí. Quien piense que la anchoa es un producto saladísimo, áspero y lleno de espinas, antes de morir debería probar las de Maisor, una delicadeza elaborada con el mimo que merece este agradecido animal. ¿Son caras? Sí. ¿Son sensacionales? Pues también.

Captura de pantalla 2015-06-02 a la(s) 18.26.27

 

Caballa de Herpac

La industria española de las latas de pescado no sólo está en el norte; en Andalucía, pueblos como Barbate mantienen una larga tradición acorde con la potencia pesquera de su área. El Rey de Oros, con su fantástico empaquetado viejuno, sería la opción clásica, pero mi último descubrimiento en la materia es la caballa -otro pescado imprescindible que no deberíamos parar de reivindicar- de Herpac. Tampoco se le pueden poner muchos peros a su melva canutera, bicho en el que podría basar mi alimentación cada vez que viajo por Cádiz.

Filetes-caballa-el-Sur-herpac-aceite-de-oliva-destacado

 

Trucha en escabeche de José

Un bicho raro en esta lista: ni es de pescado marino, ni es española. Pero el empaquetado de los productos portugueses José es tan bonito que nadie con un mínimo de sensibilidad se puede resistir a él. Además, la estética acompaña al contenido, y pocos peros se le pueden poner a unas conservas tan artesanales como concienciadas, que pagan justamente a los elaboradores. De su catálogo elegiría, por inusual y deliciosa, la trucha en escabeche, sin perder de vista las sardinas en tomate.

Conservas jose gourmet

Hay 98 Comentarios

Estimado Mikel:

Me declaro tu seguidor #1 en este lado del charco, aunque entre tantos localismos no entienda una tercera parte de lo que dicen (deberías agregar una traducción español Comidista-castellano global).
En cuanto a las suculentas conservas que recomiendas en tu blog, con gran emoción lo leí esperando encontrar algo conocido en los anaqueles mexicanos, pero no, nada de nada. Sentí pena por los Brunswick, Vigilante y Cabo de Peñas que se venden en masa por acá, expulsados del Olimpo latero.

Un abrazo.

te falta la melva en aceite de oliva LOLA

Tomando el café mañanero, se me hace la boca agua pensando en un bocata de cena con cualquiera de tus recomendadas. Gracias siempre Mikel

Lo bueno nunca es caro .Lo que es caro es lo malo manque sea muy barato. Ayer estuve en Guetaria en la tienda de Maisor y los precios de las anchoas incluso me parecieron baratos pa la calidad excelsa que tienen y se lo dije a Michael.

Las sardinas picantonas de Albo, que recomendó tu hermano Juanma en la radio. No nos faltan ya en casa

Las mejores conservas de pescado que conozco son las de OLASAGASTI: bonito, atún, anchoas, ventrescas de bonito y atún, salsas y platos cocinados caseros. Hay posibilidad de comprar Online. Os recomiendo que entréis en su página web. La calidad es excelente, yo ya no compro otra marca.

Totalmente de acuerdo contigo Mayte. Bueno..... Lo que hay que, increíblemente ver, y oír todavía, ....., y a día de hoy, ..... y en pleno siglo XXI. Es que es, de lo que no hay.

Buenas Mikel&Monica: No me echéis del país pero hay dos marcas impresicibles para mí: aunque resulte extraño y raro e inaudito, Mercadona vende la ventresca de Escuris a 1.85 y desde que la probé en 2012 no puedo comprar otra. Las he probado de todas las marcas y precios, de Barbate, del norte...pero ninguna me resulta tan suave y económica como esta. Confieso que solo voy a MCDona por la ventresca... la otra marca no la encuentro más desde que Carrefour (unico canal de compra) dejó de vender los mejillones en escabeche Rias de Vigo (4/6 a 2,10€ y 6/8 a 1,98€!!!!!!!!). Eran simplemente los mejores al mejor precio. Indiscutible.

Agradecidos y orgullosos estamos!!!
Este finde nuestras conservas en The Suday Market de Bilbao!

Si es que otra cosa no, pero para comer bien.... España. La mejor comida del mundo :-)

Sin menoscabo de todas las que se recomiendan en el blog, mi opinión es que las mejores conservas de España son las que hace una conservera tradicional gallega: LA PUREZA: http://www.lapureza.es/es/

Jose, si la calidad del envase es bueno (lata, no cristal) y está bien almacenado, puede durar décadas. Son innumerables los ejemplos y estudios realizados con latas encontradas que tenían décadas de antigüedad: en barcos naufragados, en refugios antiaéreos enterrados.. El proceso de conservación esteriliza su contenido (no las semiconservas, como las anchoas). Si la lata no se oxida o abolla y está a una temperatura decente, Mike puede refugiarse de los zombies durante muchos años con sus latas favoritas.

Carrillera, parecen anchoas... Esas son semiconservas, así que yo no me las comería, a menos que fueras Fry, de Futurama. Si quieres, yo me las quedo.

Joé, para Manuel de Uso que escribió "Tengo en la nevera una lata de sardinas en aceite del 2001... ¿Qué hago? ¿Me espero a que suba de precio o la vendo ya?". Pues tírala o te pondrás malo. Si hubieran pasado 7 años estarían estupendas, pero con 15 están malas y te comerías el metal de la lata además.
Creo que este blog está pidiendo que cuenten cómo se han las sardinas y boquerones en salazón. Que es bien fácil. Y eso de que les va mal el ajo picado...

Me hace daño mirar esas fotos. Las conservas de Angelachu son la gloria; dicen que los querubines, serafines y arcángeles se alimentan de ellas.

Saludos de una porteña que extraña el Cantábrico y siempre os lee.

En casa fuimos fabricantes de conservas de pescado hasta el año 1972 y en aquella epoca nunca pusimos anticonservates y fabricavamos sardillas,caballa mediteranea,chicharros,y sardinas de la costa ,para mi se fabricaba antes mejor porque todo era muy manual, y los productos que veo no desmerecen para nada

Si hubiera sido al revés Lockhart hubieras puesto el grito en el cielo, te hubieras rasgado las vestiduras y hubieran aparecido los palmeros del grupete a repartir crítica a diestro y siniestro. Y es que es lo que tiene, que solamente un grupo selecto puede criticar, y si los demás abren boca pues nada, a por ellos.

de diez productos, ocho norteños, un portugués y un andaluz. Si habláramos de industria siderometalúrgica (metales siderales, supongo) estaría bien repartido el cotarro. Si fuera de borrascas y granizos, también, pero siendo de conservas es un desastre y una elección injusta y desproporcionada. Lástima, Miquel, no hayas tenido más familiares sureños.

Después de un laaaaaaargo día de trabajo me asomo al blog y descubro el paraiso 2 ( el primero es donde vivo), que rico todo, para cenar me voy a poner unas latillas hombre.


Vamos a ver señoras, señores, señoritas/os, niños y niñas y mediopensionistas, ¿es que por todo hay que enfrentar el norte con el sur?, entiendo que Mikel puso las conservas que mejor le parecen entre todas las que conoce, porque si llega a conocer todas las conservas de este país os juro que hago la vuelta a España en pelotas, en bici y con la tija del sillín sin este.

Además que un lata de sardinas, por ejemplo, es una enorme aportación natural de calcio, vitaminas, etc,.... , para todo el mundo.
Además de ser un regulador natural del colesterol, además del aguacate, el tomate, la remolacha, y otras muchas más frutas, que aportan también, mucho omega 3, vitaminas, y todos los demás nutrientes naturales que nos son necesarios diariamente, como el agua natural, también por ejemplo.

José, en mi breve comentario no he dicho nada acerca de guardar 15 años unas latas en el frigorífico. Yo tampoco me fiaría un pelo a pesar de la recomendación de José Carlos Capel que, al menos las de sardinas, no guardadas en la nevera, mejoran con los años. Me dan yuyu.

Javier, yo también soy "limítrofe" y por eso conozco las conservas portuguesas. No encuentro el comentario de quien tiene una lata quince años en el frigorífico: TÏRALA. Además, que no se guardan en el frigorífico.

Bien por la alusión a las conservas portuguesas, de fácil obtención al menos para los de las provincias limítrofes con ellos. Las buenas son espléndidas, muy variadas y bastante baratas.

Yo en Berberechos no prohibitivos recomiendo Espinaler y Luis Escuris Batalla. Tanto en una como la otra las navajas exquisitas, pero sobresalientes las de Isla de Sálvora de Espinaler.

Se pueden comprar en tuaperitivo.com.

El bonito de Salanort es muy bueno y el de olasagasti de los mejores de España. La ventresca de espinaler, melosa, exquisita. Los mejillones de Luis Escuris de lo mejor que he probado.

El pulpo ya lo he probado, eartesano.com tiene todos los productos de Curricán, por cierto el bonito también esta de lujo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal