40 Aniversario

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

Erotismo sentimental vs. sexo deprimente

Por: | 31 de enero de 2012

“Sexo deprimente”, llamo yo a esa acción que suele ocurrir inmediatamente antes del acto de levantarse de cama ajena, en mitad de la noche, vestirse y tomarse un taxi a casa, a dormir sola.

F749ba95f28a4b6413798b7017e89d5c
Imagen vía Picship.com

Es que, habiéndonos liberado del sexo matrimonial como única opción posible, tenemos que pasar ahora por esta “travesía del desierto” del timing, las motivaciones y los modos masculinos. Y ojo que, la mayoría de las veces, somos nosotras mismas las que nos imponemos esas prácticas a imagen y semejanza de las conductas de nuestros compañeros, o de las que creemos atribuibles a ellos, claro. Los lectores me dirán que insisto con este tema desde hace varios posts y tienen razón: y es que una y otra vez vuelve a pasar algo por aquí, bien cerca, que me pone de lleno a reflexionar en todo lo que todavía nos queda a las mujeres por conquistar para cubrir nuestros propios requisitos eróticos.

Seguir leyendo »

Erótico Guardiola

Por: | 29 de enero de 2012

Autor invitado: Joan G. (periodista deportivo, Barcelona)

Aquí estoy de nuevo, manos a la obra bloguera. Antes de empezar a abrir boca, tengo que aclarar cuatro cosas: uno puede ser catalán pero no futbolero; ser catalán pero no del Barça; ser catalán pero no encontrarse eso por parte alguna del cuerpo, así que ser catalán raro, en verdad, y periodista sport, para más señas. Y además, odiar a Pep Guardiola. Dicho queda, con humor y sin acritud. Me interesa el deporte como fenómeno de masas... y ¡por Dios, que el fútbol lo es! ¿Qué tiene que ver esto con lo erótico-festivo? Mucho (*). ¿Y Guardiola con el sexo? Bastante. Sobre todo con el mío. Ahora verán.

Guardiola barca barcelona fcbarcelona barcablog barca blog guardiola barca barcelona fcbarcelona barcablog barca blog 2

Pep Guardiola, vía barcablog

Seguir leyendo »

Almohadas y muebles amorosos

Por: | 26 de enero de 2012

A la mayoría de gente le apasiona en algún momento la idea de recrear las posiciones más interesantes del Kamasutra. Después de experimentar durante un tiempo, por lo general se elige la comodidad en lugar de hacer cosas innecesariamente complicadas, sobre todo por el bienestar de ella.

Lovepillows

Las Love Pillows son bien prácticas..., aquí la demostración.

Margarita Bonita, en Barcelona, ha creado la mejor gama de muebles eróticos del mundo. El mobiliario te permite experimentar con las posiciones sexuales sin tener que comprometer la comodidad, además de tener un aspecto muy "elegante" mientras lo haces. Recientemente participé en la creación de una guía de usuario para su sofá Neotantra, para la Movement Bed, y las Love Pillows (almohadas de amor). Estaba encantada de poner en practica mis conocimientos del Kamasutra. 

Seguir leyendo »

¿Somos infieles?

Por: | 25 de enero de 2012

Carnero

'El carnero de Dall'. Foto David McMaster, 2005, Alaska Zoo, Anchorage, Alaska, USA. GNU Free Documentation License.

Ya lo dice Sabina: "Cuernos, cuernos, cuernos, siempre tan modernos. Cuernos, cuernos, cuernos, es la solución…". Pues parece ser que para muchos sí: las cifras del popurrí (*) de estudios consultados son verdaderamente llamativas. Oscilan entre los que dicen que el 46% de los hombres y el 49% de las mujeres declara haber puesto los cuernos alguna vez. Y otros donde se rebaja un pelín y se asegura que casi cuatro de cada diez españoles ya han sido o podrían ser infieles (39%). El 17%  lo confiesa abiertamente: lo han sido una vez (8%) o más veces (9%).  

 

Pero claro, se puede pecar también de pensamiento y omisión. Y, aunque no demos el paso, sí parece que fantaseamos con tener relaciones sexuales con todo lo que se mueve.

Seguir leyendo »

Erotizadas y superexigidas, las chicas se rebelan

Por: | 24 de enero de 2012

¿Y qué si no aprovechamos todos los orificios? ¿Por qué tenemos que ser acróbatas, malabaristas  o querer compartir cavidades frenética y simultáneamente con más de un amante? ¿Será que la pirotecnia sexual mediática nos está empujando a ser lo que no somos y a hacer lo que no nos da placer, so pena de pecar de “estrechas”?

Kamasutra1

Ilustración de 'Los aforismos sobre la sexualidad de Vatsiaiana’, el Kamasutra.

¿O tenemos que dudar de nuestro erotismo porque gozamos como gozamos, como nos apetece, y listo, con todo el Kamasutra repasado o solo a medias? Acerca de esto hablaba, días atrás, Elena Lasheras, la librera feminista de Mujeres de  Madrid, en una entrevista del portal periodismohumano.com: “Es que es increíble que (la sexualidad femenina) siga siendo tabú en pleno siglo XXI. Yo sostengo que el Mayo del 68 y el amor libre fue muy deslumbrante, pero que lo que se estaba sosteniendo era una sexualidad masculina. Y con el paso del tiempo hemos descubierto que son sexualidades distintas. Hoy, llamarnos estrechas es lo mismo que llamarnos puta en el otro extremo. Desde la época del ’Speculum’ no se ha teorizado sobre nuestra heterosexualidad. Se han editado muchos libros sobre por dónde, en qué posturas, el Punto G, el orgasmo de los dos a la vez. Todas esas leyendas han creado una insatisfacción terrible hasta el punto de que muchas mujeres nos cuentan que piensan que son frígidas. ¡A estas alturas!”.

Está claro: las heterosexuales de este particular momento erótico-histórico tenemos que aprender a convivir con una exigencia social desmesurada y con una autoexigencia que no le va en zaga.

Seguir leyendo »

Amores imaginarios (2): 'Belle de Jour'

Por: | 23 de enero de 2012

Autor invitado: Josep Giralt (*) 

Belle_07

Catherine Deneuve, en 'Belle de Jour', 1967.

 "¡Por Dios! ¡Cúan moral es el pueblo cuando no se le da la oportunidad de ser libertino!". (Marques de Sade)

La lógica del orden social es muy compleja. No sólo reprime a través de la culpa, también fomenta que se tengan deseos, pero solo los deseos que ese orden social ha decidido que se pueden tener.

Luchar por mantener una conciencia propia supone, la mayoría de las veces, lo mismo que atravesar el desierto en solitario. El sistema posee una gran habilidad, se encarga sutilmente de neutralizar cualquier atisbo de libertad. Pero no se puede vivir indefinidamente en el frente. En la vida siempre llega un día en el que las circunstancias se tuercen. Uno comprende entonces que debe aprovechar esa oportunidad para luchar por la construcción de uno mismo.

Si no queremos vivir una vida estéril, sintiéndonos como seres alienados, no nos queda otra opción que la de abandonar esa calma interior imaginaria que produce la comodidad de saberse parte del rebaño. En realidad es el orden social el que dictamina qué situaciones van a ser calificadas como “normales”. Conceptos como matrimonio, amor, sensualidad, monogamia, fidelidad o familia son administrados según sus intereses. Se hace en forma de leyes, de esloganes, de catecismo o de ideas falsas. Lo mismo que una campaña de marketing orquestada para la captación de almas. Almas que, sin saberlo, viven abducidas por la moral de sus amos. 

Seguir leyendo »

Porno en femenino: el cabaret de los deseos de Erika Lust

Por: | 21 de enero de 2012

Acabo de ver este mediodía, mientras comía, Cabaret Desire, el último trabajo de la polifacética Erika Lust (Estocolmo, 1977), licenciada en Ciencias Políticas y feminismo, directora de cine, escritora y guionista. La última vez que vi una peli porno sentada a la mesa, había invitado a un amante a cenar y pensé que sería divertido proyectar una colección de clips de porno fuerte entre plato y plato. Al principio nos hacía gracia pero no tardamos mucho en pulsar el stop porque las escenas hardcore nos impedían no sólo la masticación, sino hasta la digestión.

Sin embargo, esta tarde he digerido bien. Además, Cabaret Desire me ha dejado un muy, pero que muy buen sabor de boca.

Stills-(36)

Escena del filme. Fotos de Antía Pagant

Seguir leyendo »

Cómo saber si le gustas a una desconocida

Por: | 20 de enero de 2012

Autor invitado: Xabier Macca (psicólogo, Bilbao)*

Hay que confesarlo: para los tíos, las mujeres son un mundo aparte, seres mágicos e incomprensibles que nos es imposible evitar adorar; el problema es que ellas no piensan lo mismo de nosotros. Cuando sales de fiesta por ahí, esto se agudiza aún más. Por la noche yo siempre las visualizo como pequeños cástings con patas, pues tienen un montón de pretendientes para el puesto de "amante" y eligen al candidato que más les gusta. El rebaño de maromos se somete, los individuos que lo componen fingen una personalidad que no tienen, mientras tratan de agradar.

41-006

Fotografía de Clint Newsham, vía the designinspiration.com

Piensan que si son agradables el tiempo suficiente serán seleccionados y obtendrán el preciado tesoro, cuando lo cierto es que esto sólo suele ocurrir cuando son guapos o notablemente pudientes. Vamos, que si no eres Heracles o Rockefeller, te habrás dado cuenta de que eres percibido como un "tío majo", eso si tienes suerte de no parecer un pesado, pero pillar lo que es pillar, como mucho la gripe o un resfriado si bebes de muchos vasos. 

Seguir leyendo »

Autora invitada: Lara Sánchez, fundadora de ¡Vaya Berlín! (*)

BERLÍN, 2012. En la esquina de una calle residencial, cercana al distrito histórico, un gigantesco rótulo en amarillo y azul anuncia orgulloso la entrada a un local de intercambio de parejas. Franqueando su puerta, a plena vista de cualquier viandante, un collage de fotos da una idea de las posibilidades de su interior: camas redondas de raso, complejos aparatos eróticos, incluso útiles al servicio de las más retorcidas prácticas sexuales; al cuero, al desnudo o en rudas posiciones. No es el único lugar de la capital alemana que ofrece sin esconderse un espacio para la libre orgía o el hábito sexual más inimaginable; los hay casi a cientos (en la imagen, otro escaparate). Berlín se comporta así de desenfadada en numerosos aspectos y, en especial, en lo referente al cuerpo y sus placeres. Aquí no hay nada de lo que uno pueda avergonzarse porque se entiende y se exhibe que el hombre – además de trabajar duro – necesita divertirse.

Ambiente nada extraño en el Kit Kat Club. Foto de Stephan Mueller.

 

Seguir leyendo »

Si el coqueteo en la oficina va a más...

Por: | 17 de enero de 2012

Venus O'Hara por Guy Moberly
Venus O'Hara, por Guy Moberly

El coqueteo en la oficina normalmente no llega a ninguna parte, es solo un juego inocente que alegra el día. Además sirve como una buena distracción de las tareas aburridas del trabajo diario. A veces, ni hace falta que te atraiga la otra persona. Cuando tienes que pasar todo la jornada encerrada en un mismo espacio, día tras día con la misma gente, tus gustos pueden cambiar sin darte cuenta. Puedes encontrarte flirteando con una persona que ni siquiera mirarías dos veces en la calle. Suele empezar poco a poco, con emails sugerentes, indirectas, piropos y cruces de miradas intensas. Para algunos es un juego que hace que el tiempo pase más rápido, para otros se basa en una atracción verdadera.

Seguir leyendo »

Cuestión de amor propio

Por: | 16 de enero de 2012

Lo de procurarse placer a uno mismo es tan antiguo como el mundo. En realidad, como decía el cantante Nancho Novo, es una cuestión de “amor propio”, característica básica del ser humano desde que es tal. ¿O acaso alguien piensa que Adán deseó una compañera para hablar de lo bonito que era el jardín del Edén? Y, a lo largo de tan larga historia, tal práctica ha tenido momentos mejores, los menos, y etapas de persecución y castigo.

 Tecnicas-masturbacion-femenina-L-nPCVd5

Imagen vía Paper Blog.

La cosa no empezó mal, por ejemplo la civilización egipcia creía que el universo había sido creado a partir de los ríos de semen que salían del pene de uno de sus dioses. Igualito que el dios cristiano que para crear el mundo se tiró una semana haciendo manualidades (de las otras). Oriente, que siempre ha sido más rumboso en lo que a sexo se refiere, pronto se desmarcó de la ola de represión y de concebir el sexo no como fuente de placer sino como medio de reproducción que asoló Occidente sobre todo a partir de la implantación del cristianismo. Para ilustrar lo nefando de esta práctica tenemos en la Biblia el caso de Onán, que ha dado nombre a esta actividad sexual. Pero Onán lo que hacía era acostarse con la esposa de su hermano y, como no quería embarazarla, en el momento del orgasmo eyaculaba sobre la tierra. Vamos, un listo y el precursor de la marcha atrás y no de la masturbación.

Seguir leyendo »

Enganchadas a 'Sexo en Nueva York'

Por: | 14 de enero de 2012

Erotismo%201
Ilustración de Marta Vives.

¿Por qué seguimos Sexo en Nueva York? Las mujeres vemos esta serie una y otra vez. Y cada capítulo, dos, tres o cinco veces. En ocasiones, no queremos reconocerlo (ni falta que hace) ni explicarlo. Si estamos en pareja, la disfrutamos a escondidas; si estamos solas, nos despatarramos y nos dejamos ir, crédito tras crédito, musiquita tras musiquita sobre cartón del Empire State y con Sarah Jessica pisando el mismo charco de Manhattan y salpicando los mismos tules de bailarina en tonos pastel. ¿Por qué?

Conozco a fervientes espectadoras de la serie provenientes de ámbitos culturales y educativos bien diferentes, de ciencias o de letras, edades distantes, más o menos comprometidas social y políticamente, buenas lectoras, peluqueras o historiadoras de arte, del norte y del sur del mundo. ¿Por qué?

Además, lo admitimos: las cuatro protagonistas son pijas, no exhiben preocupaciones demasiado elevadas sobre la vida de los otros ni la muerte (especialmente, la ajena); hablan demasiado de Manolos (los zapatos carísimos diseñados por Blahnik); compran sin parar, usan inverosímiles y castos sujetadores en las escenas hot y…………………………………… (de nuevo, apelo a la línea de puntos para que usted, querido lector/a, rellene el espacio con sus argumentadas críticas).

Seguir leyendo »

Hasta el moño

Por: | 13 de enero de 2012

Cada año, apenas piso Berlín, escucho la misma cantinela: “Atrévete a descubrir el nuevo vibrador de silicona, recargable, sumergible, súper silencioso, ergonómico, con 10 patrones de vibración y 25 velocidades”. Ya. ¿Pero esto qué es? ¿El 2004 y el lanzamiento de Lelo? No, no, que han pasado seis años, y que te atrevas a probar el requetenuevo vibrador de silicona, recargable, sumergible, súper silencioso, ergonómico, con 10 patrones de vibración y 25 velocidades. Ya. Si estamos (estábamos) en el 2011, esto debe ser Berlín. ¡Bienvenidos a la Venus!

Venus1
Via: http://megaportail.com

Seguir leyendo »

La indecencia de las preposiciones

Por: | 12 de enero de 2012

15_bajopageposter

Fotografía de Alex Romero, incluida en el relato 'Bajo', de Inma Viguera.

A veces un título es la mejor tarjeta de presentación. El de este librito es tan sugerente, Preposiciones indecentes, que lo sugiere casi todo... Pero ANTE la tentación, o por ella quizá, hemos elegido otro circular y algo más crecido para encabezar este comentario acerca de un pequeño proyecto colectivo. Se trata de una obra autoeditada en Barcelona, un volumen breve y de contenido desigual que nos acaban de enviar. Un libro breve de relatos eróticos igual de breves.

Los libros del género abundan. Las editoriales lo trabajan con gusto; lo sexual siempre fue materia apetecible; desde los frisos en los edificios al papel impreso, de los tiempos clásicos a los modernos. Hay en el mercado volúmenes explícitos o no. Sobre culos, tetas, penes, posturas mil, hombres suculentos y/o mujeres poderosas; sobre lo carnal y lo imaginario, lo más duro y lo más blando, lo sencillo y sofisticado, el hambre y las ganas de comer... Mucho para contar e ir contando.

Pero este nos ha llamado la atención. Primero, porque por el tamaño parece un diario del nuevo año. Una agenda. Y al abrirlo, resulta que podría, pero no es; que aquí hay sexo y no sólo, también mucha esperanza vana, mucha decepción y fracaso de amor, muchas noches en vela y mucho deseo. Segundo, porque su cubierta es de tono carne, como de piel blanca transparente, y lleva letras rosadas, ruborosas, en el título y el nombre de la editorial: Adicciones Porquesí, que también ya dice bastante. Y luego añade una lista de palabras, ordenadas una encima de otra, cual cuerpo de torre empinada y en equilibrio ("a, ante, contra, de, desde...") con las que cabe jugar.

Y juegan. Jugaron los editores a invitar a autores a escribir historias eróticas. Con una premisa: cada cual debía usar como punto de partida una de esas 25 preposiciones de la lista previa ("... durante, en, entre, excepto, hacia..."). Así, piden textos y esperan hasta juntar 25 relatos... ("hasta, mediante, para, por, pro, salvo, según, sin, so, sobre, tras y vía"). 

Preposiciones bien indecentes todas. 

De ellas nacen los ruegos como este de Inma Viguera: "Acaríciame antes, amor"

Expectativas, como las de Lola Pantoviani: "Como en una aventura a media noche subimos a la azotea. Dos copas, vino tinto, tú y yo". 

Rutinas: "Paulina vive en el piso de arriba y cada día a eso de las diez se despierta haciendo el amor".

evidencias a ojos de Nereida V.: "La vara carnosa de Alphonse resbala por la única superficie de piel que queda al descubierto entre el liguero y las puntas de encaje del corpiño de Ernestine". 

Seguir leyendo »

Sexo: dónde y cómo lo hacemos

Por: | 10 de enero de 2012

Cada uno lo hace como y, sobre todo, cuando puede. Pero, los sesudos informes que elaboran sociólogos, sexólogos y demás ologos afirman que hay determinadas horas, posturas, indumentarias… que convierten una sesión de sexo estándar en una digna de marcar con rojo en el calendario. Y también existe el fenómeno de “Si todo el mundo lo prefiere, por algo será…”. Por ejemplo, y resumiéndo estadísticas (*), aunque hay a quien le van los polvos mañaneros o en la siesta, un 77% prefiere mantener relaciones sexuales al final del día y sobre todo los fines de semana. El lunes, sin embargo, la mayoría tiene la libido en los pies.

 

En cuanto al lugar idóneo para los placeres de la carne, a pesar del morbo del sexo al aire libre o en sitios donde te puedan pillar, a un 94% le gusta tener relaciones en casita, más concretamente en el dormitorio. No obstante, el salón, el baño y la cocina le pisan los talones. Y es que un buen chaiselongue, la bañera, la lavadora o una mesa tipo El cartero siempre llama dos veces tienen su público. Si fuera obligatorio montárselo fuera de las cuatro paredes del hogar, dulce hogar, todo el mundo elige la playa. Y casi con más fuerza los de provincias de interior que costeras. Aunque, si te tienes que hacer 400 kilómetros para retozar, igual para cuando llegues a la orilla se te han pasado las ganas…

Seguir leyendo »

De osos y oseznos

Por: | 09 de enero de 2012

Autor invitado: Iñaki Lajud Alastrué (terapeuta, Madrid)*

Me estreno en este blog; vaya forma de perder la virginidad, con miles de ojos mirando. De todas las virginidades que he perdido a lo largo de los años, esta es con diferencia la más 'pública'. Y debo agradecer a Joan G. su colaboración en el mismo, ya que la foto que recibió de ELLAS, como cariñosamente denomina a las autoras del blog, me puso (...a reflexionar, no malinterpretéis) sobre el tema que quiero tratar hoy, la ternura de los hombres. Esa imagen del oso de peluche me inspiró.

Ibramovich-pique

Zlatan Ibrahimovic y Gerard Piqué, regalándose carantoñas cuando compartían camiseta del FC Barcelona. La foto, que pasó por ser de un aficionado, fue tomada, al parecer, por el fotógrafo del www.dn.se, Anders Lundqvist. La escena corrió como la polvora por las redes sociales.  

A mí me ha supuesto una auténtica aventura encontrar varones que abiertamente se permitan expresar cariño y sensibilidad, especialmente entre otros varones, pero doy fe de ello: haberlos haylos, como popularmente se dice de las brujas, aunque no creamos del todo en su existencia. ¿Pero por qué me ha costado tanto dar con hombres con la capacidad de reconocer su lado tierno, sin miedo a que se les caigan los genitales al suelo? Y aún así, parece que la mayoría sólo se deciden a confesarlo tras la puerta cerrada de una consulta, donde saben que cada palabra está sujeta a una estricta confidencialidad profesional.

Seguir leyendo »

El ruido en la cama

Por: | 07 de enero de 2012

Los ruidos que hacen los amantes en la cama son tan únicos como ellos mismos. Hay algunos sonidos que me fascinan y otros que hacen que un buen polvo se convierta en un polvo increíble. Para mí, es la mejor forma de comunicar que lo que estoy haciendo está bien.

Tumblr_lsehd4w0S31qg084po1_1280
Imagen vía Kiss the Moon. 

Un ruido que siempre funciona es la respiración pre-orgásmica, que me recuerda a un parque de atracciones durante los primeros momentos en una montaña rusa, cuando la cadena se levanta lentamente antes de la primera caída. Me fascina que hay personas ya gritando antes de que haya pasado nada. Supongo que es el sonido de la ansiedad y de la impotencia ante algo terrorífico y emocionante que está a punto de suceder.

Seguir leyendo »

El retorno del porno chic

Por: | 05 de enero de 2012

De hace unos años para acá, el llamado movimiento pospornográfico se ha proclamado como el no va más de la lectura intelectual de la pornografía como objeto cultural. Se supone que es la última revolución erótica, un torrente multidisciplinario que se expresa en películas, performances, seminarios universitarios, obras de arte y hasta conciertos. Permítanme decirlo aquí mismo: cuanto más lo conozco, más sueño me entra.

El término lo acuñó Annie Sprinkle, una legendaria abuela del porno, que en sus tiempos era una morena gordita rica que hacía unas películas entre cutres y graciosas, y que con los años fue mutando hacia una mezcla entre gurú del sexo, performer y artista conceptual que a mí, sinceramente y después del numerito de las bodas por colores, me parece una tomadura de pelo. En este proyecto, realizado a medias con el amor de su vida Elizabeth Spethens, la diva del posporno se casa con su chica una vez al año, cada año por un rito distinto, con un color distinto del arco-iris, y cobrando una pasta gansa por montar el tinglado. No sé si le pillan ustedes el tranquillo a la cosa. A mí que me lo expliquen. ¿Posporno en estado puro?


© james stiles

Fotografía de James Stiles

Seguir leyendo »

Amores imaginarios (1): 'El último tango en París'

Por: | 04 de enero de 2012

Autor invitado: Josep Giralt (periodista, Barcelona).

"Lo permitido no atrae; lo que no lo está, excita nuestro deseo". (Ovidio, Amores, II, XIX, 3)

 Se puede entrar en el amor y en la muerte una única vez. Es lo que que ocurre cuando uno descubre por vez primera en la pantalla el que será para siempre el amor de su vida. Los franceses siempre tan evolucionados e inspiradores suelen decir: “El placer nunca esta en casa”. Como considero que el amor real es como un préstamo hipotecario a cuenta de un futuro incierto, concentraré mis energías en hablar aquí de amores imaginarios, que definitivamente suelen ser más duraderos.


8115
Encuentro furtivo, Maria Schneider y Marlon Brando se tropiezan un buen día en un piso. Y fuera sólo está París.
 
El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas ya hechas, completas y terminadas, sino en el impulso y en la fuerza de la imaginación. Por un lado tenemos el amor trascendente, el real, el que debería otorgar más peso y sentido a nuestras vidas y por otro lado, el de nuestros fantasías.
Pero finalmente ¿qué preferimos los hombres para divertirnos? ¿Para vivir? ¿Qué buscamos realmente? ¿Es posible que el deseo sexual por nuestros mitos sea más duradero que el real? ¿Qué es verdad y qué no? ¿Cuándo hacemos el amor con nuestra pareja pensamos en nuestra cónyuge o en Scarlett Johansson? Según los expertos, para los  hombres, una escena subida de tono o un comentario malicioso puede ser mucho más efectivo que algunas cenas a la luz de la luna. 

Seguir leyendo »

Desnudos, despojándonos de capas y de vergüenzas

Por: | 03 de enero de 2012

Recién despiertos, hablamos de las alucinaciones hipnogógicas (esas cosas absurdas que se nos presentan en la transición entre la vigilia y el sueño), pero también de mis bragas. Él dice que se le aparecen formas, colores, algo claramente gráfico que se transforma. Yo le cuento que las mías, mis alucinaciones (no mis bragas), son relatos psicodélicos mezclados con fragmentos cotidianos, palabras y conceptos tan delirantes que anticipan la pérdida de conciencia. Él insiste en que le gustan mis bragas. Pero eso, cuando ya se ha hecho de día, por la mañana, y porque me he levantado y me ha visto a la distancia (que la noche anterior y de cerca, ni se fijó).

En nuestro sistema de cobertura en capas, la ropa interior es un gran tema de conversación y, sin embargo, afirmo desde aquí, contundente, que a los hombres no les interesa en lo más mínimo lo que nos pongamos (dicho esto, como comprenderán, sin ningún rigor y con un cierto afán provocador, ¡a ver si de una vez por todas se fijan en lo que usamos!).

Foto

La dama del perrito, desnudada por Fernando Vicente en la exposición Venus, Galería Gloria de Madrid.

A partir de tan arriesgada hipótesis heterosexual, consulto a una buena amiga gay: “¿A la hora de la verdad, a las chicas les importa la lencería?”. La pregunta salta en plena calle, mientras caminamos por la madrileña Fuencarral, uno de estos días de Reyes y compras voraces, y porque ella se ha parado en seco frente a un escaparate de secretos femeninos en encaje y admira las prendas a las que yo dejé de prestar atención hace tiempo.

Es que, me quejo: ¿para qué gastar dinero en cosas que a nosotras nos resultan incómodas y a los hombres ni les van ni les vienen?. “Nosotras sí disfrutamos de estos trapitos”, me confirma. Insisto, brazos en jarra: si los hombres quitan todo de un tirón, ¿qué sentido tiene soportar el escozor de las puntillas durante la previa? Ella me mira con indiferencia y propone entrar a ver lencería sexy.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal