40 Aniversario

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

La presión de salir del armario

Por: | 31 de mayo de 2012

Ver a una pareja cogida de la mano en público me alegra el día. No sólo me gusta ver personas practicando sexo, tal como explicaba en Confesiones de una voyeur hace unos días, sino que también me agrada observar los besitos, caricias y abrazos en público entre una pareja de enamorados - mientras no se pasen, of course. Me alegro mucho más si se trata de una pareja homosexual. Para mí es un símbolo de una sociedad cada vez más tolerante que está cambiando a mejor.

Venus O'Hara by Guy Moberly

Venus O'Hara by Guy Moberly

A pesar de estos avances en la sociedad actual, sigue habiendo muchas personas homosexuales que no estan cómodas viviendo "fuera del armario". Puede ser por miedo a que sus amigos o familia no les acepten o porque ellos mismos no están del todo a gusto con su sexualidad. Si para muchas personas heterosexuales no resulta fácil habitualmente hablar de sexo con los padres, ni siquiera con los más liberales, ¿cuánto más difícil debe ser si uno/una tiene además que decirles que es gay?

Conozco a muchas personas homosexuales que han salido del armario para sus amigos, pero no para su familia. Un amigo en particular de un pueblo pequeño de Andalucía, vivía su sexualidad de manera plena en Madrid, pero cada vez que volvía a casa llevaba a su “novia”, una amiga que interpretaba el papel de su pareja para disimular. A pesar de que tenía una buena relación con sus padres, no quería molestarles, decía, porque ellos eran muy tradicionales.

Seguir leyendo »

Manifiesto por un nuevo cine porno

Por: | 29 de mayo de 2012

Autora invitada: Erika Lust, directora de cine (*)

Web
Aquí estamos. Por fin las mujeres hemos llegado para cambiar el porno. Como productoras innovadoras y como espectadoras críticas. En el nuevo cine para adultos quiero ver a mujeres decidiendo cómo se nos representa: quiero verlas siendo mujeres, mujeres como tú y como yo, mujeres con sentimientos, educación, profesiones, madres, casadas, divorciadas, solteras, amantes, jóvenes, adultas, delgadas, con curvas, siempre disfrutando de su sexualidad e imaginando fantasías propias, no impuestas por los hombres.

Erika lustNo pienso sentarme y esperar a que la industria pornográfica reaccione, y que ella misma reevalúe sus creencias básicas y arraigadas sobre la sexualidad femenina. Si no lo hacemos nosotras, ellos no lo harán.

¡Y atención: nuestra sociedad tiende a ignorar el porno, a considerarlo algo privado que no interfiere en otros aspectos de la vida! Y no es cierto, hay que tener cuidado porque el porno no es sólo porno, es un discurso, una manera de hablar sobre sexo. Es una manera de ver y entender lo masculino y lo femenino. Pero es un discurso y una teoría prácticamente 100 % masculina (y muchas veces machista), no hay voces femeninas en ese discurso, igual que hasta nada no las había en la esfera política o en los comités de dirección de la empresa privada.

Seguir leyendo »

El retorno del masajeador (y II)

Por: | 28 de mayo de 2012

Después del revival pin-up, la invasión del cupcake y la recuperación de las labores de aguja, era de esperar... El retorno del masajeador personal a la tienda por departamentos, al supermercado y la farmacia está a la vuelta de la esquina.

18 JOHN BUTLER AD
Vía Viva La Propagandista

Las labores de aguja están históricamente vinculadas a la invención del vibrador a finales del siglo XIX. Leyendo montañas de revistas del hogar y de labores de punto para su libro de 1978, American Needlework in Transition, 1880-1930, la historiadora Rachel P. Maines no podía evitar que se le fueran los ojos cada vez que se topaba con una publicidad de masajeadores o vibradores domésticos, muy frecuentes en estas revistas femeninas de gran popularidad:

16 AD THE STAR VIBRATOR

Vía Lurvely

Publicaciones periódicas para mujeres que, ya en las primeras décadas del siglo XX, mostraban una apertura de mente y una amplitud de criterios en lo que se podía considerar intereses femeninos que ya quisiéramos para las revistas femeninas de comienzos del siglo XXI, donde las imágenes de juguetes fálicos se consideran non gratas y el tratamiento del tema sexual se mantiene entre lo aséptico y lo insulso para no cabrear a los anunciantes (a pesar de que marcas como Dolce & Gabana vende vibradores en su flagship store de Milán y Sonya Rykyel tiene su propio patito vibrador).

Seguir leyendo »

Fantaseando con la realidad

Por: | 27 de mayo de 2012

Autora invitada: Silvia C. Carpallo (*) 

Cierro los ojos, y siento mi cuerpo, la suavidad de mi piel, el roce lento de mis manos… Dejo volar mi imaginación. Playas desiertas, amantes sin rostro, sexo entre la multitud, personajes famosos que por un momento son sólo míos, sexo con una multitud….

Las fantasías eróticas son tan diferentes como lo somos cada uno de nosotros. Hace tiempo, un medio de comunicación preguntaba a sus lectores cuáles eran sus predilectas. El top ten quedaba de esta manera: tríos, sexo en un lugar semipúblico, la masturbación en pareja, una noche de sexo “non stop”, una de “sexo rápido”, hacer o ver hacer un striptease, rasurar la zona genital de la pareja o que te la rasuren, una sesión de sexo con velada romántica incluida, invitar al vibrador a apuntarse al juego o tener relaciones en casa de tus padres.

Edades de lulú con javier bardem
'Las edades de Lulú', de Bigas Luna, con Javier Bardem y Francesca Neri.

Los hombres y las mujeres también se diferencian en sus fantasías y en su forma de vivirlas. Los hombres pueden disfrutar de sus fantasías en el cine porno, con felaciones dobles o  pizzeras que deciden cobrarse la mercancía en “carnes” o con cualquier otra situación rutinaria que siempre parece incitar al sexo duro. Igualmente, el mercado ofrece para su disfrute, aunque estén destinados a las mujeres, una gran cantidad de atuendos para jugar ya no sólo a los médicos, sino también a los policías, a las criadas sexys y a las colegialas poco inocentes.

Seguir leyendo »

Sexo 'fast food'

Por: | 25 de mayo de 2012

Autora invitada: Tania Llasera (*)

Sex-with-many-fishes-98469-495-700
 El sexo de una noche es como un gran supermercado. El sexo a la carta es el más fácil de conseguir y difícil de practicar. Al ser desconocidos no se sabe lo que le gusta a uno o al otro. Hay que guiarse por los instintos. Es difícil acertar y siempre se debe escuchar al otro. Tener química en la cama a la primera es complicado, aunque se puede conseguir. El sexo puede ser rápido y a la carta. Si lo que se busca son líos de pantalones, seguro que los encontramos. Cegada por la pasión, y casi sin razón, los bares los veo como si de un "menú del día" o "un menú de la noche" se tratasen, un menú nocturno con sus tres opciones de primeros y segundos variados: el pulpo para empezar, el besugo que te acosa en la pista de baile y el triste rodaballo que te mira con ojos de pena desde la esquina.

Así, en las corrientes de este mar, te topas con más de un cabrito, con las tiernas miradas de un rodaballo y con los clásicos merluzos de siempre. Y si una noche encuentro en la carta algún baboso besugo o un pulpo con todos sus tentáculos… corro a casa sin pensarlo. Una persona que quiere rollo de una noche sabe lo que desea. Si no encuentro lo que busco, vuelvo a casa tan solo acompañada de mi silueta. Pero si en el menú tienen al objeto de mi capricho erótico nocturno, ¡corro y a comer! Como si de una enciclopedia se tratase voy a hacer a continuación un repaso de todas las secciones que puedes encontrar en este supermercado de los rollos de una noche.

Seguir leyendo »

Amigos con derechos vs. amantes genitales

Por: | 23 de mayo de 2012

Hoy arrancamos con contundencia: por encima del meritorio cariño, es la tensión sexual entre dos personas lo que sostiene las amistades especiales, esas que durante un buen tiempo son estrechas y parecen incondicionales. Hablamos de los amigos-con-derecho (a roce), mucho más que amantes, porque tienen sexo, pero no siempre se encuentran con ese fin. 

En realidad, comparten bastante más que el juego erótico, suelen tener afinidades intelectuales y, por supuesto, hay afecto. Algunos días pasan la noche juntos y, algunas de esas noches, en la misma cama, solo se abrazan (se dan un besito o un mordisquito en la espalda) y duermen.

Leandrinho

Ilustración de Leandro Lamas.

Seguir leyendo »

Deseo, fidelidad y lealtad

Por: | 21 de mayo de 2012

Las reacciones que recibí a mi artículo Confesiones de un infiel se me quedaron grabadas. Tanto es así, que debo volver a examinar el tema de la infidelidad después de leer los diversos comentarios. El artículo presentaba una entrevista que tuve con Alberto (*) y sus respuestas a mis preguntas acerca de su doble vida como un hombre infiel. Muchos se apresuraron a juzgar y decidir que Alberto era una mala persona y un egoísta. Me puse a pensar sobre mi propia perspectiva sobre la infidelidad.

Por supuesto lo ideal es enamorarse de tu media naranja y vivir felices para siempre igual que en los cuentos de hadas, pero la realidad muchas veces es otra. La fidelidad parece estar basada en la idea que es posible desear la misma persona, no solo para una noche sino para el resto de la vida. Pero, ¿realmente es posible?

Venus O'Hara by Andrew O'Hara

Venus O'Hara por Andrew O'Hara

Seguir leyendo »

Eros al habla (IV)

Por: | 19 de mayo de 2012

39466384eb02a4a90fc8cf6b6def09eb

Portada del libro Narraciones eróticas, Relaciones triangulares, de Flexible Literature.

Mi abuela, una mujer muy sabia, siempre decía que los bisiestos eran años malos, que traían muchas calamidades. Empiezo a creerla. En este 2012 no gano para sorpresas (malas) o disgustos. El último, una baja laboral que me ha tenido alejada de la tecla una temporada. Doy la bienvenida a las nuevas incorporaciones, las gracias a Uol Free por descubrirme su estupendo blog y reitero la petición a Yomisma de cómo va el affaire vibrador. Pero, bueno, como decía Vlixes, que queda disculpado por confundirme con Venus (ya me gustaría...), al turrón:

1. El sexo anal es...
- Ese gran desconocido. (Vlixes).
- Muy placentero. A mí no me lo han hecho nunca. Pongo mucho cuidado al hacerlo. (Sheldon).
- Por mi experiencia , diría que es una de las "modalidades" en la que la sincronía es más fundamental. Además, tiene ese punto de emoción y morbo el estar siempre al filo del "me haces daño" al "me encanta". (Silencis).
- Una forma diferente de tocar el cielo. (Pleasure).
- Una buena forma de evitar ampliar la familia demasiado pronto... Además del escondite de sutiles placeres por descubrir... (Feelss).
- Una incógnita, por ahora. (Tequma).
- Algo que hay que aprender poco a poco y disfrutarlo mucho, mucho. (Carla).
- Es una utopía. (Yoyogui).
- Algo a lo que hay que dedicarle tiempo para disfrutarlo. (Vicente).
- Infranqueable. (L).
- Sorprendente y maravilloso si te lo hacen con delicadeza y mucho cariño. (Sara).
- Algo que no he probado: falta de curiosidad. (Musetta).
- Me lleva a sitios inimaginables entre dolor y placer. (Melonin).
- Decepcionante. (Uol Free).

Seguir leyendo »

El retorno del masajeador (I)

Por: | 17 de mayo de 2012

De la consulta del doctor a los hogares; de las tiendas por departamento al sex shop y viceversa: repasamos la historia del vibrador y su álter ego políticamente correcto, el masajeador personal, a la luz de la histeria clásica, la normalización de ayer y el neopuritanismo de nuestros días.

Hysterical paroxysm

Vía The Irreverent Psychologist

Mientras espero el estreno en España de Hysteria (8 de junio, gracias Vertigo Films), estos días he leído La tecnología del orgasmo. La histeria, los vibradores y la satisfacción sexual de las mujeres, revelador y entretenido estudio de Rachel P. Maines donde disecciona con apabullante erudición los paradigmas que hicieron posible la definición y los tratamientos de la enfermedad femenina por excelencia desde la Antigüedad hasta mediados del siglo XX, y su estrecha relación con la invención del vibrador.

Cubierta_Orgasmo_desarrolloInspirado en los tratados hipocráticos, Galeno concluyó en el siglo II de nuestra era que aquellos variados e innumerables accidentes reconocidos popularmente como histeria tenían su origen en una profunda insatisfacción sexual y concibió una cura que, como tantas otras de la fisiología galénica, se mantuvo intacta en la medicina occidental hasta el siglo XIX. El método consistía en provocar “la crisis de la enfermedad”, denominada “paroxismo histérico”, realizando un masaje genital terapéutico que podía extenderse durante horas y acababa, a la larga, resultando de gran alivio para la paciente, aunque bastante doloroso para las entumecidas manos de quienes lo practicaba por amor a la salud de sus pacientes.

Vía milrazones

Seguir leyendo »

Autor invitado: Luis Luna (*)

En estos tiempos en que se renueva desde distintos ámbitos cierta homofobia parece conveniente abordar un pequeño artículo sobre la literatura gay a través de la historia. Frente al desconocimiento –ya lo dejaba claro Valle Inclán en sus Divinas Palabras- es conveniente difundir el hecho de que las distintas prácticas condenadas por las tres religiones del libro se detectan desde el principio en las tradiciones literarias.

F924f031-5449-4a5f-94e5-3be300ec13b7-Isabel_Munoz_4_460
Imagen de Isabel Muñoz.

La
amistad de Gilgamesh con Enquidu en la literatura babilónica, el amor de la poeta Safo, la camaradería entre Aquiles y Patroclo…todos estos ejemplos nos indican un amplio cultivo y desarrollo de la temática homoerótica. En la península de las tres culturas estaban fuertemente arraigadas como parte de la intimidad de los ciudadanos. 

Seguir leyendo »

Diálogos de pareja

Por: | 15 de mayo de 2012

Ojo con revólveres, cuchillos o tijeras en escena: el guionista, dramaturgo o director que eche mano de ellos puede quitar verosimilitud a la trama o hacer desvanecer el peso dramático que tan complejo pero fascinante resulta recrear con palabras, gestos y emoción muda, sin aspavientos.

Algunas de estas reservas a usar armas en sus películas las comentaba hace tiempo un director de cine intimista y social. Como contrapartida, pienso en el subidón violento de voltaje al que dos personas pueden llegar sin más herramientas que las palabras.

Mano sobre pecho

Imagen de la preciosa serie 'Deep Black and White', de Benoit Courti, vía Behance.netCombustus Magazine.

Seguir leyendo »

¿Somos feos los españoles?

Por: | 14 de mayo de 2012

Autor invitado: JoanG. (periodista deportivo, Barcelona).

Por razones que no vienen al caso me pasé el otro día una mañana entera en un hospital. En la sala de citaciones para ser exactos. Es decir, veía a gente ir y venir, entrar y salir. Un chorreo. Y tal observación me dejo dentro un poso de desasosiego y dolor, que nada tiene que ver con el estado de crisis generalizada, enfermedad o no en que me encuentro o nos encontramos socioeconómicamente hablando todos. No va por ahí. La cosa es que no pude menos que despeñarme por el abismo de una conclusión: somos feos los españoles, señoras y señores. Esto es así. Y estoy hundido por ello. 

565px-Da_Vinci_Vitruve_Luc_Viatour

Hombre de Vitruvio, de Leonardo da Vinci, siglo XV. Venecia: Galería de la Academia, vía Wikipedia Commons. Hombre cuadrado y perfecto.

Mirando alrededor se ve que andamos la mayoría físicamente desequilibrados, subiditos de peso (sin llegar al nivel estadounidense, no se me ofendan), descuidados; la estética y el estilismo no es nuestro fuerte; la dejadez hace estragos... Nuestro sex appeal como grupo nacional deja bastante que desear. Y más desde que andan saliendo del armario corrupto todos esos políticos y empresarios enfangados hasta las cejas, dejando a la erótica del poder hecha unos zorros. ¿Verdad que a ustedes la sospecha también les hace mirar distinto a guaperas reales, pongamos por caso último? Pero me desvío. Hablamos de belleza y fealdad. De estética, simplemente, aunque yo estoy convencido de que lo interior, acaba horadando el rostro y la apariencia entera tal como hace el agua en el cauce de un río. Presumimos mucho los españoles de resultones, pero basta darse un paseo mirando al personal... Hagánlo, les sugiero. Y ya me dirán. Necesito contrastar. Que me lo nieguen.

Seguir leyendo »

Me gusta mirar - Confesiones de una 'voyeur'

Por: | 11 de mayo de 2012

A pesar de que me encanta posar delante de una camara, mi deseo exhibicionista se limita a eso. Sin la presencia de un fotógrafo, prefiero ser la que observa, una persona más de la multitud. Ser una voyeur es mucho más fácil cuando soy anónima. Me gusta ver como la gente expresa sus deseos sexuales en público y compartir cosas que normalmente solo se hacen en la intimidad. Para mí, ser una voyeur no significa espiar esperando obtener una visión ilícita de alguien mientras se desnuda o mientras practica sexo. Yo prefiero el voyeurismo consensuado y observar a exhibicionistas que quieren ser mirados.

Venus o'hara por guy moberly

Venus O'Hara por Guy Moberly

Durante unas vacaciones en Buenos Aires hace unos años, hice un gran esfuerzo para satisfacer mis deseos vouyeurísticos. Después de visitar monumentos, museos y los telos, me quedé con ganas de ver cosas que no salían en las típicas guías turísticas. Acompañada de un amigo, decidimos ir a una fiesta gang bang.

Seguir leyendo »

Mójate

Por: | 09 de mayo de 2012

"Por tus palabras se adivina que nunca te enamoraste en vano, fuese cual fuese el final", me dejaba escrito Snopes, aquí mismo, entre los comentarios a un post publicado hace algunas semanas sobre los comienzos y los finales del amor.

Me encantó esa manera atenta y cariñosa de leer, pero hoy traigo a cuento la frase porque quiero rendir tributo a las mujeres que se mojan, tal como prometimos días atrás, al mencionar los humores sensuales y otras humedades del cuerpo y (menos) las del alma.

Leandro lamas parelha

La pareja, según Leandro Lamas.

Nos referimos a mujeres que se han mojado en sus varias acepciones y especialmente en la vertiente espiritual, en esa manera de llamarle en España al acto de comprometerse (jugarse por algo, decimos en Argentina).

Seguir leyendo »

Amores imaginarios (5): 'Conocimiento carnal'

Por: | 07 de mayo de 2012

Autor invitado: Josep Giralt

“Sólo somos mentira, duplicidad, contrariedad, y nos escondemos de nosotros mismos y ante nosotros mismos nos disfrazamos”. (Blaise Pascal)

  La foto2
Cuando era un niño se me ocurrió la brillante idea de cambiar los anuncios de los lavabos de mi colegio. El letrero de "Boys" lo planté en la puerta de "Girls" y viceversa. Era una escuela inglesa y la directora, que era una exilada de la Cuba de Batista, me llamó a su despacho y como escarmiento me puso esmalte incoloro de uñas en la lengua. Aún hoy, cuando lo recuerdo, perdura ese desagradable sabor que permaneció en mi paladar durante horas.

En la España de los años sesenta, este era uno de los métodos que se utilizaban para reprimir la curiosidad de un niño de seis años. Crueldad franquista con reminiscencias de la estricta disciplina británica. Una excelente combinación para crear en el futuro adultos alienados y obedientes o seres rebotados de por vida contra el sistema.

Yo estaba entonces totalmente enamorado de una profesora de parvulario que se apodaba Miss Hope y que casualmente era su hija. Tenía una hermosa y larga melena color castaño. Vestía siempre con la bata blanca del colegio dejando al descubierto unas piernas que no tenían nada que ver con las de su madre. Pensando en términos cinematográficos podríamos decir sin alterar la realidad que se parecía extraordinariamente a Faye Dunaway en El caso de Thomas Crown (1968), de Norman Jewison.

Nacer hombre en esa época y en ese entorno significaba que tenías que sentirte a gusto entre otros chicos hablando de mujeres como si se tratase de ganado o compitiendo en las duchas junto a tus compañeros apostando por ver quién proyectaba su esperma a mayor distancia. Como en la vida adulta, el más imbécil de la clase era el que contaba con el favor de la mayoría del curso. Fue así como comprendí prematuramente que de los imbéciles es muy difícil mantenerse a salvo. 

Seguir leyendo »

Contra los mitos del sexo anal

Por: | 04 de mayo de 2012

Da igual cuándo y dónde se haya nacido: si usted es terrícola, seguro que alguna vez habrá oído aquello de que “el sexo anal sólo le interesa a los hombres”. O tal vez expresado en otra de sus cizañeras encarnaciones: ¿Por qué a los hombres les interesa TANTO el sexo anal?

Guy_bourdin

Foto: Guy Bourdain via GuyBourdain.org

El cliché encubre en sí mismo algunos de los mitos más frecuentes que circulan, de generación en generación y de un país a otro, en torno a él. Tal como los enuncia la gurú del tema, Tristan Taormino, en The Ultimate Guide to Anal Sex for Women:

- Sólo las prostitutas, los pervertidos y los frikis practican sexo anal
- Sólo los hombres gay tienen sexo anal
- Los hombres heterosexuales a los que les gusta son en verdad gays
- A las mujeres no les gusta.

Seguir leyendo »

Días húmedos

Por: | 02 de mayo de 2012

“Estoy ovulando” es una declaración femenina de doble entrada: hay-que-cuidarse (de un embarazo no deseado) y tengo-muchas-ganas (además de una tácita –aunque poco elegante, así expresada– lubricación natural).

Hoy despojada de falsos pudores, la sentencia primera parece seguir asustando a algunos hombres. Suele ser, desde nuestro punto de vista, la fase más pulseada del ciclo menstrual, porque las mujeres nos volvemos voraces justamente en un momento en que la fértil mención puede quizá causar miedo escénico al compañero.

Objeto Constantin Brancusi

La polémica escultura del rumano Constantin Brancusi Mistress X (1915-16), retirada del Salón Independiente de París en los años veinte.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal