Eros

A las puertas de la revolución ecosexual

Por: | 06 de junio de 2013

Ecosexual no es solo el látigo de cuero vegano que venden en alguna juguetería erótica berlinesa. Sí, sí, claro que es importante no intoxicarnos con ftalatos (prohibidos en la industria del juguete infantil pero que aún campan a sus anchas en los sex shops), ni exponer justamente nuestras zonas más sensibles a sustancias y materiales que distan mucho de ser 'amables' con nuestro cuerpo, pero hoy queremos hablar de lo ecosexual como tendencia política.

Dsc_4213_edit_edit_edit

Annie Sprinkle y Beth Stephens, culltoras de la 'sexecología', vía sexecology.org

Un par de semanas atrás, el Museo Reina Sofía presentaba a dos exponentes indiscutidas de la tendencia Ecosexual: Annie Sprinkle y Elizabeth Stephens. Su intervención se inscribió en una serie de actividades que el Museo viene desarrollando en torno a la gestión de la sexualidad en el contexto neoliberal. Así, Beatriz Preciado había disertado, un tiempo antes, sobre lo sucedido tras la muerte de "la clínica" de Foucault; esto es, tras el auge de los movimientos feministas y gays de los 70 y el derribo de las instituciones disciplinarias.

Si a cada modelo de poder corresponde un patrón sexual y de reproducción, como sugería el filósofo, este tiempo en el que se habla tanto de postfeminismo, por un lado, como de transfeminismo, por otro, parece venir a extender un manto de negligente complacencia, si se quiere, sobre prácticas sociales y artísticas sexualizadas. De eso dan cuenta los formatos de algunas de las más recientes y controvertidas acciones críticas protagonizadas por mujeres: en el Magreb (sin ir más lejos, el caso de la bloguera tunecina), o las músicas rusas desacralizadoras de ortodoxias, las militantes animalistas y antitaurinas o las chicas que protestan cada vez que pueden contra el sexismo y la corrupción berlusconiana.

Dirty-0932
'Dirty bed performance' de Sprinkle-Stephens (2012).

Cierto: me dirán que cada una de las protagonistas de los casos mencionados ha sido objeto de persecución por parte de algunos gobernantes retrógrados e incluso vilipendiadas por el ala radical de algún movimiento que en su día fue progresista, y sin perjuicio de la barbarie y de la huella de dolor que deja la represión en cualquier persona, creo que en la sociedad occidental sí hay un cierto desdén mezclado con una sonrisa sin mucho compromiso hacia ellas.

Pero en esto llegan las ecologistas, activistas que celebran casi todo lo trans (menos las semillas de Monsanto) y proponen indagar en ese territorio que han dado en llamar la SexEcology, o sea, el sitio en el que se cruzan el sexo y la ecología. Sprinkle, que viene de ser actriz X y de remover conciencias con sus provocadoras performances, y su compañera sentimental Beth Stephens echan mano a toda herramienta artística en sus manos para defender su postura ecosexual, hecha de activismo político, ambiental y de identidad sexual, cualquiera que esta sea.

Annie-sprinkle-PublicCervixPerformance
Annie Sprinkle viene de aquellos tiempos y aquellas escenas: 'Cérvix público' es el nombre de esta performance, vía psicologiadelarte.com

"Gays y lesbianas pueden vivir sin casarse, pero no van a sobrevivir a menos que tengan agua potable para beber y aire limpio que respirar", fue quizá la sentencia iniciática de Beth para movilizar a la comunidad LGTB contra las injusticias ambientales. Así, ellas mismas escenificaron su boda en los Apalaches norteamericanos, para así sumarse a la lucha contra un tipo de minería de extracción de carbón que arrasa cubiertas y cumbres montañosas en la región.

Hay que ser ecologista, hay que ser gay, hay que ser performer y trans-algo, opinan algunos observadores sociales de la época, sí, pero detrás de esta adición de estéticas de lo in, hay razones de peso para ser más éticos con el entorno y más equitativos en sociedad. De ahí que, en esa intersección sex-ecológica de nuestra cultura, estas artistas propongan explorar y poner en movimiento el arte, la teoría, la práctica y el activismo, por una nueva afectividad.

Quizá haya quien vea aquí un revival beatnik y vislumbre entre bosques de follaje y sexo libre a la pandilla de Vagabundos del Dharma de Jack Kerouac, todos cultores del zen, la vida al natural y la hermandad con los minerales, los vegetales y los animales (¿quién no recuerda el cuento de La mujer que se casó con un oso, de Gary Snyder?, por ejemplo).

 

Annie Sprinkle habla del porno, las mujeres, la diversidad y la espiritualidad.

Como sea, aquí están ellas, Sprinkle y Stephens, a la vuelta del porno, con sus instalaciones, performances, sus películas y los paseos que han denominado Sexecological Walking Tours contra la devastación causada por la minería, cantando a la naturaleza toda su "gloria queer ecosexual".

 

Hay 21 Comentarios

¿Al final que es ser queer, meterse un puño por el culo o ponerse de testosterona hasta el culo?

La justicia social no es genital

Cada época tiene su tipo de cultura sexual . Según reich no hay revolución sin autentica liberación sexual , claro que reich en el fondo era un puritano . Según reich la maquinaria opresiva capitalista necesita obreros insatisfechos sexualmente porque sólo ellos aceptarán la injusticia . Según reich un obrero con su plena potencia orgiástica no aceptará las injusticias del capitalismo . Pero el capitalismo va por otro lado . El capitalismo no entiende de religión o represión sexual . El capitalismo sólo entiende de negocio . El capitalismo al incorporar las clases bajas al consumo permite nuevas posibilidades de satisfacción sexual para la masa . La sexualidad humana es un desarrollo cultural y por lo tanto también técnico y económico . Pero , ¿Hasta dónde debemos desarrollar técnicamente y con artilugios nuestra sexualidad ? ¿Dónde debemos poner los límites sin caer en la gazmoñería ? La vuelta a lo simple , a lo sencillo , desde la naturalidad , desde la libertad , debería ser la opción libertaria y ecologista ; Porque la búsqueda de la satisfacción en la excitación de lo nuevo puede ser un camino sin fin y sin consecuencia . El capitalismo no se opone a la sexualidad , pero la desarrolla a su propia manera . Habría que encontrar el modo , ya que no podemos prescindir de ella , de satisfacer nuestra sexualidad , sin caer en las dictados del consumo .

Como ya han dicho anteriormente, supongo que esta entrada es en relación al Día Mundial del Medio Ambiente...aunque pensándolo bien, qué forma de enrevesar un tema tan práctico, simple y excitante como el sexo.
Visita: https://sexomultiorgasmico.blogspot.com.es/

Yo nunca echo un kiki por debajo de los 2.000 metros de altitud sobre el nivel del mar en Alicante.

Ni Pelé, ni Maradona, ni Di Stefano ¡Cantona!

https://500copa.blogspot.com.es/2013/06/dream-team-com-ressalvas.html

Si se trata de volver a los tiempos de refocilar en las eras, eso ya está mas que inventado. Si es cosa de añadir artificios y 'novedades' extravagantes para poder frotarse con la vecina... ahhh, bueno, entonces sí, que eso también vale...


https://cuidadoconloshuevos.blogspot.com/

Parece como si quisiéramos descubrir otra vez el pan tostado, o estuviéramos hablándole a marcianos venidos de otra galaxia.
Hoy los jóvenes que salen cada fin de semana, ellos y ellas lo primero que se meten en el bolsillo es un preservativo.
Y hacen bien.
El oscurantismo enfermizo vivido con el sexo es algo que pertenece al pasado, afortunadamente.
La neura mental obsesiva, solo se dan en la gente reprimida por convencionalismos sociales retrógrados con el pecado.
Y el perdón.
En cualquier playa se ven chicas y chicos en bañador o en biquini o luciendo los pechos al aire, y nadie se traumatiza por ello.
Y en las playas nudistas van en pelotas, y al final aburre tanto despelote.
Nadie se escandaliza por ver a una señora amamantar a una criatura.
Solo las personas reprimidas y trastocadas se desquician con la idea del sexo.
Que viene a ser una función natural y propia de nuestra especie humana, como el comer.
Y de donde venimos todo el mundo, reproducidos de forma natural.
Los verdaderos desquicies nos deberían venir de la mercantilización como explotación de la función sexual.
Las personas como mercancía.
A cualquier edad, eso nos debería preocupar.
El desorden en la convivencia natural.

Fotos horrorosas, vaya puesta en escena, en fin vaya tela, cada vez son más insufribles

¿Alguna vez habéis visto algo tan bonito?: https://xurl.es/lomft

Interesante entrada.
Pero no olvidemos que ya el ecofeminismo ha constituido un matrimonio algo forzado, y que allí donde el adjetivo “feminista” se transforma en “sexual” nos propone casi siempre un viraje a la trivialidad, el consumismo y la industria pornográfica patriarcal en alguno de sus egocéntricos e irresponsables disfraces.
Integrar ecologismo y nueva afectividad implica una deseable inercia a abarcar el ámbito de la transformación sociopolítica completa en la que el feminismo y la liberación sexual también se diluyen.
Una propuesta concreta de nueva afectividad, que comporta una nueva sexualidad:
https://www.facebook.com/pages/contra-el-amor/273735992637904?ref=hl
Contra el error de confundir “nueva afectividad” con “triunfo del afecto de la femineidad patriarcal”:
https://www.contraelamor.com/2013/06/sexo-encuentro-de-forma-y-fondo-ii-el.html

Jajaja, madre mía... las fotos me producen una sensación una tanto desagradable...
https://www.laplumadepandora.com/

El cunnilingus también provoca entumecimiento maxilar. https://rubeskeitel.blogspot.com.es/

A mi también me parece un poco confuso, como si huniera un exceso de matorrales. Y el discurso de Sprinkle tiene un tono cansino que no estimula nada. La ecología, mas allá de las metáforas instrumentales propias de la huerta y otras verdulerías, no veo que ofrezca al sexo nada que no pueda darnos un simple ejercicio de imaginación, sin duda el mejor afrodisíaco. https://letraclara.blogspot.com.es/2013/06/ser-tres.html

No acabo de entender al artículo, será que no tengo un buen dia, pero este blog cada vez tiene menos nivel

No me habia enterado de nada hasta que he caído en la cuenta de que ayer fue el día mundial del medio ambiente. Sigo sin enterarme de nada, pero por lo menos le veo un sentido a esto.

Me voy a hacer vegetariano pro-vegano solo pa follar
Con tías como Kate, si es posible... jajajaj

Kate Upton, la novia de la NBA, te reta a mirarla a los ojos, dudo que los consigas ("pestaña la chica de WyQ")
https://www.warrantsyquinielas.com
Inversión en bolsa con warrants, y la quiniela de la jornada de Liga Española, y bitcoins, foro WyQ, información financiera, y música, y oro, y... mucho más

Crash Bolsa New York (USA) 2013-2014.
Gráficos sobre el próximo gran crack bursátil.
https://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/crash-bolsa-new-york-usa-2013-2014.html

Pues no entiendo por qué para protestar por algo hay que desnudarse. Se protesta igual haciéndolo así, por ejemplo: https://xurl.es/lomft

Si lo pensamos bien, sexo y ecología no hacen malas migas, puesto que el ser humano es sexual por naturaleza. La mayoría de los animales practican sexo sólo para procrear y en muchos casos una vez al año. El ser humano está preparado para el tiki taka al menos una vez al día.

Vivan las flores en el pelo, viva el sexo libre...

La crisis, a punto de cumplir seis años... ¿Conocíamos en aquel entonces a los Krugman, Stiglitz, Gay de Liébana, Niño-Becerra, Ajram, Abadía o Soros? Entra en Vergüenza de país: https://yestheycan.blogspot.com

Interesante entrada, nos hace descubrir lo aburridísimo que está el personal

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal