Eros

La sexualidad masculina según 'Birdman'

Por: | 27 de enero de 2015

"Hace seis meses que no quieres nada y hoy quieres sexo sobre el escenario", se queja la actriz que encarna Naomi Watts en Birdman, fastidiada con la torpeza de su compañero que se resiste a desaprovechar la erección y sigue arremetiendo debajo de la sábana que los separa de una sala de teatro llena de gente. Allí está otro excelente actor, Edward Norton, haciendo de excelente actor e insufrible hombre, levantando sonrisas y adhesiones, además de reflexiones.

Birdman_movie

Edward Norton y Naomi Watts en una secuencia de la premiada 'Birdman' de Alejandro González Iñárritu.

Espero no incurrir en el spoiler, pero hoy -cuando Birdman se perfila como favorita para todos los premios- hay que hablar de la sexualidad masculina que tan agudamente pone en el centro de la escena el realizador mexicano Alejandro González Iñárritu (y sus coguionistas Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris y Armando Bo).

Forcejear por sexo sin dar amor ni ternura, sin prestar atención al partner, solo por aprovechar un pene enhiesto, es algo que algunos hombres practican y a lo que las mujeres rehuimos. Nada nos baja tanto la libido como la sensación de ser un receptáculo cualquiera, ese que le queda a mano al señor y que en ese momento necesita para aliviar su azarosa erección. Paréntesis: en este blog hicimos alguna vez una incompleta lista de cosas que nos deserotizaban y no incluimos esta de sentirnos hueco aleatorio de erecciones ídem (o de interminables erecciones químicas).

No es falta de deseo: las mujeres solemos estar bien dispuestas con él (el o los elegidos), siempre que haya una caricia, una sonrisa tierna o el gesto pícaro de la complicidad que nos vuelve a acercar (y que derriba todo falso orgullo). Siempre que nos sintamos únicas en ese preciso momento, claro, tal como nosotras solemos hacer que se sienta el señor mientras estamos con él, presentes.

Volviendo a la sexualidad de los hombres-pájaro, no habría que perderse Birdman, esa oda a la ligereza que supondría el despojo del ego. Los personajes masculinos se quedan desplumados pero satisfechos, sin esa hambre de lo que sea y la misma impotencia para casi todo. Y es que la de González Iñárritu es una comedia sobre las mezquindades de eso que llaman fama o reputación (o lo que hay que ser o parecer), nada más y nada menos que en el cuero post-60años de Michael Keaton, aquel Batman de la boca tan sexy que nos hacía temblar de ganas en la adolescencia.

Una mujer, cualquier mujer, también una guionista, optaría por quitarle de las manos la pistola a ese hombre, pero la escritura masculina tiene sus particularidades y, entonces, solo podemos contemplar esta puesta en escena acerca de cómo sienten los hombres. Porque aquí la sexualidad masculina se presenta desnudísima, cruda, casi una confesión de dolor, acompañada por el despojo percusivo de un baterista callejero. Sonido directo 'calle' para decir los pavores de los machos alfa desplumados: "no quiero acostarme contigo porque tengo miedo de que no se me levante".

 

Tráiler de 'Birdman'.

Hay en Broadway unos hombres/hambre de cuarenta y tantos o de sesenta y pico a los que les pone el escenario y desprecian a las mujeres (sobre todo a las que los quieren), aunque es probable que los dos se fueran a la cama con la veterana y amargada crítica de teatro, porque ahí sí hay algo vanidosamente fálico a cambio. 

Y así en Broadway como en la vida cotidiana en cualquier rincón del mundo, primero el pene y luego lo demás. Aunque siempre hay redención: desnudarse, desplumarse, volar (y amar).

Hay 22 Comentarios

Si, por supuesto, para tener sexo, creo si debe por supuesto haber amor, caricias, un te amo, porque sólo por tenerlo, no es muy satisfactorio.
Descarga este reporte:
http://relacionesdepareja.comlu.com

Anarquía relacional es lo que se lleva o poliamor

Las mujeres no necesitamos pareja, necesitamos igualdad salarial para no depender de nadie. Follar es fácil si buscas follar y no enganchar al tío a través del sexo. Las cosas claras!

Hay que tener un poco de tacto a la hora de querer practicar sexo, no es tan duro dar unas caricias y decir algo bonito y ya de paso alcanzar el orgasmo... digo yo.
En definitiva, hay que entender que en ocasiones si gusta uno rapidito jejeje.
Saludos.

Que comentario triste leí por ahí: los hombres pagan!. Buf!....

Quiero invitarte a que visites mi blog:
http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com
Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.
Muchas gracias.

Parece como que no sabías de que escribir y ha echo una superflua crítica sin sentido. El próximo te irá mejor. Este no es uno de tus mejores. ¡Lo siento!

Os paso un relato erótico escrito por mi: http://sonrrise.blogspot.com.es/2013/01/carton-numero-69-relato.html

Los hombres pagan, querida Paula, para ahorrarse el tremendo coñazo que es conseguir esa "gran sintonia quimica, emocional o espiritual". Igual que tú pagas para que hagan cosas que te resultan desagradables, incómodas o tremendamente aburridas y exigentes para lo poco que te aportan.

Miss Andria, se ella está solita, con un buen vibrador (no un dildo), o mismo con sus dedos, ella no necessita ayuda. Pero cuando entra un hombre en la escena... En la realidad, entran un hombre y un pene, otra criatura. Se no hay una gran sintonia quimica, emocional o espiritual con esto hombre, todo se queda muy dificil. Por que los hombres pagan tanto para tener sexo y las mujeres pagan mucho menos?

La mujer que tiene "inteligencia sexual" no necesita ayuda para correrse, querida Paula.

Un hombre que tiene "inteligencia sexual" no se corre antes de la mujer. El usa otros recursos (son varios) para ayudar a la mujer. Esto hecho és la hora de piensar en su pene. Señores, para 75% por ciento de las mujeres, el orgasmo depende del toque directo (no indirecto con vostros penes) con el clitoris. Las mujeres no son como los hombres que se corren facil con una paja, una vagina, una muñeca, y otras mil cositas.

¿Las mujeres nunca usáis a los hombres como un dildo? Os subís encima y os pasáis interminables e insoportables minutos frotando vuestro clítoris contra nuestra pelvis - y eso si tenéis algo de idea de cómo conseguir un orgasmo -, como locas, y nosotros rezando para no corrernos en el proceso porque como eso suceda, se os va totalmente la olla y ya no os corréis de ninguna de las maneras porque vuestros orgasmos requieren caso una conjunción de planetas. Y ahí no acaba la cosa. Después viene el insoportable postcoito en el que os fustigaréis y nos daréis la tabarra sin pensar en ningún momento en que nada nos apetece menos que escucharos. Qué pesadas. Para eso, ¿quien se va a esforzar con unos preliminares?

La verdad es que no he entendido bien de que va este artículo, debo estar algo espeso.
http://www.idusykalendas.es

Estoy con Pajarito y Wank buddy

Hombre si no se levanta a menudo habrá que aprovechar la ocasión jaja. Ahora si no tiene problemas... mejor hacer las cosas bien, sin prisas y con más maña que un aquí te pillo aquí te mato.

Wanky buddy, eres un espirito superior, porque solo los hombres con espirito superior piensan sexo como usted piensa y debe hacer.

Encuentro normal que hay unos mínimos preliminares, ¿pero de cuánto? Da verdadera pereza estar todo el día haciéndole la pelota a tu pareja y tener que estar 1 hora haciéndole de todo para al final meter el churro. Hay días que apetece ir más al grano y más cuando es con una chica que llevas tiempo. Lo que nos pone, en realidad, a los tíos es cambiar de mujer. Yo veo esto y me vuelvo loco: http://goo.gl/I3UpaE

Caramba! ahora leo el mensaje de LAURA y alucino con lo de "Si un hombre tiene una erección no puedo pedirle que espere diez minutos mientras me hace ponerme a punto..." ... Diez minutos?? ... Esperar??? Me parece, relativamente, poco tiempo, y eso de esperar... parece que el hombe esté en la cola del pan... yo, cuando me pongo a preliminear, me lo paso fetén, no es la sensación de que estoy esperando, si no de que ya estoy en el lío.

Está claro que hay que ser un cafre para intentar “aprovechar” una erección a lo bruto, por mucha disfunción que se sufra (si es que he entendido bien el artículo) Pero, en mi opinión, la autora barre para casa cuando dice que las mujeres suelen estar dispuestas cuando media complicidad, y “siempre que nos sintamos únicas en ese preciso momento, claro, tal como nosotras solemos hacer que se sienta el señor mientras estamos con él, presentes” Me alegro por la autora y su (o sus) elegidos, si ella se comporta así, pero creo que es una generalización muy vaga que deja muy bien a las mujeres y no tanto a los hombres.

No hay nada como unos buenos preliminares: besos, caricias, tocamientos... es difícil entrar en calor cuando un hombre quiere ir directo al grano, siempre se disfrutará mucho más haciéndome entrar en calor, aunque sea un poco. Si un hombre tiene una erección no puedo pedirle que espere diez minutos mientras me hace ponerme a punto, pero qué menos que un poquito de preliminares antes de entrar en acción

Esto me recuerda eso que se publica y comenta ahora de que los jóvenes solo aprenden con el porno por Internet y no tienen idea de tratar a una mujer.
Y es tan lamentable como lo que cuentas de la obra y que explica el porque a las mujeres les gusta tan poco el cine porno. Vamos, o que se llama por aquí "meterla en caliente".

¿Después de ver la película te quedas con este detalle? La sexualidad masculina es mucho más amplia, aún en Birdman se encuentran otros ejemplos: la relación con la exesposa, con la hija, el encuentro de Norton con la hija de Birdman... ¿por qué te quedas con la del escenario y no con la de la hija con Norton? La respuesta es obvia, deberías revisártelo: Te encanta generalizar sobre detalles puntuales que reafirman tu punto de vista.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal