Eros

Erotizadas y superexigidas, las chicas se rebelan

Por: | 24 de enero de 2012

¿Y qué si no aprovechamos todos los orificios? ¿Por qué tenemos que ser acróbatas, malabaristas  o querer compartir cavidades frenética y simultáneamente con más de un amante? ¿Será que la pirotecnia sexual mediática nos está empujando a ser lo que no somos y a hacer lo que no nos da placer, so pena de pecar de “estrechas”?

Kamasutra1

Ilustración de 'Los aforismos sobre la sexualidad de Vatsiaiana’, el Kamasutra.

¿O tenemos que dudar de nuestro erotismo porque gozamos como gozamos, como nos apetece, y listo, con todo el Kamasutra repasado o solo a medias? Acerca de esto hablaba, días atrás, Elena Lasheras, la librera feminista de Mujeres de  Madrid, en una entrevista del portal periodismohumano.com: “Es que es increíble que (la sexualidad femenina) siga siendo tabú en pleno siglo XXI. Yo sostengo que el Mayo del 68 y el amor libre fue muy deslumbrante, pero que lo que se estaba sosteniendo era una sexualidad masculina. Y con el paso del tiempo hemos descubierto que son sexualidades distintas. Hoy, llamarnos estrechas es lo mismo que llamarnos puta en el otro extremo. Desde la época del ’Speculum’ no se ha teorizado sobre nuestra heterosexualidad. Se han editado muchos libros sobre por dónde, en qué posturas, el Punto G, el orgasmo de los dos a la vez. Todas esas leyendas han creado una insatisfacción terrible hasta el punto de que muchas mujeres nos cuentan que piensan que son frígidas. ¡A estas alturas!”.

Está claro: las heterosexuales de este particular momento erótico-histórico tenemos que aprender a convivir con una exigencia social desmesurada y con una autoexigencia que no le va en zaga.

Nuestros amantes (sucesivos) nos han relatado sus historias de insatisfacción con sus anteriores mujeres: una vez, un compañero me dijo, parafraseando el hilarante sketch de los Monty Python, “nobody expects the spanish inquisition pero…” (en alusión a las, según él, exiguas dotes amatorias de su ex). Y otro, muy querido, me hablaba de damas que en la cama parecen un bicho-palo, por su morosa dinámica. Se ha escuchado también esto de “bueno, ¿esto es todo sota-caballo y rey o..?”, como diciendo “¿cuándo me vas a sorprender con alguna variación gimnástica?”. Por no hablar del susto que se nos mete en el cuerpo cuando un chico que nos gusta mucho nos anuncia que es un experto en sexo tántrico y estudiamos para no defraudar y nos agobiamos ante el primer examen.

Es cierto, a veces nos sentimos aliviadas porque ellos hablan de otras. “Por ahora me he salvado”, pensamos. Porque… ¿quién quiere ser un bicho palo o una occidental convencional con cero patatero en prácticas tántricas, sobre todo, en los relatos que vendrán?

Llevo estas inquietudes en bandeja a uno de los varones invitados del blog, Iñaki Lajud, psicólogo y terapeuta sexual, y me dice que esta “superexigencia” de los tiempos tiene algunos matices, también relacionados con los roles. Si hoy la mujer tiene que exhibir orgasmos de todos los colores y sentir y dar placer en todas las posiciones posibles, durante un buen tiempo anterior fueron los hombres los que estuvieron obligados a “dar” el orgasmo a la mujer porque el varón era el experto, el que se mandaba a desflorar a las féminas que iban a aprender lo que él quisiera enseñarles. Para mitigar estas exigencias impuestas, lo único que vale, según Iñaki, es la información científica veraz y sobre todo, el autoconocimiento. Cada uno sabe lo que le da placer. No es preocupante nada de lo que no hacernos, salvo aquello cuya evitación nos provoca sufrimiento.

“Mira, ya sé que existe la hipoxifilia, pero a mí no me causa ninguna gracia que me ahorques”, tuve ganas de decirle a un osado experimentador erótico. No se lo dije porque cejó en el intento por sí mismo, pero me quedé pensando en cuántas cosas nos callamos por no parecer “estrechas". 

Hace un par de décadas, las adolescentes hablábamos con nuestras amigas sobre lo que hacíamos con nuestros novios y mentíamos "a la baja", no fuera cosa que alguien creyera que éramos “putas”. Hoy las teens cuentan batallitas de alto voltaje y quién sabe si no fabulan al alza: ya nadie quiere pasar por mujer santa de poco mundo (cuestión que será motivo de otra entrada).

Volviendo al asunto que planteaba Lasheras sobre la adopción de la erótica masculina por parte de las chicas de los sesenta, pienso en el machismo en territorio hippie, con estética pop, y me viene a la memoria la película de Martin Scorsese sobre George Harrison y el asunto de Pattie Boyd, la primera e icónica novia del tercer Beatle y luego mujer de su gran amigo Eric Clapton. En el documental, Clapton cuenta que él le confesó a George el amor por su mujer, a lo que George respondió: “Quédatela” (una palabrita frente a la que cualquier mujer de esta época exclamaría: “¿Pero quién eres tú para cederme?, ¿Mi dueño?”).

 

Trailer de 'George Harrison: living in the material world', de Martin Scorsese (2011).

Y que me perdone la delegación de la corrección política: más allá del ego inflado que podemos intuir en Pattie por haber inspirado dos hermosas canciones del pop fundacional como Something, de Harrison, y Layla, de Clapton, con estos comentarios de los enamorados de entonces, la chica queda para la historia como un objeto intercambiable… algo que, probablemente, todas hubiéramos sido en ese contexto (y con más razón si nos movíamos entre groupies del rock).

A propósito de George Harrison: living in the material world, EL PAÍS publicó un interesante diálogo entre Diego Manrique y Carlos Boyero, en el que también hablan del asunto. Surge allí, entonces, aquello del afán coleccionista de George, a propósito del affaire que tuvo con la novia de toda la vida de Ringo Starr o los encierros en el baño de los hoteles, “esperando a las chicas”, según dicen, confesión de Lennon.

Vale la pena, por ejemplo, repensar el rumor de lo mujeriego que era Harrison a la luz de la información de que fue su mujer y madre de sus dos hijos, Olivia, quien financió el filme, y la que, en su testimonio, soslaya el tema, con temple de viuda comprensiva.

Por último, les dejo este fragmento No direction home (2005) de Martin Scorsese, sobre la vida de Bob Dylan, que nos permite otro apunte sobre los 60, las mujeres, los hombres, el compromiso y todas aquellas cosas que las mujeres solemos fantasear con "hacer juntos", como cambiar el mundo. “¿Instinto maternal?”, se pregunta Joan Baez cuando reflexiona sobre las motivaciones de Dylan en aquella relación. “Él quería el escenario para él solo”, arremete la decepcionada Joan, en otra monumental obra testimonial de Scorsese.

 

Fragmento dedicado a Joan Baez en 'No direction home' el documental sobre Bob Dylan de Martin Scorsese.

Hay 36 Comentarios

Estoy con Vol fre. Simplemente buscarlo, dejarse llevar y no avergonzarse... Si tu pareja tiene esa misma actitud relajada y abierta, pues... fantástico.
El sexo es tan guai (un regalo de la Natura) que entristece que nos empeñemos en destrozarlo con angustias.
El sexo es un JUEGO, no una obligación...

Por un porno inteligente y creativo !!

Si hablamos de porno, creo que va dirigido a un supuesto varón "promedio" de lo más garrulo, en el que no me reconozco. Y creo que muchos hombres (cada vez más) tampoco.
Hay escenas del cine "normal" que pueden ser cien veces más excitantes.
En el porno, a veces se equivocan y les sale algo erótico-excitante, pero muy pocas veces (1%). Está muy encorsetado. Ejemplo: si se relaciona 1 mujer y 2 hombres puedes apostar que el final es la garrulada de ella con la lengua fuera esperando el esperma de ambos, uno a cada lado, ¿a alguien le excita esto?

Una acaba por saber qué es lo que desea de verdad.

Un post interesante que plantea muchos detalles para tratar. Por un lado es cierto que hoy en día muchas no quieren pecar de estrechas (otra muchas más aún prefieren no pecar de putas, por desgracia), pero el solo hecho de que te preocupe parecer una estrecha demuestra que no tienes el control sobre tu sexualidad. Si lo tienes sabes lo que quieres y lo que no, lo que te gusta y lo que no, y no tienes ni el más mínimo problema en decirlo.

¿Y a las chicas nos sigue valiendo con quejarnos y pensar que todo el mundo esta en contra nuestra? ¿No sería mejor empezar a llevar algo de iniciativa, de ponerse las pilas en esto de la sexualidad y dejarse de excusas? ¿O es que estamos esperando a que los chicos cambien y se adapten a lo que queremos? Eso si, que lo adivinen que nosotras no les vamos a contar lo que queremos.

A notar que George Harrison escribió unas letras muy feas en lo de las relaciones humanas—por ejemplo, "You'd better run for your life if you can, little girl. Hide your head in the sand, little girl. [If I] catch you with another man, that's the end. LIttle girl." (O sea, al final, "Si te pillo con otro hombre te mato.") De joven, al menos, parece haberles llevado una gran hostilidad hacia las mujeres. Me gusta la música, pero....

En mi opinión el artículo peca un poco de victimismo

Estoy con esmassencillo...
Una de las cosas que tenemos que aprender los tios es que no nos morimos por no tener sexo ni tenemos que hacerlo a cualquier precio con cualquieran que sea lo suficientemente condescendiente como para dejarnos hacerlo....
A lo mejor así se currarian mas el cortejo y a lo mejor asi entendian muchas cosas

"si no hay opciones y aprendes tu sexualidad por medio de pornografia, entonces atengamonos a las consecuencias..."
Hay opciones. La mejor es aprender con tu pareja. Claro que eso te exige tener una dispuesta a enseñarte y que no espere que vengas aprendido. No siempre es fácil encontrar una así. A veces te encuentras con una que espera que tú sepas más de ella que ella misma.
"No nos conocemos físicamente y hay gente hoy día que ni idea tiene de los órganos que lleva dentro de sí mismo. ... conozco mi cuerpo y cómo funciona, me responsabilicé de él hace muchos años"
Eres una rara avis. Todavía te puedes encontrar muchas mujeres que aún no saben qué coño (con perdon) tienen entre las piernas. Y lo malo es que algunas culpan a los hombres que de no conocer algo que ellas mismas desconocen. Pero veo que me das la razón: no se puede hablar de "las mujeres"metiendo a todas en el mismo saco porque no todas son iguales. Lo mismo pasa con los hombres. Ahora sólo queda cruzar los dedos y encontrar una persona coomo tú con la que aprender esas cosas que desconocemos.

Me temo que si hubiera existido el Kamasutra escrito por mujeres seria igual de parcial que el de los hombres, creado desde un punto de vista concreto, aunque desde luego seria divertido tener los dos libros a mano.

Nadie quiere actuaciones xx, posturas imposibles y sonidos del mejor doblaje, tan solo imaginación y predisposición mutua para pasar un buen rato con quien quieres estar, lo demás suena a falta de personalidad y fría condescendencia.

No estoy seguro de la vida que George Harrison y el resto de estrellas, grupies y demás que lo rodeaban, pero lo que ahora nos escandaliza no seria tanto en el contexto de vida que tenían, de hecho Pattie Boyd lejos de rechazar la idea de cambiar de pareja, la acepto de buen grado o quizás la esperaba, difícil es señalar una victima si es que las hubo, no brillan fácilmente querida Annne Cé.

MAQ.

''El porno es ficción. También los es el cine, la nvela, el comic... El problema no es el porno sino el que algunos lo confundan con la realidad''
Totalmente de acuerdo, pero de nuevo nunca ha habido una educacion sexual alternativa que muestre esa realidad de la que hablamos..si no hay opciones y aprendes tu sexualidad por medio de pornografia, entonces atengamonos a las consecuencias...

Pablo, gracias por remarcar mi texto. Llevas razón y es lo que intento justificar en la explicación. Es verdad todo lo que dices y es de ambas partes. No nos conocemos físicamente y hay gente hoy día que ni idea tiene de los órganos que lleva dentro de sí mismo. Y del título: Que las chicas nos rebelamos? Nos revelamos a qué, a practicar algún jueguito fantasioso? Rebelarse implica hacer una fuerza igual y de sentido contrario a la presión recibida. No la hago, paso... conozco mi cuerpo y cómo funciona, me responsabilicé de él hace muchos años y me horrorizan las charlas de mis compañeritas de oficina que alardean peor que los chicos de instituto para terminar confesando que les da asco colocarse un tampón sin aplicador y hasta su propio período. Si sucede eso,entonces el alarde del sexo se anula en sí mismo, puesto que... mira que corren fluidos entremedias! Sin educación estamos de ambas partes y es verdad, nadie nos enseña. Un saludo Pablo.

"El primer defecto que veo es de igualación de naturalezas. Ambos sexos somos diferentes en el sexo porque en la mujer sí o sí es necesario el lazo emocional para la cópula y quien lo niegue, se conoce poco o no se observa los pensamientos a los días siguientes."
Es aún más complicado. No es sólo que existan dos naturalezas (masculina y femenina) sino que dentro de la naturaleza femenina hay muchas subnaturalezas. Y las mujeres vienen sin manual de instrucciones. Es como si tuviéramos que pilotar una nave alienígena cuyo funcionamiento desconocemos, con unos mandos que no entendemos y con un cuadro de mandos desprovisto de luces o indicadores. ¡Pulsa el botón equivocado y la nave se estrella! Y hay muchos modelos de naves, todos diferentes. Lo normal es que las primeras veces te estrelles y que, a fuerza de hacerlo muchas veces, aprendas más o menos cómo funciona el invento. Camia de nave y te ves obligado a desapreder todo lo que sabías y a empezar de nuevo.
Lo malo para la nave es que se lleva un montón de golpes mientras que el piloto aprende (si alguna vez lo consigue). Es muy raro que a la primera coincidamos con el piloto que sabe manejar nuestro particular modelo de nave sabiendo además que no hay una escuela de pilotos donde enseñen cómo hacerlo.

El primer defecto que veo es de igualación de naturalezas. Ambos sexos somos diferentes en el sexo porque en la mujer sí o sí es necesario el lazo emocional para la cópula y quien lo niegue, se conoce poco o no se observa los pensamientos a los días siguientes. Y el hombre está condicionado y educado para una acción de entrar y salir, sin disfrutar de sus partes erógenas que todos las tienen dormidas. Sumado a la represión educativa (religión, familia, etc., etc.) y la represión mediática (el que busque parecernos a los espectáculos montados), deja en evidencia las brechas entre hombres y mujeres. El Tantra, el Kamasutra y otros libros (mal traducidos) de oriente en técnicas amatorias son de enseñanza de consciencia y hay posturas que favorecen el intercambio de energía Yin y Yang (masculina y femenina), para evolucionar ambos. No son aberraciones imposibles, son parábolas algunas de cómo unirse para alcanzar niveles de consciencia superior, de hecho, algunas posturas hay que mantenerlas, manteniendo la mirada de uno en el otro pues abre el corazón, que limpia resabios de relaciones frustradas pasadas. Todo un tema. Lamento que un tema que nos da placer y, al que le dedicamos tan poco tiempo en nuestras vidas, encima se lo demos distorsionado puesto que la energía sexual proviene del enraizamiento en Tierra y genera sustancias en nuestro cuerpo que favorecen un sinfín de procesos fisiológicos importantes... Y sin ellos, así vamos, de consultorio de la Seguridad Social a hospitales a diario para ver qué nos pasa... por qué nos enfermamos. Lo que enferma es la desinformación, la ignorancia, los prejuicios, la pacatería y la exacerbación desmesurada de funciones naturales, tales como ahora está pasando hasta con la comida. Saludos!

".LO VENGO DICIENDO DESDE HACE MUCHO; EL PORNO SE HA CARGADO GENERACIONES ENTERAS POR MOSTRAR UNA RELAIDAD TERGIVERSADA SUMISA Y VIOLENTA DE NUESTRA SEXUALIDAD"
El porno es ficción. También los es el cine, la nvela, el comic... El problema no es el porno sino el que algunos lo confundan con la realidad, Si cometemos ese error tendremos el mismo problema que Don Quijote con las novelas de caballerías.
"3. no es obligatorio"
Cierto, pero la mayoría está de acuerdo en que su práctica regular es altamente recomendable.

Relajémonos todos/as, hagamos simplemente lo que nos apetece, y no lo que no apetece. Es muy fácil !

Los dos descubrimientos del siglo XX sobre el sexo son:
1. no es pecado.
2. es sano.

Falta el tercero (siglo XXI):
3. no es obligatorio

Fdo. un varonsito

PARA MI, LA MUJER ES INTOCABLE PARA ESO ES EL SEXO DEBIL, ES MUCHO MAS INTELIGENTE K EL HOMBRE, ESTA DEMOSTRADO...

cada uno plantea quejas que ponen de manifiesto que en el encuentro amoroso confluyen fantasías no satisfechas por ambas partes. Se hace responsable al otro/a de nuestro placer. Nos quejamos del rol que asumimos y que no nos gusta. Reclamamos: Y de mi placer que! Y de mi dignidad que! versiones del Que hay de lo mío!.
Al encuentro amoroso se va con lo que uno tiene para dar y con expectativas de lo que el otro/a tiene para uno.
No es una ciencia exacta!. Somos libres para decidir que es lo que queremos y lo que no.
No está bien dejar en manos de otr@ aquello de lo que somos últimos responsables. En todo ámbito de nuesta vida. Si no siempre hablaremos de frustraciones y buscaremos culpables. El sexo no escapa a esta regla de oro!

NO ES SEXUALIDAD MASCULINA..es una cosa que a los de mi generacion los 80 nos han metido por los ojos a base de aprender sexo por revistas y peliculas machistas que no es lo mismo QUE SEXO MASCULINO...LO VENGO DICIENDO DESDE HACE MUCHO; EL PORNO SE HA CARGADO GENERACIONES ENTERAS POR MOSTRAR UNA RELAIDAD TERGIVERSADA SUMISA Y VIOLENTA DE NUESTRA SEXUALIDAD que aunque tenga puntos afines no es todo lo que hay para dar..eso si no se lo dices a los chavales se lo terminana por creer y termina pasando eso de la exigencia...para sexo saludable dos ingredientes...respeto y comunicacion!!

Pattie Boyd se iba normalmente con el tío que tuviera mas heroína esa noche...
http://www.lacronicadeleon.es/2009/01/07/vivir/la-novia-de-eric-clapton-y-george-harrison-publica-sus-memorias-21980.htm
Con respecto a Bob Dylan, el sabía a través de Lennon "lo que tu chica es capaz de hacer en el palco" ...
http://www.youtube.com/watch?v=DEu5mY6NHeM

"Se han editado muchos libros sobre por dónde, en qué posturas, el Punto G, el orgasmo de los dos a la vez. Todas esas leyendas..."
¿Leyendas?

Quizá sea necesaria esa vuelta de tuerca que nos desplaza al límite para conseguir el equilibrio.Una sexualidad adaptándose a los cambios sociales, a la exigencia, al mayor conocimiento e información y levantándose de un sueño provocado e impuesto. Una vez despiertos, seremos capaces de utilizarla sin manejos, sin complejos y sin presiones.

Este artículo lo que hace es prolongar el mito de que las mujeres son más conservadoras o "estrechas" que los hombres y que si no fuera por una conspiración mediática masculina todo serían mimos, misionero y con las luces apagadas. Bajo la óptica de mi propia experiencia, más bien todo lo contrario, si acaso los conservadores llegamos a ser, en algunos casos, los hombres.

Es como el tema de que el porno está diseñado para los hombres y que a las mujeres no les excita. Otro mito... La mayoría no lo llega a reconocer pero muchísimas ven tanto porno como nosotros, y no una versión "light" y romántica orientada a un público femenino.

"¿Y qué si no aprovechamos todos los orificios? ¿Por qué tenemos que ser acróbatas, malabaristas o querer compartir cavidades frenética y simultáneamente con más de un amante? ¿Será que la pirotecnia sexual mediática nos está empujando a ser lo que no somos y a hacer lo que no nos da placer, so pena de pecar de “estrechas”?"
Ahí afuera existe un mundo enorme, divertido, lleno de posibilidades y digno de explorar. Da la sensacion de que algunas personas prefieren verlo sólo desde la ventana de su casa sin atreverse a salir y les molesta que se les anime a hacerlo. Es muy cómodo y seguro ver los toros desde la barrera, pero puede ser mucho más interesante saltar al ruedo.

yo creo que lo importante de este articulo no se si las mujeres sean o no frigidas, sino la erronea contruccion de un ideal sexual a partir de los deseos masculino.En los s'60 las mujeres se liberaron sexualmente, pero esta claro que la sociedad se aprovechó de nuestro derecho al amor libre para transformarlo en una obligacion, para triunfar y ser moderna hay que enseñar las tetas, con inmenso regocijo de los hombres. yo creo que habria qu plantearse otra reolucioon sexual donde no solo se elige con quien estar sino como, las chicas de hoy un dia, tan dispuesta a contar de sus esperiencias y que rien las gracias a los chavales sobre sus supuestas capacidades sexuales, estan haciendo daño a si mismas mas que el cinturon de castidad.lo malo de esta sociedad es que ya no somos o santas o putas, superestructurA Ha elegido por nosotras.

Todos los día aquí estas mujeres del blog barajando hombres como si fueran sellos, y ahora resulta que tienen un complejo de frigidez...Resulta que ahora el sexo a destajo no existe, era un camelo, un deseo de escaparate inflado para muestra de no quedarse fuera del circo.Qué decepción.Y encima juzgando historia: Layla, " la chica queda para la historia como un objeto intercambiable…" ¿Quién no ha escuchado nunca de la boca de una tía, eh, ese pibe es mío? Y sin embargo ellas pasan a la historia como...

Pues a mi me paso con un novio que tuve que queria que me pusiera en cima de el para hacer sexo anal. A mi el que me den por detras me gusta pero con la postura del perrito, lo otro son malabarismos. Otro que tuve le dava apuro ejacular en mi boca. Yo le decia que no havia problema que eso era normal pero el no queria. Es que una no sabe lo que es mejor, si ser estrecha o una loba. Un beso de Enrrabadela Cuacima.

Ya quisiera yo poder haber mentido "a la baja".

Y de todas maneras, para mí que, aunque sólo sea por viejo (43) he tenido cierta experiencia sexual, hay que decir que hay un porcentaje bastante sorprendente de mujeres que se ofrece frente al sexo de una forma muy pasiva. Y con pasiva quiero decir con una aparente ausencia de pasión erótica por el cuerpo ajeno, por el desfogue afectivo-erótico, yo qué se... por darse el gustazo.
Y como en virtud de esa misma experiencia he encontrado mujeres arrebatadas y muy eróticas, habrá que concluir lo obvio: Igual que para todo, no todos estamos dotados para la pasión y el sexo. Si no gusta, pues toca entrenar, majas.

totalmente de acuerdo con los dos comentarios anteriores,una breve mención al sexo masculino para q se vea q tenemos los mismos problemas y no somos extraterrestres unos u otros... separa y divide más de lo q informa este artículo, nos aleja a las mujeres en vez de acercárnos a ellas

Pues yo me rebelo frente a tanta insatisfacción. No me extraña que los hombres se sientan presionados...en españa, como todo, mucha pose y poco empuje.

El sexo como estatus. Más sabes, más te desean. De eso es lo que se está aprovechando esa industria, del desconocimiento real de todos hacia el sexo. Intuímos lo que puede llegar a ser, lo probamos y nos convertimos en maestros sexuales, pero todo es mentira, fingimos todos por igual. No somos capaces de reconocer nuestras limitaciones y a partir de ahí aprender de una forma lógica y sana. Estamos mintiendo desde el principio. Quién enseña a quién?

¿Superexigidas?¿Y nosotros qué? Aun recuerdo las tórridas y agotadoras noches con mi primera pareja sexual con exigencias de bises segundos después de lo que creía mi actuación estelar de la noche y es que los hombres y mas aun nuestras gónadas necesitamos de unos minutos de descanso entre acto y acto. La verdad es que no distingo de muchas diferencias entre hombres y mujeres, cada sexo y cada persona tiene diferentes necesidades, fantasías, deseos..y no siempre encuentran la respuesta en nuestra pareja de una forma automática.

Me parece una buena reflexión pero creo que con los hombres pasa igual a la inversa, los hombres tenemos que aguantarlo todo para ser los mas machos delante de parejas y amigos. Yo creo que es un problema del concepto que los medios de comunicación y la industria del entretenimiento nos da del sexo, muy cuadriculado. Hay que disfrutar como se quiera! (me gustaría que algún día se hablara sobre esto en este blog que me encanta!!!)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal