Eros

Los primeros sueños húmedos de una mujer

Por: | 21 de enero de 2013

¿Cuándo empezamos a tener fantasías eróticas? ¿A los 13 años, a los 15? ¿Ocurren en la misma etapa de la vida los sueños que nos mojan que los roces inofensivos de la vida real con algún compañerito?

TAKASHIMURAKAMI
Ilustración de Takashi Murakami, vía streething.com

Creo que nadie escribe cosas tan secretas y subidas de tono en su diario de infancia en tránsito a la pubertad, así es que será muy difícil que recordemos a ciencia cierta cuándo nos invadió aquello que era pecamiso, propio de un mundo adulto absolutamente desconocido, y que, sin embargo, nos asaltaba en la cama, antes de dormir, con la potencia de los instintos... o en sus formas oníricas más osadas.

Yo creo que andaría por los 15 cuando quedé marcada por un sueño erótico con Rod Stewart. ¡Con Rod Stewart! Él tendría la edad de mis padres, pero ya sabemos cuánto nos ponen los rockeros. Supongo que el día que precedió a esa noche tan gozosa habría estado yo sometida a una sobredosis de Da you think i'm sexy, con esas coreografías tan explícitas y las boquitas insinuantes entre destellos de mallas ajustadas y rubios pelos al cielo. Y mírenlo ahora al viejo Rod: un lord inglés tan bien peinado en alguna peluquería de señoras de Chelsea y, con todo, eternametne sexy.

Da'_Ya'_Think_I'm_Sexy_single_cover
Rod Stewart nos preguntaba si creíamos que era sexy, a finales de los setenta o principios de los ochenta, y de vez en cuando, todavía lo hace... alguna vez nos derretimos.

Imágenes borrosas de burdeles (quizá provenientes de alguna película), sensaciones de placer asociadas con miedo y grandes esfuerzos de imaginación para tratar de desentrañar la vida íntima de nuestros mayores (por entonces muy alejados de cualquier idea de sexualidad) constituían aquella masa rara de fantasías que tapizaba nuestro túnel a la adultez. Y es que, cuando éramos chicos/as, no había sexo en el ambiente, ni siquiera se intuía el roce entre los padres, al menos en mi vida de niña de colegio católico y mojigatería generalizada. Entonces cualquier pensamiento romántico que incluyera caricias se asociaba al pecado.

Ash_entero3

Acrílico de Alba del Campo que integra la muestra 'Baile de sombras', hasta el 27 de enero en Café Estay, Hermosilla 46 (Madrid).

Recuerdo que en aquellas tardes previas a las noches en que me entregué al glamoroso mundo del pop británico (en brazos de Rod), jugábamos a las escondidas en la calle con los amiguitos del barrio. Y así, saltimbanqueando de jardín en jardín, yo hacía fuerza con la mente para que mis piernas se dirigieran, instintivamente, en la misma dirección que correría el chico que me gustaba: mientras alguien contaba hasta 20, yo imaginaba la escena en que juntos esperábamos detrás del mismo seto (a que nos descubrieran o a que él me descubriera y me besara con fervor). Y eso sería a los 12 o 13 años y, por supuesto, aunque alguna vez estuvimos juntos en cuclillas detrás del mismo arbusto, lo del beso nunca sucedió (y jamás supe ni sabré si yo le gustaba a él).

 

Escena del cementerio y la inocente manzana compartida de la mítica 'Melody', dirigida por Waris Hussein y escrita por Alan Parker, con música de los Bee Gees. 

Ese fin de la infancia, lo que llamamos la preadolescencia, es puro deseo. Un deseo que nos sorprende y que es, circunstancialmente, insaciable. Las chicas no lo sabíamos entonces, pero ahora sabemos que ninguna de esas fantasías llevaba a ningún sitio concreto y sí mantenía a punto de ebullición nuestro incipiente juego hormonal. Recuerdo haber pasado al menos un año lectivo entero imaginando la de cosas que haríamos con el chico al que veía cada verano en el pueblito al que iba de vacaciones, y luego llegaba el momento en que él pasaba por la puerta de la casa de mi tía y se me ahogaba el "hola", porque ni siquiera llegábamos a saludarnos, y así se pasaban de nuevo todas esas esperadas semanas.

He dicho "la de cosas", pero nuestros primeros romances imaginarios quizá consistieran apenas en construir, detalle a detalle, imágenes idílicas de los dos correteando por el campo, abrazándonos y bañándonos juntos en el estanque, riendo a carcajadas tomados de la mano, yendo a comprar discos, bailando los 'lentos' abrazados en serio (y no como nos indicaba mamá: "poniendo los codos para alejarlos y sin frotarse tanto") o en dibujar en nuestra cabecita una mirada que correspondiera a nuestra cara de boba enamorada...

Entretanto, y quizá después de llegar tan lejos como para mandar alguna cartita en papelito arrugado (un equivalente a un mensaje de Tuenti o un whattsapp actual), algunas de nuestras noches a solas sí que transcurrían entre fantasías más rudas, y quizá con otras contrafiguras, menos dulcificadas. Todo se mezclaba: el chico al que le queríamos dar la mano entre las dunas, en aquel campamento de verano, y el vecino algo mayor que nos provocaba curiosidades más hot.

   Takashi_murakami_erotic_gagosian

Takashi Murakami, imagen de la muestra que el artista japonés montó hace un tiempo en la Gagosian Gallery de Londres.

Si de algo sirve la marmórea institución educativa (al menos, a los que tuvieron la suerte de ir a colegios mixtos y no como yo, a uno de monjas y solo mujeres) es, seguramente, para dar unos primeros pasos en la educación sentimental. Intuyo que, para una chica, esa posibilidad cotidiana de relacionarse con varones resulta insustituible a esas edades: se aprende a hacer compinches y se cultivan las leyes de la seducción.Yo soñaba con tener compañeritos en el aula o en el patio del recreo cuando veía películas como Melody. ¡Quién pudiera padecer y disfrutar de esa tensión sexual durante las aburridas mañanas de instituto!

Como sea, los romances preadolescentes en la vida y en el cine casi siempre terminan en una descomunal frustración porque, ¿adónde van dos niños de 12 o 13 años que anhelan casarse, por ponerle un nombre a ese inclasificable primer amor? Algo de esto le sucede a Juan/Ernesto, el tierno protagonista de Infancia clandestina, una película imperdible sobre infancias que terminan abruptamente y no por culpa del romance, precisamente.

 

Tráiler de 'Infancia clandestina', película argentino-española de Benjamín Ávila, con Ernesto Alterio y Natalia Oreiro, finalista a los Premios Goya.  

Creo que estas fantasías del amor cariñoso que nos da serenidad y las otras, las de los sueños húmedos de la pasión irrefrenable, se mantienen -con más o menos condimentos de la experiencia- a lo largo de toda la existencia. Incluso, algunas mujeres creemos que, de adultas, ya no nos haremos los ratones con estrellas rutilantes y, sin embargo, un día, al bajar distraídas de un tren, nos encontramos con la mirada angulosa de Hugh Jackman o la pícara y penetrante sonrisa de Daniel Day-Lewis, inmensamente sexies desde la marquesina del andén, y nos da un latigazo fuerte, bien dentro, que nos deja sin aliento. Y tan racionales que nos creemos...

Hay 25 Comentarios

son mentiras

De los blog mas estimulantes que he visto, lo suelo visitar con frecuencia
Sigue asi!!!

Pues yo soñaba con George Michael. Me parecía tan guapo que imaginaba que nos encontrábamos en Londres, paseando por la calle y nos enamorábamos. Más que fantasías eran sueños románticos, pero qué bien me lo pasaba pensando en él.

Siempre recuerdo la muchacha del Último Tango en París y su primera experiencia sobre una de éstas
http://www.bicicleta-electrica.blogspot.com
Como otros tantos, mis maestras fueron de las primeras fantasías.

★★1 forma de GANAR DINERO que ha ganado MILES DE ADEPTOS:►PUBLICAR ANUNCIOS◄ http://su.pr/33HIdX

baja a los 4!

Yo si recuerdo mi primer sueño porque fue con mi compañero de pupitre un niño muy mono pero al que odiaba con toda mi alma (o eso creía yo) el casa es que llegue a clase indignadísima de que el tipo no sólo me molestase en clase sino que también se apropiase de mis noches y para hacer esas cosas que no había hecho jamás (huelga decir que era mi primera vez hasta en sueños). Se conté indignada a mis amigas y ellas que debían ser más espabilidas que yo y tener este tipo de sueño desde hacía tiempo se miraron y rieron cómplices como si fuese la única que aun no supiese que los Reyes son los padres....
http://diariodeunacleptomana.blogspot.com.es/2013/01/monster-eyes-cuando-no-ves-mas-alla.html

Yo tengo sueños húmedos muy a menudo. Tengo una gotera encima de mi cama.

Quieres crear, leer, informar. Todo con la esencia de cada uno. Quieres ver hasta qué punto somos diferentes. ¿Cómo o qué piensa la gente? http://www.towmin.com

Aquí el consejo más recurrente previo a encarar una primera cita: http://cuentosdelizandro.blogspot.com/2013/01/solo-se-tu-mismoa.html?spref=tw

La mayoría de nosotras tenemos los primeros sueños húmedos con los compañeros de clase, el maestro cañón que nos ponía como locas, pero yo no olvidare nunca al amigo de mi primo que venía siempre en las vacaciones de verano, madre que calor y que sudores…

http://www.lolatoys.com/es/toys/masturbadores.html

Parece que la cosa va hoy de sueños húmedos femeninos, pero también que opinan muchos señores, así que opino porque me gusta este blog. O mejor, declaro que tengo sueños eróticos desde que recuerdo, e incluso desde que no recuerdo, aunque no sé si es lo normal. Los primeros, probablemente protagonizados con mis primas.
El tema que me ha ocupado muchos años de reflexión es si, como se dice en el comentario de Pretty Nui, es posible la amistad -vale decir, el afecto sin erotismo-entre hombre y mujer. Entiendo que no, entiendo que no hay relación entre hombre y mujer que no tenga un punto de erotismo, lo que no quiere decir que ese punto conduzca a ningún tipo de acto.
Por lo demás, el deseo es un verdadero coñazo. A los que le temen a la vejez, les advierto que tiene muchas ventajas.

Muchos comentarios son muy buenos. Enhorabuena por este artículo.

Cuando tenía 18 años tuve que dejar de dar clases particulares a una niña de 2° de EGB porque me metía mano.

Pues yo creo que los he tenido siempre...

..★★★Los 3 Pasos A Seguir Para GANAR 350€ al DIA: http://su.pr/33HIdX

Los suenios eroticos y, o pornos(al final es lo mismo como dice Alberoni), varian a lo largo de la vida, asi como los objetos, desde la chica desnuda de calendario, hasta la reinacuaja del barrio, ya adulto buscando "socios" para una orgia, etc.. ya en el ocaso de la vida el unico deseo erotico es solucionar la disenteria, es decir buscar algo para que se pare esa mierda.

En este tema no te puedo ayudar, no puedo aportar nada pues que yo recuerde solo he soñado con aventuras eróticas y de otras clases realizadas por los protagonistas de mis escritos las que podeis leer gratis clicando sobre .http://www.antoniolarrosa.com o bien en http://narrador es donde ya han superado la 9ª edición de mi novela "EL FILM.

Las fantasías sexuales evolucionan desde una tierna ilusión platónica en la niñez a las más puras perversiones adultas. Y algunas veces es una decepción que se cumplan...

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

La inocencia de los primeros años es muy bonita y los deseos y sueños eróticos de esa época creo que son los que se recuerdan más gratamente.

Cuando nos hacemos mayores la cosa cambia, ya no hay tanta inocencia y nos volvemos un poco más "vulgares". Desgraciadamente creo que es casi inevitable.

Los sueños eróticos para los chicos son sensaciones que van más allá de lo mental. Todos hemos “sufrido” poluciones nocturnas con placer posterior. Inicialmente no habíamos sentido ese deseo antes de irnos a dormir, pero milagrosamente en mitad de la noche un sueño nos envuelve, la mente es sabia, y nos lleva a un mundo de placer en nuestra inconsciencia más satisfactoria. Los hombres seguimos con esas excitaciones “involuntarias” que aparecen con nocturnidad y alevosía…..BENDITA ALEVOSÍA.

Por suerte o desgracia (más bien desgracia), yo también estuve en un colegio de monjas y sólo chicas...y leyendo esto recuerdo como todas, aunque no hubiera chicos entre nosotras en el colegio, fantaseábamos con ellos. Quien pillara de nuevo esa edad :(
Os dejo un enlace a nuestro blog dónde hablamos de la "amistad" con el sexo opuesto. http://vibraconpasion.com/blog/2012/09/existe-la-amistad-con-el-sexo-opuesto/
Saludos a tod@s¡¡

Mágicas todas esas primeras veces, sean las que sean. Como bien dices aún hoy, cuando nos parece que ya lo sabemos todo, o que somos tan racionales, aún hay momento en los que nos "descuadran" y eso es sencillamente maravilloso. Esa emoción, ese deseo, ¿qué sería de nosotros si no lo tuviésemos? http://vivelsexo.wordpress.com/2012/10/28/primeras-veces/

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] desde tu navegador.

Creo que todos tenemos fantasías pero las mejores sin dud en un carnaval de Venecia cuando ocultamos el rostro con una baura y caminamos entre principes del renacimiento, figuras aladas y mujeres con corsés. Por si os interesa fantasear un poco antes de empezar la mañanahttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=168&Itemid=30

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal