Eros

Cómo llevar la iniciativa para no quedarse con las ganas

Por: | 25 de enero de 2017

Podemos encontrar muchísima información, ideas y trucos para mejorar nuestras relaciones sexuales. Todo eso está muy bien, pero antes hay un problema importante que resolver. ¿Cómo consigo tenerlas? Pongámonos en situación: he conocido a alguien, me gusta, creo que le gusto, me apetece saber si puede haber química de verdad, pero no tengo ni idea de cómo provocar esa situación.

Cb4-09

Imagen de la serie 'Gossip Girl'.

Seguimos teniendo pánico a llevar la iniciativa, por norma general, y por falsos mitos. El primero, sin duda, es el miedo al rechazo. Algo que quizás a la hora de dar un primer beso en una primera cita puede tener su lógica, si tenemos cierto pánico a las 'cobras'. Pero que carece de sentido si ya ha habido algunos acercamientos y si tenemos claro que la otra persona está interesada. Entonces, entra en escena el siguiente pensamiento, ¿qué pensará de mí la otra persona si me lanzo? Ellas, por no dar una 'impresión equivocada'; ellos, por no parecer 'que van solo buscando eso', sea o no cierto.

Aunque debería ser un mito desterrado, aún seguimos rumiando esa idea de que son los hombres los que deben tomar la iniciativa. ¿Por qué? En realidad, la idea, como todo, es dejar a la mujer en un papel pasivo respecto a su propia sexualidad, como si realmente ella no tuviera capacidad de decidir por sí misma lo que quiere o por lo menos, cuando lo quiere. Eso tampoco es una ventaja para los hombres, ni mucho menos, porque les carga la responsabilidad de llevar la iniciativa siempre, independientemente de si son más o menos extrovertidos o seguros de sí mismos.

De esta forma, el primer truco, sin duda, es olvidarte de todo lo que está establecido. Cada cita, casa situación y cada persona es diferente, por lo que, en ocasiones, quizás sea él quien dé el paso y, en otras, quizás sea ella, sin que nos tengamos que parar mucho a pensarlo. Simplemente porque será lo que ha surgido en ese momento.

El segundo consejo, por tanto, será saber elegir el momento. Porque, sí, la cosa debe surgir, pero antes de lanzarnos al vacío hay que tener algunas consideraciones en cuenta. Por ejemplo, que sea un momento en el que estemos a gusto, lo estemos pasando bien y no tengamos prisa por estar en cualquier otra parte. Desde luego, también importa el lugar. Quizás si estamos despidiéndonos en el coche, en nuestra puerta o estamos tomando la última copa, es mucho más fácil empezar a dejarse llevar que si estamos cenando en un restaurante o en mitad de la calle. Por pura lógica. Aunque, a veces, la pasión pueda desatarse en cualquier lugar y nos llevemos más de una sorpresa.

Vale, tenemos la persona, tenemos el lugar y el momento perfecto. ¿Y ahora qué? No consiste en interpretar el papel de Christian Grey ni de mujer fatal, de hecho, lo que mejor funciona es la naturalidad. No es necesario forzarlo ni proponerlo en frío, solo tener un poco de sutileza. Tan sencillo como darle un poco más de intensidad a un beso. Los besos son la mejor forma de encender la chispa y de comunicar nuestros deseos. Tampoco hace falta que vayamos ya con toda la artillería, tenemos que dejar margen a saber si la otra persona está en nuestro mismo punto. Por mucho que en las películas nos enseñen ese momento desaforado en el que uno no tiene casi tiempo de cerrar la puerta y de quitarse las bragas a un mismo tiempo, lo habitual es que si nos lanzamos tan a saco, la otra persona no tenga tiempo de asimilar casi la situación. En cambio, la cosa puede ir mejor a fuego lento, usando pequeños gestos. Como una mano por la pierna que va subiendo peligrosamente hacia la entrepierna, acompañada de un beso que acaba siendo un leve mordisco en el cuello. Algo que insinúe nuestras ganas de llegar a algo más, pero que dé cierto margen de maniobra para no agobiar, o incluso acosar. O de, en caso de detectar que no hay respuesta por la otra parte, poder recular a tiempo.

En cambio, si va subiendo la temperatura, pero no tenemos claro si la cosa se va a quedar solo en eso, en un calentón, podemos dar el siguiente paso de insinuación. Es decir, hacer la pregunta en cuestión. De nuevo, tampoco hace falta algo tan directo como preguntar si se llevan preservativos (aunque más adelante será una pregunta importante). Quizás algo más sutil, como si tienes que madrugar al día siguiente, o decir que te gustaría poder alargar la noche un poco más. No nos alarmemos, quizás la otra persona realmente tenga que irse porque tenga que madrugar o atener otras obligaciones, pero sin duda habrá pillado la indirecta y si está interesada, lo hará saber para retomarlo en otro momento. Otro momento, en el que tampoco pasa nada por invertir los papeles y dejar que sea el otro el que lleve la batuta.

Si la otra persona, en cambio, da a entender que hay vía libre, sí, entonces sí que podremos y deberemos hacer la pregunta de los preservativos, porque llevar la iniciativa en eso, también es importante. Después de eso, ya no hay más reglas que valgan. Solo disfrutar

Piano-sex

 

Hay 6 Comentarios

Guardalaporno.com migliori di video porno sito in web in Italy.

La naturalidad es el mejor consejo. Aunque resulte difícil ante situaciones en las que una se siente vulnerable.

Creemos en www.caprichoyplacer.es que más que llevar la iniciativa y no quedarse con las ganas es hablar, crear complicidad, saber los gustos y deseos de nuestra pareja, conocer su cuerpo...........de esta forma y si lo acompañas con algún juguete erótico de nuestro sexshop ninguno de los dos se quedará con ganas....lleve quien lleve la iniciativa

Es necesario en la vida tomar la iniciativa y buscar aquello que nos gusta, y conseguirlo. Lo mismo pasa en el sexo, sin nos apetece algo con otra persona, lo mejor es ir a por ello.

Sérgio ya han me rechazado con um grande silêncio. El peor del peor hablando de rechazo. Y soy mujer.

Los hombres siempre estamos obligados a llevar la iniciativa......y las mujeres.....a rechazar. Triste

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal