El salto del ángel

Carta de ajuste

Por: | 13 de abril de 2012

Ajuste6 globeando. Experiencia de BasuramaPuestos a ajustar conviene ajustar lo justo. Ello incluye una consideración de la justicia. Y exige alguna toma de posición. Las decisiones siempre han de ser ajustadas y los ajustes han de hacerse valer y reconocerse como una decisión, incluso cuando los presentamos como necesarios. Reconocer la dificultad de proceder ajustada y justamente requiere comprensión y a la par asumir la responsabilidad. Que sea complejo no excluye la conveniencia de compartirla, antes al contrario. Y no para eximirse, sino para comprometerse más intensa y conjuntamente. Dicho lo cual, no se ha disuelto la cuestión determinante, la que se refiere, no ya sólo al procedimiento, sino al criterio de ajuste.

Algo tienen que ver, pero también en algo se diferencian, las cartas de ajuste de las cartas de navegación. Para ajustar, no hay mapa universalmente establecido, lo cual no significa que no haya incluso un exceso de indicaciones y de sugerencias. Hay además prescripciones y hasta “edictos y dictados", presentados como recomendaciones. La nave se gobierna y se trata de hacerlo con determinadas coordenadas y referencias. La cuestión es establecer cuáles son las que han de primar cuando de ajustar se trata. Y este es el asunto, que no es posible hacerlo sin relacionarlo con algo otro. Ajustar es también comparar y hacer coincidir. La carta de ajuste determina el campo de juego y se trata de adaptarse, acomodarse o conformarse a ella. La cuestión es cómo se establece.

Ajustar es llegar a ser justo con otra cosa, respecto de ella, no aislada e independientemente. Hasta el extremo de que llega a decirse que consiste en “apretar algo de manera que sus partes casen o vengan justo con otra cosa”. Todo ha de ponerse al servicio de este arreglo y se trata de concertar, capitular o concordar con ello, para lo que es preciso optimizar el funcionamiento. En definitiva, cumplir hasta el extremo de conformar el gusto o la opinión e incluso la voluntad con otro.

Tras estos necesarios pasos explicativos, la complicación y la complicidad son aún mayores. Por eso sorprenden tanto quienes se desenvuelven sin incertidumbres en un espacio que ha de ser el de la deliberación, dada la problematicidad de la cuestión. Es el espacio de lo debatible y de lo discutible, de lo que sólo se dilucida con un acuerdo. No sólo ha de concordarse con la carta de ajuste para comprobar si los tonos son los mismos, si el brillo es el adecuado, si la luminosidad es la pertinente, si los matices coinciden. Incluso en una gama se trata de elegir. Hemos de acordar entre nosotros. Disminuir el ámbito de lo que cabe decidirse, presentándolo como inexorable, suele coincidir con la reducción del espacio de lo que es objeto de una resolución compartida. No es una conclusión, ni una deducción, es una respuesta. Ya se sabe que quien siempre entiende que la modalidad de ajuste es ineludible, procede por exclusión. El ajuste del justiciero ajusticia valores. Y de ser así, en definitiva ajustar vendría a ser apartar.

 

Ajuste2 Thierry Garnier Lafond Tribunal de jsuticia

Cuando de ajustar se trata, ha de hacerse valer lo justo y no sólo las recomendaciones que, establecidas como imprescindibles, ya no se reducen a serlo. Vienen a ofrecerse como imperativos, prácticamente como mandatos. No es la necesidad de los ajustes puesta en esta ocasión en entredicho. Se trata de que hemos de analizar y de definir su sentido y su alcance.

El asunto es de tal complejidad que ni siquiera así queda resuelto, sólo desplazado, pero esta valoración puede resultar fecunda. Porque, como Aristóteles señala, también hemos de deliberar acerca de lo que es justo y de, hasta qué punto, estamos comprometidos con ello. Y en tal caso hemos de argumentar, de acuerdo con valores y con objetivos, estableciendo los límites y las prioridades, aglutinando voluntades y buscando la máxima corresponsabilidad, que no consiste en reclamar de los demás que se  adhieran y se impliquen sólo en la decisión, sino convocándoles a formar parte del proceso argumentativo y deliberativo. Cuando única y exclusivamente se habla de ajustar en el sentido de apretar, se están dejando de lado demasiados aspectos. También es coincidir según lo justo.

Las situaciones complejas pueden ser asimismo una ocasión para otro tipo de ajustes, para restablecer espacios de equidad y de justicia, para distribuir los recursos, para potenciar los servicios fundamentales, para reorganizar nuestra escala de valores y para priorizar lo que entendemos decisivo para la dignidad y el bienestar de los ciudadanos, esto es, para señalar qué entendemos por desajustado, es decir, injusto. Puestos a reducir algo, no estará mal reducir la injusticia.

Con esta carta social de ajuste y en un espacio de responsabilidad compartida, sin duda estableceremos conjuntamente las decisiones necesarias. Se precisa este espacio para el acuerdo. Así que, entregados al ajustar, conviene revisar cuál es nuestra carta de ajuste. Sobre todo si nos convoca el hacerlo con justicia, que es derecho y razón, pero también equidad.

(Imágenes: Globeando, experiencia de Basurama; Thierry Garnier- Lafond, Tribunal de Justicia).

 

 

Hay 17 Comentarios

La primera ves que te visito y ha sido todo un gusto tener el placer de disfrutar de tan buenos artículos, realmente me ha encantado visitarte.

MANUEL VICENT
(15/4/12)
No deja de ser una metáfora siniestra el hecho de que la burbuja inmobiliaria forzara a importar miles de palmeras de Egipto, cuanto más altas más baratas, para adornar paseos marítimos, urbanizaciones, avenidas y demás engendros urbanos, y con ellas llegara la plaga mortal del picudo rojo, como remate de esta fiesta de la especulación. Todas las palmeras de nuestro país están amenazadas de muerte y los más pesimistas auguran que a la larga esta muerte será inevitable. En los años cincuenta del siglo pasado ya sucedió una tragedia semejante con los naranjos. Un ministro de Franco se pasó por la cornisa de sus genitales la rigurosa prohibición de importar plantones de California, lo hizo sin permiso, los plantó en su finca valenciana e introdujo el virus de la tristeza, que obligó en 10 años a tener que arrancar uno detrás de otro todos los cítricos del Mediterráneo para sustituirlos por nuevos plantones con pie tolerante. La hembra del picudo rojo deposita alrededor de 400 huevos en el corazón de las palmeras cuyas larvas se alimentan de su savia hasta agotarla y el escarabajo que nace del capullo se expande a gran velocidad en cuatro kilómetros a la redonda. Este insecto llegó a España como a un país de jauja, ya que aquí no encontró predadores que lo neutralizaran. Desde el principio gozó del mismo privilegio y manga ancha de los especuladores inmobiliarios para destruir el paisaje, pero ahora que el picudo rojo acaba de coronar la fiesta de la especulación con un horizonte de palmeras muertas, la codicia está dispuesta a introducir de nuevo en este país otro virus muy dañino. Se llama Eurovegas, de Sheldon Adelson, un tipo que ha tomado a los españoles por idiotas. En medio de la crisis económica este macarrón nos promete casinos, ruletas, putas, mafiosos y rascacielos en mitad del yermo, siempre que los políticos, a cambio de hipotéticos puestos de trabajo, estén dispuestos a bajarse los pantalones. Este tipo californiano es portador de una plaga, semejante al picudo rojo y exige tener las mismas ventajas que ese insecto, nada de controles, para anidar a sus anchas como un forúnculo en el cogote de futuros especuladores, quienes una vez que hayan llenado el saco dejarán ese erial de ladrillos a merced de las raposas y de los lagartos.
PALMERAS
(QUE NO "PALMERáS"; NI TAMPOCO QUE TE "EMPALMERáS" (O NO?))

En todo este vergonzoso asunto, donde se han confabulado güelfos y gibelinos, para atacar a un hombre solo, a un artista, a una persona, como Günter Grass, solo faltaba esa especie de remedo de intelectual devaluado, que es Bernard-Henri Lévy ,para llegar al duro, que decimos en mi país. Su cobarde libelo de hoy en El País, además de mentir no da opción a la réplica. Un petit dilettante que expresa sus frustraciones, un fantasma, un sionista camuflado que aprovecha el espacio que le brinda un periódico democrático para soltar su discurso fascista; una persona sin recursos éticos, un resentido, un farsante. A este nuevo filósofo, este niño giscardiano, que tiene la mala conciencia de un burgués impotente ante la realidad que lo supera, le gustaría ser realmente un pensador, pero solo se ha quedado en niño bien, lector de reseñas en contraportadas. Insulta a Günter Grass como lo haría una verdulera, utilizando un lenguaje bajo, impropio de un “intelectual”, aunque sea glass como él. Después habla, en su engendro de hoy, de Israel como "pequeño país", aunque se distrae y se le olvida añadir que con pequeñas bombitas atomiquitas que pueden traer el infierno al planeta pequeñitamente. Falso y cínico -bueno no llega ni a esto-, es como el gorrón en las bodas: llega a la escritura sin que nadie lo haya invitado...no sé cómo El País consiente a personajes de todo a cien como este. De cualquier modo, ¡cómo están honrando a Grass cuando han mandado a lo mejor de cada casa de los esbirros, amanuenses, manipuladores y otras yerbas venenosas del Estado de Israel para atacar a un escritor, un poeta, una persona digna que se ha limitado a decir la verdad con un poema! ¡Qué fuerza la de la poesía!

EL NANI........?

QuE decIs, chavales?

¡COÑO!

CASO FILESA (TIME-EXPORT)MALESA
"La financiación irregular de los partidos se ha revelado como la principal causa de corrupción política. Y una vez más se ha demostrado que quienes transgreden la ley para favorecer a su formación política acaban favoreciendo también su bolsillo." (Sobre U.Bossi, EL PAIS)

Al final que ha querido decir eso de "la financiacion irregular"?; que llevan annos (decadas) manejando este concepto, desde el mismismo Water Gate*. Parece algo asi como que no quiere decir "financiacion"de ninguna manera sino algo mas exacto seria "enriquecimeinto ilicito", o sea "hurto", "robo" o "desfalco" (segun se tiene el poder o no). En el caso de los GAL, si que lo entenderia (en eso caso hubo que financiar algo totalmente "irregular", contranatura, de hecho (pero, en fin...)); aunque siempre a eso le decian eso de "fondos reservados". Pero como esta claro que todos llavamos todos estos annos "comprendiendo" y "tolerando" como sociedad el concepto de "financiacion irregular de partidos", hubiera sido desmoralizante, deprimente y finalamente, nos hubieramos dado asco de nostoros mismos si se hubiera que decir algo asi como "comportamiento gangsteril, extorcionista con el unico fin de enriquecimiento finalmente, despues de todo, PERSONAL"; que no te quepe la menor duda (sea en terminos monetarios o influencia-legado-politica, que al final es monetario tambien (o todo ex-mandetario NO ha escrito y vendido sus memorias, ademas de cobrar por ya todo una vez que haya dejado el poder?. Y todo la influencia y peso de facto politico que al final acaba apuntalando intereses empresariales profundamente ocultas tanto de izquierada o derechas en Madrid, Milan, Manila, Miami, Montevideo, Moscu y el Condado de Mary's (MD, USA)? Quiero decir que decimos "financiacion irregular" con una ligereza que hunde, que te deja KO!
(* Desde Water Gate?: quE digo; que debio de ser un tema que el mismismo Ulises y Nestor tuvieron que tratar en la playa de Omaha-digo de Troya-!)

From: hsethknight@hotmail.com
To: admin@planofmd-dc.org; ann.humphrey@mail.house.gov; deborah.knight@suntrust.com; harnite@hotmail.com; info@mcdonalds.com; john@bethesdacares.org; mlagman@planofmd-dc.org; teri@mcch.net; victor.a.zapana@gmail.com; washington.field@ic.fbi.gov; namioffice@namimc.org; direccion@march.es
Subject: THE FREE MARKET BOUND AND TIED
Date: Sat, 14 Apr 2012 02:36:07 +0000

Why (Are McDonald's, Coca-Cola, and Intuit Fleeing) ALEC?

And the council doesn’t really support free markets, either. It supports the companies that fund it. This is an important distinction, because the corporations that donate to ALEC aren’t doing so to protect markets. They’re protecting favored tax treatments and pushing regulations that lock in their market positions.
(Bloomberg)
Statement by ALEC on Intimidation Campaign Motives Becoming More Obvious by the Day

“These are the ideas the attackers want to impose on government at every level. The dividing lines could not be clearer, or obvious.”
###
The American Legislative Exchange Council (ALEC) is the nation’s largest nonpartisan individual membership association of state legislators, with over 2,000 state legislators across the nation and more than 100 alumni members in Congress. ALEC’s mission is to promote free markets, limited government, and federalism throughout the states.


AND WHY NOT THEN:


The Justice Department on Wednesday accused five of the nation’s largest publishing houses and Apple of fixing prices on e-books, forcing consumers to pay tens of millions of dollars more for their favorite titles.
In a lawsuit filed in U.S. District Court in New York, the government painted a portrait of an industry desperately trying to turn a profit amid rapid changes in technology and aggressive competition from online retailers. In phone conversations, e-mails and dinners at exclusive New York restaurants, the companies’ top executives colluded to wrest control of the market from Amazon.com and raise prices on e-books, according to the complaint.
(Washington Post 12/03/12)

????????????????????

"...que deja de forma ENREVESADA"....(que no REBUSCADA )

SALUT I FORçA AL CANUT...

http://economia.elpais.com/economia/2012/04/11/actualidad/1334133453_457282.html


http://elpais.com/elpais/2012/04/12/opinion/1334257394_574111.html

He aqui el tema que tenemos entre manos; ahora si la pared que tienes delante de las narices; reluce verdad, en toda su patetica de facto firmeza? Y fijense: en un medio publico, sobre el tapete, como se dice-tan absurdo y hasta resbuscado en su artificialidad-que deja de forma rebuscada a la vez que sencilla y llanamete directa a las claras, un simple hecho de la vida actual.

(YA ACABO EL PARON TECNICO; QUE VOLVEMOS A ESTAR EN ANTENA (ME PARECE))

Ejemplo de un ajusticiador "profesional" de valores:
(versión bromista, por supuesto)


http://www.youtube.com/watch?v=Y03-Q7TczJs&feature=related


Un "claro ejemplo" de:


ajuste del justiciero,
consideración de la justicia,
toma de posición,
gobierno de la nave,
un proceder ajustado y justo,
compromiso intenso y conjunto,
exceso de indicaciones y de sugerencias,
prescripciones, edictos y dictados,
imperativos y mandatos,
apretar y aglutinar voluntades...


LF

El Estado de Bienestar y la Democracia tienen un precio. Ahora que estamos endeudados y con pocos recursos tenemos que afinar en los recortes, pero creo que las opciones que tenemos apuntan más a la asociación, reorganización y trabajo solidario en grupo (¿para cuándo una asociación de parados?) y, para ello, es verdad que parece imprescindible acercar posturas sin perder de vista los límites de cada cual. Será en las épocas de bonanza cuando debamos gestionar bien nuestro patrimonio, aprender a ajustar para crecer de forma sostenida y no volver a caer en la subsiguiente depresión ¿sabremos hacerlo?

Y sin ser lo mismo ir justo que ser justo, ajustar lo justo.
"Rebundante", pero sin llegar a Heidegger.

Ya que hablamos de cartas de navegación y de gobernar la nave, y de ajustar (¿podrían ser velas?) creo que el argot náutico puede venir muy a colación. Después de la gran "trasluchada" cuando creíamos que ibamos viento en popa a toda vela y el viento "roló" sin saber nadie muy bien por qué, más vale que tengan en cuenta que a veces, para seguir un rumbo hay que dar "bordadas". Que si te acercas demasiado al viento (¿economía de mercado altamente especulativo?) corres el riesgo de quedarte sin "gobierno" y con la vela "flameando" (¿es esta ya la situación? ¿estaba el Sr. De Guindos -y otros- en las listas que votaron la mayoría de los españoles y que se supone que han de representar a todo el pueblo español?) o "escorar" tanto que te entre agua por la borda. Para mantener el gobierno y evitar el naufragio que presagia una fuerte escora en aguas turbulentas, conviene tener gente para repartir entre las bandas (¿pactos de estado?) y que la nave se equilibre o abrir un poquito la vela...

Pienso que no es tanto cuestión de ajustar como de reformar. La diferencia, según entiendo yo ambos conceptos, es importante. Se ajusta aquello que no se quiere cambiar para hacerlo más coincidente con lo real (qué se entiende por real es una cuestión casi metafísica que nos llevaría a consideraciones heideggerianas acerca de ese saber técnico-científico sobre la realidad, condensado en la ciencia Económica, y de los peligros de intrumentalización y objetivación del propio hombre sometido a criterios exclusivos de utilidad y rendimiento, que no es cuestión ahora de analizar)
No hablamos, pienso, de ajustes que responderían a una necesidad de adaptación a algo transitorio y extraordinario. Se está reformando nuestro modelo económico y social para que coincida con la teoría económica de desregularización de los mercados, que se supone que creará la riqueza (no importa mediante qué costes medioambientales). El reparto de la misma es una cuestión secundaria, pues por lo visto, repartir la riqueza, para esa teoría económica, imposibilita seguir creando riqueza. Se está reformando pues el reparto de la riqueza, pero no desde la crisis, que no ha hecho más que agudizar el proceso, sino desde mucho antes en que llevamos décadas de ataques al modelo de estado de bienestar. Esa supeditación de las condiciones de vida de millones de personas al objetivo de la ciencia económica de crear riqueza, en una aberrante abstracción matemática, nos llevará al desastre, al horror. Vuelvo a Heidegger para afirmar que vivimos en nuestros días la absoluta instrumentalización del hombre en esta nueva sociología positivista y monstruosa de la que somos esclavos, y en la que no pueden entrar conceptos antiguos de justicia, bondad, solidaridad, es decir, cualquier consideración ética que no sea científica, matemática, económica

Unas reflexiones muy oportunas y utiles para muchas ocasiones en la relacion con los demas. Parece un poco utopico en estos momentos pero porque no empezar, hasta en las escuelas

La supervivencia de de la civilización actual, que es como decir la de todos los comunes mortales que en el mundo son.
Nos empuja sin desmayo hacia una globalización de la sostenibilidad de nuestro sistema político y social.
De nuestro medio y de nuestro entorno.
Hay que conseguir estabilizar el vehículo en el que vamos todos, o en cualquier curva del camino nos estamparemos contra un muro, sin posibilidades de levantarnos.
Dicen que más vale prevenir que curar.
Y no será porque cantidad de voces reconocidas no insistan en lo mismo.
Que de seguir así nos la pegaremos es bastante seguro.

Genial.
Empecemos, en efecto, por ajustar a los que ajustan sus propias cuentas a costa del ajusticiamiento de los valores ciudadanos.
Por la cuenta que nos trae.
Por ejemplo: unido a los grandes ajustes en Grecia aparecen los justicieros callejeros de camisas grises que apalean y hostigan a indocumentados, pobres, inmigrantes. -En la vieja tradición en que la sed de justicia se canaliza en ebriedad de injusticia...
(Fuera de tema pero enlazando con entradas anteriores: Altamente recomendable: Intouchables, la película francesa revelación: una manera de estar juntos pese a procedencias y circunstancias diametralmente opuestas; pero el respeto y el afán de comprensión del otro pueden vencerlo todo. Tierna y divertidísima.)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

El salto del ángel es un espacio de reflexión, de pensamiento sobre la dimensión social y política de los asuntos públicos, sobre la educación, la Universidad, la formación y la empleabilidad. Busca analizar los procesos de democratización, de internacionalización y de modernización como tarea permanente, con una actitud de convicción y de compromiso.

Sobre el autor

Angel Gabilondo

Ángel Gabilondo Pujol es Catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, de la que fue Rector. Tras ser Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, ha sido Ministro de Educación.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal