Eros

Pagar por sexo

Por: | 14 de octubre de 2016

La prostitución es la institución de las excusas. Porque siempre hay alguien que le encuentra un motivo a su existencia. El hecho de que haya ciertas prácticas que da miedo proponer a la pareja, la soledad, la timidez, la falta de cariño, la iniciación, el entorno rural. Todo el mundo encuentra un motivo para pagar por sexo.

Woman

La imagen de la prostitución suele ser una parte del cuerpo como los pies o las piernas. Ryan Mc Guire.

Porque el mundo ha cambiado. Es verdad, en algunas cosas, lo ha hecho. Por ejemplo, en lo que al sexo se refiere. Hoy el sexo es fácil. Quizás siempre lo ha sido, pero nadie se atrevía a decirlo, yo lo digo. Hoy en día mucha gente se conecta el móvil, en cualquier ciudad, en cualquier pueblo y, más pronto que tarde, consigue una cita para practicar sexo. ¿De verdad creemos que Tinder solo existe para encontrar pareja? Tinder también existe para citarse en un hotel por horas, saludarse, desahogarse y quedar ambos tan amigos.

Porque todos tenemos momentos en la vida en los que solo buscamos eso: sexo. No es algo malo. No hay que seguir excusándose en el ideal romántico, en la conquista, en el que la sigue la consigue. Ya hemos superado eso. Hemos aceptado que somos animales de instintos y que a veces no nos interesa qué tal te ha ido el día, sino poder tener juntos un orgasmo. Para hablar ya están los amigos.

¿Y entonces? Entonces tenemos que dejar de engañarnos. Tenemos que dejar de poner excusas a lo que no las tiene. Porque no, no estamos pagando por sexo, no se trata de eso.

El pagar exime de responsabilidad. Quien paga se cree en el derecho de olvidar. De olvidar que al otro lado hay una persona. Que no hace falta mirarle a los ojos, preguntarle qué tal está. Que no es necesario que ella goce, ni pensar si le duele (porque está seca), porque no tiene nada que ver con ella. Porque ella no es nada. Porque el que paga, busca eso: objetualizar. Reducir a la otra persona a lo mínimo; es decir, desprenderla de su humanidad. Solo es un agujero. Un vagina en lata, de esas que, por cierto, sí que se pueden comprar.

El que paga no busca sexo, busca liberarse de culpabilidad. Porque, como ha pagado, se cree con derecho a exigir, a reclamar. Porque, como pone dinero sobre la mesa, es superior al que lo recibe. Porque eso le permite pedir de la otra persona todo lo que quiera, incluso su dignidad.

El 20 por ciento de los hombres españoles reconoce haber consumido prostitución (una cifra relativa, puesto que no es algo que todo el mundo se atreva a contar). Un 10 por ciento, eso sí, reconoció que entre las mujeres había menores, niñas quizás de la edad de sus hijas, de sus sobrinas, de sus hermanas. Pero no hizo nada al respecto. No era su problema. Dos de cada 10 hombres que conocerás ha pensado que una mujer podía ser solo un agujero. Ni más, ni menos.

Conocí a un chico, una vez, en la universidad. Era un chico muy guapo, todas estábamos locas por él. Era atlético, divertido, inteligente. Estudiaba Económicas. Me ponía mucho. Pero al final no pasó lo que yo esperaba que pasara. Menos mal. Al tiempo me enteré, por otra amiga, de su modus operandi. Cada noche salía con la intención de "mojar". Casi siempre lo conseguía, claro está. Pero alguna noche se le torcía la cosa. Entonces no había problema, iba a la Casa de Campo y conseguía lo que quería. Sin más. Un chico que podía ligar con cualquier chica. Un chico que cada fin de semana era capaz de conseguir una chica. Pero a veces prefería pagar. No pagaba por sexo, no era eso. Era un producto de consumo más. Como una copa, un cigarrillo, solo placer del que se puede comprar (ni mencionar el tema de las enfermedades de transmisión sexual).

Todos hemos paseado por Montera alguna vez. Han puesto terrazas bonitas, tiendas de moda y lugares para el ocio. Y todos vamos, paseamos por allí, tomamos unas copas y nos olvidamos de lo que vemos en cada esquina. Chicas que podríamos ser nosotras. Chicas mucho más jóvenes que nosotras. Que cada noche pierden la cuenta de los desconocidos que se les meten en lo más profundo. Y no hablo solo de follar. Pero no las preguntamos su nombre, no las miramos a cara, solo están allí, en esa calle del ocio y del comercio, como una cosa más. Otra cosa en el escaparate comercial.

Porque siempre habrá una excusa, siempre habrá alguien que se quiera engañar, alguien que dirá que se sentía solo, que solo quería hablar, como si para eso hubiera que pagar. Alguien que dirá que de algo tienen que vivir, que lo hacen siempre porque quieren, que qué fácil es juzgar. Siempre habrá alguien que se olvide de que lo peor que le puedes hacer a una persona es dejar de tratarla como tal.

P.D. Los temas que más molestan, que más revuelven, siempre son esos de los que más hace falta hablar.

Hay 16 Comentarios

Algunas personas deben pagar para conseguirlo, por eso estoy deacuerdo con la prostitución

Se dijo;


"El que paga no busca sexo, busca liberarse de culpabilidad. Porque, como ha pagado, se cree con derecho a exigir, a reclamar. Porque, como pone dinero sobre la mesa, es superior al que lo recibe. Porque eso le permite pedir de la otra persona todo lo que quiera, incluso su dignidad"


También se podría decir que el que paga por sexo lo hace porque no le es posible obtenerlo de otra manera y porque si no paga tendrá que vérselas con el proxeneta de turno. Cada cliente sabe lo que puede recibir en función del precio, no es lo mismo una prostituta de club de carretera que una de lujo.


Lo de la dignidad es un asunto aparte. No solo está en entredicho la de la mujer. Mucho más está la del hombre. Para la primera le va en el sueldo, pero para el hombre que puede estar casado y con un entorno social aceptable, se puede estar jugando algo más que su dignidad.


Habría que añadir que también hay hombres que se prostituyen. Una práctica que va en aumento exponencialmente al grado de desarrollo de la especie, es decir a su modernidad.

Estudios realizados por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, en comunidades de chimpancés, determinaron comportamientos que podrían calificarse como prostitución, entre individuos de esta especie. Algunas conclusiones del estudio son tan inquietantes como esta "los chimpancés son sexualmente promiscuos, pero los machos que comparten su carne con las hembras reciben en recompensa más copulaciones"


Sin querer con esto justificar nada, el hecho es que la prostitución no es una práctica exclusiva de los humanos, sino que otras razas de animales sociales, practican este mismo comportamiento. En el entorno biológico de los seres humanos, donde cualquier comportamiento se ha especializado hasta límites llamados modernidad, la prostitución ha adquirido un desarrollo altamente civilizado que se puede constatar en todas la épocas del desarrollo antopológico humano y hasta nuestros días.

La moral aplicada a estos comportamientos es parte del sistema inmune globalizado que tiene por objetivo un mayor éxito en la estrategia de supervivencia adoptada, pero su práctica controlada es también parte de esta estrategia.


No se puede juzgar a todas las prostitutas ni a todos los clientes por igual. El nivel de especialización de la prostitución humana alcanza espectros sociales muy amplios. No todos los clientes son "cazadores pervertidos" en busca de algo extraordinario, ni todas las prostitutas víctimas inocentes caídas en desgracia y dispuestas a cualquier cosa por un puñao de parné. Mientras que para una hembra tener sexo es algo relativamente fácil, para los machos puede ser una cuestión de vida o muerte, aunque la copulación no tenga un fin reproductor. Si una hembra tiene un óvulo fértil al mes es un valor en alza frente a los millones de espermatozoides que puede ofrecer un macho en una eyaculacion, convierten a aquel en un bien cotizado en el mercado biológico

No paguen por sexo. Hay quien vende su cuerpo en una falta de libertad total.

Conozco casos que no. Pero no es agadable

La prostitución existe por muchas razones, que el sexo sea una necesidad es una de ellas, que obtener ingresos para vivir no siempre sea fácil, es otra. Si además, unimos a ello, que el sexo es una forma de pago o producto que siempre tenemos a mano, hacen que la prostitución se ejerza, en alguna de sus formas, desde tiempos históricos y seguramente se siga ejerciendo durante mucho tiempo más hasta que el sexo deje de tener un valor intercambiable.


Seguramente la prostitución existe desde que alguien se dio cuenta de que podía comercializar con aquello con lo que había nacido, haciendo algo que por otro lado hacia habitualmente sin cobrar por ello.


Una de las principales razones por la que existe la prostitución es estadística, no hay suficientes medias naranjas para todos, además, no siempre es fácil encontrar la media naranja que uno desea.

Yo pienso que en el mundo de la prostitución habrá de todo, hombres que sólo vayan a desahogarse pero también otros que mantendrán conversaciones, e incluso algunos que sólo lo quieran hacer con una persona solo, etc...Sin duda es un problema social importante y al que habría que darle algún tipo de solución y no mantenerlo en el secretismo en el que está sumergido; pero las personas somos complicadas y a veces preferimos esas cosas antes de mantener una relación normal, por no cambiar nuestra vida o simplemente por egoísmo; sé de hombres solteros que siguen en esa situación por no complicarse la vida y acuden a la prostitución cuando tienen deseo de pasar un rato, pero luego vuelven a casa tan contentos como si nada y también sé de casados que han estado en prostíbulos y las razones pueden ser de distinta naturaleza. El caso es que los más débiles acaban muchas veces siendo lo último a lo que se acude y donde los sentimientos se inhiben o se mantienen a raya, frivolizando los argumentos.

Todo el mundo sabe que la prostitución la consumen solo hombres solitarios, nunca hombres casados ni con pareja, como se nos ocurre hablar de objetualizar a la mujer, si es todo muy tierno y necesario, sin esclavitud ni menores ni proxenetas ni nada, que mal informados... si es todo una labor social... en fin...

Claro, los españoles gastan 50 millones de euros al día en prostitución (http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/sociedad/espanoles-gastan-50-millones-euros-dia-prostitucion_436839.html) porque está claro que son casos muy aislados de personas con problemas físicos, no una generalidad. Es una cosa de mayores ( http://elpais.com/diario/2008/01/15/sociedad/1200351601_850215.html) aunque aumentan alarmantemente los clientes en torno a los 30. Claro que hay casos particulares, pero no son los que realmente representan el problema, creciente, de la prostitución en nuestro país. Este post habla de las excusas que se dan para que se perpetúen, y la mayoría de los comentarios son la mejor muestra de ello.

Desde sempre a situaçāo da prostituta foi ruim: tráfico de mulheres, proxenetas, pobreza. Nunca ouvi falar de uma mulher rica que se tornou prostituta por profissāo. alguns países como a Suêcia punem quem compra sexo, mas nāo quem vende. Nāo sei se esta é uma boa soluçāo. Apesar de o homem ser menos escolhido para o sexo espontaneo, a mulher castigada pelo sexo que vende.

Se una mujer gordita, muy fea despierta mañana
Y escribe en su perfil de facebook:
Hoy yo quiero hacer sexo
Si ella vive en un pueblo con más de 5000 habitantes
Ella hará sexo por el medio dia...
Mismo con toda la represión de los países
Donde el sexo tiene normas.
Pero se un hombre guapo hace lo mismo...
Todo és muy diferente.
Entonces, se una mujer hace sexo cuando quiere
Y un hombre cuando puede
És pura matemática:
Los hombres siempre pagaran, pagan e pagarán
Por sexo
Hasta el fin de los tiempos
En nuestra Terra, planeta azul
De periferia de galáxia.

No se puede generalizar sin un previo análisis estadístico, suficientemente amplio, de las experiencias sexuales de personas. Y aun así, seria discutible, pues es conocido que sobre asuntos de sexo se miente mucho.


No se puede generalizar, seguramente cada persona tenga su personal razón para optar por una determinada alternativa sexual, pagar o no pagar, citas esporádicas, etc.


No se puede generalizar, hace unos días estaba con una chica, y en un determinado momento, que no voy a entrar a describir, me dijo: No pierdas el tiempo hablando,……

Artículos como este que generalizan y estigmatizan configuran una sociedad inculta, con prejuicios sin tabúes y sin cada vez menos educación sexual.

Si HOMBRES y MUJERES aprendiesen a COMUNICARSE y decir lo que quieren, todo sería tremendamente fácil. Claro que, nos encanta lo fácil, pero nos gusta mas aún complicarlo.

Un ejemplo de lo poco complicado que es: http://luisbermejo.com/blog/324-ponme-tanto-que-no-quede-otra/

Partimos de la base de que en nuestra sociedad todo el mundo somos personas, hombres y mujeres.
Necesitados de vivir como tales dentro de unas exigencias de convivencia. Con niños en la escuela, recibos de agua, luz, gas, alquiler, cesta de la compra, ropa.
Y todos los demás gastos necesarios para vivir.
No todo el mundo puede tirar de talonario, ni de un empleo digno cuando menos.
Es entonces cuando cada cual busca la forma de salir adelante como puede.
En la sociedad actual democrática en que vivimos y que tenemos en nuestras poblaciones.
Con todas las de la ley, hay que salir a flote y pagar los gastos corrientes. Nadie quiere oír lamentos, solo comprar y vender lo que se tiene.
Mucha gente solo tiene su cuerpo para vender, a quién quiera comprar un rato de uso y disfrute.
Seguramente sin ninguna ilusión y con mucho asco, hay mujeres que se someten a esa alternativa porque no tienen salidas decentes.
Desde esta sociedad democrática, donde lo que prima es el tres por ciento de comisión como norma establecida.
Entre el común de los mortales.
Sin que ninguna ley se encargue de otorgar soluciones a quienes desde pequeños se han de buscar la vida.
Como puedan.

No me gusta la prostitución. Nunca he recurrido a ella. No la admito como algo de lo que pueda recabar una satisfacción. Lo dgo por delante.
Pero recuerdo una frase de un artículo sobre el tema que se me quedó grabada: "¿Qué hacemos con esa gente a la que nadie se folla?". Como dicen aquí arriba, los discapacitados, los feos, los patosos, los sosos, los eternos pagafantas... A esos nadie les pone la mano encima, como no sea pagando. ¿Qué respuesta podemos darles que no sea "jódete" (incluso literalmente, a tí mismo)?

Silvia, tu no tienes ni puñetera idea de lo que se la prostitución. ¿Desde qué experiencia nos hablas? ¿Acaso te has molestado en hablar alguna vez con una prostituta? ¿Con alguno des sus clientes? Los hombres que necesitan a las prostitutas no son jóvenes guapos como el que describes. También hay descapacitados, feos, viejos, personas con el corazón roto que buscan una salida a la soledad. Y la mayor parte de las veces no se trata del acto sórdido que nos quieres presentar, sino de una relación de persona a persona, que a veces dura mucho tiempo, con encuentros repetidos. Pero claro, para ciertas "feministas" lo más importante es mantener vivo el dogma, caiga quien caiga, no importa el daño que se haga, incluso a mujeres, sobre todo a mujeres. Hay que hablar de este tema, por supuesto, pero con conocimiento de causa, sin moralinas y sin propaganda.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal