Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

¿Qué es el fetichismo?

Por: | 10 de enero de 2013

El fetichismo es algo que requiere observación, sensibilidad y mucha imaginación. No se trata de la desnudez o de actos explícitos, sino un detalle mundano que provoca una narrativa personal y una repuesta sexual. Una mente fetichista no busca lo obvio, depende de la capacidad - y la necesidad - de un individuo de leer entre las líneas. No es tanto lo que se ve, sino lo que se imagina.

El origen de la palabra “fetiche” se encuentra concretamente en el portugués del siglo XV, en el término “feitiço“, que viene a significar encanto o hechizo. Un fetiche es un objeto que se cree que tiene poderes sobrenaturales. En esencia, el fetichismo es la atribución de un valor inherente o poderes a un objeto. El término "fetichismo sexual" fue introducido por primera vez por el psicólogo francés Alfred Binet en 1940.

Venus O'Hara by Sebas Romero
Venus O'Hara por Sebas Romero

Hoy en día un "fetiche" es un objeto, una parte no reproductiva del cuerpo o una acción cuya presencia aumenta el estímulo sexual y potencia el orgasmo. Es decir, cualquier cosa neutra que provoca una respuesta sexual. Un objeto podría ser unos zapatos, la lencería o prendas de látex o de cuero. Una parte no reproductiva del cuerpo podría ser los pies, los muslos, el cuello o las axilas. Ejemplos de acciones o situaciones que normalmente no tienen connotaciones sexuales podría ser el fumar, hacer cosquillas, hacer deporte o incluso el acto de inflar globos.

En inglés, la palabra "fetish" también se utiliza como un adjetivo que se refiere a objetos, rituales o indumentaria relacionados con la práctica del BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadomasoquismo) tales como ropa fetichista o fotografía fetichista.

Venus O'Hara por Sebas Romero

Venus O'Hara por Sebas Romero. Corsé Bibian Blue

Probablemente a causa de Cincuenta sombras de Grey, ahora se habla mucho de fetichismo y BDSM como si fueron sinónimos, aunque exista una coexistencia entre ambos, no son intercambiables. Es posible ser fetichista y no practicar el BDSM y viceversa. Por ejemplo, el hecho de llevar látex en un escenario BDSM no te hace fetichista de látex, pero a la vez se puede ser fetichista de látex sin entrar en juegos de BDSM y simplemente disfrutarlo por su aspecto, sensación, y su olor además de los rituales de abrillantarlo y cuidarlo. Cómo uno mismo se define depende de cada uno. Se puede practicar el fetichismo, pero para serlo, hay que sentirlo. A menudo no requiere acabar con la penetración, algo que quizá no parece tener sentido para los que tienen una mentalidad vainilla.

Uno de los fetichismos más conocidFoot fetish os es el de pies, o podofilia. El significado y la importancia de un pie varia según el individuo. Uno bonito es una ventaja, pero no siempre es imprescindible. Muchos fetichistas de pies se fijan más en la reacción fisiológica que la adoración puede producir. Un beso, una caricia o un soplo de aire es lo único que hace falta. Recibir un masaje de pies es sin duda muy relajante y placentero, pero tener toda la atención, devoción y adoración de un fetichista de pies es una auténtica maravilla.

Este fetichismo se puede combinar con otros, como por ejemplo los tacones, las medias, el bondage, las cosquillas y muchas otras. También la adoración de pies (foot worship) es práctica habitual en el BDSM. Otros fetiches conocidos incluyen los uniformes, pintalabios, corsés, antifaces, guantes y otros no tanto como los delantales, o incluso mujeres que golpean los pechos con un abanico, y muchos, muchos más. Básicamente cualquier cosa puede ser un fetiche, y yo creo que todos tenemos por lo menos uno.
¿Cuál es el tuyo?

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal