Eros

La regla, mi novio, el sexo y yo

Por: | 22 de marzo de 2012

Iba a ser el viaje de mi vida: una semana en un hotel de cinco estrellas en El Caribe con vistas al mar. Una semana de sol, relax y sexo con mi supernovio en aquel momento. Mientras tachaba en el calendario los días que faltaban para el vuelo, mi emoción crecía y crecía. ¿Qué podría salir mal?

Cuando llegamos al hotel, mi excitación fue instantánea. Siempre me había encantado el sexo en hoteles. Hay cierto morbo en el momento de descubrir una habitación impecable y hacerla tuya nada más entrar. Cuando vi nuestra suite por primera vez, ya me estaba imaginando cómo aprovechar todos los rincones y muebles para nuestro sexo vacacional. Abusar de las sábanas no sería un problema, ya que habría nuevas cada día. Con este espíritu, bendecimos la cama, borrachos del cóctel de jetlag y adrenalina que era tan fuerte que nos hizo dormir del tirón durante diez horas. Cuando nos despertamos supimos que la verdadera diversión estaba a punto de comenzar.


Venus O'Hara by Guy Moberly

Venus O'Hara por Guy Moberly

Ya descansados, tuvimos sexo matutino y todo parecía perfecto. Sin embargo, cuando se retiró, miré y, para mi horror, descubrí que inesperadamente me había bajado la regla. No me tocaba hasta la semana siguiente así que no podía esperarme tal crueldad de la naturaleza. De repente, las sábanas blancas de algodón egipcio perdieron todo su encanto.

Siempre he tenido una actitud camaleónica en cuanto al sexo con la menstruación. Si a un amante no le gusta, yo no insisto. En cambio, si no le importa, a mí tampoco, aunque la mayoría de las veces no me apetece mucho, salvo si las ganas superan la incomodidad, claro. En la habitación del hotel, mi novio me aseguró que le daba igual y que nada iba a impedir que lo pasaramos bien, y que todavía haríamos todo lo que habíamos planificado.

 


Por supuesto que no era la primera vez que teníamos sexo con la regla, pero el hecho de que hubiésemos esperado aquellas vacaciones durante mucho tiempo era lo que más molestaba. Inicialmente, quería poder despreocuparme de todo y que la habitación quedase hecha unos zorros. Sin embargo, a partir de aquella mañana, ya estuve atenta a no dejar marcas en las sábanas y las toallas blancas. El periodo nos limitó en cuanto a las posturas y la espontaneidad. Por suerte, contar con una ducha grande de hidromasaje era una gran ventaja.

A pesar de no sentirme muy sexual durante "esos días", reconozco que el orgasmo es uno de los mejores calmantes que conozco para el dolor. Cuando estoy sola, dependo de la masturbación para aliviar el dolor. Hay personas que necesitan paracetamol, sin embargo con unas cuantas pilas tengo suficiente.

No todos mis novios han sido tan considerados en cuanto a este tema. Me acuerdo de otro en particular que era tan delicado con el sexo en esta situación que al ver rojo, se paraba todo. No insistí nunca por miedo a que se desmayara pero, curiosamente, cuando tenía la regla, él instauraba “la semana de la mamada”. En aquella época me resultó gracioso pero ahora cuando miro atrás me pregunto ¿por qué no insistí en tener la semana de cunnilingus... ? (sin regla of course).


Venus O'Hara by Guy Moberly2
Venus O'Hara por Guy Moberly

Afortunadamente para el quinto día de viaje, se terminó y yo no podía estar más feliz. Pasamos el último recuperando el tiempo perdido: aún quedaban algunos rincones de la suite del hotel que seguían sin tocar. Ya habíamos aprovechado el cuarto de baño y la cama (siempre con la ayuda de un generoso montón de toallas) pero había un chaise longue y un escritorio que permanecía aún sin bendecir.

Lo único bueno de tener la menstruación al principio de las vacaciones fue que hicimos más excursiones de lo que habíamos previsto, así que guardamos toda nuestra energía sexual para el último día. Finalmente, tuvimos nuestra oportunidad. Durante cuatro jornadas, me había sentido menos sexy por culpa de la regla, a pesar de los esfuerzos de mi novio. Sin embargo, aquel último día del viaje me convertí en el doble de mujer de lo que él podía llegar a resistir. ¿Te ha sucedido algo así?

Hay 30 Comentarios

Menudo follon que pesados son los hombres con el sexo

Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Realice un viaje de trabajo por el Caribe (soy prepago) programado para una semana. Alla se hace mucho dinero. Los primeros dos dias senti nauseas y se lo atribui a ciertas comidas. Al estar en la playa, al tercer dia casi vomitandome tambien vi mi bikini manchado de sangre. Pero!!!! Como era posible? se me adelanto!! Segunda vez en mis 20 años que se me adelanta el periodo. Me queria morir. O sea viaje especialmente para trabajar y pasarla rico tambien, y eso me daño los planes. No podia regresar a mi pais sin haber hecho la meta de la cantidad de dinero que tenia que ganar. Al final tuve que atrasar el boleto de avion y quedarme 16 noches, porque la regla me duro una semana completo.

Siempre se puede recurrir a los tampones de esponja. Funcionan como un tampón normal pero permiten la penetración.

Pues lo mio si fue fuerte. Tenía ganas de liarme con un tipo (llamesmole A) pero no le quería regalar el virgo, por lo que antes busqué a otro (llamemosle B) para subsanar ese pequeño error ( como si se tratara de descorchar una botella). Le di tan poca importancia al tema que el tipo B jamás se creyó que yo era virgen. Pero no importaba, ya estaba preparada para recibir al tipo A. Más hete aquí que la noche en cuestión y metidos en faena se presentaron los fatales menstruos, rojos, ardientes, a raudales. Por mucho que juré y perjuré al tipo A, jamás pude convencerlo de que toda esa sangre no provenía de mi recién entregada virginidad. Que ironía del destino.

¿Soy la única a la que le sorprende que se hable de un olor desagradable durante la regla? Si mantienes una buena higiene o antes de tener relaciones te lavas, no hay ningún olor. Vamos, es la primera noticia que tengo sobre esto. Creo que habéis tenido mala suerte o hay mujeres que no tnienen cuidado con su higiene íntima (y más cuando tienes la regla).

Mi novia es un poco estricta con el tema y nunca me deja cuando tiene la regla porque le duele bastante, asi que esa semana no hay quien me despegue de http://www.guarrisimas.com

Me gustaba el sexo esa semana. Su sensibilidad en pechos y otras partes era mayor. El cunnilingus, (enlas escasa ocasiones que me dejaron meter ahí el morro), no es que me volviera loco, pero lo hacía gustoso por el bienestar de mi pareja (se pueden dar besitos en el botón muy placenteros sin necesidad de bajar al rojo).
Es bien conocido que los espasmos del útero durante el orgasmo ayudan al desprender lo que provoca los dolores, por lo que se reducen éstos y su duración.
Durante mucho tiempo, cuándo la sensibilidad para el sexo era demasiada, fue también la semana de los masajes: Lumbares, en el vientre..

Ahora ya todo acabó, esa semana y las demás, harto de ofrecerme y de ser aplazado.

Llámenme raro, pero me encanta lamer el sanguinolento flujo y notar como me tiñe los labios al tiempo que baja cálido y ferroso por mi garganta. Me siento como un caníbal insaciable, como una mezcla entre Sifredi y un figurante de walking dead, como un niño pequeño armado de un bote de mermelada de pimientos con la camiseta blanca salpicada de denso escarlata. Mmmmm...

De jovencito no tenia problemas con las reglas, de hecho preferia el sexo cuando ellas estaban con el periodo por la escasa probabilidad de embarazo (aunque luego aprendi que hay mas hijos de ogino que de puta). fue a partir de la mili cuando mi mente se bloqueo totalmente, sali de fin de semana del cuartel, fui a un piso que tenia alquilado con unos compañeros y me encontre que en la que se supone que era mi cama habia otro compañero de piso fornicando con gran impetu entre las piernas de una enorme mujer (por llamar de alguna manera aquel amasijo de michelines) y cada vez que el hombre empujaba fuerte chapoteaba la mestruacion de aquella musa de Rubens, dejando un rastro de sangre y escurriendo hacia mi deseados colchon y sabanas ese rojizo fluido mezcla de mestruacion y deseo. Desde entonces me cuesta mucho ponerme "gracioso" cuando mi pareja tiene la regla (revive en mi la escena con esos acidos olores y mi mancillado y teñido colchon). Afortunadamente a ella tampoco le gusta el sexo cuando tiene la regla.

Mira si seras boba... las vacaciones siempre son después de la regla!

Recuerdo una novia de juventud que quiso hacerlo en esos días. Salvo el olor (que todavía recuerdo...) no me pareció mal. Estaba la vagina más lubricada. Cuando acabamos, me lavé y si me impresionó un poco. Pero el chorro de agua llevó toda la rara impresión...

Pues yo también soy de las que se siente especialmente excitada cunado estoy con la regla, así que si a mi pareja de turno le apetece, nos montamos unos encuentros ardientemente dantescos.
Y también el llegar al orgasmo en esos días,me alivia mucho más que cualquier medicamento clásico.Os lo recomiendo para las que tenéis esos dolores insoportables.

Yo creo que por mucho que digamos a los hombres no nos gusta con la sangre y el olor no muy agradable, y se suele pasar un periodo de calma.
Aunque siempre queda "La semana de la mamada". Que bueno, me he reído mucho. lol.
Saludos

Te invito a que visites mi blog, si te gusta la música tanto como a mí.

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Espero tus comentarios, me gustaría saber qué te parece, además puedes hacerte seguidor, ponerlo entre tus favoritos o suscribirte por email, porque casi a diario voy incluyendo nuevos pianistas.


Gracias por tu preciado tiempo.

Sé feliz.

Vaya regalito de vacaciones!! A mí me da igual, sinceramente, pero mis parejas rara vez han estado dispuestas. Creo que todavía arrastramos el tabú de que la sangre menstrual es "impura".

El gusto me ha ido variando con los años; en los primeros, tras desvirgar, me sentía como un potro salvaje y no había flujo ni sangrado que me se interpusiera, aunque sí le hacia algo de asco a dar sexo oral.. Luego tuve un período de no aceptación y creo que me daba bastante palo, aunque ahora, ya pasados los treintaylargos, creo que el derrame de hormonas en los días de la "tia Tomasa" hace mella en mi pituitaria, mis gónadas y toda la pandilla glandular y el potro salvaje vuelve a cabalgar por las llanuras. Sí al sexo, con o sin regla.

Yo he practicado el sexo teniendo la regla....desafortunadamente ahora ni con ella ni sin ella...una de la veces (eso me ha dicho la doctora) se produjo una infección, no encontraron ningún tipo de bacteria, virus, ...conocido y la explicación fué que en esos momentos estamos muy bajas de defensas. Desde entonces tengo molestias, desarreglos y dolores constantes y un sexo no muy divertido, he cogido mucho miedo, además que quedar inferfil....así que MUCHO CUIDADO¡¡

...a mi en especial no me gusta que en esos dias suceda algo...pero finalmente cada quein sus cosas...lo que se me hace horrible es pensar q cuando uno va de viaje lo q mas piense es eso...cuando digo eso es en cualquier parte y tdo momento...cuando las vistas y lugares no...pero bueno no es un blog de viajes

Interesante articulo, entiendo que algunas personas sientan reproche por este articulo, se ofendan, se sientan lastimados, o simplemente no pueden creer que esto este publicado en la web, pero mi pregunta es: porque lo leen? Si el titulo es clarisimo a lo que hace referencia el articulo. En mi caso no tengo problemas en tener relaciones con una mujer por simplemente tener la regla, creo que es cuando mas placer siente la mujer y me aprovecho de eso. Ademas como dice el dicho: Que regla ni que compas sino es por delante es por detras, el sexo se debe disfrutar en todo su explendor y cada cosa que hagan es valido si la pareja asi lo decide.

Teniendo en cuenta el entorno privilegiado (Caribe) y esa fantástica habitación, el asunto de regla puede olvidarse un poco y consideraralo una extravagancia más.
No dejarse asustar por el color rojo y al contrario que en los semáforos seguir adelante con entusiasmo. Además la circunstancia de la regla puede invitar a explorar otros caminos más estrechos....

Perdón por el "hay", horribles despistes que quedan AHÍ grabados... sorry.

Estoy de acuerdo con "Lectora_morbosa", cuando tengo la regla estoy especialmente excitada. Cierto es que hay a personas que les da igual y a otras que no, así que hay comparto lo que dice Venus, me adapto. Por suerte mis días de horror son tremendamente cortos, tampoco supone un gran problema.

Vettel, ¿lo de mundano y cutre lo dices por el enlace que pones, verdad?

A mí me da asquete hacerlo cuando tiene la regla. Cada uno tiene sus cosas y yo no lo puedo evitar.

Me parece increíble que se incluya este blog en la sección de cultura. ¡Dónde iremos a parar!

Vettel lo tuyo debe ser la velocidsd,es un artículo como todos de esta sección,para leer si te interesa lo concerniente a la mujer y el mundo erótico,de lo contrario vete a la información de F1,sobras.

La regla nunca me ha supuesto un impedimento para tener relaciones sexuales, por alguna razón que desconozco, me siento especialmente sexual en esos días, como muy hembra....el pecho muy muy sensible.....y en general muy dispuesta......no sé, cosas de la naturaleza, o de la mía propia, y tengo unos orgasmos bestias, bestias.

En fin, vaya artículo, tan mundano y cutre

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2012/03/formula-mierda.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal