40 Aniversario

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

Mujeres desdibujadas

Por: | 30 de abril de 2016

"Nos dieron los macutos y los usamos para cosernos unas falditas", decía una de las entrevistadas de Svetlana Alexiévich, la última Nobel de Literatura. Son las mujeres de la guerra, pero no las que se quedaron llorando en la retaguardia: son las mujeres llamadas a filas por el Ejército Soviético durante la Segunda Guerra Mundial.  "En la oficina de reclutamiento, entré por una puerta llevando un vestido y salí por otra llevando un pantalón y una camisa militar, me cortaron la trenza y no me dejaron más que un flequillo", es otro de los testimonios de La guerra no tiene rostro de mujer, el que dicen es el libro que llevó a la periodista y escritora bielorrusa a ganar el premio literario más prestigioso del mundo.

Aunque hay noticias de su participación en los frentes desde el siglo IV en Atenas y Esparta, "fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando el mundo presenció el auténtico fenómeno femenino. Las mujeres sirvieron en las fuerzas armadas de varios países: en el ejército inglés (225.000), en el estadounidense (entre 400 y 500 mil), en el alemán (500 mil). En el ejército soviético hubo cerca de un millón de mujeres. Dominaban todas las especialidades militares, incluso las más 'masculinas'. Llegó a surgir cierto problema lingüístico: para las palabras 'conductor de carro de combate', 'infante' o 'tirador' no existía hasta entonces el género femenino, puesto que nunca antes las mujeres se habían encargado de estas tareas . El femenino de estas palabras nació allí mismo, en la guerra. La guerra es una vivencia demasiado íntima. E igual de infinita que la vida humana". Estas líneas pertenecen, por supuesto a Alexievich y retumban en el presente, pesadas y necesarias. Renuevan las preguntas sobre el sentir de mujer que nos hemos hecho en infinitas oportunidades en este blog.

¿Qué es ser mujer?

Kovpak_partisanki

Francotiradoras del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuenta Alexievitch: "En una ocasión, una mujer que había sido piloto de aviación me negó la entrevista. Por teléfono, me explicó: 'No puedo... No quiero recordar. Pasé tres años en la guerra. Y durante esos tres años no me sentí mujer  Mi organismo quedó muerto. No tuve menstruaciones, casi no sentía los deseos de una mujer. Yo era guapa. Cuando mi marido me propuso matrimonio. Fue en Berlín, al lado del Reichstag. Me dijo: 'La guerra se ha acabado. Estamos vivos. Hemos tenido suerte. Cásate conmigo'. Sentí ganas de llorar. De gritar. ¡De darle una bofetada! ¿Matrimonio? ¿En ese momento? ¿En medio de todo aquello me habla de matrimonio? Entre el hollín negro y los ladrillos quemados. Mírame.¡Mira cómo estoy! Primero, haz que me sienta como una mujer: regálame flores, cortéjame, dime palabras bonitas ¡Lo necesito! ¡Lo estoy esperando tanto! Por poco le pego. Quise pegarle. Tenía quemaduras en una de las mejillas, estaba morada, vi que lo entendió todo, que las lágrimas chorreaban por esas mejillas. Por las cicatrices recientes. Y sin darme cuenta de que lo estaba haciendo, yo ya le decía: 'Sí, me casaré contigo'".

Seguir leyendo »

Si no te acuestas con un libro, hazlo con alguien que haya leído varios

Por: | 28 de abril de 2016

Uno de los términos que se ha puesto de moda últimamente es el de 'sapiosexual', que alude al fenómeno de sentirse atraído sexualmente por una persona debido a su intelecto. Cuando pienso en esta palabra, no puedo sino imaginarme conociendo a alguien interesante al descubrirle detrás de un buen libro. De hecho, la frase del título repite una de estas declaraciones que circulan en las redes en estos días.

Pues bien, algo así debe ser lo que les ocurre a los protagonistas de la próxima película de Miguel Ángel Lamata, Nuestros Amantes, que se estrenará a principios de junio. Michelle Jenner y Eduardo Noriega se conocerán en una librería y, a partir de entonces, surgirán una serie de conflictos en los que el deseo, el romance, el misterio y la pasión estarán servidos. Todo ello aderezado con diálogos sobre literatos de altura como Truman Capote o Charles Bukowski. Porque el sexo, la literatura y el cine pueden conseguir combinaciones explosivas.

Leeressexy

Michelle Jenner promocionando la lectura para 'Nuestros amantes'.

De hecho, muchas veces, se entremezclan hasta perder los límites, porque, ¿quién no se ha enamorado alguna vez del personaje de un libro, y hasta se ha masturbado pensando en alguien de ficción? Esta era una de las preguntas que respondían los protagonistas de Nuestros amantes, con motivo de la mesa redonda Reeding is sexy, celebrada en la Noche de los Libros de Madrid. Así, Jenner reconocía que finalizar una novela es "despedirse no solo de un personaje, sino de alguien con quien has mantenido una relación en cierto sentido". Por su parte, la productora Vanessa Monforte declaraba haber tenido un capricho adolescente nada más y nada menos que con el personaje de Heathcliff, de Cumbres Borrascosas. Y seguro que no ha sido la única, porque hay algo en los personajes malvados que siempre atraen a nuestra parte más primitiva. En esto de mezclar la ficción y la realidad, Noriega confesaba, por su parte, que los guiones se han metido tan dentro de él que incluso los ha usado como líneas de diálogo con sus parejas, hasta en momentos tan críticos como una ruptura.

Desde el punto de vista de la creación, el director de cine Miguel Ángel Lamata expicaba que, a la hora de adaptar un libro al cine, no busca solo una estructura o un personaje que empatice con un público, sino "una novela con la que tenga una conexión emocional y que estimule mucho mi pasión". Profundizando un poco más, el director hacía reflexionar al publico sobre los libros que han sido importantes en su vida. Porque, generalmente, no lo han sido solo por su prosa, sino porque han supuesto una reafirmación en momentos de cambio en su vida. O quizás, porque le han enseñado algo nuevo. Algo, que también puede tener que ver con el sexo. No en vano, los libros más vendidos del momento tienen un importante componente sexual.

Seguir leyendo »

¿Quién cree que género significa solo 'hombre' o 'mujer'?

Por: | 26 de abril de 2016

Por Miguel Vagalume*

Las representaciones de la sexualidad se han hecho mucho más complicadas en el siglo XXI. Hemos llegado a una época en la que una imagen a veces no consigue resumir una idea. En este siglo se ha complicado mostrar visualmente unas realidades que no existían o que se habían invisibilizado hasta ahora. Un reto que a la prensa y la televisión les está costando superar.

Ya no nos sirven los estereotipos ni las ideas simples para explicar una realidad que es más compleja que la que habíamos manejado antes. Y para explicar algo complejo funciona mucho mejor la palabra escrita o dicha (o las artes plásticas), que la televisión y la fotografía.

ContemporaryBarna

'Presentation' de Richard Fand (EE.UU., 2001) integra la colección de arte contemporáneo del Museu de l'Erótica de Barcelona.

Un ejemplo está siendo el poliamor, del que se habla cada semana. Como se sigue entendiendo el poliamor desde una perspectiva monógama, siempre se aspira a que, al hablar de relaciones poliamorosas, aparezcan tres o cuatro personas. Todas juntas. Todas abrazadas. Como si fuese un matrimonio de tres o de cuatro. Como si conviviesen, como si cada noche significase un trío o una orgía. Algo fácil de entender visualmente pero que no tiene nada que ver con la realidad. Como si, para ser poliamor 'de verdad', los protagonistas tuviesen que parecerse a una comuna.

En el poliamor, puede que las personas convivan, puede que no. Pero lo que es seguro es que suele haber mucha más gente implicada en cada relación, más allá de esas tres o cuatro que posan para la foto: otras relaciones, sus amantes ¿qué regularidad, qué grado de implicación tienen que tener para aparecer en la foto? ¿y qué sucede si se comparte crianza o cuidados con personas con quienes no hay un vínculo de pareja, o sí emocional pero no sexual?

Seguir leyendo »

Estériles, tocando la pantalla en busca de amor

Por: | 24 de abril de 2016

¿Negacionista de los sitios de contactos por internet? Como un abolicionista de cualquier otro fenómeno mayoritariamente aceptado, me estoy volviendo refractaria a la idea de algún amor entre desconocidos de la red.

En la prehistoria de la web, esto de redactar el propio anuncio o de hurgar en páginas de citas me parecía algo para ruborizarse; pronto todos -casi sin excepción- estábamos ahí, colgando como patas de jamón o salchichones en una fiambrería. Es decir, entré en el juego del online dating, jugué, llegué a conocer a fondo las reglas y, un día, hace ya unos años, me hastié y me fui, creyendo que se trataba de simple aburrimiento personal. Pero luego empecé a sentir que algo me desagradaba más allá del "coñazo" de las citas de coquetear y repetir el speech (o de las no-citas de los que solo quieren chatear): en estos sitios se reproduce la lógica capitalista de la acumulación, la obsolescencia (o el descompromiso humano más básico), el despilfarro, la apariencia vana del narciso. Leí a Bauman y a Byung-Chul Han, entre otros, y me dieron la razón y las razones.

Citas_ireneFotografía de Irene Díaz.

Entre paréntesis: esta reflexión no significa renegar de los vínculos verdaderos con una, dos o tres personas geniales conocidas por esa vía, que probablemente hoy sean nuestros mejores amigos, e incluso, en algún caso, el marido o la esposa que alguien honestamente buscaba.

Seguir leyendo »

Radiografía de nuestros orgasmos

Por: | 21 de abril de 2016

Tenemos la extraña manía de mezclar el sexo con números, como si tuviéramos un medidor de sensaciones, de emociones, de experiencias de esas que son difíciles no solo de cuantificar sino incluso de describir en palabras que suenen coherentes, cuando suelen ser apenas unos gemidos.

Sin embargo, a veces, los números pueden darnos una visión más amplia, si intentamos ver una fotografía, no de nuestra sexualidad en particular, sino de la vida sexual de una sociedad en general. Con ese propósito, la marca de juguetería erótica Bijoux Indiscrets ha realizado un estudio sobre la sexualidad de los españoles, que además de algunos datos curiosos, desvela algunos porcentajes que pueden ayudarnos a reflexionar.

Bijouxweb

Tras una encuesta realizada a más de 1.500 personas, se desprende, por ejemplo, que ni las escenas idealizadas de las películas románticas ni las escenas imposibles de las películas pornográficas pasan inadvertidas en nuestro imaginario colectivo. Así, si el 66 por ciento opinaba que la ficción ofrece una visión muy distorsionada de lo que realmente es un encuentro sexual, casi el 22 por ciento aseguraba que esta visión, que es uno de los puntos de referencia para enfrentarnos a nuestra sexualidad, ha influido negativamente en sus relaciones sexuales.

Y es que idealizar casi nunca es bueno. Curioseando un poco más, encontramos otro dato, que quizás no sorprenda tanto: el 45 por ciento de las mujeres preferiría que su vida sexual se pareciera más a la de las películas románticas, mientras que el 40 por ciento de los hombres querría poder disfrutar más en su día a día de escenas que se parecieran a una peli porno. Quizás la pregunta es si esos hombres y esas mujeres son los que se van juntos a la cama, porque está claro que (a juzgar por lo que responden) esperan cosas muy diferentes y de ahí pueden venir parte de los líos.

 

Hay otros datos que ya conocíamos, pero que no confesamos tanto: todos fingimos orgasmos. Y resulta que esto de fingir no es algo estrictamente femenino.

Seguir leyendo »

Amor renovable, con garantía de siete años

Por: | 19 de abril de 2016

En España, uno ya puede divorciarse ante notario. En México, se discutió hace unos años la propuesta de permitir los matrimonios por dos años, renovables. Y un tiempo antes, una legisladora alemana propuso también el matrimonio a plazos, argumentando algo que han asegurado los antropólogos: el amor dura siete años.

Como mucho, siete años.

En Nahid, la directora debutante iraní Ida Panahandeh, cuenta la vida de una mujer divorciada (en la estela virtuosa de Nader y Simin, una separación, de Asghar Farhadi) que vuelve a casarse, pero con plazos. Esto es algo que la interpretación chií de los textos sagrados del islam permite: uno puede casarse por unos dias, una semana, un mes o tres meses. Expirado el plazo, sin mediar trámite alguno, el interesado vuelve al estado civil anterior.

 

Nahid
 La actriz iraní Sareh Bayat, frente a la encrucijada, el espejo social, su deseo.

En el caso de la protagonista de la película iraní, ella ha cambiado custodia del hijo por soltería y, por eso, solo puede casarse a escondidas y por días sueltos. Nahid tiene el coraje de una mujer enamorada y, a la vez, la generosidad de las madres. Así es que corre de un lado a otro, para no dejar de hacer lo que siente y cumplir con sus deberes familiares. Llora poco (no hay tiempo para lamentos), sino eficiencia de madre para cubrir todos los huecos, y ternura y entrega de mujer con su marido-amante de los días que toque.

Sobre la duración del amor, o si el matrimonio es una institución hecha a partir del amor, o al margen del amor (y con fin evolutivo o de orden social), hemos hablado, aquí, citando a nuestra antropóloga de cabecera, Helen Fisher. Recordemos que Fisher decía que quizá lo único que se necesitaba es que la pareja durara apenas "el tiempo suficiente para que las crías superaran la infancia".

Seguir leyendo »

Negro y rosa en la geografía erótica humana

Por: | 17 de abril de 2016

Si tuvieran que ponerle un color o varios colores al sexo, ¿cuál sería? Un grupo de ilustradores e ilustradoras del panorama español se han hecho esa pregunta y el resultado ha sido Cuando el negro se hace rosa, una recopilación de ilustraciones eróticas, acompañadas por textos imaginados por diez de los ilustradores, un libro editado por Lunwerg (Planeta).

"El negro y el rosa son dos colores que conviven en la geografía del cuerpo humano, y que están presentes en las zonas más erógenas; nos parecía evocador jugar con estos dos colores, tanto en la paleta como en el título",explica Lyona. La idea, dice la ilustradora, "surgió charlando entre todos y, personalmente, me pareció muy excitante poder dibujar y escribir sobre deseo, fantasías, amor… y hacerlo de manera tan personal, tan libre. Cada uno podía hacer lo que realmente le apeteciera en cuanto a ilustración y texto; en mi caso, me atreví a escribir un pequeño relato erótico e ilustrar la escena".

AmaiaArrazola

Ilustración: Amaia Arrazola.

Así, Cuando el negro se hace rosa se compone no solo de imágenes que reconstruyen en unos trazos escenas del imaginario sexual colectivo, sino también historias en torno al sexo en grupo, las fantasías solos o en pareja, el amor entre mujeres, la masturbación o incluso la mezcla entre el sexo y las nuevas tecnologías. Todo ello forma un conjunto que, de manera sorprendente, suena como una sincronizada melodía. Y es que, en un momento en el que parece que los ilustradores, y sobre todo las ilustradoras españolas, tienen cada vez más visibilidad, el sexo se imponía como tema a tratar.

Seguir leyendo »

Comiéndonos (y no a besos)

Por: | 14 de abril de 2016

Besos hubo muchos ayer, a propósito de la efeméride, y ahora vienen los mordiscones (no precisamente mordisquitos de esos que hacen cosquillas). Pasó el día de los besos, llega la hora caníbal.

Troubleeveryday

En 'Trouble every day' (2001), Vincent Gallo arrincona a la mucama cuando le viene el 'mono'. La magnífica Claire Denis dirige este fime que eriza la piel.

No sé qué extraña circunstancia hizo que en una misma semana se cruzaran en mi camino dos películas eróticas de dientes afilados y bastante sangre (La bestia ciega y Trouble every day). Ambas van al nudo del debate sobre el sexo, cuando este no alcanza, o no alcanza en sus términos habituales de mimos, caricias, roces, alguna cachetadita; cuando a ninguno de los dos les basta con darse besos y lamerse, o succionarse, penetrarse.

¿Apuesto que lo primero que se nos ocurre a varios es El imperio de los sentidos, ese clásico japonés de los 70, de Nagisha Oshima?

En El imperio... (1976) es tanto el fervor de fusión de la pareja encerrada, entre puertas corredizas y criadas-geishas, que él le pide a ella un último acto poético-cárnico de entrega, que le costará a él parte de su preciado ser. Y su preciado ser.

  Blind-beast

 

 

 

 

 

 

 

'La bestia ciega' (1969): la modelo se despierta en el atelier del escultor ciego.

Pero antes de El imperio de los sentidos, hubo otra 'bestia ciega' de ardor que mutila y se automutila en la búsqueda de...¿una letal culminación artística del erotismo? O se trata más bien del testimonio de la insatisfacción que llegó con la revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX, como interpretan algunos. En La bestia ciega (1069), de Yasuzô Masumura, un escultor ciego, y muy inexperto en territorios del amor, secuestra a una modelo para continuar con su obra obsesiva con el cuerpo femenino. La madre sobreprotectora del escultor es la tercera pata de esta historia claustrofóbica que no cuestiona el amor, o la pasión, sino el encierro, quizá.

Seguir leyendo »

Confesiones de una soltera

Por: | 11 de abril de 2016

Cuando vi el tráiler de la nueva película de Bridget Jones, que se estrena en septiembre, recordé el momento en que leí el primer libro El diario de Bridget Jones, durante mi adolescencia. Aunque me enganché a sus páginas y la historia me resultó muy divertida, no puedo negar que me dio una imagen negativa sobre la soltería femenina. Pensaba que acabar como ella sería un fracaso.

Afortunadamente, la sociedad ha cambiado desde entonces. Al menos esto es lo que veo en mi entorno y es lo que vivo. Ya no es tan ‘raro’ estar soltera o, más importante, no está percibido como un fracaso. De hecho, la vida de soltera en 2016 es más divertida que nunca.

Ahora, en lugar de estar en pijama, bebiendo vino, solas en el sofá, lamentando nuestra condición de solteras, como hacía Bridget Jones, tenemos Tinder, sexting, y vibradores decentes que no necesitan pilas. ¿Para qué llorar?

Venus o'hara

Foto Venus O'Hara 

Es cierto que a veces no escogemos nuestro estado sentimental. Existen personas que lo que más desean en el mundo es conocer a su media naranja y tener una familia, pero que simplemente no encuentran a la persona adecuada o su oportunidad no se presenta. Para disfrutar de la soltería, hay que querer serlo, o no querer una relación, al menos, de momento. Disfrutar de la soltería es vivir en el presente, sin preocuparse por tu futuro sentimental.  Para mí, esto es muy fácil puesto que las palabras ‘marido’ y ‘niños’ no aparecen en mi propia lista de deseos.  

Seguir leyendo »

No es que me guste el rosado mundo del polvo.

Ha sido todo predestinado.

La flor, se abre o se cae,

depende del Dios de las Plantas.

Se irá una, si es que ha de irse.

Y si se queda, ¿cómo lo aguanta?

Cuando las flores silvestres cubren mis cabellos,

no hay que preguntar dónde me encuentro.

Yan Ryu ('Según la melodía Pushuanzhi', siglo XII)

No preguntar cómo ni por qué ocurre, "cuando las flores silvestres cubren mis cabellos". Cuando un amor joven llega es que "ha sido predestinado", aunque no te "guste el rosado mundo del polvo". Ya sabes: "la flor se abre o cae".

No me pregunten cómo ni por qué elegí la cadencia de este texto de una poeta china (dicen que prostituta) escribió en el siglo XII. Me suena a espontaneidad, a tímido intento de excusa por la aceptación de la frescura que trae un amor rosado, color del alba.

Has intentado resistirte, responderte mil preguntas, pero al fin te rindes cuando las flores silvestres te cubren el pelo, porque la flor se abre o se cae.

Él te huele el pelo, la espalda, te abraza de un modo sofocante, respira con hambre y miedo; se irá "si es que ha de irse", te dices.

Él puede tener cinco, diez o veinte años menos que tú, pero su poder erótico te cubre la cabeza de flores silvestres.

China_Sex_Museum_Ancient_Erotic_Painting3

Imagen de la colección de pintura antigua del Museo de la cultura sexual china .

Sales de la habitación china del siglo XII, sabes que eres una hija del baby boom (esa generación nacida en Occidente entre 1957 y 1977), o sea una chica que debutó en el sexo cuando quiso y con quien quiso (claro, mintiendo un poco a los padres, que lo sabían), que te has mantenido económicamente sola porque lo elegiste, te hayas casado o no; que tuviste o no un marido, pero si sí, ya era un par en casi todo, como todos tus compañeros de generación. Y si no, si elegiste un marido para que te mantuviera fue solamente tu elección, y no un mandato social. Y ahora llegó la hora de hacer lo que te place, porque ya no tienes que rendirle cuentas a casi nadie, al menos en el plano sentimental.

Seguir leyendo »

¿Evoluciona el orgasmo?

Por: | 04 de abril de 2016

Cuando leemos sobre la palabra ‘orgasmo’, parece que se habla de un elemento único, común para todos. Como si diéramos por hecho que es una sensación universal, y ¿realmente lo es?

Podríamos hacer un juego. Juntar a un grupo de personas y preguntarles, por ejemplo, con qué color definirían un orgasmo. Descubriríamos que las respuestas serían más dispares de lo que pensamos. Unos mencionarían el rojo pasión, por pura conexión lógica; otros el blanco, por aquello de dejar la mente vacía. Alguno diría que el naranja, por aquello de lo chillón, incluso habría quién nombrase el azul, por ser como un cielo o un mar en el que flotan. Nos daríamos cuenta entonces de que el orgasmo ni es ni ha sido nunca igual para todos. Ni siquiera para nosotros mismos.

01

Fotografía  por www.madridsailedbysilhouettes.com  

Porque sí, científicamente el orgasmo se define como un proceso que se corresponde con unas respuestas fisiológicas estudiadas y establecidas, cierto, nunca querría yo contradecir a Masters y Johnson. Pero la percepción del mismo evoluciona, cambia, varía. Porque en el fondo, ‘orgasmo’ no es sino una palabra que define sensaciones que difícilmente se podrían englobar en una sola categoría.

No puedo hablar por los hombres, y eso que me gustaría, porque una de mis obsesiones es descubrir cómo se vive el placer desde la perspectiva masculina. No por aquello de la envidia del pene, que diría Freud (eso solo para cuando me gustaría orinar de pie). Sino por averiguar si el orgasmo en los hombres también puede ser tan diverso como en la mujer (se aceptan y agradecen respuestas en los comentarios).

Ya que nos ponemos a hacer confesiones, cosa que no suelo hacer en este blog, diré que tardé mucho en experimentar mi primer orgasmo. O experimentarlo acompañada, más bien. El placer fue evolucionando en cada una de mis relaciones sexuales hasta que aquello que nunca ocurría, ocurrió. Esa sorpresa de la primera vez, por suerte, no fue la única. Las sensaciones que pueden experimentarse durante un orgasmo aún consiguen sorprenderme. Aún llegan a ser diferentes.

Hay orgasmos que saben deliciosos, como el chocolate. Hay otros explosivos y cortos, que provocan algo parecido a ese vuelco que te da en la tripa al bajar por una montaña rusa. Hay éxtasis que te hacen reír, y otros, que te remueven tan adentro que te hacen llorar. Orgasmos que duran un tiempo que te parece infinito, en el que tienes la sensación de que el placer lejos de ir agotándose aumenta aún más de sensación. Hay momentos de conexión tan íntima y especial con esa persona, que orgasmas de puro amor. Hay otros tan excitantes con un desconocido, que te evades y explotas en mil pedazos sin pensar. Hay orgasmos que no puedo describir, porque por suerte, aún están por descubrir.

Seguir leyendo »

Borrar el sexo

Por: | 31 de marzo de 2016

¿Relegaremos nuestra naturaleza sexual a los confines de la corrección ciudadana? ¿Llevaremos a Eros a declarar en comisaría? 

Hace unos días, en una mesa redonda sobre la mujer y el espacio público, una feminista francesa se quejaba desde el estrado de los piropos y los traumas que les quedan a las chicas por las cosas que les han dicho cada vez que han pasado delante de una obra en construcción. Decía la señora: "no puede ser que el espacio público sea un espacio sexual".

¿Y por qué no?, me pregunto yo.

Eros
Eros y Psique, de William-Adolphe Bouguereau.

Es el momento en que ciertas simplificaciones de género (beligerantes, incluso) se tocan con la idea machista de que un hombre no puede contenerse si una mujer "lo tienta" (a hacer algo malo, se presupone). Es el momento en que, con semejantes alusiones acusatorias, lo sexual deja de evocar su naturaleza de comunión sagrada entre los seres humanos.

Sexual no es sinónimo de violento. Por algo Eros desistió de dañar a la bella Psique y tiró la flecha al mar, subyugado de amor por ella, el alma.

No hace falta aclarar que no defiendo el acoso callejero, pero he de decir que me exaspera que desde plataformas "progresistas" se demonice "lo sexual", así dicho, con tono de criminalidad latente. Somos seres sexuados y, por tanto, en donde estemos, estamos con nuestra sexualidad a cuestas.

Seguir leyendo »

¿Con qué fantasean las españolas?

Por: | 29 de marzo de 2016

El término fantasía erótica no es tan simple como parece. Hay quien opina que las fantasías están para cumplirlas, y hay quienes, como los sexólogos, defienden que las fantasías son eso, parte de nuestro imaginario, y que muchas veces se estropean cuando se mezclan con la realidad.

Si entendemos la ‘fantasía’ como un deseo sexual que queremos llevar a cabo alguna vez en nuestra vida, suele ser común hablar de ideas como tener relaciones en público (con disimulo, claro), probar a acostarse con alguien de nuestro mismo sexo o, cómo no, el disfrutar de la experiencia de un trío o estar en una orgía.

Sin embargo, cuando entendemos la fantasía erótica como ese pensamiento que utilizamos para excitarnos cuando nadie nos mira, en un momento de autoerotismo, o incluso, para salir de la rutina con nuestro amante habitual, sin que esa persona lo sepa, la cosa se complica. Porque en ese mundo de lo imaginario, de lo prohibido, de nuestros más bajos instintos, todo cabe. Incluso las fantasías más descabelladas.

Cocodmor_loversdose

Ilustración de Natalia Pereira coautora también del libro 'Love is in the air'.

Eso fue lo que descubrió la periodista y escritora Nancy Friday, en 1973, al publicar el libro Mi jardín secreto, que no era sino la antología de las principales fantasías eróticas femeninas de las mujeres estadounidenses de la época. Si bien el libro llamó la atención en su momento, al hablar de fantasías relacionadas con los animales, el incesto o incluso la violación, toda esta teoría cobraba sentido: se da por sobreentendido que en un momento de ‘fantasía’ nos liberamos de todos los prejuicios y surgen deseos que no siempre querríamos llevar a cabo en la vida real.

Por ejemplo, en los casos de dolor, masoquismo, dominación o violación, lo que quedaba claro es que ninguna de estas mujeres quería hacer realidad esta fantasía, sino que su mente reflejaba la necesidad de liberarse de toda esa carga negativa que podría tener la sexualidad del momento. Así, la mujer idealizaba lo de ser ‘forzada’ a disfrutar, por el simple hecho de que así no sería  juzgada.

Si bien este libro marcó un antes y un después, pocos documentos han recogido, posteriormente y de forma tan exhaustiva, las fantasías sexuales de la mujer como ‘Confesiones sin vergüenza: Las mujeres españolas nos cuentan sus fantasías sexuales’, de Valérie Tasso, publicado el año pasado.

Seguir leyendo »

Somos perras con coronas (cuando nosotras queremos)

Por: | 27 de marzo de 2016

"Perra", vaya apelativo para el fragor de la cama. Un piropo, si el juego es consentido, o un insulto, cuando nos lo dice quien no nos quiere.

IMG_6656bn copia

 
Somos perras cuando queremos nosotras, pero nunca cuando se nos pasan las ganas. He ahí un desajuste de timing con los hombres que creen que podemos esperarlos. La mayoría de las veces, no, no podemos esperarlos; es ahora (¿te va?), ahora somos perras, y mañana quizá ya no nos interesen ellos, vaya a saber si otro/s o ninguno.
 
Ya nos preguntábamos, en un post de hace cuatro años, ¿cómo es que un término puede parecer un piropo con mayúsculas o algo desagradable, sin medias tintas?

IMG_2214 copia (2)

Irene Díaz.

Perras y Coronas es un proyecto fotográfico de Irene Díaz, a quien habitualmente acudimos desde este blog porque sus imágenes nos tientan, wrafff, wow. Es ahora, sí, el proyecto, el momento perro que "nace de la necesidad de fotografiar el espacio en el que habito: la gran urbe; de cómo percibo, como mujer, la hostilidad de una ciudad que genera ansiedad y frenesí, y que marca mi tempo".

I

 

Seguir leyendo »

¿Es liberador desnudarse? (a propósito de mis 'selfies')

Por: | 23 de marzo de 2016

Os prometo que no sigo a los Kardashian, pero cuando vi aquel selfie de Kim Kardashian desnuda, que se publicó en Twitter hace dos semanas, empecé a prestar más atención. No será la primera vez que ella se exhibe de esta manera en las redes, pero su uso del hashtag 'liberated' ("liberada"), suscitó mucha critica. Es que la fecha coincidía nada menos que con el día internacional de la mujer trabajadora.

El desnudo masculino no suele provocar este tipo de discusiones (quizá otras), pero eso ya es otro tema.

Sin querer opinar sobre el caso de aquel selfie en particular, el tema del desnudo y la liberación es algo que me interesa mucho, puesto que, al igual que Kim Kardashian, soy aficionada a los selfies. Hay quienes creen que un selfie es solo una expresión de narcisismo, pero para mí es mucho más. 

Venus o'hara by mr tickle bcn desnuda

 Venus O'Hara por Mr Tickle BCN.

Vivimos en una sociedad obsesionada por la perfección física, la cirugía estética y el PhotoShop. Por un lado, estamos bombardeados por imágenes en anuncios y en revistas que son una mentira porque reflejan unos ideales de belleza que son inalcanzables. Por otro lado, cuando una famosa es ‘pillada’ en la playa con celulitis o con unos kilos de más resulta ridiculizada. 

Creo que el desnudo puede ser liberador cuando se celebra la naturalidad todo tipo de cuerpo. Sobre todo cuando se trata de una imagen que exuda autoseguridad a la hora de mostrarse tal y como una es, completa con ‘imperfecciones’ y sin retoque. En mi opinión, una imagen natural puede llegar a empoderar hasta a sus espectadores.

Seguir leyendo »

La erótica 'gang' del chándal y la chupa de cuero

Por: | 20 de marzo de 2016

La moda del 'antihéroe', llamaba esta semana The Guardian al estilo urbano que se impone entre los veinteañeros hoy, y que parece imitar el de los protagonistas del filme francés La haine ("el odio"), veinte años después de su estreno. La haine (Francia, 1995), de Mathieu Kassovitz, cuyo guión escribieron el propio director con el protagonista magrebí, Said Taghmaoui, hablaba en blanco y negro de la vida callejera de tres de los hijos de la banlieue parisina.

 

La haineVincent Cassel, Saïd Taghamoui y Hubert Koundé,en un fotograma de 'La haine'.

Iban en chándal, camisetas de marcas (falsas o verdaderas), zapatillas de marca y chupas de cuero con cuellos de piel de oveja (falsa o verdadera). Fila, Carhartt, Nike, Everlast y mucho sintético definían, y vuelven a hacerlo (en vintage y color), "el lujo del anti-lujo" de las bandas urbanas, engordadas por los modales del Viejo Continente que vienen dejando afuera a tantos hijos de proletarios y lumpeln, en el extrarradio de la vida europea, en la periferia educativa y en el páramo laboral. Modales que hoy los empujan aún más lejos. Mientras, en la indumentaria, hay más detalles de falso cuero en los chándals, que se han vuelto pitillos, eso sí.

¿Qué dicen las chicas del chándal para andar por la vida? ¿Ellos piensan en sus novias a la hora de estar cómodos, pintar graffitis contra la policía -como poco- y salir corriendo en jogging?

Hay un juego de virilidad y algo de explícita negligencia en el estilo, ¿no?

Seguir leyendo »

#SoyHeforShe: los padres que quieren un mundo mejor para sus hij@s

Por: | 18 de marzo de 2016

El mes de marzo es un mes muy paritario. Si el 8 de marzo felicitábamos a todas las mujeres que trabajaban (quizás seguimos sin entender el objetivo de reivindicación de este día), este 19 toca felicitar a todos los hombres que han sido padres. Y es que cuando felicitamos a nuestro padre, ya no lo hacemos solo por el hecho de haber contribuido a darnos la vida, por así decirlo, sino por habernos ayudado a encontrar la mejor forma de vivirla.

Los padres ya no son esa figura lejana y autoritaria: cada día hay más hombres que tienen claro que responsabilizarse de la educación de sus hijos y sus hijas es tan importante como cualquier otro aspecto de su vida. Cada día son más los hombres que tienen claro que conseguir un mundo mejor para sus hijos e hijas, pasa también por educar desde la igualdad.

Soyheforshe

Algunos de estos padres son los que se suman esta semana al movimiento He for She en España. La actriz Emma Watson ya nos ha explicado en la mismísima sede de Naciones Unidas la importancia de esta campaña a nivel global, y ahora la empresaria española y voluntaria de Naciones Unidas, Marta Lamas, nos habla de cómo ha sido la llegada de este movimiento a España.

Lamas, que lleva cinco años colaborando con Naciones Unidas en diversos proyectos, cuenta que “este es el que realmente está teniendo muchísima repercusión”. Se trata de una campaña que intenta concienciar sobre la importancia de que el cambio hacia la igualdad social entre hombres y mujeres implique a ambos sexos. "Lo que queremos es que el hombre también hable del tema de la mujer y que lo haga suyo, que no sea únicamente un tema de mujeres hablando de mujeres, sino de una sociedad hablando de una realidad que nos afecta a todos".Que sea, por tanto, un movimiento del que no solo las madres, sino también los padres se sientan partícipes. 

 

Seguir leyendo »

La banda de sonido del orgullo gay árabe

Por: | 15 de marzo de 2016

Canciones de atmósfera gay e iconos del mundo LGTB occidental pueden enumerarse casi sin dificultad, de corrido. Pensemos en gente muy popular, glam, sobre todo mujeres, muy a contracorriente de su época, estéticamente atrevidas en su vestimenta, osadas en su pose pública o simplemente defensoras de la causa. Hay quienes encarnan, o lo han hecho, algún principio igualitario de manera explícita y quienes simplemente gozan de esa aura friendly que los hace cosechar fans incondicionales entre los que no faltan a ninguna Pride Parade.

Naima Akef

Naima Akef, bailarina egipcia que triunfó en los años dorados del cine de su país. Aquí en 'Aziza' (1961).

Barbra Streisand, Madonna, Cher, Kylie Minoghe, Cindy Lauper, los Village People, ABBA o la eterna Judy Garland son iconos gay difícilmente superables. De hecho, dicen que la emblemática bandera -que diseñó Gilbert Baker y que se usó por primera vez en el Festival del Orgullo de San Francisco de 1978- está inspirada en la canción Over the rainbow ("Sobre el arco iris"), que cantaba Garland.

Lo que raramente habrá sonado en las manis del Orgullo Gay hasta ahora es música árabe. Por eso, desde este blog vamos a proponer la playlist que el excelente escritor marroquí Abdellah Taïa, icono de la lucha contra los prejuicios en el mundo árabo-musulmán, ha dado a conocer unas semanas atrás, con la música "gay árabe" de todos los tiempos.

Seguir leyendo »

Sexo y autoestima: para amar a alguien, hay que amarse primero

Por: | 11 de marzo de 2016

Una de las guerras que tengo con alguna de mis amigas es que sean capaces de encender las luces a la hora de acostarse con un chico. Y ni siquiera hablo de un rollo pasajero al que no te apetece enseñarle cicatrices, físicas y psíquicas del pasado, sino a sentirte lo suficientemente cómoda con tu pareja como para dejar que te quite la ropa, con veneración, si hace falta. Curiosamente, tanto en algunas de mis últimas intervenciones en la radio, como en algunas de mis consultas online, son los chicos los que me comentan que rechazan tener relaciones sexuales con tal de no tener que desnudarse delante de nadie. ¿Hasta qué punto la autoestima nos influye en el sexo?

Sara_Fratini_autoestima
Ilustración de Sara Fratini 

Sara Fratini se ha hecho famosa no solo por sus ilustraciones, sino por sus mensajes, en los que libera a la mujer de sus complejos y las anima a sentirse libres, con o sin ropa, en todos los aspectos de su vida. "Cuando nos dejamos llevar por las inseguridades que nos impone la sociedad empiezan los problemas de autoestima y somos las primeras en criticarnos de la peor manera”, explica la ilustradora que, con sus 'sirenas' y con su libro La buena vida, ha conseguido aquello que hubiera deseado de tener de adolescente: 'imágenes de mujeres reales' para que las jóvenes como ella no se vean "bombardeadas por imágenes de mujeres con cuerpos perfectos y por artículos de dietas y de cómo complacer a los demás".

Está claro que a la hora de disfrutar del sexo, saber disfrutar de nuestro cuerpo, quererlo, aceptarlo y sobre todo, aprender a mimarlo es un requisito imprescindible. ¿Cómo vamos a poder desear el cuerpo del otro, si no somos capaces de desear el nuestro propio?

Este es también uno de los mensajes que se desprende del libro Gordi Fucking Buena, de Elena Devesa y Rebeca Gómez, las creadoras de la web We Lover Size. Ambas reconocen que "en cuanto ganamos peso solemos perder la autoestima por el camino", pero lejos de dejarse caer en el estigma social, son las primeras en recordar que "odiar tu cuerpo y a ti misma es una pérdida de tiempo, porque dejar pasar muchas cosas buenas, como el sexo, por estar centradas en aquello que nos acompleja no merece la pena".

Seguir leyendo »

Exclusiva para los fans de Sade

Por: | 09 de marzo de 2016

Por María Paz Ruiz Gil *

Si Sade estuviese vivo soplaría 275 velas y tendría millones de followers. Tan actual como pocos, la obra del Divino Marqués sigue editándose y haciendo vibrar mentes desobedientes en todas las lenguas.

MarquesEl Marqués de Sade, en su encierro en la fortaleza de Vincennes.

Tras las huellas de Sade del pintor y diseñador Paco Rallo, se publica y se presenta el jueves 10 de marzo, en Madrid. Paco Rallo ha invitado a 15 autores y 22 artistas gráficos a dejarse pervertir en poemas, artes visuales y relatos que celebran inclasificables confesiones sexuales, y algunas maldades que, disfrazadas de delicias literarias, comparten ellos con el aristócrata francés más gamberro y prohibido, que estuvo encerrado durante largos años.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal