'New Pompey': No habrá más penas ni olvido

Por: | 30 de marzo de 2016

IMG_5626
Horacio Convertini retratado por Laura Muñoz

NOTA DEL COORDINADOR: Hoy tenemos el lujo de compartir con ustedes la reseña que el escritor argentino Marcelo Luján ha hecho sobre New Pompey, la nueva novela de Horacio Convertini. Lean y disfruten.

POR MARCELO LUJÁN


El amor es como la Revoluci
ón: sólo puede ocurrir si las condiciones coyuntura, actores y, por supuesto, voluntadesestán dadas. No existe ninguna otra posibilidad. New Pompey tiene, entre otras tantas virtudes, varias historias de amor fracasado, de amor sin que personajes y escenarios lo comprendan, lo arropen, lo hagan realidad. Y lograr este si-no, en literatura moderna, es una enorme virtud.

Los que hemos tenido la suerte de leer a Horacio Convertini (Buenos Aires, 1961) en otras obras, La soledad del mal, por ejemplo (Premio Silverio Cañada 2013 a la mejor primera novela en la Semana Negra de Gijón), o alguno de sus cuentos, Uru, por poner otro ejemplo (Premio Cosecha Eñe 2010), sabemos con qué tipo de historias vamos a encontrarnos, con qué candores, con qué derrotas, y con qué nobleza discursiva. Convertini perfila personajes siemprecotidianos, construidos con ese engrudo y esa perfecta simpleza que solamente nace en la narrativa perfumada de barrio.

New Pompey es una novela sobre el regreso, sobre lo determinante del pasado, y sobre lo que no pudo ser. Porque el amor en todas sus versionesnunca termina de producirse. Cali (personaje central del libro) no sólo vuelve al barrio de su adolescencia sino que vuelve al núcleo mismo de aquellos años: la casa de sus padres. Pero sus padres están muertos y es ese el elemento que dispara todas las pulsiones, hegemonizadas en la orientación sexual del protagonista. Cali es homosexual, puto, que se dice peyorativamenteen Argentina. Y su barrio, Nueva Pompeya, donde ser machoes una condición excluyente, funciona constantemente como barrera. Cali es, a todos los efectos, un prisionero de su propia condición.

11666201_996013977083298_2083485190429437570_n1
Dice Convertini que para poder escribir
New Pompey fue necesario ponerse en la piel de Cali, retroceder a la segunda mitad de los años setenta y verse a sí mismo siendo putoen cada uno de los epicentros que dan razón de ser a un barrio obrero, humilde, chungo: los amigos, las esquinas, el club, la familia. Y es altamente interesante la construcción que hace el autor sobre los padres de Cali, y sobre cómo ser homosexual es lo impensabley nunca por supuestoes una opción. Ser puto, ser no-macho, ha destruido los sueños de sus progenitores y ha terminado de convertir la vida de Cali en un inmenso fracaso.

Pero esa gran noche que es New Pompeytodo ocurre en esa noche: el no-amor y el frío y la redención y el pasadono habría sido posible sin la aparición del mejor amigo de Cali: el Chino Reilly: el anti-Cali, tan opuestos y, sin embargo, tan cercanos. La visita de este filoso personaje será la puerta de acceso a un acontecimiento más o menos policialque dejará a Cali ante ese gran anhelo de la literatura que es la redención. Porque todo lo que no pudo ser, todas las derrotas acumuladas, pesadas, oscuras, podrán, al menos, maquillarse y hasta exonerarse en el mismo escenario que las generó. Ahí tiene Cali la coyuntura idónea, Y tiene, también, a los actores. Pero deberá tener voluntad.

El amor es como la Revolución. Y Horacio Convertini, con esta novela redonda, no hace más que ratificarlo.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Elemental

El blog de novela negra de El País

Puede que el protagonista no sea lo que parece y que el asesino no resulte ser el que temíamos, pero este espacio sí lo es. Un blog de novela negra para comentar y compartir críticas e informaciones sobre clásicos y novedades del género. Realizado por periodistas de EL PAÍS de distinto origen pero con una pasión común.

Coordinado por Juan Carlos Galindo

Eskup

Blogs recomendados

Papeles perdidos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal