40 Aniversario

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

Por Martha Zein (*)

Ahora que todo el mundo se vuelve nómada o lo prueba o sueña con ello o se ve obligado a serlo; ahora que nuestros cuerpos buscan el aire, la luz, el agua, la vida, es un buen momento para que los amantes nómadas compartan sus procesos, porque durante el resto del año es el Eros sedentario el que se impone, con sus ciclos, sus lindes y excedentes.

Emilio

Fotos de Emilio Schargorodsky.

Merece la pena despertar a la nómada que llevamos dentro y recordar que nuestro equipaje ha de ser ligero porque, de lo contrario,  nuestros deseos, emociones, consciencia, instintos, seducción, requiebros, lenguajes... pesarían como un fardo. Frente a la voracidad que facilita nuestra cultura sedentaria, que promueve la búsqueda del beneficio hasta el exceso, que premia el hedonismo paralizante y pone de moda el consumo estacional de las pasiones, frente a un Eros que busca vínculos productivos y los canoniza, colecciona orgasmos y los clasifica, acumula placeres sin enseñar a gozar, merece la pena pararse antes de partir.

Seguir leyendo »

Entre tanto Pokemon, detecta al misógino

Por: | 22 de julio de 2016

Él quería convencer a su chica de que el patriarcado era una buena idea de gestión social, siempre que la cosa estuviera al mando de una autoridad proba. Esa autoridad justa y bondadosa tendría la forma de un Übermensch ("superhombre") nietzschiano, o sea "un hombre culto, bello, fuerte, independiente, poderoso, libre, tolerante, a semejanza de un dios epicúreo" (como tan bien lo describe Manuel Vincent en este artículo).

Irene_missi

Fotografías de Irene Díaz.

Su chica le discutía un poco este asunto del patriarcado pero, al fin, lo dejaba expresar sus proclamas porque él hablaba mucho y muy asertivamente, resultaba difícil de convencer acerca de cualquier matiz y muy fácil de ablandar con besos y caricias. Él era tierno (podía pasar horas lamiendo los pezones de ella y mirándola), era complaciente haciendo el amor (se brindaba en  dedicados cunnilingus) y era apasionado al abrazar y al besar, pero delicado para tocar (contagiaba su deseo exaltado y persistente, suavemente), estaba atento a cada gesto de placer de ella para poder imitar otras veces la posición que a ella más le gustaba, le decía "te amo" y clamaba "no me abandones", si durante la penetración ella no seguía besándolo profundamente y abrazándolo fuerte.

Ellos eran, ante todo, amigos que tenían una gran conexión física (y química). Entonces, cuando él citaba a Así hablaba Zaratustra para declamar que la misión más importante de la mujer es ser madre y que ninguna mujer debería desear salirse de esa senda que es la que la completa, ella sonreía porque prefería hacerlo callar levantándole un poco la camisa, con un beso leve debajo del ombligo. Él no buscaba Pokemons, pero veía Dragon Ball Z.

"Seguramente, Nietzsche era igual de insoportable (eso sí, sin manga)", pensaba ella, y lograba hacerlo cambiar de tema lamiéndole la comisura o rozándole las tetillas (esto, y la estimulación anal eran las dos cosas que a él lo volvían entrega absoluta).

Un superhombre bello, rendido a los pies de Eros que, sin embargo, volvía a la carga, a exaltar la virilidad guerrera, apenas recuperado del éxtasis compartido. En tono amable, ella le susurraba: "no seas tan misógino".

Seguir leyendo »

Me es infiel porque trabajo mucho

Por: | 20 de julio de 2016

La historia es muy común. Hombre que se centra en su trabajo, pasa mucho tiempo fuera de casa y mujer que, para que él triunfe, deja su carrera y se dedica al hogar y a los hijos. Pero al final, ya se sabe, la falta de atención pasa factura y no tarda en aparecer un vecino, un amigo o un profesor del colegio, en el que buscar el afecto perdido. Pero, ¿y si la historia fuera al revés?

6a0168ea36d6b2970c01b8d1969593970c-800wi

Escena de 'El becario'.

Los tiempos han cambiado. La mujer no solo se ha incorporado al mercado laboral, sino que, de hecho, lidera la ocupación de las universidades y, en muchas ocasiones, está más preparada que su pareja. Eso, unido a que la crisis ha supuesto un aumenta de paro en sectores habitualmente masculinos, como el de la construcción, conlleva que los roles tradicionales vayan cambiando. Ella es la que trabaja fuera de casa y él, el que se queda trabajando dentro, ocupándose de la casa y de los niños, bien porque no le queda otro remedio, o bien porque decide apostar por la carrera profesional de ella.

He aquí la historia de la conocida película El becario, en la que Anne Hathaway es una empresaria de éxito, algo sobrepasada por las circunstancias, que intenta llegar a la cima profesional, sin que se vea afectada su vida personal. Un papel que, de cierta forma, ya interpretó en El diablo se viste de Prada. Esta vez, no obstante, quedan más al descubierto las diferencias que aún existen entre  hombres y mujeres a la hora de dedicarse a su carrera.

(Atención, spoiler) La cuestión del nudo llega cuando se descubre que el marido que ha dejado su carrera de éxito por ella, y que vive dedicado a su hija, tiene un affair. Una aventura de la que ella, en primera instancia, se sentirá culpable. Quizás esa es la primera diferencia con la situación a la inversa: ahora es ella la que intenta echarse la culpa y eso no suele ocurrir en el otro sentido (seamos sinceros). Así, confiesa entender que él ha dejado de sentirse un hombre en el papel de 'amo de casa' y que por eso ha buscado otra mujer que le haga sentir reafirmada su virilidad (otra idea tristemente extendida). Un argumento que, precisamente, la figura del hombre más tradicional, encarnado por Robert de Niro, intentará desmontar, haciéndole ver que ella solo ha luchado por un sueño y que no tiene la culpa de las decisiones de su marido. Tanto es así, que el propio marido acabará admitiendo que él y solo él es el responsable de su decisión.

Seguir leyendo »

1) No hace falta que me digas toda la verdad, solo quiero que lo que me digas sea verdad.

2) No quiero piropos solo porque "es el momento de hacerlos".

3) Confesar una breve sensación agradable sobre nosotros vale mucho más que mil frases de princesas y floripondios.

4) No quiero adulación sino una palabra agradecida por nuestro encuentro.

5) Quizá baste un gesto de ternura hacia ese otro ser humano que soy, en este momento, compartiendo tu intimidad.

6) No quiero toda la verdad sobre tus sensaciones o tus sentimientos sobre mí. Sobre todo, porque la razón suele esconder la naturaleza profunda de los deseos.

7) No quiero declaraciones de honestidad brutal. No hacen falta. A veces, tanta sinceridad resulta perversión.

8) Para seducir no hace falta mentir. 

9) Para romper no hace falta herir. 

10) No te burles de lo inocente que es el/la que se ha creído algún piropo tuyo.

  Irene_compliment

Fotografías de Irene Díaz.

Esta suerte de decálogo de no mentiras y no verdades podría ser un marco de referencia básico para cualquier vínculo entre humanos que se acarician, se besan y tienen sexo, como compañeros temporarios de éxtasis, o con perspectivas de futuro.

No habría que ser más explícitos que lo que las reglas de cortesía indican para expresar sentimientos o carencia de sentimientos. Quizá un "me caes bien" o "qué bueno conocerte" alcance. ¿Para qué decir "no te quiero" o "solo quiero sexo contigo" o, peor, "me da lo mismo estar contigo que con otra chica con tal de hacer el amor" ?

Aunque no lo crean, queridos lectores, hay hombres que dicen estas cosas y que, trascartón, apostillan: "no soy mentiroso" o "soy honesto contigo".

Seguir leyendo »

¿Cómo se masturban las mujeres?

Por: | 15 de julio de 2016

Cuando decimos que la pornografía afecta a la educación sexual, una de las ideas que más se diluye es la del placer femenino. Por ejemplo, según buena parte de las películas porno, ellas disfrutan con penes enormes y con dildos gigantes. Pero lo cierto es que, cuando nos alejamos de la ficción, la búsqueda del placer de la mujer difiere mucho del estereotipo.

IMG_20160321_150159

Para empezar, parece ya cansino esto de repetir que el órgano sexual de la mujer no es la vagina, sino el clítoris. No es para menos, pese al pequeño tamaño de su capuchón externo (ya sabemos que hay otra gran porción interna), se estima que el clítoris cuenta con unas 8.000 terminaciones nerviosas. El doble que las del pene masculino. 

Teniendo en cuenta ese dato, cuesta entender por qué hay que explicar tantas veces que, para estimular a una mujer, contar con el clítoris es algo fundamental. Por ello, muchas veces cuando se dice que una mujer no llega al orgasmo a través del coito, lo que se está expresando es que no llega solo con la estimulación vaginal, no que no pueda tener un orgasmo si, además de la penetración, se acaricia el clítoris, bien sea manualmente o bien con algún juguete.

Claro que, para eso, sería importante conocer cómo se dan placer las mujeres a sí mismas, y así poder aprender cuáles de estas técnicas pueden resultar también útiles en los juegos de pareja. Si bien cada persona es un mundo y cada cual tiene sus trucos y técnicas particulares, sí que hay una serie de ritos, que entran dentro del autoerotismo más habitual. O, al menos, un poco más que las típicas imágenes de películas porno de dildos que entran y salen abruptamente y en primer plano.

En primer lugar, uno de los grandes clásicos es la almohada. Por una cuestión muy simple, y es que muchas veces el descubrimiento del placer en la vulva, incluso antes de que se tenga identificado el clítoris, surge del roce espontáneo con una silla, haciendo un ejercicio de gimnasia o presionando la zona para aguantar la orina.

De esta forma, cuando una quiere explorar esa sensación un poco más, lo hace en el lugar más íntimo que conoce: su habitación. Así, comienza a rebozarse con ese primer compañero de cama que es la almohada, hasta alcanzar un orgasmo sin tener que bajarse las bragas.

Seguir leyendo »

El sexo equivocado

Por: | 12 de julio de 2016

"Al principio, clasifiqué las imágenes y puse a hombres travestidos en mujer en una caja y las mujeres vestidas de hombre, en otra. Pero muy pronto me dí cuenta de que era bastante más complicado", confiesa el cineasta francés Sébastien Lifshitz, responsable de una colección de fotos amateurs que cuentan un siglo de travestismo -de 1880 a 1890-, y que se muestra en el marco de la 47º edición de Les Rencontres de Arles, uno de los festivales de fotografía de referencia de Europa.

El género equivocado se llama la exposición que rescata documentos sobre esta fascinación que han sentido hombres y mujeres, de muchos lugares y épocas, en transformarse -por jugar o por sobrevivir- en una persona del sexo opuesto.

 

 

2016-MAU-cat07

Travestismo entre los prisioneros de la I Guerra Mundial: dos franceses en el campo alemán de Königsbrück, hacia 1915. Colección de Sébastien Lifshitz.

Nadie mejor que Lifshitz, un cineasta especializado en temática gay y LGTB, para recolectar, filtrar y contextualizar las imágenes que encontró en su búsqueda de años y años por baúles de mercados de pulgas y ferias de garage. Así, hay una sección dedicada a la transexual argelina Bambi (nacida como Jean-Pierre Pruvot, en 1935), quien se unió al elenco del Carrousel de París, en 1954, y se operó nada menos que en Casablanca (Marruecos), en los años 60, y a quien Lifshitz ya le dedicó una película. Bambi fue una sex symbol que logró cambiar su nombre en su país de nacimiento, tras la guerra de la independencia de Argelia, y convertirse en profesora universitaria en la Sorbona de París.

Sebastian Lifschitz, que ganó este año la 'Queer Palm' en Cannes con Las vidas de Teresa, sobre la activista LGTB Thérèse Clerc en su lucha final contra la enfermedad, explica los misterios del "juego identitario", como él lo llama: "Lo que me gusta en estas imágenes es que plantean muchas preguntas... Nuestra sociedad en crisis compensa, como en la década de los años 30, la falta de referencias con el retorno a una moral puritana. Es bueno, en esos días, dar paso a estas personalidades que, desde los márgenes de la historia (y mucho antes de que las feministas), han señalado la construcción social de los roles de género. ¿O acaso la esencia de la imagen no es, como dijo Roland Barthes, una ratificación de lo que representa?".

 

Seguir leyendo »

Amor 'detox', como el batido de las famosas

Por: | 07 de julio de 2016

Vivimos tiempos difíciles. Tiempos en los que nos come la ansiedad, la incertidumbre y en los que pese a leer cada día un libro o un artículo sobre cómo ser más felices, por alguna razón, nos cuesta serlo más que a nuestros antepasados. Y eso que se supone que tenemos todo para serlo.

Porque tenemos muchas más cosas, es cierto, pero si algo deberíamos haber aprendido a estas alturas es que la felicidad no está en las cosas, sino en la sencillez: en los momentos que disfrutamos a solas o con otras personas.

Sin embargo, parece que esas relaciones tampoco nos hacen del todo felices. Da la impresión de que más que sumar, restan, nos consumen. Tanto, que está de moda el concepto de ‘personas tóxicas’. Una idea gracias a la cual hemos aprendido a identificar a todas aquellas personas de nuestro entorno (compañeros de trabajo, familiares, amigos e incluso pareja) que nos quitan parte de la  energía cada día.

Batidos-verdes-depuradores-3

Ejemplo del famoso 'batido verde' del Blog Facilisimo.

¿La solución a este problema? Alejarnos de quien nos hace mal. Que, como concepto, tiene toda su lógica. Pero el problema es que, llevado al extremo, acabamos por pensar que debemos tener relaciones que sean el símil sentimental del batido verde de las famosas. Desintoxicantes.

Buscamos, así, a alguien que nos aporte calma y serenidad, que nos deje ser nosotros mismos, que nos haga incluso ser mejores personas. Alguien que no esté tan estresado, perdido e inestable como lo estamos nosotros, para aportarnos la felicidad que nos falta. Es decir que, para no sentirnos consumidos por el otro, la idea es que esa persona deba aportarnos todo a cambio. Algo así como devorar para no ser devorados.

Queremos relaciones más ‘sanas’, pero quizás lo que deberíamos buscar son relaciones más ‘equilibradas’. Hemos pasado de aceptar que el amor era sinónimo de lágrimas a querer que el amor sean solo sonrisas. Y eso de sano tampoco tiene nada. Tenemos que empezar a aceptar que todos nos sentimos un poco perdidos, pero que no puede depender del otro el encontrarnos. Que solo cuando nosotros nos sintamos más ‘sanos’ con nosotros mismos, podremos construir algo bueno juntos.

Seguir leyendo »

¿Tan idiota es amar?

Por: | 05 de julio de 2016

¿Es el amor una tontería? Conocí a Blanko Gbich -el seudónimo del escritor senegalés Oumar NDao- a través de amigos virtuales comunes, que me recomendaron que no dejara de hablar con él sobre el amor. Oumar, nacido en Dakar pero residente en Abiyán (Costa de Marfil), había escrito un libro que, en francés, se llama C'est idiot d'aimer, y se pasa el día leyendo sobre las relaciones e indagando, con mucho humor, en las especificidades del romance y el sexo en África Occidental.

"Siento que toda mi vida voy a tener que estar justificándome por haber cometido la imprudencia de escribir un libro que afirma que es tonto amar. Cómo es que uno se atreve a decir una cosa tan estúpida, si tan pronto como se menciona la palabra 'amor', algunos ya tienen estrellas y corazones de color rosa en los ojos", me dice Blanko, a modo de introducción.

 

Amor_fou_entredos

De la exposición malagueña del artista urbano Darko. La foto es de Emilio Schargorodsky.

A decir verdad, NDao no habla de tonterías sino de derrotas: la de enamorarse, primera debilidad, y la del desgaste de la relación, como parte inapelable del proceso del amor. Dicho de otro modo, de la estupidez de volver a rendirse a los pies de una idea que nos abatirá, inexorablemente.

"¿Atreverse a decir que es una tontería el amor, mientras que 'Dios es amor' y 'Jesús te ama, hermano, hermana'? Cuidado, yo también te amo, dulce Jesús.Pero cuando hablo de amor, de este amor, estoy hablando de esa cosa loca que hace que la respiración se acelere, que el corazón lata, que sudemos en invierno. Sí, esta loca sensación que ha llevado a muchos hombres a su ruina. Sí, has leído bien. Ruina. Pérdida. Aquí estamos". Así de vehemente suena el escritor, y con su sentido del humor a prueba de balas, cuando le pido que desarrolle su concepto, y le prometo que intentaré traducir sus textos al castellano lo más fielmente que pueda.

Seguir leyendo »

Programarse para 'regar' el placer sexual

Por: | 03 de julio de 2016

Por Jorge Palacios (*)

Dicen que la vida no se mide por las veces que respiras sino por los momentos en que te quedas sin aliento.

Leandro_lamasLeandro Lamas.

Por si no lo sabes, la Programación Neurolingüística (PNL) sirve para gestionar en ti mismo o en los demás la forma en que opera tu inconsciente hacia afuera, hacia el mundo. Es decir, se trata de identificar y desarrollar la experiencia subjetiva de una persona, lo que hay en su mente, basándose en sus comportamientos automáticos y de los que no es consciente.

De esta manera, la PNL nos aporta recursos para poder autoconocernos y conocer mejor a los demás, así como canalizar mejor nuestra manera de comunicarnos y relacionarnos, aprendiendo a sintonizar y sincronizar mejor con otras personas. Con este modelo de PNL, buscamos tener estados más plenos y positivos con nosotros mismos y con el entorno.

Imagínate, entonces, si lo llevas a tu sexualidad: puedes promover el entorno adecuado para crear estados placenteros y positivos en la relación sexual, de forma consciente, para ambos, desarrollando estímulos visuales, olfativos, auditivos (nada como hablar muy pegados al oído del otro) y sensitivos (cómo tocar es esencial), con el objeto de estimular nuestros deseos recíprocos.

Seguir leyendo »

Maneras de seducir, quedarse o huir

Por: | 30 de junio de 2016

No me quieras demasiado, No me quieras desde el primer día, al menos. No te entusiasmes tanto. Estas frases podrían resumir las de muchos hombres en tiempos de desapego-Tindr y amores líquidos, que diría Bauman. Es raro que las mujeres pidamos que nos amen menos, pero pongamos que sí, que algunos casos habrá.

800px-1925_Wegener_Les_Delassements_dEros_05_anagoria'El descanso de Eros' (1925) de Gerda Wegener. La acuarela se puede ver en el Beate Uhse Erotik-Museum Berlin.

Chicas y chicos se 'cuelgan' en los sitios del online dating, buscando aventuras, afecto, mimos, charlas, romance/s offline o virtuales, incluso un cachete (los que juegan al sado-maso). Chicos y chicas salen a discotecas y esperan hasta la hora en que las cosas se ponen laxas y empieza la posibilidad del encuentro. Chicos y chicas miran por la calle, a ver qué pasa.

Y al cabo de un chat, o varios, una cita o dos, se van a la cama juntos, y ahí empieza la parte más tensa del día después (o la semana después): "lo saludo o no lo saludo por Whattsapp", "lo agrego o no lo agrego a Facebook (va a saber que he averiguado su apellido)", "lo llamo o no lo llamo", "le contesto ilusionada o me hago la-que-le-da-lo-mismo". Claro, esto sucede en la trastienda femenina, Y de la masculina podrán opinar más ampliamente los lectores que lo deseen.

El caso es que, desde este lugar de mujeres sobre el terreno y amigas confidentes que somos, podemos hablar del más allá del ligoteo, de esta sensación de época en la que el encuentro sólido escasea y en la que hombres y mujeres se quejan, pero por diferentes razones.

Seguir leyendo »

¿Se nos enamora en la cama?

Por: | 29 de junio de 2016

Uno de los grandes mitos de la historia de la humanidad es que a las mujeres no les importa el sexo lo mismo que a los hombres. La sociedad actual ha demostrado que eso es totalmente falso, pero dando un paso más podríamos decir que el sexo no solo nos importa, y mucho, sino que además a las mujeres donde realmente se nos enamora es en la cama.

Viendo el otro día la película Nuestros amantes no pude sino acabar sacando papel y lápiz, para apuntarme más de una de las frases del personaje encarnado por Eduardo Noriega, que me parecieron perfectas para conquistar a una mujer. Algunas del estilo "¿Sabes lo que más me gusta de una mujer? Sus defectos" o "Nunca olvido a una chica imposible de olvidar".

 Nuestrosamantesparque

Eduardo Noriega y Michelle Jenner en 'Nuestros amantes'.

Uno de los momentos más brillantes de la película es cuando el personaje se da cuenta que pese a ser un hombre atractivo, amable, culto y sensible, su problema con las mujeres es no haber sabido ser más decidido en la cama. No haber sabido pedir lo que quería o haber acertado con lo que realmente enloquecía a su pareja, olvidándose de lo socialmente establecido, de la ya roída caballeresca y de todos los clichés patriarcales de lo que nunca debe hacerse con una dama. Y así, emulando al gran Charles Bukowski en La máquina de follar, consigue por fin activar esa chispa que faltaba en ella, no utilizando grandes palabras de amor, sino hablando de arrancar las bragas. Porque sí, nos gustan los poemas pero, según qué momento, también nos encantan las obscenidades.

Seguir leyendo »

Si amas a una exploradora, amas sus límites

Por: | 27 de junio de 2016

Por Martha Zein*

Las personas exploradoras tienden a sexies. Más allá de su presencia física, suelen gozar de un plus que moldea su puesta en escena. Se trata de sus actos: les anteceden. Antes de haber cruzado una palabra con ellas, sin necesidad de haberlas visto, ya suscitan interés porque se supone que han alcanzado algún confín y han permanecido en él el tiempo suficiente como para describirlo, comprenderlo e incluso atravesarlo.

Es fácil imaginar que agrandarán de alguna manera nuestra mirada; al fin y al cabo, lo propio de la naturaleza exploradora es ir más allá de lo establecido. Incluso suponiendo sus fragilidades y mezquindades, estas personas tienen a su favor un valor especial: si están vivas es porque han sabido combinar su intuición, sus capacidades y el azar, una suma muy atractiva.

Leandro_lamas_exploradoras
Leandro Lamas.

Descartada la indiferencia, el rechazo o la fascinación, los exploradores se convierten en el punto de partida de cualquier encuentro. Este no tiene por qué desembocar en un alboroto sensual, aunque lo facilita. Esto no tiene por qué convertirse en enamoramiento, aunque haya dispuestos buenos ingredientes. Quizá tampoco se alcance con ellos el amor, pero, desde luego, es el principio que desearía para sí cualquier seductor/a. Embeleso, gozo sexual, enamoramiento y amor son facetas de Eros igual de interesantes.

Seguir leyendo »

Mujer contra mujer, y todo lo que queda por la visibilidad homosexual

Por: | 25 de junio de 2016

Se dice que España es uno de los países en los que más se ha avanzado en lo que a derechos de los homosexuales se refiere y, sin embargo, una de las reivindicaciones que queda pendiente es la visibilidad de la homosexualidad femenina. Uno de esos temas que sigue siendo importante reseñar ahora que se acerca el Día del Orgullo Gay-LGTB, una celebración que  la capital de España siempre acoge con especial entusiasmo. 

Si bien el mundo de la televisión, del cine, e incluso puede que el de la literatura, hayan sido un buen medio para que se hable del amor entre hombres, parece que el teatro es el mejor escenario para hablar del amor entre mujeres. El teatro, mucho más cercano, como las mujeres: de hecho, existen webs en las que poder comentar y reseñar aquellas obras de teatro que hacen especial hincapié en esta temática.

LESBIANA - METRO A METRO 18

Fotografía 'Metro a Metro'.

Si bien muchas de las obras que dan pie a discusiones online ya no están en cartelera, con motivo del Día del Orgullo Gay-LGTB, se han puesto en marcha nuevos proyectos  como  la 'versión lésbica' de la obra Metro, que se estrena el domingo 26 de junio en el auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid, con el título Metro a Metro. La obra está dirigida por Hernán Brave, con la colaboración de Alex Pastor. 

La historia giran en torno de dos mujeres desconocidas que se encuentran en una estación de metro y se ven obligadas a esperar juntas un tren que parece no llegar nunca. El calor, el poco espacio y las personalidades de nuestras dos protagonistas las llevarán a conversaciones inesperadas, absurdas y divertidas, pero sobre todo hasta sus propios límites.

Desde la organización de Babylon Teatro Madrid explican que la idea de hacer una versión diferente, con dos mujeres como protagonistas, surge "de esa manía de hacer partícipe indirectamente al público en nuestros montajes, porque nos planteamos la idea de abordar la temática de colectivos, que quizás no se sintiesen identificados con la pareja heterosexual”.

Con nueva pareja también se suman a la historia "los clichés sociales que durante mucho tiempo se les ha atribuido, pero llevados al extremo para hacer reír al espectador y que recapacite sobre lo absurdo de lo socialmente establecido”.

Seguir leyendo »

Porno ético, ¿es posible?

Por: | 24 de junio de 2016

Por Miguel Vagalume*

La detención del empresario Torbe y el descubrimiento de lo que había detrás de sus páginas porno ha puesto de nuevo sobre la mesa la idea de un porno ético. Hablamos de la pornografía con cierto mínimos que, por ahora, no se han establecido

¿A qué se le podría llamar porno ético? Es un concepto que aún no existe. Lo más cercano que podríamos encontrar a esa idea sería el llamado 'porno feminista', tal como se entiende en Estados Unidos. En su libro Porno Feminista, Tristan Taormino, describe ese tipo de producto como uno en el que ya no se da por hecho que será destinado a la industria del entretenimiento exclusivamente  masculina. Además, se busca crear un ambiente de trabajo justo, seguro, ético, consensuado, donde se esté haciendo el porno que apetece con las personas que voluntariamente participan, que se atraen de verdad y que hacen lo que les gustaría hacer también en privado.

La sexualidad es algo muy frágil. Y quienes vemos porno queremos tener la seguridad de que lo que estamos viendo se ha hecho con el consentimiento de todas las personas involucradas, sin abusos de poder y sin que nadie sufra ningún daño.


Amarna_miller
La actriz porno española Amarna Miller.

Si bien el porno ético es un ideal, todavía no existen unas normas concretas que cumplir. La actriz Amarna Miller lo definía hace poco para la revista Playground Magazine: "un porno en el que los actores y actrices son tratados con respeto y en igualdad de condiciones. Hay un especial hincapié en hacerles sentir que su trabajo es valioso, su actuación se paga como dios manda y sin regatear su caché; existen contratos y el ambiente de trabajo es seguro, sano y consensuado. En el porno ético, el bienestar de los performers es esencial para la realización del video; se practica el sexo seguro (sea a través del uso de condones o pruebas de ETS en regla) y las escenas se graban con personas que verdaderamente se sienten atraídas entre sí". 

¿Es posible? Al parecer, sí. De hecho, la actriz cita algunas productoras que, entiende, cumplen los requisitos mencionados (al final, la enumeración).

Seguir leyendo »

Orgasmos solidarios

Por: | 22 de junio de 2016

Damos y recibimos orgasmos tan generosa o mezquinamente como damos y recibimos la vida, las cosas de la vida: una sonrisa, un destello de luz sobre el agua quieta, la llamada de un amigo, o la ola naciendo y muriendo sin morir el océano. Si estamos entrenados en el agradecimiento y nos atrevemos a habitar las sensaciones de cada momento vital, las gracias se volverán placer.

El éxtasis es la cumbre de nuestra animalidad y mientras más conectados estemos con nosotros, menos camuflados nuestros sentidos (menos disimulados nuestros procesos químicos y orgánicos naturales), más atentos podremos estar a las sensaciones que procesa nuestra cabecita y ser, de verdad, al menos en ese instante, un ser completo hecho de espíritu y respiración.

Habitar. Penetrar. Damos orgasmos como somos. Nos damos y nos entregamos. Sabemos recibir. La complicidad con el compañero de orgasmo o de éxtasis, sea o no nuestra pareja en otros frentes de la vida, es la clave de la entrega. No importa si el nuestro, el femenino, dura en ttorno a los 20 segundos y el de los hombres, aproximadamente seis. También se puede jugar con el desajuste. La ruptura y la asimetría posibilitan el encastre de emociones y de cuerpos.

Hablemos de orgasmos compartidos (los otros, los solitarios, nos hacen bien para liberar tensiones, pero esta vez queremos elevarnos con ellos a un lugar mejor, ¿lo divino?).

Daniela_Guglielmetti

Obra de Daniela Guglielmetti, fundadora de 'Dibujo a Domicilio'.

No hay que entender el misterio, tampoco explicarlo, sino (de nuevo) habitarlo. 'Habitar' en el sentido 'heideggeriano' del término: "estar satisfecho, en paz, llevado a la paz, permanecer en ella" (Martin Heidegger, Conferencias y artículos).

Y aunque hemos perdido, según intuyen chamanes y antropólogos, algunas técnicas arcaicas del éxtasis, podemos amar e intentar encontrar el éxtasis original y reencontrarnos en él. Ver a Dios en la fusión.

Como dice Valerie Tasso: "Dios aparece mucho más en los orgasmos que en las charlas teológicas".

Seguir leyendo »

Eros y Tánatos

Por: | 20 de junio de 2016

Cuando sonó el teléfono, supe instintivamente que se trataba de una llamada que tenía pavor de recibir. Mientras sujeto el móvil contra mi cara, me arden los ojos por culpa de las lágrimas, que bajan por mis mejillas. Procuro mantener la compostura al tomar nota de todos los detalles acerca de su última despedida. El hecho de no ser algo inesperado, y el saber de una vida larga, bien vivida y bien aprovechada, no hace que sea más fácil.
 
Después de colgar el teléfono, me pongo a llorar sin freno. La tristeza consume mi cuerpo y me es imposible contener la pena. Mientras sollozo, no puedo evitar pensar en cosas que solo hacen que llore más fuerte, hasta que mis ojos se ponen rojos, se hinchan. 
 
Eros venus o'hara
 
Por suerte, no estoy sola. Él está en la habitación de al lado. Al notar mis sollozos, se acerca y me abraza fuerte. Apoyo mi cabeza contra su pecho. Me siento emocionalmente agotada y vulnerable en sus brazos. Le explico brevemente lo sucedido mientras me acaricia el pelo para tranquilizarme. Cierro los ojos y aprieto mi cuerpo aún más contra el suyo. Noto como su corazón late y un aroma que despierta algo en mí. Es la mezcla del sudor de su axila y el perfume del cuello. Lo inhalo y me resulta hipnotizador. Quiero más. 
 
Dejo que mis manos suban por debajo de su camiseta para tocarle la espalda. De repente, se da cuenta de que el abrazo de consuelo se está convirtiendo en otra cosa. Aparta la cabeza en busca de mi mirada. Cuando cruzamos los ojos, noto su confusión. 
 
"¿Estás bien?", me pregunta con un tono de preocupación. "Sí. Es que necesito sentirme viva", le explico. Él frunce el ceño, parece todavía más confundido. "Fuck me, please", le suplico, por si no le ha quedado claro. 
 

Seguir leyendo »

Los clásicos ya hacían porno

Por: | 18 de junio de 2016

Dicen que la literatura erótica, e incluso la (casi) pornográfica, está de moda. Parece que somos los primeros en consumir productos culturales relacionados con lo sexual, como si el sexo no hubiera sido un motivo de inspiración desde que el mundo es mundo.

Sin embargo, cuando dices que eres escritora erótica parece que está menos valorado que ser, por ejemplo, escritora de novelas históricas. Un dato curioso cuando, precisamente, a lo largo de la historia, algunos de los grandes literatos también impregnaron de altas dosis de erotismo y de sexo más que explícito sus obras.

20100920102503

Representación de los Entremeses de Cervantes en el Corral de Comedias de Almagro.

No hace falta irse a la mitología griega, ni a las historias del Jardín Perfumado y ni siquiera a los textos que acompañaban las ilustraciones del Shunga japonés. No hace falta, de hecho, salir de España.

Podemos poner de ejemplo, para empezar, al representante de nuestras letras por excelencia, don Miguel de Cervantes. Este año celebramos el IV Centenario de su muerte y, por este motivo, además de conmemorar El Quijote, se han representado algunas de sus obras teatrales. Entre ellos, algunos de sus entremeses, como por ejemplo el de El viejo celoso. La trama gira en torno a una joven que se ha casado con un hombre mayor, y que urde un plan con su vecina para poder disfrutar con un buen mozo de los placeres carnales de la vida. Y vamos que si acaba gozando…

No es el único autor del siglo de oro que sintió el deseo de unir el placer con los versos. También existen algunos textos, entre lo cómico y lo satírico, que se han atribuido a autores como Quevedo. Sin olvidar que cuando hablamos de literatura clásica española surgen personajes tan relevantes como el Don Juan Tenorio, que iba por ahí desvirgando novicias, o personajes de carne y hueso, como Lope de Vega, que hizo lo propio casi toda la vida, como bien nos mostraba recientemente la ficción española El Ministerio del Tiempo. Además de toda su obra literaria, dejó en herencia 15 hijos de 6 mujeres diferentes. No es descabellado pensar que el sexo le inspiraba bastante. 

El sexo, por tanto, era motor y musa para la inspiración de muchas plumas. Incluso las más románticas. Revisando las obras completas de Gustavo Adolfo Bécquer, el autor que más enterneció nuestros corazones, encontramos que también sabía cómo alegrar otros órganos de nuestro cuerpo.

Seguir leyendo »

Los instintos humanos libres se autoregulan. Una persona sana recupera esa espiritualidad que viene del animal interior; recupera, por ejemplo, la sexualidad, que está muy dañada en la mayor parte de la gente, a pesar de que hay en el mundo una libertad sexual superficial. Claudio Naranjo

Acumular y competir por el trofeo al más indiferente, el menos disponible emocionalmente, el menos involucrado en el afecto de otro. Es la 'Generación porno', en el tiempo de Tindr y todas las posibilidades (o ninguna) de un encuentro, a golpe de dedo.

Recompensas sin riesgos, chats subidos de tono, fotos sin ropas en Snapchat y la fachada de una relación son las claves con las que la bloguera de veintitantos Krysti Wilkinson describía hace poco a esta generación que no está para sentimientos

 

Page
Fotografía de Irene Díaz.

"Queremos poner en Facebook que tenemos una relación para que todo el mundo pueda darle a 'me gusta' y poner un comentario, queremos una publicación digna del hashtag #parejaperfecta (…) Pero somos de la generación que no quiere relaciones (…) Nos mandamos mensajes para quedar y mantener una charla insustancial de una hora solo para volver a casa y seguir manteniendo una charla insustancial mediante mensajes de texto. Al jugar mutuamente a juegos en los que nadie es el ganador, renunciamos a cualquier oportunidad de lograr una conexión real", explicaba la bloguera.

En paralelo, y a pesar de la escasez de estudios cuantitativos al respecto, parece que la edad de los clientes de la prostitución está bajando, al menos en España. El perfil del cliente era, en la década de los 90, el de un señor de más de 40 años, casado, y en los albores del siglo XXI el target del sexo pago se ha ido inclinando hacia clientes de entre 20 y 40 años, solteros.

Clientes tentados por la facilitación de tanta oferta y, al mismo tiempo, pánico a ser (o parecer) vulnerables al amor, o al cariño. Poco hombres, en síntesis, porque los hombres han de ser racionales. Y en cualquier caso, chicos aturdidos pero no inocentes del abuso de poder y el atentado ético que supone profanar el cuerpo de otro/a.

Hay, debajo del asco, una herida emocional de época que, para sanar, necesita, al menos, ser reconocida. Para el psicoterapeuta Claudio Naranjo, es necesario "liberar lo instintivo": "El ser humano es más completo cuando puede dejar que todos sus elementos internos  -la mente, el instinto y las emociones- se abracen en vez de debilitarse combatiéndose unos a otros".

'Generación porno’ suele llamarse, justamente, la de los chicos nacidos en los 80, nutridos a porno non-stop, por internet, con las estanterías de los sites desbordando de escenas multitudinarias (muchos hombres con una sola, o con dos chicas), abundante bukake y otras delicias del ‘sexo extremo’, extremadamente alejado de cualquier emoción.

Sin embargo, no se trata de acorralar a una franja etaria porque, a decir verdad, esta indisposición afectiva es el espíritu que atraviesa la época y todas las edades de este tiempo; claro que los que están en la edad de la ilusión dan relieve al fenómeno.

Así, con Eros y el sexo aniquilados por el porno, hoy he llegado a escuchar a un chico de menos de 30 años sostener, con convencimiento, que las relaciones con las prostitutas son las más "honestas". Como decía una mujer prostituta neoyorkina en una carta sobre su cliente: "está tratando de conseguir un poco de cariño falso de la manera menos problemática posible".

Seguir leyendo »

Orgasmos de lujo

Por: | 13 de junio de 2016

Cuando gastas más dinero en algo, exiges más y esperas buena calidad. Esta filosofía también se puede aplicar al mundo de los juguetes eróticos de lujo. Por lo general 'lujo', en este contexto, significa que es recargable por USB, está fabricado en un material suave no poroso así como de silicona médica, y posee motores potentes pero silenciosos y formas orgánicas. Es decir, cuanto menos se parezca a un pene de verdad, mejor.

En los últimos años, ha habido un auge de juguetes eróticos de lujo. Si hablamos de cantidad, es evidente que los orgasmos con un juguete de lujo son más alcanzables y frecuentes que nunca. Muchas marcas están dejando de fabricar juguetes que funcionan con pilas para producir cada vez más vibradores recargables a precios accesibles.

Tiani 24k LELO venus o'hara

Foto Venus O'Hara con Tiani 24K de LELO.

Seguir leyendo »

No voy ni loca a una cena-maruja de tal calibre. Con perdón. Con solo intuir el tenor de los diálogos de la clientela, tan acomodada en el rol de siempre (superwoman clase media profesional a-la-que-le-toca-hacer-todo y llega agotada al final del día), no me dan ganas ni de pasar por la puerta del restaurant de docu-ficción Deliciosa Calma, emanado de un anuncio de Campofrío.

¿Tan desdibujadas estamos las mujeres occidentales en la actualidad como para creernos que el spot de Pavofrío es liberación femenina, feminismo o algo que se le parezca?

Banana_

Mejor una banana. Foto de Emilio Schargorodsky.

Sobrevuela el símbolo-pavo, magro, sobrio, blanco, sin grasas, algo insípido, que no deja lugar a dudas. En el mundo del márketing, se sabe, las mujeres de clase media con aspiraciones solo confiesan comer sano, y sin azúcar.

Como sea, tengo un par de propuestas para agregar a la carta, y ponerle un poco de jugo erótico, pero eso será después de la necesaria reclamación sobre este fenotipo publicitario de mujer bastante funcional. Fuera de carta, puedo ofrecerles, para acompañar esta carne polémica en su punto, una ensalada del chef 'nos gusta bastante controlar todo en casa, con salsa agridulce de si ellos hacen algo solos, seguro que les reprochamos cómo lo han hecho'.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal