Eros

Que me tenga como una reina

Por: | 20 de enero de 2014

Por Coral Herrera Gómez*

La peluquería es el lugar donde más aprendo sobre el patriarcado. En la de mi barrio, las mujeres no hablamos de lo que nos importa: solo se dan consejos de belleza, trucos domésticos o culinarios, sobre noviazgos, casamientos y divorcios.

Yo querría ir a una peluquería feminista, o a una peluquería ecologista, o a una de intelectuales, pero no sé si las han inventado aún en mi ciudad. De modo que no me queda más remedio que resignarme y escuchar el patriarcado mientras lo sufro en mis carnes como una tortura. Y pago yo, encima.

Siempre me digo que nunca más, y siempre vuelvo porque no se me da bien autotorturarme con la cera y he de reconocer que es un espacio maravilloso como fuente de inspiración. Suelo salir de allí con menos canas, menos pelos, menos esperanza en la Humanidad y con ideas nuevas para mis artículos.

De todas las cosas espantosas que escucho, la peor es: "yo quiero un marido con plata". Y es que piden poco mis compañeras de barrio: un marido con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente, divertido, fiel, sincero, comprometido, estable…

The-best-way-to-get-over-63

Getty.

Mi peluquera dice siempre: "Los príncipes azules sí existen, pero se aman entre ellos". Y todas reímos. Sin embargo, la realidad es que muchas se frustran porque no encuentran a su media naranja. Por eso hablamos tanto en la pelu de los problemas que nos causa el mito del príncipe azul que te tiene como una reina.

De niñas no nos cuentan cuentos en los que las mujeres toman las riendas de su vida, estudian y se buscan un trabajo. En los cuentos que nos cuentan, el mensaje es que para que las cosas cambien tienes que esperar a que te rescaten. Y nos ponen de ejemplo a La Bella Durmiente, que tuvo que estar cien años en stand by hasta que llegó su amado príncipe azul a conectarla otra vez. O Blancanieves y Cenicienta, que estaban hartas de limpiar para toda la familia.

14-show-him-where-the-vacuum-lives-636

Getty.

Sus historias nos enseñan que los príncipes azules te llevan a un palacio con criados y criadas, y te dan su tarjetero para que compres todo lo que necesitas para ser feliz. La única condición para obtener la ansiada 'visa oro' es que seas bella y discreta, como las princesas Disney o las esposas de los futbolistas multimillonarios. Todas ellas mujeres bellas que han logrado fama y poder a través del amor.

Este deseo de encontrar "un marido con plata" no conoce de edad ni de clase social: lo he escuchado también en grupos de mujeres que se consideran feministas. Y me parece en extremo peligrosa, aunque todas riamos porque suena muy normal que las mujeres necesitemos un proveedor de recursos que aminore nuestra vulnerabilidad económica (las mujeres apenas somos propietarias de la tierra y de los bienes, cobramos menos, sufrimos más el desempleo, etcétera).

De ahí que rivalicemos entre nosotras y dependamos de ellos, económica y emocionalmente.

Esta dependencia crónica nos colocó hace siglos en una situación de subordinación que nos hace a todos profundamente infelices: a ellos, porque se sienten utilizados; a nosotras, porque la necesidad de tener pareja limita nuestra libertad.

Si unos necesitan una criada doméstica y otras necesitan un proveedor de recursos es porque seguimos inmersos en un sistema económico desigual en el que unos tienen los recursos y las otras, no. Por eso construimos relaciones de dependencia mutua y por eso en las parejas se desatan terribles luchas de poder.

A ellos les han contado que pueden comprar o alquilar mujeres, y a nosotras nos han contado que si un hombre nos ama de verdad nos tendrá como a una reina y nos concederá todos los caprichos a cambio de vivir encerradas en el palacio. Así no es posible quererse bien, pienso yo mientras me arrancan los pelos con cera hirviendo.

Siempre me dan ganas de decir en voz alta: "Chicas, la realidad es que nos juntamos a hombres corrientes y molientes que sufren la precariedad igual que nosotras. No nacimos princesas, y son muy pocos los príncipes herederos. Y además, la mayor parte de los multimillonarios de este planeta son viejos y panzones". Pero cuando se pierden en ensoñaciones romántico-capitalistas no me atrevo a aguarles la fiesta.

Wedding-suite-636

Getty.

Los hombres nos maldicen en sus operas, boleros y soleás, pero desde pequeñitas se nos educa para que deseemos un marido con plata. El estereotipo de las mujeres como seres interesados que nos aprovechamos de los hombres y les rompemos el corazón ha dado muchos frutos en la poesía y el cine, pero nos perjudica porque refuerza el estereotipo de la mujer mala, de la puta. Paralelamente, nos bombardean con la utopía del amor para que deseemos ser buenas esposas, entregadas a la causa. Pero invisibilizan el coste que tiene ser mantenida por un príncipe azul mientras se engorda y se envejece a su lado.

Para que las mujeres disfruten de la vida con sus compañeros en lugar de frustrarse anhelando "maridos con plata", creo que es esencial acabar con la desigualdad de género en todos los ámbitos. El camino, creo, es ir trazando estrategias conjuntas para crear economías solidarias en las que poder construir relaciones amorosas basadas en el bien común.

Tenemos que reflexionar colectivamente por qué seguimos soñando con príncipes, por qué queremos ser las reinas, y por qué creemos que nos salvaremos a través del amor. Nuestro sistema amoroso perjudica seriamente la igualdad, y nuestro sistema económico perjudica seriamente el amor: tenemos que replantearnos cómo queremos querernos y cómo vamos a organizarnos para evitar las dependencias mutuas. A ver si entre todos y todas se nos ocurren formas más bonitas de estar juntos.

 

(*) Escritora y comunicadora española residente en Costa Rica. Doctora en Humanidades y Comunicación Audiovisual, con énfasis en Teoría de Género. Bloguera queer, su sitio es El rincón de Haika.

Hay 42 Comentarios

Estaba convencida que las mujeres habíamos evolucionado y erradicado la estupidez, tal vez debería visitar alguna de estas peluquerías para comprobar que aún existen mujeres floreros.
Este tipo de mujeres son un producto de la sociedad. Mujeres que en lugar de orientar sus energías en estudiar una carrera, un oficio o profesión para mantenerse dignamente y enamorarse sin perder su dignidad. Malgastan su tiempo en una estética al servicio de enganchar a un tonto con dinero.
Es muy triste, decadente y demodé.
Solo podría aconsejarte Coral, que la próxima vez que acudas a esta peluquería de mujeres Neanderthales, donde seguramente el tinte les quemó las pocas neuronas. Les aconsejes dejar de lado la mediocridad de su existencia y tomar las riendas de su vida , destino, plenitud y felicidad. A lo mejor Coral, además de inspiración para tus artículos, ayudas a estas mujeres a soltar sus cadenas y esclavitud.

Yo no veo nada de malo en que alguien se busque alguien con plata que lo mantenga y otra persona busque a alguien a quien mantener ofreciendo su plata como metodo de seduccion. Ahora bien, no es el tipo de relacion que me gustaría mantener a mi. Siendo el mantenido sentiria que estoy vendiendo afecto, y siendo el que mantiene que lo estoy comprando. Cuando hay plata de por medio la relacion se convierte, aunque las partes quieran dubujarlo de otra forma, en un negocio. El problema aparece justamente cuando una o las dos partes, no se dan cuenta de que se trata de un negocio.

Creo que las peluquerías son el último bastión en occidente de aquella sensualidad femenina entre mujeres que se da, por ejemplo, en los hamanes. En la peluquería - en nombre de la estética, regalo para ellos- disfrutamos entre nosotras, breves caricias con reminiscencias a un lejano paraiso de sensualidad entre mujeres que hemos perdido.

Si aún no teneis vuestro regalo de San Valentín, en Orgasmix tenemos servicio de entrega rápida 24h.
Descubre la nueva sección "San Valentín"

http://www.orgasmix.es/30--especial-san-valentin-

Me gusta mas como lo expone Tajea, pues entiendo lo que dice, pero le digo lo mismo que a Marta: que a tu alrededor no las haya, no quiere decir que no existan. Yo conozco algunas hasta ingenieras!

Hola Coral, me encantan tus reflexiones, sólo que me gustaría rescatar los casos de las mujeres que se van del otro lado, por ganarse el amor de un hombre o tener uno "el que sea", los mantienen, y se someten a relaciones bien abusivas en el tema del dinero, porque con el aumento del trabajo femenino (aunque siga siendo desigual), este problema se ha venido dando y ahí también se ha desvirtuado la liberación, la cual se sigue condenando a la preservación de la comodidad del modelo patriarcal, por tanto se ve al extremo la independencia y se convierte en abuso.

Saludos y te seguimos leyendo, espero pronto en tu segunda emisión del curso virtual.

Felicito a la autora por el artículo no podia ser más clara. Si bien en Latinoamerica las desigualdades de genero se ven más claramente en el resto de la humanidad aún persisten. En este sentido muchas mujeres fomentan esta situación ya sea por educación ó porque no conocen otra cosa y creen que casandose con alguién que las mantenga subirán posiciones en la vida...nada más lejos de la realidad es vivir en la peor cárcel y es perder tu libertad. Ojala que las nuevas generaciones de mujeres destierren ese mito del principe azul para siempre.

Ya que te pones a escribir esa parrafada podias poner mas explicitamente que escribes desde costa rica........que como en la inmensa mayoria de paises latinoamericanos el machismo es rampante, y tanto hombres como mujeres lo practican con devocion. Y si una para una inmensa cantidad de mujeres latinoamericanas la supervivencia significa ser mantenida por un hombre

Como siempre, un terreno complicado el que trata sobre cuestiones de género. Más aún cuando se trata de 'aniquilar' en nuestras mentes al príncipe azul que nos han intentado vender desde pequeñas.
http://www.laplumadepandora.com/

Os recomiendo seriamente, el libro de Eva Yllouz
"Porqué duele el amor" Una explicación sociológica
Katz editores
http://www.youtube.com/watch?v=_zceA9q68WU

Las mejores compra en http://www.intimamente.es

Imprescindible post para hacernos reflexionar a hombres y mujeres sobre la forma en que deseamos relacionarnos.
La variabilidad humana hace que sean posibles un montón de combinaciones: sólo hay que saber cuál es la de nuestra talla y dejar que l@s demás se pongan la que quieran.
La búsqueda de la felicidad es como Roma: a ella llevan todos los caminos.

Yo digo que cuando el problema de dinero entra por la puerta el amor sale por la ventana,yo me case por amor, los dos currantes y batalladores, pero de tanto trabajar y no tener el amor se esfumo, da igual que el hombre sea rico o pobre, el puede ser bueno o malo, desde luego si tuviera una hija la aconsejaria buscarse un hombre rico, mientras yo podia currar todo bien, pero ahora estoy enferma y tengo un hijo com problemas, no tengo ni para el tratamiento,haci que se jorobe el amor y arriba la estabilidad economica

Sabes, yo más que un marido con plata, querría tener la plata yo y no necesitar un marido, jajaja
Pero al final, mi plata es mi plata y la del marido es la del marido. No me hace feliz vivir el cuento de la princesa.

buen relato, muy interesante

Resbaladizo tema. No sé si osar... Un cierto porcentaje de mujeres, mínimo a no dudar, acepta un cierto menosprecio a cambio de un poco de lujo. Si es mentira lo que digo o un prejuicio machista, que las mujeres me juzguen; acepto la sentencia y la pena.

muy festivo colocar en la pelu los grandes temas; hay que reconocer que es un espacio donde las mujeres nos sentimos "libres" pues estamos entre nosotras y las complicidades se desatan, allí no hay que estar Super, no, nos mostramos tal cual somos y nos divertimos con nuestras debilidades y las debilidades del contrario. Es un buen artículo. Si. es genial y divertido. Original

Pero vamos a ver, ¿qué se supone que es la libertad? ¿La liberación de la mujer? Parece que se ha pasado de que los hombres nos digas como actuar a que lo hagan las feministas. Si una mujer quiere y decide casarse y ser esposa y madre en exclusiva, me parece perfecto y no debería ser criticada por ello. Si por el contrario elige dedicarse a su carrera profesional en cuerpo y alma, lo mismo, perfecto, estupendo. Capacidad de decidir y ser respetado por ello, así debería ser la "liberación" femenina.

Sinceramente no sé a qué peluquerías váis. A la que yo voy van hombres y mujeres y se habla, a veces, del tiempo, del fútbol, de la vida, de viajar, de cocina, de la vecina y de todo y nada. Cada uno ve su realidad, quizás deberías cambiar simplemente de peluquería y no sacar conclusiones tan mediocres.

@MarisaMacias22
Messi y su LG Firefox #Messi #MessiFirefoxOs https://addons.mozilla.org/es/firefox/addon/lionel-messi-barcelona-fc/ … …

Hola.
Os dejo un relato erótico bueno para leer. Y está escrito por una mujer!!

http://sonrrise.blogspot.com.es/2014/01/suenos-contados-relato.html

A veces, somos incapaces de amar a una persona imperfecta. Eternamente solos, incompletos, esperando por “el hombre ideal” o “la mujer ideal” que venga a darnos todo lo que merecemos.

http://locosdeamor.org/2013/09/05/principes-azules-princesas-rosas/

Carlos M , no te deseo ningún mal , solo que te cases con una princesa azul (una ingeniera , una tía con pasta, una mujer de negocios ) que "te tenga como a un rey".

A ver querida, que este post te ha quedado muy largo, y una cosa es una peluquería y otra el mundo exterior.
De principio la peluquería es un mundo femenino absolutamente. Por eso no van ni feministas, ni ingenieras, ni ecologistas...ó van poco. Y las ministras ni te cuento.
Y como solo van las que se cuidan, aspiran a que las sigan cuidando que es lo inteligente.
Si porque el trabajo ideal es mas raro que el príncipe azul, reconoceló. Y soñar es gratis, y a las pelus se va a soñar con ser menos pilosa, mas morena, mejor peinada y maquillada y mejor en resumen por lo menos por fuera.
Y fuera de la pelu el mundo es cruel y real, pero sobretodo....mas feo.
A no ser que te tengan como una reina, di la verdad.

Pues yo me encuentro en proceso de titulación y la verdad da pena reconocerlo pero conozco montones de compañeras de carrera, de facultad, de universidad que lo único que quieren es casarse y dedicarse a su familia mientras su "honesto y buen esposo" los mantiene porque para muchas ahí esta la felicidad. La universidad mas que un centro de estudios es como un lugar de citas a ciegas enorme. La mayoría espera casarse inclusive antes de terminar la carrera (algunas lo hacen) y viven en ensoñaciones de escalar la escalera social al menos un peldaño mientras lo intentan, y la verdad la mayoría de ellas creen que sin un hombre en sus vidas van a ser infelices y resulta triste ver ese tipo de expectativas en personas "preparadas". Inclusive algunos de nuestros profesores son de la idea que la mayoría de las estudiantes femeninas son Emc (estudio mientras me caso) y lo peor es que algunas no les molesta y reconocen que esa es su realidad. La verdad a todas las niñas les intentan vender esa realidad como la única realidad a la que pueden aspirar y basta con ver los juguetes dirigidos a ellas desde nenucos, barbies, casitas, micro hornitos etc. Y siempre con el color rosa (que la sociedad usa como sinónimo de niña, chica, mujer) de por medio para que no se confundan.
La verdad inclusive cuando se va a buscar empleo si es mas difícil para las mujeres ser reconocidas se les pida que se vistan como "mujeres" (que demonios significa eso) inclusive que muestren "algo" de piel pero si muestran demasiada son "vulgares" y la verdad todas esas son construcciones culturales machistas que la sociedad a entrañado a fondo hombres y mujeres por igual lamentablemente y reducen el campo de las mujeres de manera dramática es cierto que se puede escoger pero a mucha ni siquiera se les ocurre porque eso para ellas es cumplir su papel de mujer en la sociedad que mierda, y lamentablemente eso se les queda en lo mas profundo de su interior porque con eso las han educado desde pequeñas les reducen sus opciones lo mas que pueden desde que son solo niñas.

Estoy de acuerdo con Marta. La mujer actual lo que busca es su independencia moral y económica, dándole ese plus que necesita para elegir al hombre que desea tener. Sin independencia de la mujer seguirá existiendo desigualdad.

Hoy en dia los principes azules son los que saben mimar a las mujeres ¿Para que sirve un hombre con mucha "plata" y sea un icono de belleza, si luego no es capaz de cuidar a las mujeres?

Tengo la sensación de que la más machista de tu peluquería eres tú.
¿Cómo que "nos enseñan"? ¿No tienes criterio? Claro que lo tienes, pero ¿por qué supones que el resto no? ¿Por qué empleas la primera persona del plural? ¿Tú y quién más?
" (Las mujeres apenas somos propietarias de la tierra y de los bienes, cobramos menos, sufrimos más el desempleo, etcétera)." ¿Las mujeres? ¿Todas? ¿Seguro?
"De ahí que rivalicemos entre nosotras y dependamos de ellos, económica y emocionalmente." ¿Rivalizar? ¿Depender? ¿Quién? ?¿Hablas de ti?
"Esta dependencia crónica nos colocó hace siglos en una situación de subordinación que nos hace a todos profundamente infelices: a ellos, porque se sienten utilizados; a nosotras, porque la necesidad de tener pareja limita nuestra libertad." De este párrafo, subrayaría "HACE SIGLOS", ¡HACE SI-GLOS!"
Aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh!!! Ahora lo entiendo. El nosotras va por "VOSOTRAS" , las que has metido sin permiso en tu saco, es decir, las que ACEPTAN las condiciones de HACE SIGLOS, las que son INFELICES, las que NECESITAN una pareja, las que DEPENDEN. Si OS habéis quedado con ese cliché es que sois francamente perezosas y no habéis aprovechado el tiempo ni la libertad que todas tenemos de base para elegir opciones. No elijas ésa si no te gusta. Sé independiente, económica y emocionalmente y luego, vuelve a elegir tus opciones. En ese punto, elige, porque puedes. No me sirve ese paréntesis lleno de tópicos. No me sirve y no me lo creo. Me parece que hay que esforzarse para tener opciones. No porque seas mujer, sino porque no es gratis para nadie. Me parece sumamente fácil instalarse en "nos han vendido la moto", y creo que supones a todas las de tu saco poco inteligentes, enfermizamente crédulas e incapacitadas para autosustentarse, repito, material y emocionalmente.
Según tu punto de vista, la pareja que tanto ansiáis, limita vuestra libertad.¿Quién limita la libertad? La libertad sólo puedes limitártela tú.
Habla mejor de personas capaces y de personas incapaces (quien quiera entrar en ese grupo), pero no de hombres y mujeres. O si no, a mí y las que son como yo (propietarias de tierra y bienes, con mi sueldo, igual al del resto de compañeros, gracias a mi esfuerzo y trabajo, exclusivamente) , considéranos "hombres".
Y no quisiera terminar sin aclarar que no soy feminista ni de lejos, no van por ahí los tiros, no quisiera verme "defendida" por una corriente de femeneidad, no la necesito, soy PERSONA. Y puntualizo, como PERSONA, autosuficiente en los términos que he aclarado antes, estoy encantada con la idea de tener una pareja, otra persona, no un príncipe azul, en absoluto, porque no tiene que cargarme en un caballo a ninguna parte, sino que tiene que venir conmigo por la vida, así que estaría bien que fuera de mi tamaño, que se abasteciera también así mismo de bienes y de amor propio, para no tener yo que cargarlo a él en ninguna de esas formas. Encantada, insisto, pero no princesa.

Si eres una mujer rica, no te enamores de un hombre pobre! Nunca, nunca, nunca. Porque si el no tiene caráter, va a querer tu pasta. Si tiene caráter, va a te hacer algun daño por complejo de inferioridad. Ricos con ricas. Pobres con pobres, el mundo és mejor así. És triste, pero verdadero.

A mi en Ciudad Real, dos veces, me ha pasado ligando e intentando ligar que me preguntaron el sueldo, que cuánto cobraba, y me quedé a cuadros. Hay de tó.

Tajea, desde luego cada día me doy más cuenta que la ingeniería está sobrevalorada. La autora del artículo se hace eco de lo que ha escuchado donde va. Y su opinión, como queda claro, es contraria a la perspectiva que aprecia a su alrededor. Si dice eso es porque lo escucha. Y si tú dices lo que dices será porque lo oyes también. Probablemente, el paisanaje del que habláis es distinto. Pero que hay muchas mujeres como las que refleja el artículo, todos podemos dar fe de ello. Y si no cómo se explica que cada tío con dinero, por más gordo, viejo, feo, etc que sea, tenga a su alrededor a tías despampanantes. Ah ya sé, se han enamorado de su belleza interior. Del interior del bolsillo donde llevan las tarjetas. ¡Vamos anda!

Coral, espléndido artículo el tuyo, rezumante de humor, gracia, ironía y acierto. Coincido en todo contigo. ¡Enhorabuena!

Un artículo interesante, sobretodo me ha gustado cuando mencionas lo de que buscabas una peluquería feminista o ecológica...tal vez, como por mi ciudad sólo se abren bares y peluquerías, me parece interesante que abriesen una especializada, como por ejemplo, con estética rockera ( es lo primero que se me ha ocurrido) en la que

se vendan complementos.

Un saludo desde SexoApilas

Ni príncipes ni princesas, sólo personas en igualdad de condiciones. Lo que se expone en el artículo depende mucho de la cultura y la educación que se reciba. A más educación menos dependencia.

Pues yo estoy de acuerdo con el artículo. Nos venden la moto sobre príncipes y princesas y después nos damos de cara con la realidad. Pero no olvidemos que al hombre también nos venden una princesita como esta: http://xurl.es/0mhqs y que va a ser decente, buena, limpia, buena madre y vas a estar toda la vida con ella. Y después nos encontramos con el puterío que hay en la sociedad.

La verdad, no se de que estan hablando...soy ingeniera, tengo un buen trabajo y nunca he deseado tener un marido con plata. Ni yo, ni mis amigas/colegas/companeras que son independientes economicamente. Hay muchas mujeres que no desean depender de un hombre, sino que desean realizarse y sentirse utiles y valoradas...y hay muchas!! No entiendo el artilculo, me parece que esta lleno de prejuicios trasnochados y que no refleja la realidad actual.
Saludos

Ni todas las mujeres buscan solo la "plata", ni todos los hombres una "mujer florero". Hoy en día hay muchas mujeres ya que lo que buscan es su propia independencia económica y mental, para poder tener relaciones sexuales con el hombre que le apetezca.
http://www.nicescorts.com

Quid pro quo... Clarice.

Cuando hay contratos de por medio, como en el matrimonio, suele haber una transacción... un intercambio.

Emociones, sentimientos, proyecto de vida, seguridad, deseo, pasión...

Cuando el objeto principal del contrato por una de las partes es el dinero, la relación suele recibir un nombre bastante peyorativo... y bien conocido por todos.

De todas formas, cada uno es muy libre de hacer lo que quiera con su cuerpo y con su alma... aunque haya dinero de por medio.

La alternativa al modelo tradicional ya la estamos viendo: Divorcios, familias desestructuradas, falta de compromiso, ausencia de valores, nulo espíritu de sacrificio, decrecientes tasas de natalidad e incapacidad crónica de las familias para constituir un patrimonio con el que sustentar a los descendientes, puesto que tal patrimonio se diluye con las constantes separaciones y en los costes de duplicar y multiplicar gastos. El amor ya no es para siempre. Es hasta que se me acabe. Entonces buscaré otro que me lo suministre o por el que tenga ese sentimiento. Amar (el verbo) es un concepto que está absolutamente desvirtuado y vilipendiado. La sociedad actual se basa en el sentimiento (el amor), no en la acción (amar). Nadie quiere amar (requiere esfuerzo), pero sí quieren ser amados. Así nos va.

El hombre ideal:

Para la mujer de 15 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente, divertido, fiel, sincero, comprometido y estable.
Para la mujer de 20 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente, divertido, fiel, sincero y comprometido.
Para la mujer de 25 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente, divertido, fiel y sincero.
Para la mujer de 30 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente, divertido y fiel.
Para la mujer de 35 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte, inteligente y divertido.
Para la mujer de 40 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte e inteligente.
Para la mujer de 45 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo, tierno y sensible a la vez que viril y fuerte.
Para la mujer de 50 años, un hombre con dinero que además sea joven y guapo y tierno.
Para la mujer de 55 años, un hombre con dinero.
Para la mujer de 60 años, ¡¡un hombre!!

Desgraciadamente la sociedad actual es bastante perjudicial para el amor, nos cargan de prejuicios y estereotipos continuamente. La dependencia económica del hombre no me gustaría. http://goo.gl/TkYLN

Por suerte las peluquerías encierran más cosas, es verdad que allí se descubren las fantasías de las mujeres, que piden de todo, sobre todo aquello que no existe, hombres de películas, pero también allí se cuecen los chismes, se descubren secretos, se avivan rencillas y, sobre todo, nacen opiniones con la calma necesaria como para, al salir de allí, expandirlas sin miramientos.
http://goo.gl/oENLis

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal