Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

27 nov 2010

Negros augurios para el PSOE

Por: EL PAÍS

Tómese un contexto de desmovilización del electorado tradicional socialista que no entiende las decisiones de su partido; un líder y presidente del Gobierno con una valoración extraordinariamente baja en las encuestas, que apenas hace campaña y que es menos aclamado en los mítines que su predecesor, Felipe González.

Únase con un candidato cuyas decisiones de campaña electoral han sido llevar en su lista a Corbacho, el ministro de Trabajo de la crisis y las cifras récord de paro y que ha sido contestado con una huelga general; anunciar que si pierde se va, admitiendo como inevitable la derrota y buscando la compasión más que la ilusión y que, expresamente, ha declinado gobernar al descartar una reedición de su Gobierno tripartito.

Aderécese con un candidato que no ilusiona y un Gobierno tripartito que no ha sido la suma de tres. Acompáñese de una decisión errónea de no anticipar las elecciones como le pedían en La Moncloa, cayendo en la misma equivocación en la que incurrió Touriño en Galicia.

Agítese y se obtendrá un batacazo electoral del PSC que cierra el paréntesis de los gobiernos socialistas en Cataluña y abre una etapa de turbulencias en la que no se adivina sustituto. ¿Corbacho? ¿Chacón sin ser diputada autonómica?

La tesis de Ferraz es que los resultados solo tienen una clave catalana, que quien cae es el PSC y el tripartito, pero el miedo es libre y afecta a muchos candidatos autonómicos y municipales que se presentarán en mayo y que sospechan que sufrirán en sus carnes el desgaste de Zapatero.

También podría decirse eso en mayo si el PSOE pierde poder, pero esta era la primera prueba real de ese desgaste y no aventura nada bueno. Los socialistas han tenido en Cataluña el peor resultado de su historia, sea por razones catalanas o españolas. Y los candidatos socialistas de mayo están aterrorizados. Al PSOE se le empiezan a poner las cosas cada vez más oscuras, porque sus últimos triunfos electorales en generales se basaron en contundentes victorias en Cataluña. Aunque se consuele con el argumento de que los catalanes voten distinto en autonómicas, en municipales y en generales, puede ser el anticipo de futuras derrotas, por ejemplo, en el ayuntamiento de Barcelona. El PSC pierde siete diputados en Barcelona.

Las victorias tienen muchos padres y las derrotas suelen ser huérfanas, pero esta tiene muchos padres identificables. El debate para los próximos días es si la derrota es solo de Montilla, solo de Zapatero o compartida.

Artur Mas está en condiciones de gobernar a la tercera oportunidad. CiU ha sabido mantener la centralidad de la política catalana y ahora puede gobernar cómodamente a la espera de que el PSOE y el PP le necesiten.

Y al PP le va muy bien. Logra su mejor resultado y su éxito es el fracaso de los demás, el hundimiento de los socialistas y esperar a necesitarse mutuamente con CiU. Rajoy cumple sus expectativas con creces y su discutida estrategia de tumbarse en la crisis a esperar a ver pasar al enemigo maltrecho se refuerza.

Su objetivo era hacer olvidar su exceso en la anterior legislatura con el recurso contra el Estatuto y la recogida de firmas en toda España. Y parece haberlo logrado.


27 nov 2010

Candidatos aterrorizados

Por: EL PAÍS

Cientos de ojos miran hoy a Montilla. Con cierto temblor de piernas centenares de candidatos socialistas a las autonómicas y municipales de mayo esperan ver signos que les permita deducir si el desgaste de su partido lo pagarán ellos en los urnas.
Las elecciones de hoy tienen una lógica política catalana, pero también otra del resto de España, porque será la primera vez que se vote después del giro obligado de Zapatero y de sus medidas de recorte. Será la primera oportunidad de medir si el desgaste de Zapatero les arrastra a todos. Si el electorado socialista está tan molesto como para no ir a votar aunque gane la derecha.
Dejando de lado las pecualiaridades de la políticva catalana, ya es significativo que Zapatero apenas haya sido requerido en la campaña electoral catalana y que en el mitin central del PSC fuera más aclamado Felipe González que él.
Si el PSC baja de 30 escaños, además de la batalla interna de los socialistas catalanes, se desatará el terror en los candidatos del PSOE que no querrán ver ni asomarse a Zapatero en la campaña electoral.
Diseñarán su campaña evitando la visita de su líder y algún barón regional optará por una estrategia de distanciamiento de Ferraz y La Moncloa de aquí a mayo.
Al PP le basta empatar. A lo máximo que aspira es a subir de 14 a 16 escaños, pero en Cataluña, como en el resto de España, su éxito está en el fracaso del otro, aunque no pueda rentabilizar la crisis en su propio beneficio.
Su aspiración es que CiU pueda necesitar en algún momento sus votos, pensando en una victoria por mayoría relativa en las generales 2012 que precise a los nacionalistas catalanes en el Congreso.
Y CiU, que cuando perdió el poder se auguró su hecatombe, está en condiciones de cerrar el paréntesis de siete años de oposición. Si se acerca a la mayoría absoluta podrá gobernar con "geometría variable", a la espera de las municipales, con expectativa de lograr Barcelona, y dejándose querer y coqueteando con PSOE y PP.
Como el PNV, CiU ha sabido mantenerse en la centralidad de la política de su comunidad, incluso desde la oposición.
Artur Mas puede gobernar a la tercera oportunidad. Todo un estímulo para Rajoy.
De la campaña nos quedan, entre otras enseñanzas, el error de los partidos al no aprovechar la reforma en marcha de la ley electoral para regular los debates cara a cara.

17 nov 2010

Menos debilidad y más estabilidad

Por: EL PAÍS

La economía no ha mejorado, pero la situación política de Zapatero sí. El paro sigue igual de mal, pero él está más cómodo. Su clima político ha mejorado, porque ya no está tan solo en el Congreso. Tiene oxígeno para saber que acabará la legislatura con apoyo parlamentario y tiene dónde parapetarse. Ha mejorado la imagen de debilidad.

De puertas para dentro ha mejorado porque ha escarmentado de anteriores comparecencias de este tipo y, con alguna pequeña excepción, ya sabe que no debe hacer anuncios espectaculares que nunca cumplirá, ni vender falso optimismo.

Y hacia fuera porque en todos los debates de este tipo de la legislatura estuvo solo frente a todos y sufrió. En esta ocasión, PNV, Coalición Canaria y hasta CiU han evitado las críticas directas al presidente del Gobierno. Zapatero ha vendido las reformas en marcha y ha venido a decir que ya está bien de esperar acuerdos y consensos con el PP y que el Gobierno tirará hacia delante con la reforma de las pensiones y la de la energía. Y el que quiera hacerlo que se incorpore porque, de momento, ya tiene quien le apoye.

Al optimismo de otras veces lo ha sustituido con la advertencia de que, en cualquier momento, podemos volver atrás en el camino de la recuperación.

Eso sí, le quedan ramalazos de puro zapaterismo: anunciar una comisión para hacer el calendario legislativo, presidida por Rubalcaba. Todavía queda algún eco de la que creó en febrero para los pactos de Zurbano y sigue sobre la mesa la ley de economía sostenible anunciada hace año y medio por Zapatero como urgente, entre otras. Su nueva agenda social, aún por concretar, corre el riesgo de tomar el mismo camino.

En el discurso de Rajoy hay dos partes: la del recuerdo de la hemeroteca, de las cosas que anunció Zapatero y nunca hizo para atacar la maltrecha credibilidad del presidente, y la de la petición expresa de elecciones. Se le agradece la sinceridad de ir al grano y pedir elecciones, sin importarle nada más. Está solo y feliz en su soledad.

Como Zapatero ya tiene apoyo para acabar la legislatura, el discurso de exigencia electoral de Rajoy queda en nada.

La "cosa verde", ha dicho el líder del PP para descalificar la economía sostenible. La expresión le perseguirá también y es coherente con su capacidad de arruinar un debate con una mala frase.

Josep Antoni Duran Lleida ha hecho todo lo contrario, con un catálogo de propuestas, supliendo las carencias del líder de la oposición. En el último debate de este tipo, el portavoz de CiU pidió elecciones una vez culminadas las reformas, pero ahora se ha olvidado de este argumento. Ya no quiere elecciones o, al menos, no lo dice.

Josué Erkoreka (PNV) ha sido coherente con el pacto de estabilidad firmado por el Gobierno y ha omitido también las críticas.

?Estoy muy de acuerdo con su intervención?estoy muy de acuerdo con su actitud?estoy muy agradecido con la posición del PNV?no era fácil?siempre quedará en mi memoria su sentido de la responsabilidad?.?, le ha respondido Zapatero a Erkoreka con sonrisas y con murmullos de ?que se besen, que se besen?.

?No vamos a ser reiterativos con las críticas al Gobierno?, ha empezado diciendo significativamente Ana Oramas (CC).

Y extremadamente agrio el tono de Zapatero con Rajoy, hurgando en el estereotipo de "poco activo" y ajeno al esfuerzo.

16 nov 2010

El pacto funciona

Por: EL PAÍS

Es otra legislatura. No tiene nada que ver con los días de la geometría variable en los que había un sobresalto cada día, cada hora y cada votación. Asegura relajado un responsable del Grupo Socialista para explicar lo plácida que ha sido la votación de cada capítulo de los Presupuestos en el pleno.

El pacto con PNV y Coalición Canaria ha funcionado como un reloj y ha superado el escollo de la congelación de las pensiones, aunque los nacionalistas vascos y canarios hayan tenido que cambiar su posición sobre la congelación de las pensiones. Centenares de votaciones en dos días, sin aprieto alguno.

El único sobresalto es que el PP ha vetado en el último momento la enmienda de rescate de las empresas adjudicatarias de las autopistas de peaje. Aseguran los populares que nadie les había consultado y ahora Gobierno, PSOE, CiU y las grandes empresas constructoras creen que se solucionará en el trámite del Senado. De lo contrario, dicen, irán a la quiebra.

Es posible que CiU vete los Presupuestos en el Senado, pero todo dependerá del resultado de las elecciones catalanas del 28 de noviembre. Los nacionalistas catalanes podrían incorporarse al acuerdo desde ese día.

De momento, la tranquilidad de José de Francisco (Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes) y de Eduardo Madina (Secretario general del grupo Socialista) en el pasillo muestra la placidez de la nueva legislatura con el pacto de estabilidad.

En este nuevo ambiente llega el jueves Zapatero para un nuevo debate sobre el paro y la crisis. ?Con empatar nos vale?, asegura un dirigentes socialista, describiendo el nuevo clima en el que ya no se puede decir lo de que ?Zapatero llega solo? al difícil debate en el que todas las cifras están contra él.

Todo ha cambiado. O casi todo, porque Rajoy volverá a tener una oportunidad de oro para el cara a cara, subido a las malas cifras económicas. Aunque es reconocida su capacidad de estropear un debate con una frase desafortunada.

10 nov 2010

Consensos interesados

Por: EL PAÍS

- Si usted tiene una empresa con dificultades económicas o que haya recibido una concesión de la Administración y por la crisis no llega ni de lejos a cumplir los objetivos del contrato, aguántese.

No tiene ninguna posibilidad de que en los Presupuestos se incluya una enmienda para cubrir sus pérdidas.

Pero si usted dirige una gran constructora, de las que recibieron la concesión de las autopistas de peaje, no se preocupe que el Estado no le dejará quebrar.

No importa que en los momentos de vacas gordas todo se fuera en beneficios, porque los partidos saldrán ahora a su rescate.

Ni que haya diputados indignados porque el único acuerdo al que han llegado los grandes partidos en los Presupuestos, por segundo año consecutivo, es el de incluir una enmienda que cubra sus pérdidas. No hay más consenso que ese.

Si usted es un ciudadano normal, no espere que los grandes partidos se pongan de acuerdo para tomar medidas económicas que palíen la crisis. Solo si es de esas empresas de las que siempre se ha contado la leyenda (no comprobada) de que financian a los partidos, entonces sí puede contar con el consenso para ayudarle.

Tenga en cuenta que los únicos asuntos sobre los que PSOE y PP se han puesto de acuerdo en esta legislatura sobre política económica han sido los que tienen que ver con el fondo de rescate a los bancos y las ayudas a las cajas de ahorros con dificultades.

No espere que se anuncie de manera pública ese acuerdo, sino que, de nuevo, se hará de tapadillo en una enmienda de CiU que apoyan PSOE y PP.

Tampoco importa que afecte al déficit público, excusa formal para otros recortes que sí afectan a casi todos, como la congelación de las pensiones o el recorte de salario de los funcionarios.

Ni que esté pendiente la decisión de si, finalmente, se ampliará la ayuda de 420 euros para parados de larga duración. O que el Gobierno bloquee ese debate a la espera de ver cómo evoluciona el déficit.

- Hay diputados del PSOE que no ocultan en los pasillos su malestar por la decisión de Zapatero de frenar la Ley de Libertad Religiosa, comprometida en el programa electoral, en el debate de investidura y en otras comparecencias.

Encima, dicen, el Papa reprocha ?laicismo agresivo? y los votantes de la izquierda siguen desmovilizados e inclinados a la abstención.

¿Qué gana Zapatero bloqueando esa ley? El favor de los partidos de centroderecha con los que, finalmente, ha decidido terminar la legislatura. Ese tipo de leyes no encaja en ese pacto con PNV, Coalición Canaria y, previsiblemente, CiU.

- De forma casi inadvertida, ha pasado el primer trámite la reforma de la Ley Electoral que obligará a las televisiones privadas a informar sobre las campañas con criterios de proporcionalidad y sin libertad para dar los tiempos que les dé la gana en función de criterios meramente informativos. En esto, el PSOE y el PP también se han puesto de acuerdo. Las privadas tendrán que dar bloques informativos como las públicas, primando a los dos grandes partidos. Ha habido consenso.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal