Eros

¿Nos gusta a las mujeres el sexo al paso? Depende...

Por: | 24 de junio de 2013

Apenas comenzábamos a andar en el blog Eros cuando hablamos por primera vez del sexo al paso y ahora viene a cuento, porque siempre viene a cuento, especialmente si no tienes pareja estable, y porque hay dos películas recientemente estrenadas que hablan de estas relaciones que hace tiempo que no distinguen entre sexos. Las mujeres también tenemos (bastante) sexo al paso.

Oliveartistic
Retrato de la actriz de cine mudo Olive Thomas, por Alberto Vargas (1920).

Al paso, efímero, con alguien con el que no elaboras ningún cuentito romántico, sin compromisos y sabiendo que puede que no vuelvas a verlo otra vez en la vida o que sigas viéndolo en estos términos, solo para el sexo gimnástico y de posturas más o menos amables, consensuadas o negociadas. Y sí, porque suele suceder que, al no haber amor o ese cariño que nos hace flexibles y generosos, también sobreviene alguna que otra disputa de “me pido prime...”. En el mejor de los casos, habrá un orgasmo (o dos) y a casa.

Una vez discutíamos con el chico de la penúltima página de la agenda si nos veíamos esa tarde de domingo desangelado o no, si tomábamos una cerveza antes de la cita o no, si lo dejábamos para otra o… Y así llegué a su casa, con tacones (me los había pedido y no me costaba nada darle el gusto), a la hora convenida, para arrancar con los besos estos de peli porno, sin "hola" o "¿cómo estás?". Su gata celosa maullaba, hacía mucho que no nos veíamos (apenas nos conocíamos y entre una cita y la siguiente, podían pasar meses: ambos teníamos nuestros afectos más o menos cuidados, supongo). La cuestión es que esa tarde no había ni un poquito de magia. Así, en frío, había que transformar esa lengua extraña en algo deseado y resultaba difícil.

 

Tráiler de 'En otro país' del coreano Sang-soo Hong con Isabelle Huppert. 

Tarea individual esta de fantasear con los roces ajenos sin reparar en la contraparte y tratando de olvidar de que él tampoco repara en ti. Tarea individual, si se quiere, esta de excitarse con un extraño con el que encima tienes que discutir sobre quién se pide su postura favorita primero (recordemos aquello de sin-duda-las-damas que decía Silvia, la semana pasada).

A veces sale bien, tengo que reconocerlo, y uno se va a casa a la hora u hora y media, con una cierta satisfacción física y experiencial (que no sentimental). Pero a veces sale medio mal o del todo mal y no hay acuerdo ni siquiera en quién hace qué y nos levantamos y nos vestimos a la media hora, evitando discutir (porque no somos una pareja) y nos despedimos con un "hasta otra" o el consabido "suerte".

En ese momento, uno puede ponerse triste o pensar que todo puede hacerse con elegancia y, por lo tanto, descartar esa página de la agenda y pasar a la siguiente, con la misma sonrisa. La cosa puede ser emocionalmente más complicada si lo que intentábamos era compensar un despecho (tras algún rechazo por parte de alguien que sí nos importa), pero resulta infinitamente menos gravoso si solo se trataba de salvar una tarde de pasajera insatisfacción, porque estamos solo/as o porque estamos aburridos/as del marido/esposa de toda la vida.

Algo así sospechamos que vive una de las tres Anne de la excelente y poética película del coreano Sang-soo Hong, En otro país, cuando se mete en la tienda con el socorrista en una playa de luz desvaída en Corea del Sur. Siempre convincente, hermosa, Isabelle Huppert compone a esa francesa algo extraviada que deambula con los pies descalzos sobre la arena de vidrios rotos y que no elude los encuentros, porque de eso se trata la vida, aunque apenas pueda cruzar un par de palabras y mucho malentendido con la gente del lugar.

 

Tráiler de 'Un invierno en la playa', de Josh Boone.  

La otra película de la que quería hablar, y que también está en cartelera en las salas españolas, es Un invierno en la playa, de un hacedor de cine norteamericano más o menos independiente llamado Josh Boone. En este caso, el planteo general es mucho más convencional (matrimonio separado y eterna nostalgia de la postal familiar) aunque los personajes femeninos nos dan letra para hablar del sexo al paso. Los masculinos, en cambio, muestran una predilección por el amor verdadero y las relaciones con final hollywoodense. Tanto el personaje de Greg Kinnear -un escritor exigente con la cultura de sus hijos- como su hijo adolescente sueñan con el romance. Mientras la madre (Jennifer Connelly) se ha marchado con un modelo de gimnasio y la hija veinteañera ha decidido irse a la cama solo con los guapos y mejor si en su vida han leído un libro: ella también es escritora y esto le facilita la tarea de no enamorarse. Además está la vecina del padre, felizmente casada, que da y recibe orgasmos rapiditos en un alto de sus sesiones de footing playero. El resto es olvidable, estandarizado melodrama navideño, aunque hablen de premios literarios, de Faulkner y Stephen King.

Y es que más o menos así suceden algunos encuentros eróticos que, como decíamos en aquel post de la primera época, al fin te harán sonreír, cómplice con la vida, aunque los detalles te los ahorres para ti, aunque no hayan sido los ideales... aunque solo puedas contarlos, en el último de los casos, como un guión algo grotesco. 

Hay 16 Comentarios

La testosterona ha sido el combustible con el que se han movido las civilizaciones y aun hoy, por lo que parece, lo sigue siendo.
Desde lo que llaman economía.
Uno de los grandes negocios de masas en nuestra sociedad, ha sido la explotación en todos sus aspectos del mercado de la testosterona.
Que va con la edad, con la represión a ultranza del personal, con la negación de lo elemental en el ser humano.
Para el gran personal.
Que siempre hubo excepciones.
Revistiendo la simpleza humana, con capas adulcoradas de funambulismo intelectual, tabúes y sofismas.
Todo un arte.
Milenario además.
Y sin embargo, algo que hoy también hace aguas por todas partes.
Las producciones porno, por ejemplo, antes un negocio en auge.
Hoy, una pura ruina.
Al desguace.
La juventud que vemos por las calles, arrastrando los pies, con las neuronas traspuestas, y los calzones caídos.
Han perdido hasta la testosterona.
Que ellas arremangadas hasta las axilas, no consiguen encender, porque tampoco lo tienen claro.
Cansados y agotados antes de despertarse.
Esa es la propuesta que hoy se nos ofrece a la sociedad, y el soporte del mañana.
Poder fumar a sus anchas, sin límites y en todas partes, y a todas horas.
Solo a unas pocas personas se nos congela el pensamiento ante el grito desesperado, en el silencio de nuestro interior.
De ¡Viva Zapata.!

Libertad, igualdad y ....mucho amor???

¿Eso de "hacedor de cine" es una traducción de "filmmaker"?

Y porque no sexo loco sin pensarlo por el mero hecho de apetecerle a uno?,esa canita al aire que todo el mundo habla de vez en cuando,aquí la tenéis,lo aprovecháis?,saludos.

A mi me encanta el sexo al salto y de todas las formas, pero he de reconocer que soy bastante "guarrilla": http://marbcn2510.blogspot.com.es/

A mi me encanta el sexo al paso, pero he de reconocer que soy muy "guarrona": http://xurl.es/1kf3v

Suena todo tan penoso y estéril… dan tantas ganas de despreciarse, por más que la autora, con su tono tecnocrático, intente hacerlo sonar como un recurso solvente…
La pervivencia universal de la monogamia, a pesar de su decrepitud, nos tiene presos de estas escapadas, tan miserables que nos acaban convenciendo de que la jaula era el lugar más plácido que la vida puede ofrecernos.
El amor no es un bonito disfraz con el que nos engañan, sino el rostro desnudo del opresor.
En esta comunidad se está gestando una alternativa a nuestra “cárcel de amor”:
https://www.facebook.com/pages/contra-el-amor/273735992637904?ref=hl
Una crítica al “amor” mismo, como punto de partida:
http://www.contraelamor.com/2012/01/un-amor-todos-los-amores.html?zx=798048fb3385e2b5

A las mujeres, como a los hombres, les gusta el sexo bueno...

Y para que el sexo sea bueno, se requiere dedicación, sensibilidad... y práctica... Y la práctica sólo puede conseguirse en relaciones más o menos estables...

Por todo esto pienso que el sexo casual sólo sirve para los frustrados... y los que quieran pillar algo... venéreo.

El sexo sin amor es mas morboso , excitante y deshinibido .

A lo mejor esos chat gais, y no gais, de búsqueda de sexo directo, rápido y totalmente cosificador y explícito van a ser una bendición y un modelo a seguir para las mujeres :)

http://felixortunonguyen.blogspot.com.es/

Está claro que a día de hoy hay mayor libertad para las relaciones, lo cual no se traduce necesariamente en un mayor disfrute sexual.
Por otro lado, de todo el texto, me quedo con la frase final del segundo párrafo: "En el mejor de los casos, habrá un orgasmo (o dos) y a casa". A estas alturas me parece muy lastimoso que algun@s aspiren como máximo objetivo a 1 ó 2 orgasmos durante el coito. Aunque más trágico es que, según diversos estudios, haya hasta un 35% de mujeres que nunca han experimentado un orgasmo en su vida. Adjunto: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/09/25/noticias/1348573649.html
Visita: http://sexomultiorgasmico.blogspot.com.es/

El inconveniente mayor del sexo al paso es que hay mucho capullo (y capulla, ¿se dice así?) suelto. ¿Conocéis el libro de Moderna de campo? No es demasiado explícito y peca de ingenuo, pero tiene su punto: http://letraclara.blogspot.com.es/

Demasiada paja.

Para mí lo ideal para encuentros esporádicos es alguien con quien ya has estado, pero que sabes que no va a suponer nada más que un buen rato juntos sin complicaciones. Porque lo de ligarte a alguien completamente desconocido puede tener su punto por la emoción, la novedad, el flirteo… pero una vez en la cama suele ser bastante decepcionante. Por eso creo que lo de tirar de agenda es la mejor opción.

Por supuesto, a mí por lo menos. Le veo hasta cierta gracia a montármelo con alguien a quien no voy a volver a ver. Estoy incluso más liberada si es posible... para tiempos de soltería es un claro must-have. Jaja.
http://www.laplumadepandora.com

Treintaañeras con sexo al paso hay unas cuantas, solo hay que saber buscar, y lo más importante: LA DISCRECCIÓN
Se puede ser puta o cabrón, pero sin que nadie lo sepa… :)
Como Karembeu y su ex mujer Adriana… Adriana parecía muy buena pero se cepillaba lo que quería y más
http://www.warrantsyquinielas.com/p/la-chica-de-wyq.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal