40 Aniversario

Eros

Compañeros de orgasmo, o el vínculo inmortal

Por: | 26 de mayo de 2016

Por Martha Zein (*)

Nuestro cuerpo está habitado de puertas. Cruzar sus umbrales implica acceder a un laberinto de paisajes no reglados. Las llaves de esas puertas son múltiples; las más socorridas son los sentidos y la voluntad, pero no son las únicas, el inconsciente lo sabe. El instinto de supervivencia, la pulsión de vida o de muerte, la voluntaria o involuntaria asociación de ideas, el deseo, el miedo, también abren y cierran cerrojos, por tanto, inauguran o cancelan senderos, favoreciendo o impidiendo los viajes de Eros. Como sucede con algunas cajas fuertes, la combinación de esas llaves permite el acceso a jardines del conocimiento.

Image

Fotografía de Emilio Schargorodsky. La modelo es Lucía González Lara.

Sin embargo, a veces alguien dice "abracadabra" sin siquiera mirarnos a los ojos, sin saber que está desencadenando la apertura concatenada de nuestras puertas y portones y, así, de forma inesperada, la entrada a nuestros universos paralelos queda libre, brindando la posibilidad de que ese alguien se convierta en visitante.

La sociedad a la que pertenecemos nos anima al consumo de los placeres, a la fiesta permanente de las emociones, mientras reduce el número de aromas, sabores, sonidos... Nos convertimos en hedonistas idiotas. Los gorriones están desapareciendo en las megalópolis, las rosas viajan en grandes congeladores antes de alcanzar nuestros jarrones, olvidamos el sabor de las manzanas que maduraron al sol, nuestros muslos apenas sostienen mil pasos, nuestros ojos pierden su brillo delante de las pantallas, nuestras manos apenas conocen la tibieza de lo vivo, sin embargo, nuestra cultura anima a que gocemos, ofrece guías y manuales, crea ránkings de placeres y rutas programadas para el deseo.

Es fácil que crucemos los umbrales creyendo que tenemos derecho a un festín al que rendimos pleitesía. Queriendo olvidar que tras el dintel comienza un viaje a un lugar que sólo reconocemos cuando lo habitamos y que tanto nos gusta, probablemente demos el primer paso. Con las puertas del cuerpo abiertas sin saber muy bien por qué, diremos que fue inevitable para alimentar nuestra perdida inocencia.

Seguir leyendo »

Ser mujer, ser profesional, ser objeto

Por: | 23 de mayo de 2016

A todas nos ha pasado alguna vez. Es un conflicto silencioso, que no suele comentarse y que, de tan común, asumimos como normal en nuestra vida laboral. La sensación de no ser siempre valoradas como profesionales, sino como cuerpos andantes, en nuestro lugar de trabajo.

Direktoren_for_det_hele-750x421

Fotograma de la película 'El jefe de todo esto'.

A veces es un simple comentario, un halago, un piropo. Algo que incluso hay quien ve como algo positivo. Otras veces son comentarios más directos, más humillantes sin que ni siquiera pretendan serlo,  que vienen de la mano, por norma general, de otros compañeros. Todos entienden que se trata de una broma. Que juzgarte no por lo que haces sino por lo que eres, es no solo algo válido sino algo divertido. Y te ríes con ellos. Porque no quieres tener conflictos. Porque es tu lugar de trabajo y las personas con las que compartes la mayor parte de tu tiempo. No sabes que esas risas suponen abrir la veda. No sabes cómo hacer entender que, a ti, ese tipo de comentarios nunca te han hecho ninguna gracia.

Al menos sabes que entre compañeros estáis, más o menos, entre iguales, y tienes la capacidad de responder, o de aclarar las cosas en un momento dado. De decir "hasta aquí", sin que haya muchas consecuencias, más allá de las caras de sorpresa. La cosa cambia cuando el ‘comportamiento inadecuado’ viene desde arriba. Porque ahí ya no tienes la misma capacidad de respuesta.

Puede ser un jefe acostumbrado a la idea de que las mujeres a su cargo no son solo profesionales sino objetos sexuales. Puede ser incluso un socio, un contacto, alguien con quién tú o tu empresa hace negocios, que sabe que debes ponerle buena cara ante los comentarios que no vienen a cuento. Alguien a quien te empeñas en demostrar cada día tu valía, tu trabajo bien hecho, tus ganas de mejorar, tu iniciativa. Y que, sin embargo, pese a todo tu esfuerzo, lo que más valora de ti, son tus pechos.

Seguir leyendo »

¿Es amor o deseo? Es amor porque es deseo

Por: | 20 de mayo de 2016

No hay definición para el amor. Tampoco hay estudio o explicación convincente que desligue el amor del deseo. La red está poblada de tests y explicaciones acerca de cómo reconocer el "verdadero" amor y poder diferenciarlo de la "simple"  atracción (o la química del deseo).

Al parecer, lo que suele mencionarse como "sentimiento verdadero" no es más que lo que conocemos como amor romántico, o el producto de un consenso social, bien ilustrado y fácil de identificar por sus rasgos externos.

"'Te deseo' es mucho más amoroso (y probablemente conduce a una relación más segura y satisfactoria) que el 'te necesito'", asegura el terapeuta Steven Sosny.

01_RAFAELAROCHA(1)

©Rafael Arocha. El fotógrafo expone, hasta julio, su serie 'Medianoche', en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona.

Pero el deseo tiene mala prensa, porque parece no comportar los sublimes requisitos de un sentimiento mayor como el amor. Aunque todas las especulaciones al respecto sean meros artificios mentales y, por lo tanto, incapaces de abarcar lo que es sentir, o transcribir los latidos.

El amor es relación, decía Krishnamurti, el escritor místico indio. "¿Es la relación una cuestión de pensamiento? -se pregunta retóricamente-. El pensamiento es siempre lo viejo; la relación es algo nuevo. El pensamiento nunca es libre porque es la respuesta de la memoria. Es respuesta del pasado (...). Lo que es importante es percibir la inmensidad de la vida, y amar".

Seguir leyendo »

El mundo pegajoso de los lubricantes

Por: | 18 de mayo de 2016

"Hecho con ingredientes naturales", leí una vez en letras grandes en un paquete de lubricante de una marca que no mencionaré.  No obstante, tras leer la lista completa de ingredientes, descubrí que aparte de contener extracto de Aloe Vera, el resto consistía en sustancias con nombres largos e impronunciables, que dudaba mucho que fuesen naturales.

Aunque me considero bastante entendida en los productos eróticos, cuando se trata de los lubricantes, confieso que ando bastante perdida. Es algo que no uso personalmente (o más bien no he sentido la necesidad de utilizar). Otra cosa que no me convence es el hecho de que muchos lubricantes son perfumados. No me gusta el mensaje que esto transmite: es como si fuera necesario camuflar nuestro olor íntimo.

  Lubricantes venus o'hara

Foto Venus O'Hara

Pese a mis prejuicios, cuando tuve la oportunidad de adentrarme en el mundo de los lubricantes, procuré hacerlo con una mente abierta. Después de adquirir muchos lubricantes de todo tipo, por ejemplo a base de agua, silicona, perfumados, sin perfume, efecto calor, efecto frío, gel estimulante y más, decidí estudiar sus ingredientes más a fondo.

Algo que me llamó mucho la atención fue la frase "sin glicerina", que se puede encontrar destacada en algunos lubricantes que suelen ser los más caros. Su importancia en el packaging da a entender que es un ingrediente no deseable. Me resultó muy intrigante puesto que la glicerina es el ingrediente principal en la mayoría de los lubricantes que tengo...

Seguir leyendo »

Gracias por romperme el corazón

Por: | 16 de mayo de 2016

Cuesta muy poco pasar del amor al odio, pero cuesta mucho más pasar del amor a la indiferencia. Cuesta que una persona que lo ha sido todo para ti se convierta en simplemente nada. Y cuesta mucho más cuando esa persona te rompió el corazón.
La expresión romper el corazón suena casi poética. Como si realmente fuera algo metafórico. ¿Pero lo es? Es difícil decirlo cuando sientes ese dolor agudo en el pecho, un dolor real que te desquebraja, que te impide respirar, que te parte en dos, literalmente. Porque desde ese momento te divides en dos personas: en la que eras hasta entonces y en la que serás a partir de ahora.

Quizás esa sea la parte que nadie nos cuenta. Todo el mundo tiene miedo a que le rompan el corazón, a sufrir por amor. Bien sea por un amor no correspondido, por un desengaño, por una traición o, incluso, por un desgaste inevitable. Habría que empezar a perder ese miedo, porque que te rompan el corazón puede ser una de las mejores cosas que nos pase en la vida.

Roto

Ilustración de Esther Gili, autora de 39 semanas.

No miento. Es una de esas lecciones que tardas en asimilar, pero reconforta saber que a veces el dolor tiene una explicación lógica. La de crecer. La de aprender. La de reconstruirte desde tus ruinas para conseguir una mejor versión de tu persona.

No todo el mundo se entrega sin restricciones al amor. Los hay que ya avanzan con miedo desde el principio. Y los hay que dan todo, como si realmente les sobrara. Pero es mentira eso de que no se espera nada a cambio. Se espera que, cuando amas sin límite, la otra persona también lo haga. La pena es que nadie puede saber si va a ser así desde el principio, si va a ser así al final.

Por eso, en el momento en el que te das cuenta de que ese amor no es lo que esperabas, algo se resquebraja. A veces es un proceso lento, y otras veces puede ser una dentellada. Una mirada, un descubrimiento, una respuesta dolorosa a una pregunta que te lamentas por haber lanzado: “¿Alguna vez me quisiste?”.

Seguir leyendo »

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal