Eros

De cunnilingus y felaciones: ¿nos gusta a todos todo?

Por: | 14 de agosto de 2016

Por Marta Molas

A principios de este año, nos quedamos anonadados al conocer que, practicar sexo oral a una mujer, podía ser beneficioso contra el cáncer, según un estudio realizado por la State University of New York y publicado en Cancer Treatment Research. Según esta investigación, durante el cunnilingus, el sexo femenino segrega oxitocina y la hormona DHEA, y ambas funcionan como escudos anticancerígenos. Estas previenen del cáncer a la persona que realiza la práctica sexual.

El mismo estudio remataba que las personas que practican felaciones a sus parejas son mucho más felices. La clave radica en el semen. Según este ensayo, el semen posee antidepresivos naturales como la serotonina, capaces de trasmitir sensación de calma y bienestar y, por otra parte, cortisol, una hormona que activa la energía de las personas.

Así que, si necesitan una excusa médica para que alguien les lama, ya la tienen.

Nymphomaniac_lars_Trier

Escena de 'Nynphomaniac' de Lars Von Trier, con Charlotte Gainsbourg.

Pero, ¿nos gusta a todos, todo? Pues sí, o no, o según.

Pues sí. Hay verdaderos fans del sexo oral. Fans de todo: de hacerlo y de recibirlo. De enfrascarse a lamer por doquier y de recibir untuosa saliva. Fans de besar, lamer, succionar, mordisquear, lengüetear, chupar, rozar, acariciar... con todas las partes de una boca: labios, lengua, paladar y, si hace falta, hasta las amígdalas. Fans de ser lamidos, comidos, succionados, chupados, chupeteados, mamados, tragados y sorbidos. 

Pues no. Y hay personas a las que no les va. No les pone la piel del otro, el rosado de las partes más íntimas, la textura rugosa, los pelos que se interponen en el camino, las impurezas de la piel, los granitos y espinillas genitales, los flujos transparentes, amarillos, rosados, olorosos, casi hediondos. El pene que se atraganta en la úvula, los labios menores molestando a los dientes. Visto así, no me dirán ustedes que no es un coñazo.

Pues según. Y entre el blanco y el negro, siempre están las medias tintas. Porque según qué pene, si es rollizo y no larguirucho, si es duro y erecto y no un plátano maduro, si viene perfumado o solo lavado, si su forma se adapta a mi boca o no; y según qué vagina, que si está depiladita o se pierde entre el bosque, si es más rosada o más marronosa, si tiene labios grandes y carnosos o son  pequeñas aletas a lado y lado. Según todo esto y según muchos otros factores, todo puede ser susceptible de cambio. Y el cunnilingus que ayer me encantaba hacer, hoy lo detesto. Y pene-viceversa.

 

La apuesta y los preliminares de la felación a un desconocido en el tren, según Lars Von Trier en 'Nymphomaniac Vol.1'.

Dicho lo cual, pueden ir haciendo encuestas y estudios que, como todo en la vida, para gustos, colores. Eso sí: a más información, más posibilidades de escoger. Puedes ser un/a gran intuitivo/a. Y si no, te informas. Si aprendes más sobre cunnilingus o sobre felación, sabrás mejor cómo se hace, cómo generar y recibir placer, y tendrás más posibilidades de que te guste.

¿Y eso cómo se aprende? Con la práctica, obvio. En la cama... ¡o en clase!

¿Han pensado alguna vez en los talleres de sexualidad? "Hasta hace muy pocos años, las opciones para aprender de sexo se reducían a la charla de bar y a acudir a la consulta de un profesional. Hoy existen los talleres de sexualidad, un concepto a medio camino entre la charla y la consulta, donde hablar de sexo sin tabúes con la ayuda de una profesional de la sexología”, nos cuenta Mireia Manjón, sexóloga, colaboradora de amantis.net, y tallerista.

"La clave está en la actitud. Para que salga bien el cunnilingus o la felación, debes querer seducir. Y luego viene la técnica: realizar el trabajo con una postura cómoda; dejar espacio suficiente para las caricias; continuar recorriendo las partes con la lengua; empezar la succión muy suavemente; coordinar movimiento de mano y boca; y no comenter el error de centrarse solo en el pene o en el clítoris. Hay otras zonas sensibles alrededor: el perineo, el ano, los pechos, las nalgas, las orejas, la cabeza",  nos explica Manjón.

Y si, además de actitud y técnica, necesitan más aliados para practicar el cunnilingus o la felación, quizás sea el momento de visitar una tienda erótica. Encontrarán perlas de gran ayuda: por ejemplo, Bijoux Indiscrets tiene unos caramelos especial sexo oral, que además de sabor -para aquellos que no adoran los gustos naturales-, generan salivación extra. ¡Se acabó esto de pedir un vaso de agua en medio de la acción!

Y si quieren más sensaciones, más allá del placer que den con la lengua, introduzcan un lubricante con efecto calor o frío. Consejito: normalmente, a ellas les gusta más el efecto calor y, a ellos, el efecto frío. Aunque lo mejor será que pregunten a su partner o prueben qué sensación les apetece más.

Y si son hábiles con las manos, lo ideal es combinar el trabajo con un vibrador. ¿Se imaginan un cunnilingus a la vez que les masajean el cuerpo con un suave vibrador de silicona? ¿O llegar a un superorgasmo combinando felación más vibración prostática?
Sí, se lo pueden imaginar. Y lo mejor de todo es que lo pueden hacer. ¡Buen trabajo!

 

 

*Periodista y asesora de comunicación. En Twitter: @martathegoodone

Hay 5 Comentarios

Me ha encantado el artículo. La verdad es que no a todo el mundo le tiene porque gustar el sexo oral, de hecho tuve una pareja a la que hacer felaciones le daban arcadas. Cada persona es un mundo y se debe de respetar todas las posturas.

Completamente de acuerdo

D acuerdo con #dulce nada como un hombre que sepa hacerlo bien. Imagino q ellos pensaran lo mismo d las mujeres q saben chuparla bien

Está demostrado que, aunque débil, existe el riesgo de contraer cáncer de laringe al practicar el cunnilingus a una persona que tenga papillomavirus tipo 16. Casos famosos los de Michael Douglas (actor) y Bruce Dickinson (cantante de Iron Maiden).
Aunque parece que la cura es... practicar más cunnilingus!

A mí me encanta tanto hacerlo como recibirlo, y si se consigue una posición cómoda, el 69 es una de mis posturas preferidas. Eso sí, junto a un hombre que sepa realizar el sexo oral de manera correcta, no todos valen para ello.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal