Eros

A propósito de febrero, ¿vértigo o asfixia?

Por: | 12 de febrero de 2016

Otro 14 de febrero, sí, otro San Valentín, sí, de nuevo. ¿Qué le vamos a hacer?  Al mercado ya no le basta con la Pascua, la Navidad y el día de la Madre. Los rituales religiosos y los cultos paganos (en especial, los norteamericanos) son los mejores aliados de las grandes tiendas. Y nosotros, como prosumers del amor no podemos declararnos (del todo) prescindentes. Productores y consumidores del hecho romántico somos, mal que nos pese, y de ahí la apropiación del término marketinero 'prosumidor'.

Esta época empalagosa de corazones sintéticos por doquier deja, cuanto menos, algo aprovechable como material de trabajo y reflexión para los corazones agitados de la pura vida verdadera.

Museo_erotica

Una de las imágenes que integran la colección de Fotografía Erótica Francesa del Siglo XIX, expuesta en el Museo de la Erótica de Barcelona.

'Disección de sensaciones' podríamos llamarle al ejercicio. Porque hay, al menos, dos estados claramente reconocibles, en los extremos del amor: uno, la asfixia, y el otro, el vértigo.

Seguir leyendo »

¿Cómo serán los juguetes eróticos del futuro?

Por: | 10 de febrero de 2016

Mucho ha cambiado en el mundo de la juguetería erótica desde que tuve mi primer vibrador rabbit hace diez años. Aunque aquello, en su momento, me impresionó, ahora se ve muy anticuado; iba con pilas y estaba hecho de jelly, algo que ahora se considera un material peligroso. En cambio, la gran mayoría de mis juguetes eróticos actuales están hechos en silicona biocompatible y son recargables vía USB. En cuanto al futuro, más de una vez me he preguntado cómo serán los objetos que me proporcionarán mis orgasmos. Para saberlo, he consultado mi bola de cristal y esto es lo que he visto: 

Venus o'hara
Foto por Venus O'Hara

No sé muy bien qué año es, pero veo que ya tengo unas cuantas canas y arrugas. Es una mañana soleada y me despierto en mi casa futura en el campo. Después de ducharme y desayunar, me dirijo hacia la ventana y la abro. Espero junto a ella, todavía tomando sorbos de mi té verde. Momentos más tarde, entra un drone, justo a la hora en que estaba previsto. Ha venido para traerme una caja de juguetes eróticos que me muero por probar.  

 

Octoring

'Octoring'.

 

Seguir leyendo »

Si te piden que te quedes desnudo

Por: | 08 de febrero de 2016

"El marido entra con mucho cuidado en la cama y susurra dulce y apasionadamente al oído de su mujer: ‘estoy sin calzoncillos’. La mujer le responde: ‘mañana te lavo unos’". Circula en Facebook el chiste y me viene de perlas para ilustrar el tema que hoy quiero comentar, y desde aquí, poner una queja. ¿Por qué los hombres, algunos hombres, se quitan los calzoncillos solo para el estricto momento de hacer el amor y se los vuelven a poner apenas concluida la cosa?

Irenediazfev
Fotografía de Irene Díaz.

Entre las recetas de las revistas femeninas online sobre lo que no hay que hacer después del orgasmo no encuentro ninguna que les recomiende a los hombres evitar calzarse los calzoncillos con la prisa del ya-hemos-acabado-por-hoy. Hablan los decálogos femeninos de no darse la espalda, de no saltar corriendo a ducharse (ellas), de no fumar en la cama ni preguntar "¿te ha gustado?", pero nada dicen de esa fortaleza defensiva que erigen los hombres que se encajan los gayumbos bien arriba, como para que no queden dudas de que esto se terminó. Aquí hay una pared, madame.

Pues yo no quiero que se pongan los calzoncillos ni para dormir, ni para levantarse al baño, ni al volver del baño, ni para charlar en el post-orgasmo, ni para acercarse a la ventana a fumar.

Tengo la sensación de que las mujeres gozamos más del continuum erótico, si vale el término: de estar con él, desnudos/as, sin barreras, antes, durante y después del clímax. A algunas nos pone la fantasía de que, en medio de la noche, la cosa recomience en semivigilia y que ningún torpe movimiento de bragas o slips se interponga en la coreografía del amor deslizándose a oscuras.

Irene_nude
Fotografía de Irene Díaz.

Reniego del acto de subir y bajar el telón del sexo (representado por una ropa interior tan simbólicamente tensa como la cortina de hierro o el telón de acero del viejo bloque soviético). El erotismo es, o debería ser, unas pieles sin elásticos que se rozan, se frotan, y se alejan y vuelven a encontrarse, incluso con las humedades recientes, de nuevo, esta vez con más complicidad.

Irene_diaz fevII
Fotografía de Irene Díaz.

Es como... ¿han visto ustedes las escenas de cama en Sexo en Nueva York, con las chicas gimiendo y dando cabezazos con el sujetador bien abrochado? Pues así de artificial me resulta esto de levantar las sábanas al cabo del sexo y ver que mi compañero se ha puesto los calzoncillos. "¡Quítatelos!", quiero decirle, pero sé que pensará que deseo empezar de nuevo y, a veces no, simplemente me encantaría que los dos nos quedáramos un rato, o la noche, así de indefensos, desnudos. 

Seguir leyendo »

Nunca antes practicar sexo fue tan sencillo

Por: | 04 de febrero de 2016

400 millones de dólares de beneficios durante 2014 obtuvo la empresa propietaria de Tinder y Meetic, entre otras apps de ligoteo. La tendencia es a la concentración, porque son tantas que no podrán sobrevivir por separado, opina Lucía Martín.

Lucía es una periodista todoterreno que lo mismo escribe un estudio sobre economía que saca su lado más salvaje hablando de sexo. Ahora ha visto la forma de combinar ambas pasiones adentrándose de lleno en una investigación de primera mano sobre las app de dating, es decir, las redes sociales destinadas a buscar pareja o, sobre todo, a buscar sexo rápido y sin compromisos. Su nuevo libro Hola, ¿sexo? (Arcopress) es la mejor manera que Lucía ha encontrado para traducir el cambio que ha dado la sociedad al relacionarse en el terreno del 2.0. En Eros hemos hablado varias veces de este tema, en alguna ocasión, asociado al asunto de los "amores líquidos" de esta época, un concepto acuñado por el filósofo Zygmunt Bauman.

El asunto sigue y seguirá dándonos letra. Así es que, si te casaste en la época del teléfono fijo y te has divorciado en la de Tinder, ahora tendrías que ir a por este libro de Lucía Martín.

Hola sexo_

Ilustración de ElDávich para Eros.

¿Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ligar, o simplemente 'Tinder' es la nueva discoteca?

Sí, son las nuevas discotecas (no solo Tinder, también Badoo, Lovoo, etcétera) y sí, han cambiado la forma de ligar. El anonimato y el tamiz de la pantalla son la puerta abierta al 'todo vale': que te digan, a la primera de cambio, 'hola, ¿sexo?' (de ahí el título del libro), que te insulten si la conversación que mantienes no les gusta, que te dejen de hablar sin que haya habido ni un mal rollo de por medio, que ni se despidan… El anonimato favorece algunas cosas buenas (como superar timideces si es tu caso) pero también es la vía libre a todo tipo de comportamientos deplorables.

Dices que no hay sitio para románticos en estas 'app', ¿es una utopía encontrar una relación estable en las redes sociales?

Por poder encontrarla, puedes. De hecho ahí están las cifras: cada vez más parejas se encuentran vía Internet. Es como que te toque la lotería: si juegas, te puede tocar. Ahora bien, creo que si tu objetivo es encontrar pareja, tener una relación estable, enamorarte, estas apps no son el lugar más idóneo porque, en su mayoría, la gente busca sexo rápido, y te acabarás cansando.

En cambio, ¿sí que es cierto que el sexo se ha vuelto algo más fácil?

Totalmente: nunca antes practicar sexo fue tan sencillo. Y con mucho menos esfuerzo, puesto que ya no tienes ni por qué acicalarte, ni tan siquiera salir de casa. También, el que sea más fácil ha hecho que se banalice mucho más, y que la conquista, la seducción, el tonteo previo se hayan ido al garete. Ahora el tonteo se lleva a cabo, cuando lo hay, vía chat, pero no es lo mismo. Ojo, me parecen herramientas muy útiles, lo que critico es el uso que hace la gente de ellas. Hay algo que estas herramientas nunca podrán controlar y que es el feeling que tienes o no, cuando te encuentras con la otra persona.

Seguir leyendo »

Frente a los celos, desconfianza o comunicación

Por: | 01 de febrero de 2016

Por Miguel Vagalume*

Los celos, eso tan normal que ocurre tanto en las relaciones monógamas como fuera de ellas, sea en las poliamorosas, las swinger, las de la anarquía relacional o en los cuernos-de-toda-la-vida. Si sueles tener relaciones monógamas, si lo tuyo es una relación de pareja normal, ya habrás aprendido que es también normal que algunas situaciones produzcan celos, que "si quieres a tu pareja", los sientas. Y si tienes una relación poliamorosa, ya te habrán contado que no deberías sentirlos.

Una sola cosa es cierta: sea cual sea nuestra relación, es lógico sentir miedo y mil cosas más cuando nos parece que podemos perder un vínculo importante en nuestras vidas. Ese lazo que creemos imprescindible no tiene por qué ser nuestra pareja. Por algo incluso los bebés sienten celos; o los sientes en la universidad por los halagos que recibe otra persona en clase; o por el piropo que le han dicho a tu mejor amigo.

33

Fotografías de Irene Díaz.

Pero, en la edad adulta, no es raro que hayamos depositado un montón de expectativas, deseos y necesidades —tanto emocionales, como sexuales, intelectuales, financieras, sociales, vitales— en una sola persona. Y claro, a la mínima sospecha de que esa persona se puede estar alejando, por supuesto, se encienden todas las alertas de que podemos perder a nuestro único proveedor: esa persona que, si se va, cuestiona nuestra vida al completo, incluso nuestra identidad, quiénes somos, quiénes imaginábamos que íbamos a ser, quiénes creímos ser durante muchos años ("¿con quién construyo yo ahora algo parecido?", "¿fue todo mentira?").

Seguir leyendo »

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal