40 Aniversario

Eros

Si no te acuestas con un libro, hazlo con alguien que haya leído varios

Por: | 28 de abril de 2016

Uno de los términos que se ha puesto de moda últimamente es el de 'sapiosexual', que alude al fenómeno de sentirse atraído sexualmente por una persona debido a su intelecto. Cuando pienso en esta palabra, no puedo sino imaginarme conociendo a alguien interesante al descubrirle detrás de un buen libro. De hecho, la frase del título repite una de estas declaraciones que circulan en las redes en estos días.

Pues bien, algo así debe ser lo que les ocurre a los protagonistas de la próxima película de Miguel Ángel Lamata, Nuestros Amantes, que se estrenará a principios de junio. Michelle Jenner y Eduardo Noriega se conocerán en una librería y, a partir de entonces, surgirán una serie de conflictos en los que el deseo, el romance, el misterio y la pasión estarán servidos. Todo ello aderezado con diálogos sobre literatos de altura como Truman Capote o Charles Bukowski. Porque el sexo, la literatura y el cine pueden conseguir combinaciones explosivas.

Leeressexy

Michelle Jenner promocionando la lectura para 'Nuestros amantes'.

De hecho, muchas veces, se entremezclan hasta perder los límites, porque, ¿quién no se ha enamorado alguna vez del personaje de un libro, y hasta se ha masturbado pensando en alguien de ficción? Esta era una de las preguntas que respondían los protagonistas de Nuestros amantes, con motivo de la mesa redonda Reeding is sexy, celebrada en la Noche de los Libros de Madrid. Así, Jenner reconocía que finalizar una novela es "despedirse no solo de un personaje, sino de alguien con quien has mantenido una relación en cierto sentido". Por su parte, la productora Vanessa Monforte declaraba haber tenido un capricho adolescente nada más y nada menos que con el personaje de Heathcliff, de Cumbres Borrascosas. Y seguro que no ha sido la única, porque hay algo en los personajes malvados que siempre atraen a nuestra parte más primitiva. En esto de mezclar la ficción y la realidad, Noriega confesaba, por su parte, que los guiones se han metido tan dentro de él que incluso los ha usado como líneas de diálogo con sus parejas, hasta en momentos tan críticos como una ruptura.

Desde el punto de vista de la creación, el director de cine Miguel Ángel Lamata expicaba que, a la hora de adaptar un libro al cine, no busca solo una estructura o un personaje que empatice con un público, sino "una novela con la que tenga una conexión emocional y que estimule mucho mi pasión". Profundizando un poco más, el director hacía reflexionar al publico sobre los libros que han sido importantes en su vida. Porque, generalmente, no lo han sido solo por su prosa, sino porque han supuesto una reafirmación en momentos de cambio en su vida. O quizás, porque le han enseñado algo nuevo. Algo, que también puede tener que ver con el sexo. No en vano, los libros más vendidos del momento tienen un importante componente sexual.

Seguir leyendo »

¿Quién cree que género significa solo 'hombre' o 'mujer'?

Por: | 26 de abril de 2016

Por Miguel Vagalume*

Las representaciones de la sexualidad se han hecho mucho más complicadas en el siglo XXI. Hemos llegado a una época en la que una imagen a veces no consigue resumir una idea. En este siglo se ha complicado mostrar visualmente unas realidades que no existían o que se habían invisibilizado hasta ahora. Un reto que a la prensa y la televisión les está costando superar.

Ya no nos sirven los estereotipos ni las ideas simples para explicar una realidad que es más compleja que la que habíamos manejado antes. Y para explicar algo complejo funciona mucho mejor la palabra escrita o dicha (o las artes plásticas), que la televisión y la fotografía.

ContemporaryBarna

'Presentation' de Richard Fand (EE.UU., 2001) integra la colección de arte contemporáneo del Museu de l'Erótica de Barcelona.

Un ejemplo está siendo el poliamor, del que se habla cada semana. Como se sigue entendiendo el poliamor desde una perspectiva monógama, siempre se aspira a que, al hablar de relaciones poliamorosas, aparezcan tres o cuatro personas. Todas juntas. Todas abrazadas. Como si fuese un matrimonio de tres o de cuatro. Como si conviviesen, como si cada noche significase un trío o una orgía. Algo fácil de entender visualmente pero que no tiene nada que ver con la realidad. Como si, para ser poliamor 'de verdad', los protagonistas tuviesen que parecerse a una comuna.

En el poliamor, puede que las personas convivan, puede que no. Pero lo que es seguro es que suele haber mucha más gente implicada en cada relación, más allá de esas tres o cuatro que posan para la foto: otras relaciones, sus amantes ¿qué regularidad, qué grado de implicación tienen que tener para aparecer en la foto? ¿y qué sucede si se comparte crianza o cuidados con personas con quienes no hay un vínculo de pareja, o sí emocional pero no sexual?

Seguir leyendo »

Estériles, tocando la pantalla en busca de amor

Por: | 24 de abril de 2016

¿Negacionista de los sitios de contactos por internet? Como un abolicionista de cualquier otro fenómeno mayoritariamente aceptado, me estoy volviendo refractaria a la idea de algún amor entre desconocidos de la red.

En la prehistoria de la web, esto de redactar el propio anuncio o de hurgar en páginas de citas me parecía algo para ruborizarse; pronto todos -casi sin excepción- estábamos ahí, colgando como patas de jamón o salchichones en una fiambrería. Es decir, entré en el juego del online dating, jugué, llegué a conocer a fondo las reglas y, un día, hace ya unos años, me hastié y me fui, creyendo que se trataba de simple aburrimiento personal. Pero luego empecé a sentir que algo me desagradaba más allá del "coñazo" de las citas de coquetear y repetir el speech (o de las no-citas de los que solo quieren chatear): en estos sitios se reproduce la lógica capitalista de la acumulación, la obsolescencia (o el descompromiso humano más básico), el despilfarro, la apariencia vana del narciso. Leí a Bauman y a Byung-Chul Han, entre otros, y me dieron la razón y las razones.

Citas_ireneFotografía de Irene Díaz.

Entre paréntesis: esta reflexión no significa renegar de los vínculos verdaderos con una, dos o tres personas geniales conocidas por esa vía, que probablemente hoy sean nuestros mejores amigos, e incluso, en algún caso, el marido o la esposa que alguien honestamente buscaba.

Seguir leyendo »

Radiografía de nuestros orgasmos

Por: | 21 de abril de 2016

Tenemos la extraña manía de mezclar el sexo con números, como si tuviéramos un medidor de sensaciones, de emociones, de experiencias de esas que son difíciles no solo de cuantificar sino incluso de describir en palabras que suenen coherentes, cuando suelen ser apenas unos gemidos.

Sin embargo, a veces, los números pueden darnos una visión más amplia, si intentamos ver una fotografía, no de nuestra sexualidad en particular, sino de la vida sexual de una sociedad en general. Con ese propósito, la marca de juguetería erótica Bijoux Indiscrets ha realizado un estudio sobre la sexualidad de los españoles, que además de algunos datos curiosos, desvela algunos porcentajes que pueden ayudarnos a reflexionar.

Bijouxweb

Tras una encuesta realizada a más de 1.500 personas, se desprende, por ejemplo, que ni las escenas idealizadas de las películas románticas ni las escenas imposibles de las películas pornográficas pasan inadvertidas en nuestro imaginario colectivo. Así, si el 66 por ciento opinaba que la ficción ofrece una visión muy distorsionada de lo que realmente es un encuentro sexual, casi el 22 por ciento aseguraba que esta visión, que es uno de los puntos de referencia para enfrentarnos a nuestra sexualidad, ha influido negativamente en sus relaciones sexuales.

Y es que idealizar casi nunca es bueno. Curioseando un poco más, encontramos otro dato, que quizás no sorprenda tanto: el 45 por ciento de las mujeres preferiría que su vida sexual se pareciera más a la de las películas románticas, mientras que el 40 por ciento de los hombres querría poder disfrutar más en su día a día de escenas que se parecieran a una peli porno. Quizás la pregunta es si esos hombres y esas mujeres son los que se van juntos a la cama, porque está claro que (a juzgar por lo que responden) esperan cosas muy diferentes y de ahí pueden venir parte de los líos.

 

Hay otros datos que ya conocíamos, pero que no confesamos tanto: todos fingimos orgasmos. Y resulta que esto de fingir no es algo estrictamente femenino.

Seguir leyendo »

Amor renovable, con garantía de siete años

Por: | 19 de abril de 2016

En España, uno ya puede divorciarse ante notario. En México, se discutió hace unos años la propuesta de permitir los matrimonios por dos años, renovables. Y un tiempo antes, una legisladora alemana propuso también el matrimonio a plazos, argumentando algo que han asegurado los antropólogos: el amor dura siete años.

Como mucho, siete años.

En Nahid, la directora debutante iraní Ida Panahandeh, cuenta la vida de una mujer divorciada (en la estela virtuosa de Nader y Simin, una separación, de Asghar Farhadi) que vuelve a casarse, pero con plazos. Esto es algo que la interpretación chií de los textos sagrados del islam permite: uno puede casarse por unos dias, una semana, un mes o tres meses. Expirado el plazo, sin mediar trámite alguno, el interesado vuelve al estado civil anterior.

 

Nahid
 La actriz iraní Sareh Bayat, frente a la encrucijada, el espejo social, su deseo.

En el caso de la protagonista de la película iraní, ella ha cambiado custodia del hijo por soltería y, por eso, solo puede casarse a escondidas y por días sueltos. Nahid tiene el coraje de una mujer enamorada y, a la vez, la generosidad de las madres. Así es que corre de un lado a otro, para no dejar de hacer lo que siente y cumplir con sus deberes familiares. Llora poco (no hay tiempo para lamentos), sino eficiencia de madre para cubrir todos los huecos, y ternura y entrega de mujer con su marido-amante de los días que toque.

Sobre la duración del amor, o si el matrimonio es una institución hecha a partir del amor, o al margen del amor (y con fin evolutivo o de orden social), hemos hablado, aquí, citando a nuestra antropóloga de cabecera, Helen Fisher. Recordemos que Fisher decía que quizá lo único que se necesitaba es que la pareja durara apenas "el tiempo suficiente para que las crías superaran la infancia".

Seguir leyendo »

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal