40 Aniversario

Eros

¿Qué nos pasa a los hombres?

Por: | 14 de agosto de 2013

Por Rubén García Sánchez (*)

Los hombres estamos cansados. La historia del patriarcado nos la sabemos muchos (a quien no esté familiarizado con el tema, le recomiendo empezar por Feminismo para principiantes). La conclusión es clara: las mujeres descubrieron, hace siglos ya, que este sistema tenía los días contados y que ellas no estaban predestinadas a un campo de acción reducido, como era el hogar, para su desarrollo personal (y profesional).

Leandro_lamas
Arte de Leandro Lamas

Los movimientos feministas nos han demostrado, aún a pesar de ministerios que desaparecieron y medidas que cuestan ser llevadas a cabo, que son libres y tienen capacidad para hacer, simple y llanamente, lo que les plazca.

La pelota quedó en nuestro tejado. Esta historia nos pinta de malos. Se supone que los hombres hemos creado este sistema jerárquico que nos beneficia y no pretendemos ceder nuestro 'poder' por el bien social, ni por los derechos humanos, ni por la igualdad con el 'sexo débil'. Esta es la teoría, pero en la práctica nos encontramos una respuesta, sí, quizá lenta y tímida, pero constante y segura: los hombres podemos ser diferentes, queremos ser diferentes y, en definitiva, aspiramos a otro papel en esta historia.

 

Este cambio puede venir motivado por el hambre de justicia social o puede caer por su propio peso, atendiendo a las teorías feministas y los hechos consumados por los diferentes movimientos de mujeres. Pero, realmente, el verdadero motor del cambio es un beneficio egoísta: el papel que nos ha tocado tampoco es tan bonito. Ese 'poder' inherente al patriarcado conlleva un lado oscuro que cuesta apreciar a simple vista, pero cuando se logra ver es inevitable desear un cambio.

Si fuera por nuestro rol tradicional en la cultura española, difícilmente sabríamos manejar nuestras emociones o reconocer las ajenas (a veces, parecemos animales que tienen una gama de colores más reducida que nos alcanza para diferenciar la 'cara triste' de la 'cara enfadada', pasando por la 'cara indiferente')... No sabríamos cuidarnos ni atender la salud y bienestar emocional de las personas que están a nuestro alrededor ("con traer el pan a casa es suficiente, del resto que se ocupe mi mujer"); eso sí, sabemos competir hasta por tonterías y autoexigirnos en el sexo.

Lendro_lamas_ydos
Inefable Leandro Lamas.

Nuestra autoestima se basa casi exclusivamente en el éxito profesional; tendemos a arreglar los problemas de forma abrupta, rápida y poco dialogante; no participamos de forma igualitaria en el trabajo del hogar; no sabemos disfrutar de áreas maravillosas de la paternidad que tienen que ver con el cuidado -que no es lo mismo que la protección- y con la expresión de sentimientos a nuestros hijos/as...

Como si esto fuera poco, resulta que este rol tradicional de género parece tener algo que ver con que los hombres vivamos menos años de media, tengamos más probabilidad de sufrir una accidente laboral o de tráfico (valoramos menos el riesgo laboral y tenemos una peor percepción del peligro en general), consumamos drogas de forma más impulsiva y atendiendo menos a los márgenes de seguridad o que tengamos más enfermedades cardiovasculares, entre otras cuestiones.

Gracias a este tipo de reflexión (y a la pelota dejada en nuestro tejado por las mujeres feministas), surge el denominado movimiento por las Nuevas Masculinidades, pero realmente no hay ningún movimiento organizado o estructurado. Lo que se esconde bajo esta etiqueta es el ánimo de ser hombres de una manera diferente, más beneficiosa para nosotros mismos y, por supuesto, más generosa con el resto de la sociedad.

¿Quiénes son los 'nuevos hombres'? ¿dónde están? ¿se pueden pedir contra reembolso?

Muchos/as se imaginarán que este 'nuevo hombre' es como Michael Fassbender (el de Shame): guapo, con talento, delicado e inteligente. Puede ser, pero tampoco hay que irse a Hollywood, los 'nuevos hombres' nos invaden poco a poco gracias a la reflexión que cada vez hacen más chicos de manera individual (en silencio, desde el sillón de su casa, la biblioteca o el bar), sobre su manera comportarse o estar en la sociedad.

Fassbender
No hay por qué ser como Michael Fassbender para ser un 'hombre nuevo'.

También existen talleres de Nuevas Masculinidades en los que los hombres se reúnen para pensar en cómo modificar su rol de género y tener mayor libertad de decisión sobre cómo quieren ser, dejando de lado la presión social. En este sentido, debemos agradecer la labor iniciada por profesionales como Erick Pescador  y Luis Bonino. Buena parte de los trabajos de ambos está en internet: recomiendo no perderles la pista.

Chicas y chicos, ya hay nuevos hombres disponibles en el mercado. Si queréis ser uno de ellos, el manual de instrucción es sencillo: cómprate un libro y lee; toma consciencia de tu manera de estar en la sociedad; escucha, siente y piensa en las decisiones y actos que llevas a cabo. Es posible que haya una forma más inteligente y bonita de hacer las cosas, para ti y para los demás.

 

(*) Rubén García Sánchez es psicólogo especializado en sexología, género e inteligencia emocional. Trabaja sobre el tema de "nuevas masculinidades". 


Hay 118 Comentarios

Yo estoy cansada de los hombres que ya no quieren ocupar su rol en la sociedad.

http://www.panoramio.com/user/9008045

Yo creo que nos falta ser más hombres

http://en.community.dell.com/members/charlyadams

Claro que los hombres se oenden cuando hablan mal de ellos, pero nosotras que? a sufrirles siempre, la verdad no me gusta.

Aqui en México las mujeres si son interesadas, tanto que prefieren no trabajar y estar en casa todo el día sin hacer nada con tal de que las mantengamos
http://www.pornomexicano69.com/

Creo que como mujeres no debemos medigarle nada a un hombre, tenemos manos, asi que hay que trabajar, nada de pedir limosnas

Pues aquí en Argentina los hombres tenemos los pantalones y no las mujeres.
http://www.donpornoargentino.com/

Creo que los hombres siempre serán hombres, escondidos atrás de su estereotipo, pero dentro de ellos un gran corazon
http://www.redpornocolombiano.com/

Quizas es españa los hombre han perdido la virilidad pero en mexico seguimos siendo muy machos http://www.verpornomexico.com/

El hombre sin duda tiene que ser caballeroso, viril y no debe perder esa esencia de protector hacia la mujer. Os dejo con mi perfil si me quieren contactar https://ssl.panoramio.com/user/8930520?show=all

Me ha parecido un post realmente interesante, por la descripción que se da el hombre. El buen hombre tiene que ser víril, seductor y apasionado. Ayer encontré esta página un buen ejemplo de hombre lujurioso aquí: http://www.videospornogratis.name/porno-gay/
Estoy convencido que estaréis de acuerdo conmigo en que la pasión es un componente básico del ser humano.

Gracias por la reflexión y el artículo, a las autoras de este blog, y a Rubén, como autor del texto.
Es bueno que estas reflexiones se vayan extendiendo en la sociedad, ya que me parecen importantes para un cambio interno que, en este caso, nos toca a nosotros. Antes que atacar y tratar de cambiar nuestro entorno, creo básico el llegar a comprendernos y a cambiar lo que nuestra herencia patriarcal nos ha dejado por imposición cultural.
Como digo, es un buen inicio, pero hemos de profundizar más, cada cual cuanto quiera. Yo, al menos, necesito más. Echaré un vistazo a los libros y links del artículo y de muchos de los comentarios. Gracias por ellos.

Y añado una entrada sobre la misma temática que abordo en mi blog:
http://sevolarperonomeacuerdo.com/2013/10/22/que-nos-pasa-a-los-hombres/
Un saludo!

Demasiada vacuidad en el artículo. Para empezar, sí hay movimientos organizados, aunque muy minoritarios. El masculinismo de género, que vendría a ser lo mismo que el feminismo por la igualdad, gana adeptos día a día. Lo que de verdad me resulta chocante es que cada vez que un dato o noticia revela que en realidad somos los hombres los discriminados, se nos achaca la culpa a nosotros mismos, en lugar de a la sociedad (estrategia feminista por excelencia). Como muestra, un botón: "tengamos más probabilidad de sufrir una accidente laboral o de tráfico (valoramos menos el riesgo laboral y tenemos una peor percepción del peligro en general)". Señor mío, el 97% (sí, sí 97) de las muertes por accidente laboral son de hombres. Que me vengan a decir que es porque valoramos menos nuestra vida es un insulto. Si las feministas se quejan de que las mujeres cobran menos, tal vez habría que empezar a comparar estadísticas como ésta y posiblemente empezásemos a descubrir la verdad.

¿y esto no será otro invento de la Suciedad de Consumo para que compremos mas cosas?.
Inventaron la hojillas de afeitar para hombre y luego las cambiaron de color para poder vendersela a la mujeres, Resultado 2 veces mas mercado.

inventaron champu para las mujeres, le cambiaron el perfume y el envare y ese mismo champu se lo venden ahora ONLY FOR MEN.

Nos pasa a los hombres el ressentimiento, la falta de compreension, el miedo de lo fracaso, la falta de un amor verdadero, la dor del quinceañero rechazado

http://www.youtube.com/watch?v=3n5Nbive2Dw

Me ha gustado mucho este artículo, felicidades a Rubén García Sanchez.
Sería bueno que todos fuésemos capaces de ser tal y como sentimos sin prejucios y sin miedo al qué dirán por no interpretar el papel predominante. El respeto es fundamental y debe predominar sobre cualquier otro mandato social.
Quiero aportar un pequeño granito de arena a este artículo.
http://unhuecoenelfondodelvacio.blogspot.com/2012/10/las-mujeres-no-se-quieren-casar-y-los.html

A mi ninguno y menos una mujer va a decirme como debo vivir mi masculinidad, de la misma manera que yo no le digo a ninguna cual es su "feminismo" correcto.
Saludos desde Cali-Colombia!!!!

¿Y cuándo dices que van a estar disponibles esos "nuevos" hombres? ¿Y dónde dices que están? Yo no los veo por ninguna parte.

Pero si Michael Fassbender le pegaba a su novia...

Envidia

Me gusta la idea, en si es liberarse de las presión social de lo que, en este caso, el hombre debe ser y empezar a quererse como uno realmente es. Me parece que no está bien expresada la idea, pero me agrada.
Por la libertad de género

Un excelente articulo. Interesante ver como evoluciona este nuevo concepto que parece ser solucion a muchos problemas interpersonales.

Qué manía de hablar de nuevas masculinidades y nuevos géneros.
Lo que el movimiento feminista y antipatriarcal busca es precisamente derribar esa dicotomía hombre-mujer.
Todos somos personas, iguales seres humanos. Por lo tanto no es cuestión de buscar nuevas identidades dentro de los patrones pre-establecidos de hombre-mujer, masculino-femenino.

Estaría bien si todos esos nuevos expertos en género empezasen por entender ellos mismos que las palabras conforman las realidades, y que hay palabras que hay que dejar de usar, para poder avanzar.

Muchas gracias Rubén García Sánchez, por suerte algunas asociaciones como AHIGE intenta organizar este nuevo movimiento.
¿Habéis visto el documental de Documentos TV "Hombres"? Está en youtube

"No hay por qué ser como Michael Fassbender para ser un 'hombre nuevo'." dice el artículo. Pero, ¿Cómo sabemos que este hombre es uno de los nuevos?? El hombre nuevo es el que está dispuesto a evolucionar desde el interior hacia fuera, como lo ha hecho la mujer. Es aquel que no quiere ser más ni menos que ella, sino simplemente alguien con los mismos derechos y obligaciones. Lo único que reprocho a este artículo es que se confundan los grupos feministas (equivalentes al machismo) con las mujeres que luchan por unos derechos justos. Por otro lado, ya era hora que alguien escribiera un artículo poniendo por delante a los hombres como víctimas de un rol que no eligieron vivir y que es igual de malo y enfermizo que el que le tocó a la mujer. Y el que no se dé cuenta de esto, será porque ese papel le vino muy bien.

Soy hombre, masculino, no soy ni tengo la mas mínima intensión de ser ese "hombre nuevo" que proponen los feministos españoles. Ni me interesa una "buena mujer con la cual formar un hogar", la retórica feminista no va a lograr que me sienta avergonzado de ser hombre

Como artículo de opinión me parece bastante bueno, la manera en que relacionas lo que observas en la cotidianidad y en tu vida personal. Hay críticas que a mi parecer, no analizan la perspectiva personal desde la que se redactó el artículo y que lo critican según experiencias personales o sin nociones académicas sobre el tema.
Me interesa bastante la construcción de masculinidades como tema de investigación, ¿existe la posibilidad de entrar en contacto?. Agradecería mucho la ayuda

Lo mas interesante de todo el artículo es el último párrafo "Chicas y chicos, ya hay nuevos hombres disponibles en el mercado. Si queréis ser uno de ellos, el manual de instrucción es sencillo: cómprate un libro y lee; toma consciencia de tu manera de estar ..." ¿Por que? Por que define lo que urge que hagamos todos pero también todas: detente, estudia, revisa por que eres lo que eres, honestamente ponte a trabajar en tu vida para que sea mejor para todos los involucrados, no vivas en la pura inercia y mucho menos la social.
Lo masculino y lo femenino (y todos sus matices) no son dos cosas (o varias) separadas, forman un sistema. El grandísimo error del feminismo tradicional fue proponer que lo que hacía falta era que las mujeres pudieran ocupar el mismo lugar que los hombres, y de allí llegamos a la postura de revancha que prevalece hoy en día: estúpido. Ese no es el camino y no lo decimos los hombres, lo dicen la nuevas feministas, las que han vuelto a entender que lo femenino existe y no tiene necesidad de querer ser mas masculino.

Hola a mujeres y hombres lectores. Creo que sencillamente no se trata tanto de hacer talleres para cambiar a nadie. Se trata de conocer de DONDE VENIMOS , DONDE ESTAMOS Y HACIA DONDE VAMOS, y aceptar las diferencias con amor. Si confundimos los roles....mal vamos. Si, LOS HOMBRES están viviendo un momento en el que queremos que hagan cosas de esta Era sin que nadie de generaciones anteriores....les haya dejado un libro de instrucciones....POBRES! Porque la realidad es que nadie antes hizo lo que hoy se exige. LOS TALLERES SON EN REALIDAD, PARA QUE HAGAN LO POSIBLE PARA DEJAR DE SENTIR CULPA POR NO HACER BIEN ALGO QUE ES NUEVO PARA ELLOS.

La pregunta... ¿qué les pasa a los hombres? carece de respuesta, ya que cada individuo tiene su propia apreciación particular de la vida. Es como si le preguntáramos a todos los animales por qué comen, juegan, etc., etc. Los animales solo se plantean el problema de la supervivencia. Y el problema de Adán fue su aburrimiento, y por ello buscó a Eva, escondida entre los árboles del paraíso. No se enteró que ella estaba escondida en una de sus costillas.

Joan P, puedo estar de acuerdo con gran parte de las cosas que dices. Pero por eso mismo estoy en desacuerdo con la entrada.

En ella se parte de la idea de culpa y desde ahí nada se puede crear, se propone una vía la que ya ha definido el feminismo incluso antes de que se haya debatido mínimamente entre nosotros, se hace del varón un ser que no solo ha de responder sobre lo que le corresponde también de lo que se le niega.

No estaría mal que hablando de paternidad dedicase una línea a recordar el ridículo permiso paterno, la ausencia de custodia compartida o las sentencias de los tribunales sobre la misma.

¿Dice lo que el feminismo le deja decir y escribe lo que éste quiere leer?
Desde esa posición veo difícil una lectura positiva de su mensaje.

Pasa a los hombres miedo, miedo, miedo. El mismo miedo del niño, miedo ancestral de un macho comun, cuando el macho alfa los mataba por la hembra más guapa. Miedo medieval de la bruja que lo regaló con tanto amor. Miedo de revivir experiências de rejeicion, miedo. No tengais tanto miedo! Los seres humanos estamos en una evolucion...

Hola. Comparto parte de la radiografía que hace el autor, y me gustaría señalar algunos puntos en los que difiero. El primero es que hay una tendencia a ver sólo la parte nociva que hasta ahora ha tenido la masculinidad imperante, y es mucha, y se tiende a mirar a las mujeres y acercarse y mi impresión es que el mensaje es que lo masculino es malo, hiere, y hace daño. Es cierto, pero creo que el camino no es ir hacia las mujeres como negación de lo que somos y hemos heredado. La maculinidad, a mi parecer, tiene sus caras y facetas, y la salida es ir a lo que somos y redescubrir las cualidades positivas y desde ahí, se respeta, se iguala, se aprecia... pero desde lo que se es.

El otro aspecto con el que difiero con el autor, es que es un trabajo que dificilmente me parece que alguien pueda hacer solo: por un lado está la carga familiar y sistémica heredada, de formas de hacer adquiridas y aprendidas durante la infancia y a lo largo de la vida y por imitación de modelos, y por otro que es un trabajo de ver al otro, de contactar con uno mismo y con los demás, y los otros son a mi entender, necesarios en este proceso. Se puede leer, pero es un acto intelectual, y llegados a un punto la gestión emocional no se aprende más que sientiendo no pensando.

La revisión de la identidad masculina, o feminina, entiendo que es algo realmente profundo.

Me parece bien que se hagan visibles estos temas.

Saludos.

¿Qué pasó aquí, El País? ¿Cuál es la información de contacte de este autor, para los que estamos interesados en seguirle la pista? Excelente artículo.

Hola, interesante artículo, pero, no estoy de acuerdo en el término nuevas masculinidades, ceo que no hay nuevas, ya que tendrían que haber nacido en otros contextos fuera del patriarcado, yo más lo diría, hay diferentes formas de vivir la masculinidad.

Imperfecto, deberías explicarte bien. ¿Estás diciendo que te consideras un hombre que piensa con la cabeza de abajo como expresa Dana?

El sexo sin amor es mas morboso , excitante y deshinibida .

Estoy muy de acuerdo con Dana. Soy hombre, imperfecto como cualquiera pero por definición veo que me parezco bastante a ese hombre nuevo que se define aquí, pero como el rol de las mujeres ha cambiado, y en mi caso de forma completa, me convertí en el marujo y ella en la que trabajaba de forma intensa, acabando en que yo tenía todas las obligaciones y ella todos los derechos ¿a alguien le suena esta situación? Así que acabó en divorcio y ahora he encontrado a una persona que me aprecia y con la que vivo feliz.

No veo tantas diferencias entre hombres y mujeres, somos personas y todos somos candidatos a caer en el egoísmo, agresividad... Pero antes parecía que todo esto eran sólo "cualidades" de hombres pero ahora también las mujeres tienen más libertad para manifestarlas y hay muchos hombres desorientados al respecto. Sólo hay que tratarse con respeto, indistintamente del género y dejaremos de hablar de las diferencias entre nosotros.

Dana, no te creas todo lo que te cuentan. Con eso no se piensa y los hombres han hecho muchas grandes cosas y han expresado muchos grandes pensamientos en todos los campos de la ciencia y del saber.

En mi opinión lo que le pasa a los hombres es que piensan claramente con la cabeza de abajo, como demuestra claramente esto: http://xurl.es/x2660

Está claro que vivimos en una época inmadura e infantil en la que nos tienen que decir qué y cómo tenemos que hacer cada cosa en nuestra vida y nos aconsejan leer libros de autoayuda para aprender a triunfar, a ser exitosos e incluso a buscar marido. Ya sabemos que son lecturas que no profundizan en nada: sin embargo sí se basan en los grandes asuntos que preocupan a los hombres y a las mujeres desde tiempos inmemoriales. Por esos sí toca donde duele, que es su único mérito. Deja en evidencia que a los hombres les falta ceder un poquito de su parcela y no aferrarse a un atávico y único modelo de existencia que no sea dominar y alimentar su afán de poder que es lo que ha hecho siempre Por eso dice: La pelota quedó en nuestro tejado. Esta historia nos pinta de malos. Se supone que los hombres hemos creado este sistema jerárquico que nos beneficia y no pretendemos ceder nuestro 'poder' por el bien social, ni por los derechos humanos, ni por la igualdad con el 'sexo débil'. Esta es la teoría.
Pues sí, y la práctica en todavía tres cuartas partes del mundo. Y en la restante hay asesinatos de mujeres TODOS los días. Así que todo lo que sea revisar aunque sea exaltado por un artículo flojo y poco profundo nos viene bien. Y efectivamente, los hombres necesitan revisar su escala de valores y no dejarse llevar por su tendencia "natural" al intento de dominio, revisar si por su orgullo se generan conflictos a nivel mundial, y de si por su falta de sensibilidad todavía se hacen guerras y sigue yendo a guerrear. Las mujeres todavía no hemos tenido una sola oportunidad de crear otro mundo basado en nuestro respeto a la naturaleza, nuestro ideal de orden social transversal y no piramidal y nuestro ideal de no violencia. Reconocer que medio mundo está al garete por culpa de sátrapas e impositores del terror, a través de sometimientos de la población por medio de la violencia es reconocer que existen otras formas de mandato, que hasta ahora las mujeres no han podido ejercer

Me encantó el artículo. Sobre la identidad masculina recomiendo un libro que a mí me ha aportado muchísimo en todos los sentidos, Dejo enlace para quien le interese.. http://www.terapiapsico-corporal.com/2012/09/ser-o-no-ser-hombre-viaje-la-esencia-de.html

No ha sido un día difícil. Todo lo contrario, pero es inevitable leer la prensa, pasar luego por aquí, y enlazar el tema del blog con el ejemplo de lo que ha pasado para ver dónde está la medida de un hombre. Siento que estas cuestiones hieran tu sensibilidad. Seguramente hay una clase de hombres a los que nos cuesta mirar para otro lado o hacer como que determinadas cosas no pasan ante semejantes aberraciones, que ya se ha convertido en cotidiananas.
Igual, para ti (espero que no seas vidente, o algo así)

Un beso. Que tengas una buena noche.

Harum al- Rashid, tengo un poco de sensibilidad para perceber que usted y Eloy han tenido un dia muy malo, talvez. Y que José tiene razón: Ragnhild és un varon, una mujer no piensa ni habla como "ela". Quiero te enviar mi cariño e solidariedad y decir que el dia se fue. Mas un dia. Mañana lãs cosas seran mejores que hoy

Difícil cuestión la de discernir qué es en la actualidad un hombre. Tengo claro qué no lo es, y me vuelvo a referir al ejemplo de los bravucones con polo, gafitas de sol y pulseritas de colores que esta mañana se reían de la desgracia ajena (formando grupo, claro está) cegados por pura ideología política. También tengo claro qué clase de hombre no se puede ser, porque la justicia lo impide; nuevamente me refiero al mismo caso. Si este señor hubiera decidido enmendar el agravio al que ha sido sometido como lo hubiera hecho un hombre a la vieja usanza, le habría caído como mínimo una sanción económica potente y seis meses de prisión. Por tanto la cuestión no es ya tanto qué clase de hombre se es, sino la que se puede ser. No creo que este señor sea un ‘looser’ como aquel que por falta de dinero no quiere ni en pintura, y casi detesta, la persona que firma con nombre nórdico femenino más abajo. Lo de las preferentes no era la ruleta del casino, sino un producto que estaban ofertando las cajas de ahorros ya arruinadas de facto, y precisamente mediante la oferta de esos productos ocultaban sus ausencias de fondos, y agujeros de caja tan profundos como la Fosa de las Marianas, para aparentar ser entidades financieras normales. Es decir, mentían hasta en la letra pequeña. Aunque este blog es para relajarse pensando en cuestiones más importantes, que el ejemplo de la actualidad política y judicial de hoy sirva al menos para reflexionar sobre qué es ahora mismo un hombre en sociedad, cuestión inseparable del hombre en pareja o del hombre en la cama. Sherazade, yo también me alegro de volver a leerte.

Aquí la opinión de una mujer de 36, con educación superior, con trabajado, casada y con hijo, que se declara no feminista (lo digo por poner un contexto). Pedir a los hombres que cambien y se comporten como mujeres es tan ridículo como pedirles a las mujeres lo contrario. A nadie se le ocurriría utilizar el argumento de que las mujeres tienen que ser más agresivas en el trabajo, o disfrutar más del sexo, o de hacer deporte. El problema viene de no asimilar que hombres y mujeres son distintos, se comportan de manera distinta, disfrutan de la vida de manera distinta. Y en cualquier caso, las variaciones individuales siempre van a sobrepasar las medias de cada género. Las mujeres, de media, tienen peores resultados en tests de visión espacial, pero eso no significa que haya muchas que son extraordinarias en matemáticas o ingeniería. Los hombres, de media, prefieren irse a la cama que pasarse la noche conversando con su pareja, pero eso no quiere decir que no haya muchos que en muchas situaciones no puedan disfrutar de su pareja sin relaciones sexuales por en medio.
El argumento que subyace en muchas quejas feministas, o el que yo detecto al menos, es que las mujeres son mejores que los hombres, y que tienen todos los derechos, pero ninguna de las obligaciones (cuándo va el colectivo feminsta a apoyar de manera masiva la custodia compartida?). Y sí, hay violencia de género, hay maridos que son violentos con sus mujeres, y mujeres que son violentas con sus maridos. Lo que ocurre es que es distinta forma de violencia, una es más física, y la otra es más verbal (ocurre que sólo la primera causa la muerte). Los porcentajes son difíciles de conocer, pero nunca se puede olvidar que muchas mujeres siguen perdiendo la vida a manos de sus maridos, sus parejas. En cualquier caso creo que la discusión debería centrarse no en los gustos de cada cual, o en la manera de expresar afecto de cada cual, si no en la verdadera igualdad en la pareja. Que nace del respeto. Igualdad quiere decir que las tareas necesarias para mantener a una pareja, a una familia, se deben repartir. No necesariamente al 50% cada una de ellas, si no quizá algunas al 50%, y otras que recaigan más sobre uno, y otras sobre el otro. Ya hay muchos hombres así, que nadie os engañe. Hay muchos hombres fantásticos ahí fuera.

Marta B. Sepa usted que a los hombres no nos gustarán nunca las mujeres con bigote ni con pelos en las tetas, por muy estupendas que os pongáis, como tampoco le gustará a usted, digo yo que así debe ser, que el hombre simule un embarazo psicológico o mande a su mujer a la guerra y él se quede en casa cuidando a los niños.Esto último es también es un ejemplo pero no crea que no se puede dar; al paso que vamos veremos a la mayoría de los hombres haciendo punto de cruz( menos mal que esto ya casi no lo hacen ni las mujeres...).Por cierto, el "orgullo viril" está para herirlo.Y no se trata de seguridad, se trata de que un hombre no puede hacer ciertas cosas, como sería botarse en la canoa disponible en el Titanic dejando a su mujer aplaudiendo a la orquesta a bordo.Una señorita siempre será una señorita.Y un hombre siempre será...( corto aquí esto porque me temo que entraría en tierras movedizas).

Harum al-Rashid, iba a escribir más o menos lo mismo que Sherazade. Cuánta injusticia. Yo no niego la discriminación de la mujer, pero cuánta mayor ha sido siempre la económica. Ni sexo, ni raza, ni religión ni nada. Uno ocupa el lugar en el mundo que le permite el dinero que tenga. Aquí y en Lima.

Eloy, gano casi el doble que mi compañero y tengo mi propia VISA oro. Nunca me rebajaría a mendigar dinero a los hombres, no mientras pueda poner a trabajar mi bien remunerado cerebro. Creo que deberías intentar relacionarte con otro tipo de mujeres, acaso con un poco más de inteligencia. Pero para ello hay que tener algo que ofrecer...

No way, Ragnhild. Por supuesto que no eres una mujer, porque las mujeres no hablan así, ni tampoco es el inglés tu lengua materna, porque tampoco se expresan así. Pero me tengo que rendir y agachar un poco la cabeza, porque en España me ha pasado dos veces que intentando ligar en bares me han preguntado cuánto cobro, mi sueldo, en España, y si salimos de Europa y Norteamérica es para echarse a temblar.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal