40 Aniversario

Eros

Un juguete por Navidad: novedades picantes para volver a ilusionarse

Por: | 08 de diciembre de 2016

Llega de nuevo la época navideña, decoramos la casa, ponemos el árbol, intentamos acoplar en la agenda mil cenas y pensamos en los menús que nos inventaremos para juntarnos con la familia en las fechas más destacadas. Pero, sobre todo, nos volvemos locos pensando en los regalos. Es así, nos guste más o menos la Navidad es una fecha en la que hacer regalos. Sí, un jersey de renos siempre es una opción, pero si algo tiene la Navidad es que todos tenemos ganas de volver a sentirnos un poco niños y encontrarnos un juguete con el que pasarnos horas disfrutando, debajo del árbol. Que nos hayamos hecho mayores no quiere decir que ya no tengamos ganas de jugar, aunque sea con otro tipo de juguetes.

Me gusta decir que "el sexo es felicidad" y, por eso, en unas fechas como estas, debajo de mi árbol siempre hay algún regalito sexual, porque sin duda sé que a su dueño o dueña le va a sacar una sonrisa. Para dar ideas hacemos un repaso de algunos de los regalos sexuales que pueden hacernos disfrutar el resto del año.

Udit

Idea navideña de las horquillas UDIT de Amantis.

LELO sabe que las Navidades son una fecha importante, y por ello ha preparado algunos packs de regalos con algunos de sus productos destacados. Entre ellos destaca La coartada, que no solo supone un disfrute sino que también puede ayudarnos a mejorar nuestra salud sexual, ya que se compone de las bolas chinas LUNA Beads Noir, que están recomendadas para aquellas que ya tengan algo de experiencia en los ejercicios con su suelo pélvico debido a su peso, además de 75ml de hidratante personal a base de agua. El plato fuerte, sin duda, es el MIA 2, un discreto vibrador con forma de barra de labios, que incluye un mando de intensidad y un puerto USB para poder cargarlo sin necesidad de pilas. Si bien su precio es un tanto elevado por separado, la oportunidad del pack permite incluso poder regalárselo a una misma.

Lelo

Montaje del pack de LELO 'La coartada'.

Cuando se piensa en obsequios sexuales, no siempre hay que pensar en vibradores, también podemos seguir siendo clásicos y pensar en una joya. Quizás no tanto en el sentido estricto de la palabra: podría ser en el caso de una joya anal, o un accesorio. Incluso, un collar. Claro que si le queremos dar un toque atrevido al asunto, Bijoux Indiscrets siempre suele tener opciones picantes, pero muy elegantes. Su última colección MAZE es de inspiración BDSM, pero incluye objetos que son todo un fetiche como collares que simulan el cuero (pero hechos en poliuretano, pensando también en los veganos), que incluyen incluso su propio látigo, por lo que nos pueda surgir, según el momento. Permite ajustarlo, aunque quizás puede resultar un poco molesto en el cuello si no estamos acostumbradas a llevar gargantillas muy pegadas. Lo cierto es que puede lucirse especialmente en estas fechas, y no es excesivamente llamativo, de manera que no atraeremos a quien no nos interesa.

Seguir leyendo »

Gestos que nos excitan

Por: | 04 de diciembre de 2016

Hay gestos que nos excitan más que el acto en sí, aunque se dirijan indefectiblemente al acto en sí (pero sin los que el acto en sí resultaría imposible o poco placentero). Aparentes ornamentos, preliminares o accesorios estructurales, paradójicamente constitutivos, si se quiere, del hecho erótico. Por ejemplo, una vez, mi partner me quitaba suavemente las bragas, apenas rozando la piel de mi cadera con sus dedos, pero yo sentí toda la pasión anticipatoria y comencé a respirar con verdadera lujuria, y a desearlo desesperadamente. Él me dijo, riendo: "todavía no he hecho nada, me parece que eres una actriz tú".

Emilio_gestos

De la serie 'The obscure Pieta' (inspirada en 'La piedad' de Miguel Ángel), con Dómina Ghalia y Tier. Foto de Emilio Schargorodsky.

De eso hablamos hoy, de esos gestos del otro, o nuestros, alguna vez vistos, vividos, pero sobre todo aquellas acciones que alimentan nuestra imaginación (con los que nos 'hacemos los ratones', a solas o con un compañero).

Siempre he pensado que el sexo es un ida y vuelta entre el otro y nuestras fantasías (las escenas que transcurren en nuestro interior con otros, con él, las de las películas y con la vastedad de las conexiones neuronales ficción-realidad). Así, en los preliminares, vamos adquiriendo experiencia del placer y conociéndonos, activando esos mecanismos que sabemos que nos dan morbo y nos van deshojando, quitando capas defensivas y ayudándonos a entregarnos a nuestro placer, ojalá compartido.

Seguir leyendo »

Tipología del cliente de un sexshop

Por: | 02 de diciembre de 2016

Por Sandra Bravo*

Las tiendas eróticas tienen una clientela diversa -como muchos otros comercios-, y es precisamente esa variedad lo que las convierte en un lugar tan interesante. Porque al fin y al cabo, no nos engañemos: la oferta de un negocio siempre se ajusta a su demanda.

Emilio

Para los fetichistas, foto de Emilio Schargorodsky.

Si todas las personas afrontáramos la sexualidad de la misma manera y tuviéramos los mismos gustos, la juguetería erótica no sería tan variopinta ni divertida. No obstante, si quisiéramos realizar un retrato robot de los clientes más habituales, podríamos tener en cuenta los siguientes rasgos y características:

El sabelotodo. Como su nombre indica, conoce al dedillo todos los artículos del sexshop (o hace ver que los conoce). Nunca pide consejo y, si le intentas explicar alguna cosa, te corta enseguida para dar su opinión al respecto y demostrar que ya sabe de qué le estás hablando. Tiene anécdotas para todos los productos y nunca viene solo, porque en el fondo a quien quiere demostrar sus dotes y conocimientos no es a ti, sino a la persona que le acompaña (a quien intenta deslumbrar con tanta sabiduría sexual para llevarse al catre).

El tímido. Suele ser un cliente primerizo, aunque no siempre sea así. Es fácilmente reconocible porque revisa constantemente que nadie le esté mirando mientras entra, sale o realiza su compra. Habla tan bajo que necesitas llevar un Sonotone solo para él. Cuando se anima a llevarse algún juguete, te pide que le quites el packaging y que se lo envuelvas discretamente. Prefiere perder la garantía del producto de esta manera que arriesgarse a que alguien intuya el contenido de su bolsa de la compra. Hay que reconocer que se trata de un cliente muy entrañable, porque supera su timidez y sus reparos iniciales para avivar su vida sexual.

El 'voyeur'. Hay dos grandes tipos de voyeur de sexshop: el discreto voyeur fetichista (mira sin decir nada) y el de la risa floja (que suele venir en grupo y todo le produce un ataque de risa nerviosa). El voyeur viene con tiempo y se remira todos los productos, especialmente los que tienen un packaging con foto. Si la ocasión lo merece, saca las gafas de su bolsillo para poder contemplar con mayor precisión todo tipo de detalles. Si le ofreces ayuda te contesta que simplemente está dando un vistazo. No suele comprar nada.

El consejero. Siempre va de paquete. Suele acompañar a un cliente tímido o primerizo e intenta animarlo para comprar ese juguete con el que tanto sueña, pero que no se atreve a adquirir. Finalmente lo que suele ocurrir es que el aconsejado prefiera pensárselo con más calma y el consejero, que no tenía previsto gastarse nada ese día, acaba llevándose algún juguetito a casa más feliz que una perdiz.

Seguir leyendo »

Mujeres y pornografía, ¿delante o detrás de la cámara?

Por: | 30 de noviembre de 2016

Que el porno siempre ha estado concebido para hombres y que, en muchas ocasiones, cae en estereotipos y actitudes machistas es algo conocido por todos. Entonces, ¿puede existir un porno feminista (que no femenino)?  La directora Erika Lust ya ha demostrado que sí, y es que ella no defiende un porno para mujeres, sino un producto diferente para todos los públicos. No solo a través de sus propias películas, y es que recientemente la directora ha decidido destinar 250.000 euros del presupuesto de su productora Erika Lust Films para financiar a directoras que quieran dirigir cine adulto desde su perspectiva femenina. Hablamos con ella para entender un poco más cuáles son los retos a cumplir y los objetivos que ya ha conseguido.

Erika Hunt Me Catch Me Eat Me

 ¿Faltan mujeres que se quieran poner detrás de la cámara o faltan proyectos que quieran a una mujer dirigiendo? 

No faltan mujeres que se quieran poner detrás de la cámara, faltan votos de confianza en las mujeres para que dirijan proyectos. Hay una web que me parece brillante llamada Shit People Say To Women Directors (algo así como 'las tonterías que les dicen a las mujeres cineastas'), donde de forma anónima mujeres de la industria del cine comparten los comentarios que reciben cuando están trabajando en un proyecto. Los comentarios que más se leen son "No estás preparada", "A las mujeres no se les da bien ni la comedia ni la acción", "Le preguntamos a una y nos dijo que no"... Algunos son verdaderamente absurdos, pero muestran esta reticencia a confiar en mujeres para liderar proyectos cinematográficos y cómo las acaban relegando a departamentos de menor importancia.

¿Se trata de un problema del cine adulto o del cine en general? 

Es un problema de la sociedad en general.  Los hombres, que siguen dominando las estructuras de dirección, aún tienen una visión paternalista hacia la mujer, y es evidente que hay una falta terrible de confianza en sus capacidades profesionales. Como decía, cada género tiene sus normas (no verás pegas para darle la dirección de una comedia romántica a una mujer, pero en cambio no pueden ni acercarse a los blockbusters), pero hay una tónica general derivada de las estructuras patriarcales que ha impedido que las mujeres desarrollen su talento en la industria del cine. 

Desde su experiencia, ¿qué diferencias hay en una película porno si la dirige una mujer o si la dirige un hombre? 

Ahora mismo los hombres solo dirigen un tipo de cine adulto, donde el sexo es algo que el hombre hace a la mujer, y la mujer hace para el hombre. El ojo, la mirada y la perspectiva es masculina. Y además es una perspectiva masculina muy específica. Por lo que todo lo que venga de la mujer al principio va a ofrecer algo distinto, una alternativa. Simplemente porque es diferente a la perspectiva que se ha tomado hasta ahora. Nosotros estrenamos hace dos semanas un experimento audiovisual en el que se entregó el mismo guión a un hombre y a una mujer, la directora Ovidie. El resultado es increíble, la diferencia entre las dos películas es evidente. 

Seguir leyendo »

Fantasmas en la cama: ya no somos dos

Por: | 26 de noviembre de 2016

No hablamos de fantasías sino de fantasmas. De las presencias terceras que pueblan nuestra habitación, aun cuando creemos que estamos a solas con nuestro amante. Los otros y las otras son, hoy, seres omnipresentes, gracias a las redes, siempre ahí, en la ventana, con la ventana abierta, como la vecina al otro lado del patio interno.

Todos y todas sus ex y las ex, y  los candidatos, las pretendientes, los simultáneos y los sucesivos, sus fijas y nuestros discontinuos, todos están en nuestra cama, incluso cuando (creemos que) somos dos.

¿No les ha pasado que, después del primer o segundo orgasmo, el partner se gira en la cama, enciende el móvil o el iPad y mira compulsivamente su Facebook? Y es que él/ella ya ha estado una hora o dos sin ponerse al tanto de su timeline o de quién está en verde, conectado/desconectado y tiene que enterarse desde hace cuántos minutos. 

Tumblr_ogzlf780aT1r878uwo1_1280

Un paisaje privado. Fotografías de Irene Díaz.

¿No les ha pasado que, de reojo, sin querer mirar mucho la dichosa pantallita ajena, veis el icono del sobre blanco de Facebook, con el circulito rojo avisando de que hay mensajes en espera? ¿No les ha pasado de preferir no haber visto ese aviso en su muro para no tener que empezar a sospechar de sus chats seductores o hots con las demás? Quizá solo sea su amigo que le pasa un tema de Youtube, pero la sospecha ya está instalada.

Seguiremos en silencio, pero nuestro adentro se ha revuelto.

Entonces, quizá él se levante y se vaya al baño: "Disculpa". Con el móvil en la mano, claro.

O no, quizá se quede y abra el sobrecito delante de nosotras, y nosotras intentemos verdaderamente (y por nuestra propia salud mental) no mirar, no jugar a adivinar, no mirarle ni siquiera el gesto al leer esos mensajes, para no saber si pone cara de pícaro, atrevido, si sonríe o se muestra distante.

Seguiremos en silencio, cerraremos los ojos, nos giraremos hacia el otro lado. No queremos imitar el gesto y sacar nuestro móvil. No ahora, ahora no nos interesa si nos han mandado un DM en Twitter.

Acto seguido, nos propondremos olvidar el episodio y repetirnos el mantra: "todos tenemos una vida al margen de esta cama"; pero ya la  incertidumbre y el ritmo del aliento han cambiado el paso de la sesión, hasta ese momento tan apacible, de estar ambos presentes, dedicados, entregados.

 

Tumblr_ogactrWSvv1r878uwo1_1280

Fotografías de Irene Díaz (o los fantasmas).

Hace algunas semanas, hablábamos de la parte online 'en sombras' que en un momento se descubre y lo que eso genera, pero los fantasmas a los que hoy nos referimos son ese aglomerado de seres desconocidos que sabemos/suponemos que están allí (claro, todos tenemos otros/as, lejanos, cercanos, ex, platónicos o amigos cómplices), pero en los que preferiríamos no detenernos ni siquiera fugazmente en el momento de la intimidad compartida. Y resulta que las malditas pantallas, de redes y mensajes non-stop no nos permiten siquiera abstraernos entre esas cuatro paredes de dos.

Uno puede seguir unas conductas amables consigo mismo, pensando que en esos momentos compartidos estamos solo los dos, y que lo que haya pasado antes y lo que pase después no nos pertenece, que todos tenemos unos momentos de intersección, inclusivos, y otros momentos exclusivos para nosotros, seres individuales y libres, pero si las redes se inmiscuyen en esos pequeños espacios comunes, la teoría se nos agrieta.

Los celos implican construir un paraíso para quedarnos fuera. Lo sabemos. Sabemos que mucho más saludable es desterrar la idea de exclusividad y pertenencia, pero hay unos espacios compartidos en los que antes estábamos a salvo de nuestros fantasmas individuales y hoy eso no resulta posible.

Las consecuencias de estas multitudes en la cama llegan hasta el otro lado de la pantalla. Ya cuando estemos chateando con él, en la soledad de otra habitación, pensaremos: ¿estará con una chica a su lado o escondiéndose en el baño para responderme?

 

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal