Eros

Porno ético, ¿es posible?

Por: | 24 de junio de 2016

Por Miguel Vagalume*

La detención del empresario Torbe y el descubrimiento de lo que había detrás de sus páginas porno ha puesto de nuevo sobre la mesa la idea de un porno ético. Hablamos de la pornografía con cierto mínimos que, por ahora, no se han establecido

¿A qué se le podría llamar porno ético? Es un concepto que aún no existe. Lo más cercano que podríamos encontrar a esa idea sería el llamado 'porno feminista', tal como se entiende en Estados Unidos. En su libro Porno Feminista, Tristan Taormino, describe ese tipo de producto como uno en el que ya no se da por hecho que será destinado a la industria del entretenimiento exclusivamente  masculina. Además, se busca crear un ambiente de trabajo justo, seguro, ético, consensuado, donde se esté haciendo el porno que apetece con las personas que voluntariamente participan, que se atraen de verdad y que hacen lo que les gustaría hacer también en privado.

La sexualidad es algo muy frágil. Y quienes vemos porno queremos tener la seguridad de que lo que estamos viendo se ha hecho con el consentimiento de todas las personas involucradas, sin abusos de poder y sin que nadie sufra ningún daño.


Amarna_miller
La actriz porno española Amarna Miller.

Si bien el porno ético es un ideal, todavía no existen unas normas concretas que cumplir. La actriz Amarna Miller lo definía hace poco para la revista Playground Magazine: "un porno en el que los actores y actrices son tratados con respeto y en igualdad de condiciones. Hay un especial hincapié en hacerles sentir que su trabajo es valioso, su actuación se paga como dios manda y sin regatear su caché; existen contratos y el ambiente de trabajo es seguro, sano y consensuado. En el porno ético, el bienestar de los performers es esencial para la realización del video; se practica el sexo seguro (sea a través del uso de condones o pruebas de ETS en regla) y las escenas se graban con personas que verdaderamente se sienten atraídas entre sí". 

¿Es posible? Al parecer, sí. De hecho, la actriz cita algunas productoras que, entiende, cumplen los requisitos mencionados (al final, la enumeración).


¿Parece demasiado idealista? Seguramente sí, viendo cómo se pierden derechos laborales en todos los terrenos. Pero son unos cuidados que quizá sean especialmente necesarios en la industria del porno. Y estos requisitos no se deben a que haya que compensar la "suciedad" de dedicarse al porno, a que haga falta equilibrar lo sórdido, obsceno, oscuro de tratar con nuestra sexualidad. No es pecado contra virtud; no quiere decir que debamos alejarnos de la carne elevando el espíritu, una dicotomía lamentablemente vigente en todo lo relacionado con lo sexual, y en un territorio cada día más problematizado.

Esos cuidados extra serían, por el contrario, una buena manera de trabajar precisamente por lo delicada que es la sexualidad, como Amarna señala en sus entrevistas. Esa es la razón que da la performer para interpretar escenas en las que hace solamente lo que haría en privado: la regla es no hacer cosas que no le gustan (porque eso terminaría afectando su sexualidad).

Parece poco probable que, en este caso, 'porno ético' solo sea una etiqueta para vender, —acusación que a veces recibe este concepto— cuando lo está diciendo una actriz que nunca se ha callado para criticar con nombres y apellidos a la industria, incluyendo una de las empresas más poderosas del porno, MindGeek (interesante que una empresa tan poderosa tenga una web que parece disimular todo tan perfectamente; lo contrario transmitía como Manwin, su nombre anterior).

Amarna hacía un listado de 10 productoras que sí cumplían esos mínimos: La zaragozana Virtual Real Porn, Four Chambers, Feck, XConfessions, Abbywinters, Pink and White (autoras de Crash Pad Series), Kink.com, Naughty Natural, Joybear y Sexart. Son pocas, por ahora, pero cada vez es mayor la demanda de material porno que no nos haga preguntarnos qué hay detrás de lo que estamos viendo. Unos mínimos que ya le pedimos, por ejemplo, a fabricantes de teléfonos, ropa o cosméticos y no hay ninguna razón para que no sean deseables también en otros campos de un mundo laboral cada vez más desregulado e inhumano.


(*) Blogger, cocreador del grupo Golfxs con principios, diseñador de interacciones, traductor sex-positive y activista.

 

Hay 7 Comentarios

Yo estoy de acuerdo con Webcamm, los que lo ven desde fuera no piensan como los que se ganan la vida con ello.

Parece un poco excesiva la postura de Amarna Miller, casi idealista, como bien decís. Es decir, lo de que los actores/actrices porno se sientan atraidos entre sí quizás es innecesario para que un contenido pornográfico pueda catalogarse como ético (si bien es cierto que esta etiqueta es bastante subjetiva).

No hay que olvidar que es un trabajo para los actores y aunque es positivo que el trabajo en sí les resulte placentero, como puede ocurrirle a cualquier persona que disfruta el trabjo que hace, no tiene por qué ir aparejado con el hecho de que esa persona disfrute el acto sexual igual que lo disfrutaría con su pareja en la intimidad. Son cosas aisladas, creo yo.
Es igual que la prostitución, para que sea "ética" basta con que la chica o el chico lo estén haciendo de manera voluntaria, aunque obviamente no se sientan atraidas/os por el cliente de turno.

He conocido a chicas muy jóvenes a las que les gustaba ver porno y compraban vídeos de una forma natural, como el que va a comprarse un libro; me parece adecuado este tipo de porno del que trata el artículo porque el que lo ve, relaciona una sexualidad mucho más normal, habitual y compartida, además , aparte de todo lo que haya en el mundo de la pornografía de escabroso, lo cierto es que también es verdad que hay hombres y mujeres a los que les gusta practicar el sexo de una forma habitual y no les importa realizar este tipo de actividades. Porno ético: sirva para contemplar una sexualidad sana y educativa.

Ermua, tienes toda la razón! El porno está cuase siempre de la mano con drogas, prostituicion, proxenetismo y violencia. Y hace una deseducacion sexual en los jovenes, especialmente los chavales, que piensan sólo ser "normal" aquel hombre con un pene de 20 cm y que aguanta 15 minutos sin ejacular. Triste!

Si el porno es un producto, que saquen todos tajada
El pecado es otra cosa, como tu última camisa.
Saludos

Esto del porno es claramente un comercio, que floreció como la espuma en la época de la represión mental y pacata de una sociedad española encorsetada.
Solo para las mayorías.
Pues las minorías, que pasaban de teoremas de Pitágoras siempre hacían lo que les daba la gana, como ahora años después hacen el común de los mortales.
El porno sin la represión mental cicatera, hoy se sabe que es un negocio ruinoso.
Una chabacanería obsoleta, propia solo de las mentes recortadas por censuras.
Pues en cualquier carretera, hoy se pueden ver las sillas de las vendedoras de sexo medio en pelotas que se ofrecen por cuatro chavos.
A quien les pague.
Con grave riesgo de la circulación viaria que nada quieren saber de ver mujeres falsas o verdaderas llamando la atención de los conductores.
Y de los ocupantes de los vehículos, sean hombres, mujeres o niños.
Tenemos una sociedad diferente.
El pecado ya no empalaga la mente.
Y el porno enlatado solo es un tema monosílabo de personas limitadas por el espacio-tiempo.
O sea, un negocio en ruinas.

El porno ético no existe

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal