Un viaje mental

Por: | 10 de enero de 2013

Los velos negros en las cabezas de las mujeres, las procesiones, algunas sábanas colgando al viento, un aire general de miseria. Robert Frank pasó una temporada en Valencia en 1952 y sus imágenes de aquel periodo acaban de publicarse en un álbum editado por Vicente Todolí y el propio fotógrafo. Valencia 1952 (La Fábrica / Steidl) tiene algo de diario, como sostiene Todolí en una conversación con Sarah Greenough y Peter MacGill que se publica al final del libro. Vino con su mujer y su hijo, se instaló cerca del mar en El Cabanyal, un barrio de pescadores y gitanos, no trajo ningún encargo preciso ni tenía obligaciones que cumplir, así que simplemente estuvo. Se mezcló con la gente, convivió con sus alegrías y pesares, hizo amigos. Todolí se refiere al afán de tantos escritores y artistas que vinieron a finales del siglo pasado y a principios de este a España y al norte de África –-Delacroix, Hemingway, Matisse-– buscando otra cosa. Las motivaciones del viaje de Robert Frank, en ese sentido, pudieron tener algo que ver con las que empujaron a Gauguin a irse a Tahití. Salir del mundo cerrado del norte camino del sur para sumergirse, en el caso de Frank, en el Mediterráneo. Se nota en sus imágenes la pobreza de la posguerra y esa pesadumbre que la dictadura de Franco fue trasladando a todas partes, pero no hay en este trabajo ninguna voluntad explícita de crítica social. Por eso sirve la idea de diario: Robert Frank fue simplemente tomándole pulso a una zona de Valencia y a sus habitantes. Solo hay una narración deliberada en estas imágenes: siguió al hijo del dueño de un bar, que era su casero y amigo, en sus lecciones para convertirse en torero. El muchacho aparece primero tocando la guitarra y luego se lo ve preparándose para su cita en el ruedo: con el capote y el estoque, dándole distintos pasos a otro chaval que lo embiste con una falsa cornamenta amarrada a un carrito, arqueándose para colocar las banderillas, haciendo requiebros por un lado y por otro hasta que por fin, vestido de luces, se encamina a librar el legendario combate con el toro. Solo existe, pues, esta historia: lo demás son las notas de un fotógrafo en su deambular por un entorno nuevo. Más que de un mundo concreto, dan cuenta de una mirada.

Para Vicente Todolí el viaje de Robert Frank a Valencia fue "más bien mental". "Hizo fotografías intuitivas que ilustran su percepción, su pensamiento, pero que no eran narrativas". Y comenta después: "Las buenas fotos no siempre se cazan al vuelo: se trata de un estado de ánimo, algo que está dentro de ti. Tienes que tener ciertos esquemas mentales para ver lo que está más cerca, justo a tu lado, y fotografiarlo".

Robert frank
Algunas de las imágenes más potentes de su estancia en Valencia tienen que ver con los niños y con una suerte de abandono, de vacío. Calles desiertas, playas prácticamente despobladas, casas perdidas en medio de la nada, las sábanas que mueve el viento, el vagón de tren olvidado en la ciudad. Y luego todos esos niños, que siguen jugando al margen de cuanto ocurre. Hay algunas imágenes de gentes que están posando y, entonces, las miradas chocan con las del fotógrafo. Pero, por lo general, este irrumpe en una escena y atrapa su asombro ante lo que acontece, como cuando retrata a un niño tumbado en el suelo que observa de lejos el barullo de unos cuantos parroquianos, mientras que se encaminan hacia allí los miembros de la banda municipal. Escaparates, balcones, días de playa, escenas nocturnas, ojos que miran. ¿Y qué miran? El curso lento de las cosas, la vida que pasa. Nada más.

Hay mucho de aprendizaje, y mucho de juego, en Valencia 1952. Entonces Robert Frank no era todavía el Robert Frank de Los americanos. Iba dando vueltas por esa zona perdida de España e iba, seguramente también, dándole vueltas a la cabeza. Buscando su sitio, el lugar desde donde mirar al mundo. Y tomaba notas en su diario: sus imágenes. Un tiempo después escribió: "La mayoría de mis fotografías son de gente, vista de un modo muy simple, como a través de los ojos de un hombre de la calle. Eso es algo que la fotografía debe contener: la humanidad del momento". ¿No es eso, al fin, lo que contiene Valencia 1952? "Cuando la gente contemple mis retratos", dijo en otra ocasión, "me gustaría que los vivieran como si les apeteciese leer dos veces los versos de un poema". Es una buena sugerencia. Abran las páginas del libro, y relean las imágenes de estos poemas de las calles y las gentes de Valencia. Tienen esa rara intensidad que Robert Frank sabe trasladar a cada uno de sus trabajos.

Hay 9 Comentarios

Je vous remercie. très intéressan

J'ai trouvé votre message d'une telle information instructive et utile sur ce poste, merci pour le partage de la poste.

Im impressed. I dont think Ive met anyone who knows as much about this subject as you do. Youre truly well informed and very intelligent. You wrote something that people could understand and made the subject intriguing for everyone. Really, great blog youve got here

Very entertaining information. found a lot of things for yourself useful. Thx!!

Towmin (http://www.towmin.com/ ): Una vez que lo pruebas, quieres más! Avalado por 224 usuarios

Hi there just wanted to give you a quick heads up.The words in your article seem to be running off the screen in Safari.I’m not sure if this is a formatting issue or something to do with web browser compatibility but I figured I’d post to let you know. The style and design look great though! Hope you get the problem resolved soon. Many thanks

///★★He ganado 756euros en 3 DIAS publicando ANUNCIOS GRATIS★★http://su.pr/33HIdX

muy intersante, no conocía yo a Robert Frank jeje
saludos

España ha invadido Portugal, Colombia y Filipinas y ahora se lanza contra China en lo que sera la mas dura de las campañas militares. En clave interna, derecha e izquierda siguen en lucha por el gobierno. Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] y juega desde tu navegador.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d3fbb8ec1970c

Listed below are links to weblogs that reference Un viaje mental :

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal