Eros

El orgasmo es el mejor ejercicio para el suelo pélvico

Por: | 04 de noviembre de 2016

Por Marta Molas*

Más de una entra en una farmacia o tienda erótica dedicida a, por fin, entrenar esos músculos invisibles llamados (en su global) suelo pélvico. El término "bolas chinas" está en el imaginario de muchxs y es el primer instrumento en el que pensamos. ¿Pero es lo que nos conviene? En este post, sumamos las opiniones de varios expertos para que os decidáis por el recurso más adecuado.

Sí a las bolas chinas... para suelos pélvicos en forma.

Irene_ebano

Fotografía de Irene Díaz.

Oscar Ferrani, divulgador sexual, defiende las bolas chinas "como aparato de gimnasia pasiva en un suelo pélvico donde no se detecta un prolapso (caída) o lesión importante. Son un aliado, no un salvador en casos extremos, y hay que tener en cuenta que también existen otras herramientas para realizar gimnasias activas y un abanico amplísimo de estrategias para beneficiarnos de un suelo pélvico en forma".

En la misma línea habla María Dolores Teruel, fisioterapeuta: "es controvertido su uso con fines terapéuticos ya que no existe evidencia científica que respalde su uso con este fin. Mi recomendación sería usarlas si tenemos un tono muscular normalizado".

Ferrani recalca la importancia del uso adecuado y organizado de las susodichas bolas: "ni me pongo unas bolas chinas con un peso que yo no soporto, ni las uso sin moverme, sin caminar (...), por eso, antes de vender unas bolas chinas hay que presentar el suelo pélvico y explicar cómo reacciona a ellas. Es como hacer pesas: si yo nunca he hecho pesas en mi vida, no haré tres horas de pesas de 15 kilos cada día. Debes controlar y progresar con las bolas chinas con el tiempo, la frecuencia y el peso". Mireia Grossmann, terapeuta, añade otra característica clave de las bolas: "la utilidad de las bolas chinas es específicamente la vibración, no el peso, ni el tamaño, ni la forma. La bola que más vibre es la mejor".

Ante cualquier problema, sí a la fisioterapia profesional.

Mireia no recomienda las bolas a la primera: "lanzarse a tonificar sin pasar antes por un especialista de suelo pélvico (un fisioterapeuta) puede resultar un error: el suelo pélvico, como tejido muscular que es, puede estar débil, pero también puede estar demasiado tenso o contracturado. Si nos lanzamos a hacer ejercicios de tonificación, podemos agravar el problema. Un mismo síntoma (incontinencia) puede tener diferentes orígenes. Hay que saber qué está pasando antes de poner soluciones, ir más allá de los síntomas, y eso debe mirarlo un profesional. A esta altura, ya deberíamos dejar de automedicarnos; ponernos a hacer gimnasia perineal sin saber la que nos conviene es, básicamente, automedicarnos".

Esta terapeuta trabaja el suelo pélvico de manera holística: "podemos ejercitar este grupo de músculos localmente: con ejercicios de contracción perineal (los de Kegel), siguiendo la pauta establecida por el profesional, podemos utilizar bolas chinas, vibradores... y también podemos y debemos ejercitarlo desde lejos, desde la respiración y desde la postura. Trabajar el suelo pélvico desde la postura es efectivo y necesario, porque al poner el cuerpo en orden se desencadena una cascada de activaciones musculares automáticas que culmina en un aumento de tono involuntario, por lo tanto, natural, de la musculatura profunda del suelo pélvico".

Y la fisioterapeuta María Dolores Teruel agrega: "puede ser interesante incorporar técnicas de trabajo corporal como la danza oriental, el yoga o el pilates, que pueden ayudarnos también a movilizar nuestra pelvis y ejercitar la zona, o técnicas específicas de tratamiento en consulta como la electroestimulación o el biofeedback".

Pero, de verdad, ¿hace falta ejercitar el suelo pélvico?

María Dolores nos explica que la clave es saber qué es y para qué sirve lo que tenemos entre las piernas: "Cuando hablamos de suelo pélvico nos referimos a un conjunto de tejidos blandos (músculos, ligamentos y fascias) que tapizan la base inferior de nuestra pelvis y tendrán funciones importantísimas a distintos niveles: sostienen los órganos de la pelvis menor (vejiga, útero y recto); intervienen en la micción, defecación y garantizan la continencia (urinaria y fecal); intervienen en la reproducción; en la función sexual y son musculatura postural".

Grossmann remata: "el suelo pélvico es un conjunto de músculos, y los músculos, si no se ejercitan, se debilitan. Es un error pensar que al suelo pélvico solo lo debilita la maternidad. La postura, el estreñimiento, una alergia, muchos deportes, la menopausia... son algunas de las causas de disfunción del periné. Si lo ejercitamos, conseguiremos beneficios directos: más sensibilidad sexual; menor riesgo de cándidas, infecciones y prolapso; mejor tono muscular y beneficios indirectos: protección ante lumbalgias, menos dolores de espalda y menstruales, mejora del sistema defecatorio, descongestión de la pelvis".

Hay beneficios que van más allá de nuestro cuerpo serrano. Sigue Grossmann: "el hecho de afrontar y poner remedio a problemas normalmente vergonzantes y socialmente muy limitantes ya es un gran paso y una liberación. Y además, al trabajar el suelo pélvico, conocemos, reconocemos, sentimos e integramos una parte de nuestro cuerpo, tradicionalmente olvidada y desconocida. Conectar con el suelo pélvico nos conecta con nuestra feminidad y con nuestro centro corporal, energético y vital”. Y lo que estábais esperando amigxs lectorxs, lo aporta Teruel: "por supuesto, otro beneficio será el disfrute de una buena vida sexual, la mejora de la lubricación y de la calidad del orgasmo. Necesitamos un buen tono muscular para sostener la erección del clítoris y tener una buena calidad sensorial durante el orgasmo. Tener un orgasmo es un ejercicio estupendo para nuestro suelo pélvico".

 

 * Periodista y asesora de comunicación. En Twitter: @martathegoodone

Hay 2 Comentarios

Dice la web de las Escorts que desconocía el tema
Joooope

Interesante articulo desconocía este tema por completo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal