Eros

Amigo o amante, fidelidad y poliamor, o lo inclasificable de las relaciones

Por: | 24 de octubre de 2016

Hay algo irresoluble en las relaciones humanas que las hace atractivas, impredecibles, turbulentas, apasionantes e imposibles de ordenar sistemática y jerárquicamente. La dinámica humana, nuestras contradicciones, nuestra animalidad, el contexto cultural (religioso, económico, político o de tradición familiar), la intimidad compartida con o sin otras afinidades, como las intelectuales o las metas prácticas comunes, nos llevan a fracasar cada vez que intentamos definir las relaciones que tenemos o las que deseamos.

Dice Adonis que "el amor nunca se encuentra en una situación de inmovilidad que permita determinarlo o definirlo; al contrario, se halla siempre en un permanente estado de movimiento y transmutación, pareciendo incluso que no está, o que no existe".

 

Lamas_nomade

Leandro Lamas.

Cuando Eros entra en juego, la tensión sexual es la corriente alterna que impulsa el movimiento y, entonces, queremos que la cabecita se ponga en sincro para intentar definir lo que sentimos. Siguiendo con la analogía físico-eléctrica, eso que sentimos es una corriente variable en la que las cargas cambian el sentido del movimiento de manera periódica. De ahí el poco éxito de nuestras intentonas racionales. Nos faltan palabras o texturas para describirnos y, así, nos acercamos torpemente con las herramientas de las que disponemos y, de bruces contra el límite, tomamos consciencia de que el discurso es un ente diferente al del cuerpo indefinible, o los cuerpos, o el espacio compartido.

Hay pocos síes o noes redondos y el 'no' nunca es del todo 'no', pero tampoco el 'sí' está exento de vagas ráfagas de otras nubes. Por ejemplo, cuando estamos con alguien que nos gusta mucho (o estamos dando el 'sí' en el Registro Civil o el altar) y, de repente, pasa un algo que le vemos, o una duda nuestra en el estómago, o un vértigo, y ni siquiera podemos verbalizar el viento o el miedo, y menos relatárselo a alguien, ni a nuestra mejor amiga, porque no queremos nublar una definición que nos ha quedado bien, que nos calza en ese momento de nuestra vida, y porque tampoco sabríamos decir (¿qué?) en las palabras de las que disponemos.

Días atrás, escuchaba el podcast de un debate en una radio marroquí sobre las relaciones actuales en las sociedades urbanas musulmanas, cuyos hombres ya no son polígamos y con mujeres que son profesionales, también trabajan fuera y deciden cuándo quieren ser madres. Se preguntaban los expertos -sociólogos y psicólogos- por qué seguía habiendo infidelidades en las parejas si ahora los chicos y las chicas urbanos/as de clase media se casan siendo amigos y pares, pudiendo hablar de casi todo y compartir las cargas y el placer. Cada uno intentaba voluntariosamente una respuesta, y ninguna sonaba satisfactoria (supongo que ellos mismos sentían que hacían agua al intentar definir eso que no se amolda al power-point de las tendencias sociales). Una psicóloga decía que en sus pacientes ella constata, una y otra vez, que el concepto del deber (esposa-madre) obstruye totalmente al del placer.

Es muy intranquilizador reconocer que ni siquiera siendo seres de buenas intenciones nos conformamos en el matrimonio y con la monogamia. Resulta disruptivo porque no hay explicaciones claras a lo que va diciendo y desdiciendo el cuerpo, o el corazón, o a lo que tenemos que ir reprimiendo. Hay, eso sí, acercamientos a tan complejo asunto, reflexiones que intentan ayudar a sobrellevar los naturales celos, el natural afán de posesión y la natural pulsión de libertad y de búsqueda. Somos mimosos y necesitamos refugio, pero también somos curiosos y nos pueden los estímulos, la adrenalina, aquellas luces más lejos. En la sociedad occidental han surgido los poliamorosos (allí están nuestros amigos de Golfos con principios) y los anarco-amorosos, los activistas que sensibilizan contra las trampas del amor romántico, las sociedades libertarias para dar rienda suelta al afecto sin moralina y los militantes del hecho individual (desde lo identitario hasta lo sexual). Sin embargo, la velita romántica sigue ahí encendida, y la soplamos y queremos apagarla, pero también hay razones evolutivas para ensoñarnos en el idilio.

Friendship_BrainPickings_taxonomy

De 'Brainpickings' Según esta taxonomía de las relaciones, el círculo exterior es el de los conocidos; luego sigue el de las personas que conozco y me caen bien; en naranja, los espíritus afines y solo en el núcleo de color más oscuro están los verdaderos amigos.

¿Qué es ser amigo o tener un amigo (quizá un petit ami -'amigovio'- como dicen los franceses)? Vaya uno a saber. Cuando compartimos intimidad con alguien, no hay nadie que esté más con (y en) nosotros que ese alguien y, sin embargo, puede que fuera de la cama no compartamos ni una mínima razón para estar cerca. Quizá lo nombramos 'amigo', pero no se nos ocurriría contar con él. Según una 'taxonomía' de la amistad que propone Maria Popova en Brainpickings, hemos corroído el concepto de la amistad por sobreutilización, y no solo en términos de amigos con derechos, sino también por la cantidad de extraños conocidos a los que llamamos 'amigos'. Los amigos, viene a decir, son los que no nos juzgan, a los que les permitimos ver nuestras imperfecciones y los tropiezos una y otra vez. Admiración, intimidad y verdadero afecto son las nociones asociadas a la verdadera amistad.

  Dibujoadomicilio

Dibujo a domicilio.

Madre es mujer. Si no, ¿qué es ser madre sino mujer? Y, sin embargo, ese sacro concepto sigue boicoteando el placer posible de una  mujer. Hay muchas hijas mujeres que creen que su madre tiene que dedicarse a mamá y luego, a ser abuela, y que con eso le basta. ¿Cómo imaginarán que acaba la vida sensible y amorosa de una mujer, a partir de haber parido?

Leí hace poco, en The Guardian, la carta de una chica muy angustiada que culpaba a su madre de daños e incapacidades diversas provocadas por el affair que había mantenido (la madre) durante varios años, con un amigo de la familia.

Claro que los hijos somos sujetos de traumas y también depositarios de bienestar. Y de todo eso estamos hechos y con esa argamasa de dolores y alegrías nos construimos y encaramos las relaciones afectivas. Pero, ¿cómo podríamos pedirle a alguien que renuncie a sentir por el bien de nuestros quizá futuros sentimientos?

Tráiler de la película danesa 'Un asunto real' o 'La reina infiel' (como se llamó en Latinoamérica), de Nikolaj Arcel.

A propósito, el drama romántico-histórico danés Un asunto real (2012) de Nikolaj Arcel está basado en una historia verídica de finales del siglo XVIII, en Copenhaguen, unos pocos años antes de la Revolución Francesa, en la corte de un rey loco al que el propio Voltaire enviaba cartas entre la perplejidad y la admiración. Producida por Lars Von Trier, la película cuenta un fragmento progresista de la Historia de las monarquías europeas, quizá por error o por azar, o justamente por el amor rebelde y clandestino de una reina. Ni más ni menos que una madre cuyos hijos (de dos padres diferentes y parejas simultáneas) honraron muchos años después, y muy probablemente, por haberles demostrado que, ante todo, era una mujer que se permitía sentir y vivir.

La pasión también es un compromiso.

 

 

Hay 4 Comentarios

Es un tema personal y a los mas una decision de pareja en el limite del respeto

Si la situación nos parece caótica es porque estamos en una época de transición de un sistema de valores a otro. Es una transición larga: llevamos en ella desde la revolución sexual de los años 60. Pero en términos históricos 50 años no son nada. Están en crisis el modelo tradicional de pareja monógama, con sus ideas de fidelidad sexual y de los celos. Por cierto, los celos y la posesividad no son "naturales", son creaciones culturales, y muy mortíferas, por cierto. Detrás de la mayor parte de los crímenes machistas contra mujeres están los celos, ese sentido de la posesividad del hombre hacia la mujer tan defendido por la tele, el cine y las novelas. Por eso es por lo que debemos darle la bienvenida a modelos nuevos de relación como las parejas abiertas, el poliamor y la anarquía relacional. Aunque no los practiquemos personalmente, servirán para marcar el camino hacia unas relaciones menos conflictivas y violentas. Estos modelos nuevos de relación no son caóticos ni irracionales, simplemente se rigen por unas normas nuevas que hay que estudiar y comprender. De hecho, se están escribiendo muchos libros sobre ellas.

Cad@ un@ establece sus relaciones personales como le antoja. Y no digamos más las sexuales. Magnífico hoy el artículo.......

Que lo pasen bien

Creo que cada un@ establecemos nuestros propios límites en cuanto a fidelidad y relaciones con terceros. Siempre y cuando esté aceptada por nuestras parejas, el disfrute sexual será pleno. El problema puede surgir cuando no se está de acuerdo en el sexo con otros.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal