Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

29 abr 2009

Bilateral o multilateral

Por: EL PAÍS

Multilateral o bilateral. Parece un trabalenguas, pero viene siendo uno de los mantras de gran debate político en España de forma periódica. Y suele salir a relucir cuando se habla, también de forma periódica, de financiación autonómica, lo que suele coincidir con los momentos en los que el Gobierno de turno necesita apoyos parlamentarios de los nacionalistas.

Por más que se empeñen algunos, la negociación de la financiación no es ni puede ser sólo bilateral y, por más que insistan los otros, es imposible que sea multilateral. Por complicado que parezca es bilateral y a la vez multilateral o viceversa y no puede ser de otra forma.

Veamos el procedimiento de aprobación: requiere el acuerdo entre el Gobierno y cada uno de los Ejecutivos autonómicos; el acuerdo del Consejo de Política Fiscal y Financiera en el que están representadas todas las comunidades y el acuerdo de la mayoría absoluta del Congreso y el Senado para que se modifique la Ley Orgánica de Financiación Autonómica (LOFCA).

Es decir, hay bilateralidad entre el Gobierno central y cada una de las comunidades y luego multilateralidad en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Se requiere el acuerdo entre Gobiernos y entre partidos en el Congreso y el Senado. Tan complicado como eso.

Otra cosa distinta es que siempre que se ha cambiado el modelo quien ha hecho el impulso inicial es Cataluña. No es porque sea la comunidad más inteligente o la que tiene la bandera de determinada manera o cualquier otro criterio que se busque, sino que es el que más partidos y más diputados aporta al Congreso y, por tanto, la comunidad que decide gobiernos y mayorías.

En 1996 el Gobierno de Aznar negoció con Cataluña porque necesitaba los votos de CiU. Lo hizo de forma bilateral para llevarlo luego a la multilateralidad de todas las comunidades autónomas, como antes había hecho el Gobierno de Felipe González cuando quedó sin mayoría absoluta. El Estatuto catalán no ha cambiado ese procedimiento.

Y ahora lo hace Zapatero de forma bilateral primero, para llevarlo al acuerdo multilateral de todos. No hay diferencia y la discusión entre bilateral y multilateral, que a veces se convierte en acusación de cesión ante los nacionalistas de determinada comunidad, es bizantina. Viene a ser como el debate sobre el huevo y la gallina o sobre qué somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. ¿Somos bilaterales o multilaterales?, y tú me lo preguntas, bilaterales y multilaterales somos todos.

29 abr 2009

La cocina del infierno del PP

Por: EL PAÍS


Vemos estos días que en epidemiología es fundamental buscar el paciente cero, es decir, el foco donde se ha iniciado la infección y a partir de donde se ha propagado el virus que se ha extendido y ha transmitido la enfermedad.
Si se tratara el "caso Correa" como la gripe porcina, siguiendo el rastro de la infección corrupta y los afectados por la enfermedad, llegaríamos a la conclusión de que todo empezó en el ?aparato? del PP de Aznar, entre los años 90 y 2004, ubicado físicamente en la sede de la calle Génova de Madrid.

La práctica totalidad de los imputados, acusados o sospechoso han pasado en algún momento por ahí. Ese aparato tenía como función principal organizar los actos electorales de Aznar que ejecutaban las empresas de Francisco Correa y Álvaro Pérez.

Quien controlaba los fondos para financiar esos actos era Luis Bárcenas, entonces como gerente y luego como tesorero.

Jesús Sepúlveda era el responsable de acción electoral del partido. Con él trabajaban Alfonso Bosch y Alberto López Viejo en la celebración de los actos.

También Francisco Camps trabajó en ese ?aparato? de Génova y trabó amistad y relación con Correa y, sobre todo, con Álvaro Pérez, al que ?quiere un huevo?, según su propia confesión.

Participaba de ese equipo Gerardo Galeote, encargado de organizar los actos europeos del partido. El ex eurodiputado también hizo amistad ahí y entonces con Correa.

Todos estos nombres citados están imputados en Madrid o Valencia. Está claro que se contagiaron entonces y luego transmitieron la enfermedad cuando ocuparon otros cargos en la Generalitat de Valencia, los ayuntamientos de Pozuelo y Boadilla y la Comunidad de Madrid, entre otros.

Cualquier epidemiólogo tendría claro que se contagiaron entonces, que la transmisión es por contacto electoral y que la enfermedad ha estado latente estos años.

También el epidemiólogo llegaría a la conclusión de que hay otros políticos que tuvieron contacto directo con ellos y que habría que someterles a cuarentena, por si están infectados, aunque no se les haya manifestado la enfermedad. Habría que ponerles mascarillas y se busca la vacuna.

Tenían contactos directo con ellos, entre otros, los dos secretarios generales, Francisco Álvarez Cascos y Javier Arenas. Parecen sanos. Arenas es amigo personal de Sepúlveda, Bárcenas, Correa y Galeote. Con varios de ellos coincide en Marbella y la foto famosa del pádel en esa localidad malagueña ha sido publicada sólo con la presencia de Galeote y Bárcenas, pero a los lados están Arenas y circunstancialmente Carlos Iturgaiz.

El virus se exhibió amplificado miles de veces en el microscopio de la boda de El Escorial y también tuvo intenso contacto con varios afectados Alejandro Agag.

Como la gripe porcina, el ?caso Correa? sólo es letal para algunos. Ha acabado con varios alcaldes, con un consejero de Madrid y con Galeote, pero mantiene en estado leve a Camps, Costa y Bárcenas. Será porque han desarrollado anticuerpos potentes.

Hay dos tipos básicos de ministros según su procedencia: los fichajes independientes y los que proceden de los aparatos de los partidos con trayectorias reconocibles.

Sin que haya un respaldo empírico suelen tener mejor prensa los primeros porque son, generalmente, profesionales prestigiosos en sus profesiones. Los de los de los aparatos suelen llegar con comentarios del tipo ?qué sabrá sobre ese ministerio?.

La realidad demostrable y una vez descontadas las excepciones en los dos supuestos es que las gestiones más exitosas suelen ser las de los políticos con trayectorias en los partidos. De los asuntos deben saber los técnicos y los cargos intermedios y los ministros hacer política.

Viene todo esto a cuento de Trinidad Jiménez. Cuando hace apenas un mes Zapatero la nombró ministra de Sanidad hubo quien echó mano a lo de ?qué sabrá ella sobre eso?. Ahora con su gestión de la crisis de la gripe porcina nadie se atreverá a insistir en este argumento sobre ella.

Ante una crisis o una catástrofe el ministro debe buscar el difícil equilibrio entre la información y la ausencia de alarma y Jiménez lo está consiguiendo, a menos de que haga o diga algo en las próximas horas que desmienta esta tesis. No quita importancia, ni se la da de forma desmedida y busca la complicidad de las comunidades autónomas.

Ha acudido a todos los medios de comunicación y el miércoles por la tarde comparece en el Congreso a dar todas las explicaciones, o sea haciendo gestión política como ministra y ganando el apoyo del PP. Sólo dos o tres días después de estallar este asunto va al Congreso y no hay que llevarla a la fuerza. No hay más que oír las inusuales flores que dedicó la portavoz del PP, Ana Pastor, a la ministra durante su comparecencia: "Le felicito por su gestión y cuente con nuestro apoyo, el mío personal y el de mi grupo"

Hay ejemplos sonados de lo contrario, como el impulso sin medida para comer filetes en público de Arias Cañete como ministro de Agricultura cuando la crisis de las vacas locas o las ausencia de Magdalena Álvarez cuando la crisis de Air Madrid o los caos de Barajas, por poner sólo dos ejemplos. Y más cercano, la falta de gestión política, o sea presencia pública, de la ministra Garmendia, cuando estallaba el conflicto por el proceso de Bolonia y ella tenía la competencia de las universidades.

Trinidad Jiménez tiene claro que ella no es la científica, ni la médica, sino la ministra que debe hacer gestión política. Y la está haciendo. ¿Bernat Soria lo habría hecho igual?

Preguntas repetidas, que siguen sin respuesta:
Si el PP acepta que la investigación y los autos de Garzón tienen base suficiente para que un consejero autonómico, dos alcaldes, un alto cargo autonómico y un europarlamentario dejen sus cargos, ¿por qué no afectan a otros acusados como Camps o Costa?
Si el PP considera que Camps y Costa no deben asumir responsabilidades porque los autos los ha hecho un juez vengativo y prevaricador, ¿por qué sí sirven para que otros depuren responsabilidades políticas? ¿la trama es corrupta en Madrid y deja de serlo al entrar en Valencia?
Si esos autos sirven para sacar de las listas a Galeote, ¿por qué no sirven para apartar a Bárcenas de la caja del PP?
¿Será todo una estrategia para limitar los daños e impedir que dejen de ser aforados?
¿Por qué Rajoy se hace fotos en el balcón de las Fallas con Camps y respalda al tesorero Bárcenas y a Galeote le tira del balcón?
¿En qué situación deja a Camps y Bárcenas la decisión de Rajoy de sacar de las listas a Galeote? ¿Por qué Camps se hace aplaudir por la Junta Directiva del PP y a otros con los mismos autos y el mismo sumario se les suspende de militancia o se les arroja al abismo?
¿Habrá abroncado Rajoy a Camps por "querer un huevo" al Bigotes que fue expulsado de Génova en 2004 por pedir dinero en nombre del partido, según la versión oficial del PP?
¿Y qué dice Trillo? ¿por qué ahora no habla? ¿Quién encabeza ahora la estrategia del PP frente al caso Correa? ¿Dónde está Trillo?

El cabeza de lista del PSOE en las europeas, como todos los diputados de todos los colores, ha alucinado con Sarkozy en el hemiciclo. Casi sin papeles y con contenido. Llevaba un texto escrito, pero se ha saltado la mayoría.
Del fondo lo más alabado: la colaboración contra ETA y el crimen organizado; la presencia en el G 20 y las infraestructuras comunes. Y de la forma el dominio de la situación; la teatralidad; los gestos para enfatizar el discurso y el control del ritmo de la intervención.
Así lo ve Juan Fernando López Aguilar.

(Este blog ha llegado a 100 post. Gracias)

24 abr 2009

El PP, entre dos aguas

Por: EL PAÍS

Mariano Rajoy ha hecho verdaderos esfuerzos en las últimas semanas para lograr tejer acuerdos con otros partidos en el Congreso. Es decir, para conseguir acercarse a CiU y PNV, en unos casos por coincidencia en el respaldo a medidas económicas y en otros por pura identificación de un adversario común, el PSOE.
Tanto como que se ha producido la paradoja de que el PNV, cabreado con el PSOE por haberle arrebatado el Gobierno vasco, se acerca al partido que ha permitido que los socialistas le saquen de la Lehendakaritza para poner a Patxi López. O sea, para mostrar enfado con el PSOE, el PNV se acerca al PP que ha pactado en Vitoria a cambio de casi nada.
De paso buscaba poner en aprietos al Gobierno en las votaciones. Hasta el momento no le ha hecho perder ninguna votación, pero sí lo ha obligado a respaldar iniciativas que de otra forma nunca apoyaría.
Sin embargo, para el Pleno del próximo martes, el PP ha querido que se debata y vote una proposición de ley ?de modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOE), para garantizar la enseñanza del castellano y en castellano en todas las etapas educativas?.
Es decir, el asunto que más irrita a los partidos nacionalistas, que más aleja al PP de CiU y PNV y que retrotrae al Rajoy de la anterior legislatura que prefería estar solo antes que mal acompañado, según explicaba entonces.
Era el discurso del ?España se rompe? que se puso negro sobre blanco en el recurso ante el Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Cataluña.
(Por cierto, altas fuentes del Gobierno creen que la sentencia interpretativa podría demorarse hasta después del verano o, en el mejor de los casos, para julio).
Obviamente, el PP se quedará solo en la votación y el PSOE tendrá, por fin, un ratito de respiro en la Cámara.
¿Por qué presenta el PP esta iniciativa que quiebra su estrategia de las últimas semanas?
La respuesta se encuentra en el día 7 de junio, en las elecciones europeas, y en la
constatación de quién es su rival ese día en las urnas: el partido de Rosa Díez, UPyD.
Desde ahora hay que empezar a acostumbrarse a escuchar los argumentos de Jaime Mayor Oreja, cabeza de lista del PP, cuyo discurso ha sido siempre el del antinacionalismo. Rajoy ha colocado de cabeza de lista a la bestia negra de CiU y, sobre todo del PNV, en plena maniobra de acercamiento a estos partidos, para mantener el discurso que le quiere arrebatar Rosa Díez.
En su cálculo electoral, la victoria sobre el PSOE depende del número de votos que consiga retener de los que disputa con UPyD.

24 abr 2009

¡No haga más pronósticos!

Por: EL PAÍS


El domingo 26 de abril hace justo un año que José Luis Rodríguez Zapatero dijo ante el Comité Federal del PSOE:

?La peor previsión de paro que podamos tener por delante será siempre una previsión de paro mejor que la mejor que tuvo el PP?.


Cuentan las crónicas que todos los asistentes aguantaron la respiración.

Ahora el paro se lleva todo por delante. Incluida la agenda política.

23 abr 2009

Camps desautoriza a Rajoy

Por: EL PAÍS

El tópico de ?no se hablaba de otra cosa? es aplicable al pasillo del Congreso ayer y, más concretamente, la zona del fondo donde se sitúan los diputados del PP.

El comentario más generalizado es el bochorno por el tono y el espíritu extendido el de considerar que las grabaciones quiebran la versión oficial de Rajoy sobre la distancia que el PP puso con respecto a Correa y Álvaro Pérez. Rajoy apostó respaldando a Camps y yendo a verle a las fallas y se la juega.

El problema para Camps de las conversaciones con Álvaro Pérez es que muestran una relación muy estrecha con quien, según la versión oficial del PP, fue expulsado de la sede de Génova por utilizar de forma fraudulenta las siglas del partido para hacer negocio.

Tampoco sirven por sí mismas para crearle problemas penales o para demostrar un hipotético delito de cohecho, pero sí para exigirle responsabilidades políticas por tener relaciones tan estrechas con alguien que la dirección de su partido ya sabía que no era trigo limpio.

Francisco Correa y Álvaro Pérez fueron expulsados de Génova como los mercaderes del templo, siempre según el PP. Y resulta que Camps, el principal barón regional del PP, los acogió en su seno y se hizo tan íntimo como muestran las conversaciones. Dijo Rajoy el 10 de febrero que el PP rompió con Correa y Pérez en 2004 por usar el nombre del partido ?sin estar habilitados para ello?. ¿No se lo dijo a Camps? ¿Camps le engañó?

Los del PP están desolados y un diputado del PSOE de Valencia se las promete felices sobre el final político de Camps. Que no esté tan seguro, porque otros como Fabra fueron acusados e imputados y no paran de ganar por mayoría absoluta.

ROSA Y LOS VOTOS

También se habla de Rosa Aguilar. Gaspar Llamazares está indignado y cree que afectará a la relación con el PSOE. Zapatero necesita el voto de Llamazares y no parece un gesto para ganarse su confianza. A Erkoreka le ha llamado ?tontorrón?, Ridao no se fía de que no se vuelva a incumplir el plazo de mayo para el acuerdo de financiación, con Duran hablan lo justo??Para IU su relación con el PSOE es como la distancia al sol de los planetas: si te separas te mueres congelado y si te acercas demasiado te quemas.

Llamazares le trasladó en el pasillo a Rubalcaba su desolación y lo que considera una traición y el ministro se encogió de hombros.

APUESTA DE ZAPATERO

Y en esa situación Zapatero se atreve a hacer el debate del estado de la Nación para antes de las elecciones europeas. Una osadía teniendo en cuenta que últimamente cuenta los debates como confrontaciones con todos (y derrotas) y que tiene difícil controlar las votaciones de las propuestas de resolución. Sólo puede conseguir movilizar a los suyos.

Es casi imposible que ese día esté cerrado el acuerdo sobre la financiación autonómica, que es lo que le separa a Zapatero de los partidos catalanes y le crea problemas con el PSC.
Una vez celebrado el debate y remodelado su Gobierno, ¿qué puede hacer para recuperar la iniciativa política si como muestran las encuestas pierde las europeas? ¿Qué le queda?

22 abr 2009

Zapatero, ante el pelotón de fusilamiento

Por: EL PAÍS

Es un tópico que la política crea extraños compañeros de cama, pero debería serlo también que sirve para deteriorar sólidas relaciones personales.
Basta escuchar las cosas que se han dicho Zapatero y Erkoreka en el Pleno. El presidente y el portavoz del PNV tenían magníficas relaciones personales y un buen concepto el uno del otro. Sin embargo, el que Patxi López vaya a ser lehendakari y el PNV tenga que dejar el Gobierno ha llevado no sólo al alejamiento político, sino también al personal. "Tontorrón", le llegó a llamar Zapatero a Erkoreka.
A Zapatero se le da mejor repartir sonrisas y ofertas de pactos que enfrentarse a pelotones de fusilamiento político y, por eso, ayer estaba especialmente incómodo y fue muy duro con todos. Cada comparecencia en pleno se está convirtiendo para él en un revolcón parlamentario.
Hay que ver también las cosas que le han dicho todos los portavoces, incluyendo los de los partidos en los que quiere apoyarse, ERC, BNG e ICV. Han sido durísimos con Zapatero.
A Zapatero no le queda más que la combinación de esos partidos de la izquierda para sobrevivir y sacar adelante los Presupuestos. Y ya se sabe que sin más alternativas el precio de los pactos siempre es más elevado.
Por cierto, que su tesis de que la remodelación del Gobierno es consecuencia de la cumbre del G-20 tiene un pequeño problema: la crisis ministerial fue puesta en marcha cuando Zapatero ni siquiera había hecho las maletas para viajar a Londres. El propio Blanco dijo que sabía desde el 14 de marzo que sería ministro.
(Rajoy debería estar indignado con Camps, en lugar de ir a apoyarle a las Fallas. Porque si, según dice el líder del PP, expulsó de la sede de Génova a Álvaro Pérez y Correa como si fueran los mercaderes en el templo, por utilizar las siglas del partido para enriquecerse, no se entiende que el presidente valenciano mantuviera una estrechísima relación de amistad y de negocios con ellos. Camps debería explicarlo, porque la exigencia de responsabilidad política es previa a la penal. Puede no haber imputación, pero hay exigencia de responsabilidad política. Que le pregunte a Trillo, que no puede mostrarse en público y nunca fue imputado por el Yakolev).

21 abr 2009

El Valle de los Caídos

Por: EL PAÍS

El PSOE ya tiene en su grupo parlamentario a 14 ex ministros y la inmensa mayoría de ellos ha adquirido su condición en las dos últimas legislaturas, es decir, son víctimas políticas de Zapatero.

En el grupo del PP hay 10 ex ministros, todos, obviamente, de la etapa de Aznar en el Gobierno.

Es costumbre parlamentaria que se les reserven las presidencias de las comisiones, para darles un cierto tratamiento institucional, que les preserve de la pugna política y también para que tengan una mejora salarial sustancial. Así se hizo al principio de esta legislatura con los ex ministros de la anterior, pero ahora el PSOE no tiene sitio para todos. La elevada producción de ex ministros por parte de Zapatero hace que el 8% de su grupo parlamentario esté formado por ex miembros del Gobierno y no hay posibilidad de darles ese tratamiento institucional.

El pleno del martes es la primera ocasión en la que todos los ex procedentes de la última crisis se sentaban en sus escaños discretos y no en el banco azul.

Encabeza la lista Pedro Solbes, ex vicepresidente económico por dos veces, que por primera vez se sentará fuera del banco azul. No obstante, es el diputado que más retribución pública recibe: la de diputado por Alicante, la pensión de ex vicepresidente durante dos años y la vitalicia de ex comisario europeo.

Completan la lista de miembros del llamado Valle de los Caídos del PSOE José Antonio Alonso, Magdalena Álvarez, José Bono, Mercedes Cabrera, Jesús Caldera, Carmen Calvo, Mariano Fernández Bermejo, Alfonso Guerra, Juan Fernando López Aguilar, Cesar Antonio Molina, Jordi Sevilla, Bernat Soria y María Antonia Trujillo.

Dos de ellos dejarán en breve el escaño para ir al Parlamento Europeo.

En el PP los ex ministros de Aznar son Ángel Acebes, Miguel Arias-Cañete, Juan Costa, José María Michavila, Cristóbal Montoro, Ana Pastor, Jesus Posada, Mariano Rajoy, Federico Trillo y Celia Villalobos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal