40 Aniversario

Eros

Frente a los celos, desconfianza o comunicación

Por: | 01 de febrero de 2016

Por Miguel Vagalume*

Los celos, eso tan normal que ocurre tanto en las relaciones monógamas como fuera de ellas, sea en las poliamorosas, las swinger, las de la anarquía relacional o en los cuernos-de-toda-la-vida. Si sueles tener relaciones monógamas, si lo tuyo es una relación de pareja normal, ya habrás aprendido que es también normal que algunas situaciones produzcan celos, que "si quieres a tu pareja", los sientas. Y si tienes una relación poliamorosa, ya te habrán contado que no deberías sentirlos.

Una sola cosa es cierta: sea cual sea nuestra relación, es lógico sentir miedo y mil cosas más cuando nos parece que podemos perder un vínculo importante en nuestras vidas. Ese lazo que creemos imprescindible no tiene por qué ser nuestra pareja. Por algo incluso los bebés sienten celos; o los sientes en la universidad por los halagos que recibe otra persona en clase; o por el piropo que le han dicho a tu mejor amigo.

33

Fotografías de Irene Díaz.

Pero, en la edad adulta, no es raro que hayamos depositado un montón de expectativas, deseos y necesidades —tanto emocionales, como sexuales, intelectuales, financieras, sociales, vitales— en una sola persona. Y claro, a la mínima sospecha de que esa persona se puede estar alejando, por supuesto, se encienden todas las alertas de que podemos perder a nuestro único proveedor: esa persona que, si se va, cuestiona nuestra vida al completo, incluso nuestra identidad, quiénes somos, quiénes imaginábamos que íbamos a ser, quiénes creímos ser durante muchos años ("¿con quién construyo yo ahora algo parecido?", "¿fue todo mentira?").

En las relaciones monógamas, ante los celos se puede tener dos actitudes: la de los servicios secretos y la de la comunicación. La primera, basada en la sospecha, dice algo muy claro de esa relación: el problema no son los celos, sino que se ha perdido la confianza para hablar las cosas, para creerse la respuesta que se reciba. ¿Cómo se ha llegado a ese punto de desconfianza? Pues en cada relación, de una manera diferente. La confianza se va perdiendo poco a poco por muchas razones diferentes y cuesta recuperarla.

C1
Fotografía de Irene Díaz.

Lógico es sentir celos. Lo que ya no es tan lógico es lo que a veces (¿a menudo?) se hace después de sentirlos. Con la estrategia del espionaje, se vigilará el móvil, las llamadas, las redes sociales, se buscarán inconsistencias en lo que diga el otro. Y aparecerá la gran estrella: la prohibición. Ese recurso tan útil para provocar, precisamente, lo contrario de lo que se busca, la atracción por lo prohibido. Si la persona que siente esos celos es violenta, incluso pensará en agredir psicológicamente o incluso matar a su pareja. Sabemos perfectamente cuántos asesinatos hay cada año entre las parejas y ex parejas, y cuánto maltrato psicológico ha llegado a normalizarse.

El camino alternativo es el de la comunicación. Después de haber pensando un poco sobre lo que sentimos y saber por qué lo estamos sintiendo, aceptarlo. Se trata de un trabajo largo y, sobre todo, sincero con lo que sentimos, con lo que nos da miedo, con lo que nos provoca inseguridad. Una tarea honesta, pero nada sencilla.

CYMERA_20150916_220056

Fotografía de Irene Díaz.

Otro camino, algo más complicado, es el del poliamor: según a quién tengas como referente al explorar esos nuevos territorios amorosos, te pueden decir que no debes sentir celos, que los celos son posesión, que debes desconectarte de esas emociones que estás sintiendo, que son "básicas", "poco evolucionadas". Racionalizar de esa manera las cosas, aprenderte el discurso de manera intelectual, pero sin que tus emociones sepan cómo procesar lo que te está pasando, hará que antes o después estalles, que tengas síntomas —aparentemente no relacionados— por haberte negado a sentir algo que era perfectamente lógico.

Conviene no olvidarlo: resulta totalmente lógico sentir celos. Lo que no siempre es tan lógico, ni razonable, es lo que se hace al sentirlos.

 

(*) Blogger, cocreador del grupo Golfxs con principios, diseñador de interacciones, traductor sex-positive y activista.

Hay 8 Comentarios

Mira mi niño, se pueden dá las dos cosas al mismo tiempo, vamo a vé, tu puede tener desconfiansa de tu pareha, y ya está hartito de aguantá y un dia le dise : oye, quillo, quiere que hablemo tu y yo que hase mucho tiempo que no lo hemo hesho, y te dise: vale, y se saca el tema y como no te quiera desí ná, allí se acaba la comunicasión, con que habé con que cuerpo te queda, mi arma.

Cita: "ante los celos se puede tener dos actitudes: la de los servicios secretos y la de la comunicación. La primera, basada en la sospecha, dice algo muy claro de esa relación: el problema no son los celos, sino que se ha perdido la confianza para hablar las cosas,"

Desde el servicio de atención al cliente que doy en mi tienda http://www.divinaslocuras.com/ , son muchas las personas que les resulta más fácil confiar en mi, una completa desconocida y anónima, que en su pareja.
Las frases: siento que pierdo a mi pareja, ya no noto la chispa y las ganas de antes, mi pareja ya no muestra interés por mi... pero no me atrevo a hablar del tema por miedo a que confirme mis sospechas de que existe otro/a y me abandone.
El problema que surge en algunas relaciones según noto lamentablemente, es que poco a poco van generando una rutina que cada día aleja más a los miembros de la pareja, sumiéndolos en una vorágine de celos y desconfianzas difíciles de superar como bien dice este post.

Pero como bien concluye este artículo: resulta totalmente lógico sentir celos. Lo que no siempre es tan lógico, ni razonable, es lo que se hace al sentirlos.

Analicemos nuestra relación y en lugar de gastarnos dinero en contratar servicios secretos que sólo nos generara más dolor, invirtámoslo en terapias de pareja que nos ayude a recuperar la confianza y el deseo por mantener viva nuestra relación.

Y si simplemente sentís que a bajado su deseo por vosotr@s pero tenéis aun la confianza necesaria para poder hablar del tema, no lo dudéis, introducir en vuestras vidas elementos nuevos que saquen vuestros encuentros íntimos de la rutina y la monotonía, os sorprendería cuanto pueden sanar una relación la multitud de productos eróticos de los que dispone el mercado, y la complicidad que entraña elegirlos juntos...

No olvidéis si necesitáis asesoramiento os atenderemos encantados en el chat de atención al cliente on-line de http://www.divinaslocuras.com/

Cada pareja es un mundo y viven como tal según lo hayan hablado o pactado, aunque otros no llegan a esos extremos. Lo importante es llegar a conocerse bien, pero no hay que llegar a la ingenuidad ( con esto quiero decir que hay hombres y mujeres que están tan bien físicamente que sufren acosos contínuos y es fácil que puedan caer en alguno, a no ser que lo tengan muy muy claro) nunca se sabe en que situaciones se pueden encontrar algunas personas; lo verdaderamente importante es el amor y el respeto.

Creo que frente a los celos, lo primero: desdramatizar. Darles la importancia justa y procurar un espacio cómplice en el que la pareja debe abrirse, debe explorar, debe disfrutar... Y si los celos van más allá del puro sexo: comunicarse, reflexionar y actuar.

Las mejores veces que he disfrutado en la cama ha sido cuando previamente he puesto celoso a mi chico con otros, tonteando y flirteando. Entonces, sus celos le hacen demostrar que es más macho que nadie, y lo da todo para hacerme disfrutar en la cama.

Desde luego la mejor forma de estar con una persona es sólo porque se ame, todo lo demás sobra si eso no se cumple; ahora el problema surge cuando la otra persona no siente con la misma intensidad y se fija en otra persona, o sencillamente que haya cambiado en el punto de vista de ver la vida o las cosas y a lo mejor no han pasado ni un año ni dos, sino bastantes años más; si ambas personas que forman la pareja son razonables y ha habido comunicación desde un principio, se podría entender, aunque el que aún ame sienta un pellizco en el estómago cuando vea a su ex pareja con otra persona o sin que haya esa otra persona, sólo por saber que quizá ya no vuelva a estar a su lado.
El problema es que, a veces por desgracia esto no ocurre asi y de ahí vienen muchos conflictos.

Una linda musica brasileña que habla de un passado patriarcal y esclavagista: un esclavo negro embrujó su señora (sinhá) y el marido de ojos azules lo pilló mirandola desnuda en un baño de rio. Y va a submeterlo a un martirio. Entonces el hombre nega todo. "se a doña se bañó, yo no la he visto, estava buscando a mi pasarito, no he visto nada"
https://www.youtube.com/watch?v=vHl4_nBYMAc

En algunas latitudes de España el matrimonio se hace con separación de bienes, desde el compromiso claro de un contrato que dura el tiempo que quieren y desean los dos contrayentes mientras dura el afecto.
Sin propiedades de por medio de ningún tipo donde se refuerza la valía personal sin dependencias.
Se está juntos porque se desea.
Respetando cada cual la identidad propia siendo hombres o mujeres, amparados por la ley.
Así nadie exige un derecho de pernada a nadie, ni se miran los mensajes de los teléfonos, que puede haberlos o no, pues es por voluntad propia el estar juntos.
Sin candados.
Ni en la cabeza, ni en la boca, ni en la bragueta.
Y si no interesa, pues a otra cosa.
Pero lo de la violencia de género es impensable del todo, agrediendo para exigir una sumisión humillante.
Ante la necesidad de sentirse únicos.
A la hora de fregar los platos, ganar el sustento, cuidar los niños, o de barrer el suelo.
Igual que a la hora de compartir la vida, desde la acogida, la amabilidad o el sacrificio.
Estando porque nos lo pide el cuerpo y el corazón.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal