40 Aniversario

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

Eros

Porno ético, ¿es posible?

Por: | 24 de junio de 2016

Por Miguel Vagalume*

La detención del empresario Torbe y el descubrimiento de lo que había detrás de sus páginas porno ha puesto de nuevo sobre la mesa la idea de un porno ético. Hablamos de la pornografía con cierto mínimos que, por ahora, no se han establecido

¿A qué se le podría llamar porno ético? Es un concepto que aún no existe. Lo más cercano que podríamos encontrar a esa idea sería el llamado 'porno feminista', tal como se entiende en Estados Unidos. En su libro Porno Feminista, Tristan Taormino, describe ese tipo de producto como uno en el que ya no se da por hecho que será destinado a la industria del entretenimiento exclusivamente  masculina. Además, se busca crear un ambiente de trabajo justo, seguro, ético, consensuado, donde se esté haciendo el porno que apetece con las personas que voluntariamente participan, que se atraen de verdad y que hacen lo que les gustaría hacer también en privado.

La sexualidad es algo muy frágil. Y quienes vemos porno queremos tener la seguridad de que lo que estamos viendo se ha hecho con el consentimiento de todas las personas involucradas, sin abusos de poder y sin que nadie sufra ningún daño.


Amarna_miller
La actriz porno española Amarna Miller.

Si bien el porno ético es un ideal, todavía no existen unas normas concretas que cumplir. La actriz Amarna Miller lo definía hace poco para la revista Playground Magazine: "un porno en el que los actores y actrices son tratados con respeto y en igualdad de condiciones. Hay un especial hincapié en hacerles sentir que su trabajo es valioso, su actuación se paga como dios manda y sin regatear su caché; existen contratos y el ambiente de trabajo es seguro, sano y consensuado. En el porno ético, el bienestar de los performers es esencial para la realización del video; se practica el sexo seguro (sea a través del uso de condones o pruebas de ETS en regla) y las escenas se graban con personas que verdaderamente se sienten atraídas entre sí". 

¿Es posible? Al parecer, sí. De hecho, la actriz cita algunas productoras que, entiende, cumplen los requisitos mencionados (al final, la enumeración).

Seguir leyendo »

Orgasmos solidarios

Por: | 22 de junio de 2016

Damos y recibimos orgasmos tan generosa o mezquinamente como damos y recibimos la vida, las cosas de la vida: una sonrisa, un destello de luz sobre el agua quieta, la llamada de un amigo, o la ola naciendo y muriendo sin morir el océano. Si estamos entrenados en el agradecimiento y nos atrevemos a habitar las sensaciones de cada momento vital, las gracias se volverán placer.

El éxtasis es la cumbre de nuestra animalidad y mientras más conectados estemos con nosotros, menos camuflados nuestros sentidos (menos disimulados nuestros procesos químicos y orgánicos naturales), más atentos podremos estar a las sensaciones que procesa nuestra cabecita y ser, de verdad, al menos en ese instante, un ser completo hecho de espíritu y respiración.

Habitar. Penetrar. Damos orgasmos como somos. Nos damos y nos entregamos. Sabemos recibir. La complicidad con el compañero de orgasmo o de éxtasis, sea o no nuestra pareja en otros frentes de la vida, es la clave de la entrega. No importa si el nuestro, el femenino, dura en ttorno a los 20 segundos y el de los hombres, aproximadamente seis. También se puede jugar con el desajuste. La ruptura y la asimetría posibilitan el encastre de emociones y de cuerpos.

Hablemos de orgasmos compartidos (los otros, los solitarios, nos hacen bien para liberar tensiones, pero esta vez queremos elevarnos con ellos a un lugar mejor, ¿lo divino?).

Daniela_Guglielmetti

Obra de Daniela Guglielmetti, fundadora de 'Dibujo a Domicilio'.

No hay que entender el misterio, tampoco explicarlo, sino (de nuevo) habitarlo. 'Habitar' en el sentido 'heideggeriano' del término: "estar satisfecho, en paz, llevado a la paz, permanecer en ella" (Martin Heidegger, Conferencias y artículos).

Y aunque hemos perdido, según intuyen chamanes y antropólogos, algunas técnicas arcaicas del éxtasis, podemos amar e intentar encontrar el éxtasis original y reencontrarnos en él. Ver a Dios en la fusión.

Como dice Valerie Tasso: "Dios aparece mucho más en los orgasmos que en las charlas teológicas".

Seguir leyendo »

Eros y Tánatos

Por: | 20 de junio de 2016

Cuando sonó el teléfono, supe instintivamente que se trataba de una llamada que tenía pavor de recibir. Mientras sujeto el móvil contra mi cara, me arden los ojos por culpa de las lágrimas, que bajan por mis mejillas. Procuro mantener la compostura al tomar nota de todos los detalles acerca de su última despedida. El hecho de no ser algo inesperado, y el saber de una vida larga, bien vivida y bien aprovechada, no hace que sea más fácil.
 
Después de colgar el teléfono, me pongo a llorar sin freno. La tristeza consume mi cuerpo y me es imposible contener la pena. Mientras sollozo, no puedo evitar pensar en cosas que solo hacen que llore más fuerte, hasta que mis ojos se ponen rojos, se hinchan. 
 
Eros venus o'hara
 
Por suerte, no estoy sola. Él está en la habitación de al lado. Al notar mis sollozos, se acerca y me abraza fuerte. Apoyo mi cabeza contra su pecho. Me siento emocionalmente agotada y vulnerable en sus brazos. Le explico brevemente lo sucedido mientras me acaricia el pelo para tranquilizarme. Cierro los ojos y aprieto mi cuerpo aún más contra el suyo. Noto como su corazón late y un aroma que despierta algo en mí. Es la mezcla del sudor de su axila y el perfume del cuello. Lo inhalo y me resulta hipnotizador. Quiero más. 
 
Dejo que mis manos suban por debajo de su camiseta para tocarle la espalda. De repente, se da cuenta de que el abrazo de consuelo se está convirtiendo en otra cosa. Aparta la cabeza en busca de mi mirada. Cuando cruzamos los ojos, noto su confusión. 
 
"¿Estás bien?", me pregunta con un tono de preocupación. "Sí. Es que necesito sentirme viva", le explico. Él frunce el ceño, parece todavía más confundido. "Fuck me, please", le suplico, por si no le ha quedado claro. 
 

Seguir leyendo »

Los clásicos ya hacían porno

Por: | 18 de junio de 2016

Dicen que la literatura erótica, e incluso la (casi) pornográfica, está de moda. Parece que somos los primeros en consumir productos culturales relacionados con lo sexual, como si el sexo no hubiera sido un motivo de inspiración desde que el mundo es mundo.

Sin embargo, cuando dices que eres escritora erótica parece que está menos valorado que ser, por ejemplo, escritora de novelas históricas. Un dato curioso cuando, precisamente, a lo largo de la historia, algunos de los grandes literatos también impregnaron de altas dosis de erotismo y de sexo más que explícito sus obras.

20100920102503

Representación de los Entremeses de Cervantes en el Corral de Comedias de Almagro.

No hace falta irse a la mitología griega, ni a las historias del Jardín Perfumado y ni siquiera a los textos que acompañaban las ilustraciones del Shunga japonés. No hace falta, de hecho, salir de España.

Podemos poner de ejemplo, para empezar, al representante de nuestras letras por excelencia, don Miguel de Cervantes. Este año celebramos el IV Centenario de su muerte y, por este motivo, además de conmemorar El Quijote, se han representado algunas de sus obras teatrales. Entre ellos, algunos de sus entremeses, como por ejemplo el de El viejo celoso. La trama gira en torno a una joven que se ha casado con un hombre mayor, y que urde un plan con su vecina para poder disfrutar con un buen mozo de los placeres carnales de la vida. Y vamos que si acaba gozando…

No es el único autor del siglo de oro que sintió el deseo de unir el placer con los versos. También existen algunos textos, entre lo cómico y lo satírico, que se han atribuido a autores como Quevedo. Sin olvidar que cuando hablamos de literatura clásica española surgen personajes tan relevantes como el Don Juan Tenorio, que iba por ahí desvirgando novicias, o personajes de carne y hueso, como Lope de Vega, que hizo lo propio casi toda la vida, como bien nos mostraba recientemente la ficción española El Ministerio del Tiempo. Además de toda su obra literaria, dejó en herencia 15 hijos de 6 mujeres diferentes. No es descabellado pensar que el sexo le inspiraba bastante. 

El sexo, por tanto, era motor y musa para la inspiración de muchas plumas. Incluso las más románticas. Revisando las obras completas de Gustavo Adolfo Bécquer, el autor que más enterneció nuestros corazones, encontramos que también sabía cómo alegrar otros órganos de nuestro cuerpo.

Seguir leyendo »

Los instintos humanos libres se autoregulan. Una persona sana recupera esa espiritualidad que viene del animal interior; recupera, por ejemplo, la sexualidad, que está muy dañada en la mayor parte de la gente, a pesar de que hay en el mundo una libertad sexual superficial. Claudio Naranjo

Acumular y competir por el trofeo al más indiferente, el menos disponible emocionalmente, el menos involucrado en el afecto de otro. Es la 'Generación porno', en el tiempo de Tindr y todas las posibilidades (o ninguna) de un encuentro, a golpe de dedo.

Recompensas sin riesgos, chats subidos de tono, fotos sin ropas en Snapchat y la fachada de una relación son las claves con las que la bloguera de veintitantos Krysti Wilkinson describía hace poco a esta generación que no está para sentimientos

 

Page
Fotografía de Irene Díaz.

"Queremos poner en Facebook que tenemos una relación para que todo el mundo pueda darle a 'me gusta' y poner un comentario, queremos una publicación digna del hashtag #parejaperfecta (…) Pero somos de la generación que no quiere relaciones (…) Nos mandamos mensajes para quedar y mantener una charla insustancial de una hora solo para volver a casa y seguir manteniendo una charla insustancial mediante mensajes de texto. Al jugar mutuamente a juegos en los que nadie es el ganador, renunciamos a cualquier oportunidad de lograr una conexión real", explicaba la bloguera.

En paralelo, y a pesar de la escasez de estudios cuantitativos al respecto, parece que la edad de los clientes de la prostitución está bajando, al menos en España. El perfil del cliente era, en la década de los 90, el de un señor de más de 40 años, casado, y en los albores del siglo XXI el target del sexo pago se ha ido inclinando hacia clientes de entre 20 y 40 años, solteros.

Clientes tentados por la facilitación de tanta oferta y, al mismo tiempo, pánico a ser (o parecer) vulnerables al amor, o al cariño. Poco hombres, en síntesis, porque los hombres han de ser racionales. Y en cualquier caso, chicos aturdidos pero no inocentes del abuso de poder y el atentado ético que supone profanar el cuerpo de otro/a.

Hay, debajo del asco, una herida emocional de época que, para sanar, necesita, al menos, ser reconocida. Para el psicoterapeuta Claudio Naranjo, es necesario "liberar lo instintivo": "El ser humano es más completo cuando puede dejar que todos sus elementos internos  -la mente, el instinto y las emociones- se abracen en vez de debilitarse combatiéndose unos a otros".

'Generación porno’ suele llamarse, justamente, la de los chicos nacidos en los 80, nutridos a porno non-stop, por internet, con las estanterías de los sites desbordando de escenas multitudinarias (muchos hombres con una sola, o con dos chicas), abundante bukake y otras delicias del ‘sexo extremo’, extremadamente alejado de cualquier emoción.

Sin embargo, no se trata de acorralar a una franja etaria porque, a decir verdad, esta indisposición afectiva es el espíritu que atraviesa la época y todas las edades de este tiempo; claro que los que están en la edad de la ilusión dan relieve al fenómeno.

Así, con Eros y el sexo aniquilados por el porno, hoy he llegado a escuchar a un chico de menos de 30 años sostener, con convencimiento, que las relaciones con las prostitutas son las más "honestas". Como decía una mujer prostituta neoyorkina en una carta sobre su cliente: "está tratando de conseguir un poco de cariño falso de la manera menos problemática posible".

Seguir leyendo »

Orgasmos de lujo

Por: | 13 de junio de 2016

Cuando gastas más dinero en algo, exiges más y esperas buena calidad. Esta filosofía también se puede aplicar al mundo de los juguetes eróticos de lujo. Por lo general 'lujo', en este contexto, significa que es recargable por USB, está fabricado en un material suave no poroso así como de silicona médica, y posee motores potentes pero silenciosos y formas orgánicas. Es decir, cuanto menos se parezca a un pene de verdad, mejor.

En los últimos años, ha habido un auge de juguetes eróticos de lujo. Si hablamos de cantidad, es evidente que los orgasmos con un juguete de lujo son más alcanzables y frecuentes que nunca. Muchas marcas están dejando de fabricar juguetes que funcionan con pilas para producir cada vez más vibradores recargables a precios accesibles.

Tiani 24k LELO venus o'hara

Foto Venus O'Hara con Tiani 24K de LELO.

Seguir leyendo »

No voy ni loca a una cena-maruja de tal calibre. Con perdón. Con solo intuir el tenor de los diálogos de la clientela, tan acomodada en el rol de siempre (superwoman clase media profesional a-la-que-le-toca-hacer-todo y llega agotada al final del día), no me dan ganas ni de pasar por la puerta del restaurant de docu-ficción Deliciosa Calma, emanado de un anuncio de Campofrío.

¿Tan desdibujadas estamos las mujeres occidentales en la actualidad como para creernos que el spot de Pavofrío es liberación femenina, feminismo o algo que se le parezca?

Banana_

Mejor una banana. Foto de Emilio Schargorodsky.

Sobrevuela el símbolo-pavo, magro, sobrio, blanco, sin grasas, algo insípido, que no deja lugar a dudas. En el mundo del márketing, se sabe, las mujeres de clase media con aspiraciones solo confiesan comer sano, y sin azúcar.

Como sea, tengo un par de propuestas para agregar a la carta, y ponerle un poco de jugo erótico, pero eso será después de la necesaria reclamación sobre este fenotipo publicitario de mujer bastante funcional. Fuera de carta, puedo ofrecerles, para acompañar esta carne polémica en su punto, una ensalada del chef 'nos gusta bastante controlar todo en casa, con salsa agridulce de si ellos hacen algo solos, seguro que les reprochamos cómo lo han hecho'.

Seguir leyendo »

Me alegra desearte, no necesito satisfacción

Por: | 07 de junio de 2016

Por Martha Zein (*)

Te deseo, no eres mi objetivo. El deseo no está para cumplirlo, está para germinarlo, para atravesarlo y vivir en él. Te desean mis ganas; se encienden al saber que este cuerpo mío será ignorante de ti tras cada encuentro, Te deseo y no digo que necesito que me satisfagas, ni satisfacer. Si el deseo tiende a la satisfacción es porque es alimento y a estas alturas nuestra sociedad vuelve a recordar que el alimento no se persigue sino que se cuida y se consume de manera respetuosa, porque mantenemos con él una relación de interdependencia.

20141223_202932

Fotografías de Irene Díaz.

Me alegra desearte, me nutre este estado. Olvídate de lo que dicen. Nuestra civilización persigue el deseo porque cree que es infinito pero, como sucede a los recursos de la naturaleza, no lo es. Como parte de la vida, el deseo es inabarcable. Esta cultura en la que vivimos nos propone la angustiosa realización constante: me impele a obtenerte, te anima, me obliga, te dicta, nos señala el deseo y grita "¡cázalo!".

No colecciono deseos hasta extinguirlos ni decoro mis paredes con sus cabezas disecadas una vez que los he cumplido. Tomo sus frutos uno a uno, reconozco sus flores, pregunto a sus semillas. El deseo no es intermitente, como la semilla no es la intermitencia del fruto. Deseo masticarte cien veces antes de que formes parte de mí. La voracidad no ve, ni toca, ni mira, ni percibe, ni se implica en el proceso, solo busca la satisfacción. No quiero tragarte, no quiero un alivio que no he pedido. Quiero un despertar gozoso. No soy la malabarista enloquecida que mantiene en el aire las pelotas del deseo que me lanza el entorno. Ese angustioso juego sólo busca la alienación.

Seguir leyendo »

Él quiere, nosotras ya no

Por: | 04 de junio de 2016

Quizá nos cuesta más la parte sentimental de la despedida, puede ser, pero cuando los desalojamos del cuerpo es muy poco probable que les abramos la puerta otra vez. Tras una ruptura, a muchas mujeres nos cuesta esto de soltar y dejar ir, emocionalmente hablando. Nos da la impresión de que nuestros compañeros hombres son más racionales con las decisiones; al menos, que les dan menos vueltas.

"Los hombres subliman, las mujeres aman", decíamos alguna vez en este mismo espacio, a propósito de las desventuras de amores truncos y las diferentes maneras de sobrellevarlos. Sublimar es un término acuñado por Freud para explicar la manera en que canalizamos la pulsión sexual hacia actividades desexualizadas, como el arte o la tarea intelectual. 

13288651_10154170960461358_1849623597_o

©Emilio Schargorodsky. Diapositivas hechas en 35mm y pasadas a papel via transfer de Polaroid y escritura con tinta china.

 

Seguir leyendo »

Poliamor, otra mirada

Por: | 02 de junio de 2016

Por Jorge Roldán (*)

No se sienten cómodos con la forma tradicional de relacionarse, con la monogamia. Cada vez más gente cree que la monogamia es válida para parte de la población pero no para ellos. No para todo el mundo. Crece la demanda de tener más posibilidades de elección y crecen las opciones entre las que escoger. Esto hace que se busquen alternativas.

13324398_10154164925616358_2018124584_o

Tantas opciones afectivas como movimientos sobre un tablero. Foto: Emilio Schargorodsky.

Dentro de unas premisas éticas básicas, como son el respeto, la sinceridad y la responsabilidad, se pueden dar diferentes tipos de relaciones no monógamas.

Puede que la relación esté abierta solo sexualmente y se mantenga una exclusividad emocional (práctica a cuyos participantes se llama, en la jerga, swingers).

Otra opción es tener relaciones abiertas emocionalmente. Es decir, tener relaciones afectivas profundas con más de una persona. Y es esto lo que se conoce como poliamor. En este caso las estructuras pueden ser muy variadas. Por ejemplo, puede haber un núcleo relacional cerrado, donde más de dos personas mantienen exclusividad entre ellos, o abierto, donde el grupo considera nuevas incorporaciones. Por otro lado, puede ser jerárquico, con una relación principal y otras secundarias o no jerárquico, donde todas las relaciones tienen la misma importancia. Si suprimimos las etiquetas y consideramos a todas las relaciones por igual, ya sean sexo-afectivas o no, hablaríamos de anarquía relacional. En la práctica, los límites están claros y todo resulta bastante sencillo.

Seguir leyendo »

Si el amor te dijo 'no', pregúntale otra vez (y al sexo también)

Por: | 31 de mayo de 2016

Escribí Decirte adiós con un te quiero y, curiosamente, fue un título que describía a la perfección la situación personal de muchos de mis conocidos. Porque muchas veces, se debe terminar una relación a pesar de los sentimientos. Pero, ¿qué pasa después? Después, lo que vienen son las segundas oportunidades. O, al menos, una segunda oportunidad para nosotros mismos.

Sielamortedijo530

Firmas Feria del Libro de Madrid: Domingo 12, de 13 a 14, en caseta Versatil (172).

Las relaciones ya no son lo que eran. Ni si quiera darte el "sí, quiero" significa que vuestra historia vaya a durar hasta el año siguiente. Nada es permanente, ni los amigos, ni los trabajos, ni las casas de alquiler. Vivimos con una constante sensación de cambio que nos hace aferrarnos al presente. O no tanto. Porque pese a esa sensación de todo puede cambiar en un instante, vivimos deseando que no lo haga. Que la persona que hemos elegido para pasar nuestra vida realmente se quede. Pero no siempre lo hace.

Es sano aprender a decir adiós sin rencores, conseguir valorar las diferentes etapas disfrutadas y lo que una persona ha significado en nuestra vida. Pero sobre todo es sano aprender a decir "hola" a los nuevos momentos. A seguir queriendo experimentar de nuevo. A las personas nuevas que siguen y van a seguir entrando en nuestra vida. Aprender a decir "adiós" sin rencor es también aprender a decir "hola" de nuevo al amor, y hacerlo sin miedo.

¿Hay una edad para volverse a enamorar? ¿Tenemos siempre la oportunidad de volver a empezar? Eso es lo que intenta demostrar Si el amor te dijo 'no', pregúntale otra vez, una novela narrada desde la perspectiva de tres protagonistas, en torno a los 20, los 30 y los 40 años, que intenta demostrar que para perder y volver a arriesgar, siempre hay tiempo.

Incluso para descubrir o redescubrir el sexo.

Seguir leyendo »

El instinto y el asco

Por: | 29 de mayo de 2016

"Dos tipos de eyaculación femenina, uno sí es pis", se lee y se relee entre los posts más vistos en el top ten de blogs de El País. La cosa baja y sube, nunca decae del todo (desde hace meses). Da la impresión de que la palabra 'pis' es muy convocante, ¿o es 'eyaculación femenina' lo que llama la atención, o la combinación de ambas?

Todo en la mujer es misterio, y su pis, otro adjetivo a las fantasías.

02_RAFAELAROCHA

©Rafael Arocha. El fotógrafo expone, hasta julio, su serie 'Medianoche', en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona.

Nunca olvidaré la escena de Kate Winslet haciéndose pis desnuda, y de pie, frente a Harvey Keitel, en Holy Smoke de Jane Campion. Es, por cierto, la película de una mujer, que cuenta con sensibilidad femenina y detalles, muchos detalles de sensaciones, lo que tiene que contar y todo lo que de sexy tiene la vida. Hay una escena en la que él, un señor mayor, que imaginamos observando atentamente a la chica dormida y babeada, recoge en sus dedos la saliva abundante (él está fuera de cuadro, pero lo presentimos excitado y temblando frente a la potente naturaleza de los fluidos).

A algún elegido partenaire le he contado mi fantasía de hacer pis justo en el instante final del orgasmo, con el amor aún penetrándome. Lo tenemos pendiente: es algo no realizado todavía y que cada vez que se menciona provoca excitación (no usar, a ser posible, la académica palabra 'orina' ni la infantil 'pipi').

Seguir leyendo »

Compañeros de orgasmo, o el vínculo inmortal

Por: | 26 de mayo de 2016

Por Martha Zein (*)

Nuestro cuerpo está habitado de puertas. Cruzar sus umbrales implica acceder a un laberinto de paisajes no reglados. Las llaves de esas puertas son múltiples; las más socorridas son los sentidos y la voluntad, pero no son las únicas, el inconsciente lo sabe. El instinto de supervivencia, la pulsión de vida o de muerte, la voluntaria o involuntaria asociación de ideas, el deseo, el miedo, también abren y cierran cerrojos, por tanto, inauguran o cancelan senderos, favoreciendo o impidiendo los viajes de Eros. Como sucede con algunas cajas fuertes, la combinación de esas llaves permite el acceso a jardines del conocimiento.

Image

Fotografía de Emilio Schargorodsky. La modelo es Lucía González Lara.

Sin embargo, a veces alguien dice "abracadabra" sin siquiera mirarnos a los ojos, sin saber que está desencadenando la apertura concatenada de nuestras puertas y portones y, así, de forma inesperada, la entrada a nuestros universos paralelos queda libre, brindando la posibilidad de que ese alguien se convierta en visitante.

La sociedad a la que pertenecemos nos anima al consumo de los placeres, a la fiesta permanente de las emociones, mientras reduce el número de aromas, sabores, sonidos... Nos convertimos en hedonistas idiotas. Los gorriones están desapareciendo en las megalópolis, las rosas viajan en grandes congeladores antes de alcanzar nuestros jarrones, olvidamos el sabor de las manzanas que maduraron al sol, nuestros muslos apenas sostienen mil pasos, nuestros ojos pierden su brillo delante de las pantallas, nuestras manos apenas conocen la tibieza de lo vivo, sin embargo, nuestra cultura anima a que gocemos, ofrece guías y manuales, crea ránkings de placeres y rutas programadas para el deseo.

Es fácil que crucemos los umbrales creyendo que tenemos derecho a un festín al que rendimos pleitesía. Queriendo olvidar que tras el dintel comienza un viaje a un lugar que sólo reconocemos cuando lo habitamos y que tanto nos gusta, probablemente demos el primer paso. Con las puertas del cuerpo abiertas sin saber muy bien por qué, diremos que fue inevitable para alimentar nuestra perdida inocencia.

Seguir leyendo »

Ser mujer, ser profesional, ser objeto

Por: | 23 de mayo de 2016

A todas nos ha pasado alguna vez. Es un conflicto silencioso, que no suele comentarse y que, de tan común, asumimos como normal en nuestra vida laboral. La sensación de no ser siempre valoradas como profesionales, sino como cuerpos andantes, en nuestro lugar de trabajo.

Direktoren_for_det_hele-750x421

Fotograma de la película 'El jefe de todo esto'.

A veces es un simple comentario, un halago, un piropo. Algo que incluso hay quien ve como algo positivo. Otras veces son comentarios más directos, más humillantes sin que ni siquiera pretendan serlo,  que vienen de la mano, por norma general, de otros compañeros. Todos entienden que se trata de una broma. Que juzgarte no por lo que haces sino por lo que eres, es no solo algo válido sino algo divertido. Y te ríes con ellos. Porque no quieres tener conflictos. Porque es tu lugar de trabajo y las personas con las que compartes la mayor parte de tu tiempo. No sabes que esas risas suponen abrir la veda. No sabes cómo hacer entender que, a ti, ese tipo de comentarios nunca te han hecho ninguna gracia.

Al menos sabes que entre compañeros estáis, más o menos, entre iguales, y tienes la capacidad de responder, o de aclarar las cosas en un momento dado. De decir "hasta aquí", sin que haya muchas consecuencias, más allá de las caras de sorpresa. La cosa cambia cuando el ‘comportamiento inadecuado’ viene desde arriba. Porque ahí ya no tienes la misma capacidad de respuesta.

Puede ser un jefe acostumbrado a la idea de que las mujeres a su cargo no son solo profesionales sino objetos sexuales. Puede ser incluso un socio, un contacto, alguien con quién tú o tu empresa hace negocios, que sabe que debes ponerle buena cara ante los comentarios que no vienen a cuento. Alguien a quien te empeñas en demostrar cada día tu valía, tu trabajo bien hecho, tus ganas de mejorar, tu iniciativa. Y que, sin embargo, pese a todo tu esfuerzo, lo que más valora de ti, son tus pechos.

Seguir leyendo »

¿Es amor o deseo? Es amor porque es deseo

Por: | 20 de mayo de 2016

No hay definición para el amor. Tampoco hay estudio o explicación convincente que desligue el amor del deseo. La red está poblada de tests y explicaciones acerca de cómo reconocer el "verdadero" amor y poder diferenciarlo de la "simple"  atracción (o la química del deseo).

Al parecer, lo que suele mencionarse como "sentimiento verdadero" no es más que lo que conocemos como amor romántico, o el producto de un consenso social, bien ilustrado y fácil de identificar por sus rasgos externos.

"'Te deseo' es mucho más amoroso (y probablemente conduce a una relación más segura y satisfactoria) que el 'te necesito'", asegura el terapeuta Steven Sosny.

01_RAFAELAROCHA(1)

©Rafael Arocha. El fotógrafo expone, hasta julio, su serie 'Medianoche', en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona.

Pero el deseo tiene mala prensa, porque parece no comportar los sublimes requisitos de un sentimiento mayor como el amor. Aunque todas las especulaciones al respecto sean meros artificios mentales y, por lo tanto, incapaces de abarcar lo que es sentir, o transcribir los latidos.

El amor es relación, decía Krishnamurti, el escritor místico indio. "¿Es la relación una cuestión de pensamiento? -se pregunta retóricamente-. El pensamiento es siempre lo viejo; la relación es algo nuevo. El pensamiento nunca es libre porque es la respuesta de la memoria. Es respuesta del pasado (...). Lo que es importante es percibir la inmensidad de la vida, y amar".

Seguir leyendo »

El mundo pegajoso de los lubricantes

Por: | 18 de mayo de 2016

"Hecho con ingredientes naturales", leí una vez en letras grandes en un paquete de lubricante de una marca que no mencionaré.  No obstante, tras leer la lista completa de ingredientes, descubrí que aparte de contener extracto de Aloe Vera, el resto consistía en sustancias con nombres largos e impronunciables, que dudaba mucho que fuesen naturales.

Aunque me considero bastante entendida en los productos eróticos, cuando se trata de los lubricantes, confieso que ando bastante perdida. Es algo que no uso personalmente (o más bien no he sentido la necesidad de utilizar). Otra cosa que no me convence es el hecho de que muchos lubricantes son perfumados. No me gusta el mensaje que esto transmite: es como si fuera necesario camuflar nuestro olor íntimo.

  Lubricantes venus o'hara

Foto Venus O'Hara

Pese a mis prejuicios, cuando tuve la oportunidad de adentrarme en el mundo de los lubricantes, procuré hacerlo con una mente abierta. Después de adquirir muchos lubricantes de todo tipo, por ejemplo a base de agua, silicona, perfumados, sin perfume, efecto calor, efecto frío, gel estimulante y más, decidí estudiar sus ingredientes más a fondo.

Algo que me llamó mucho la atención fue la frase "sin glicerina", que se puede encontrar destacada en algunos lubricantes que suelen ser los más caros. Su importancia en el packaging da a entender que es un ingrediente no deseable. Me resultó muy intrigante puesto que la glicerina es el ingrediente principal en la mayoría de los lubricantes que tengo...

Seguir leyendo »

Gracias por romperme el corazón

Por: | 16 de mayo de 2016

Cuesta muy poco pasar del amor al odio, pero cuesta mucho más pasar del amor a la indiferencia. Cuesta que una persona que lo ha sido todo para ti se convierta en simplemente nada. Y cuesta mucho más cuando esa persona te rompió el corazón.
La expresión romper el corazón suena casi poética. Como si realmente fuera algo metafórico. ¿Pero lo es? Es difícil decirlo cuando sientes ese dolor agudo en el pecho, un dolor real que te desquebraja, que te impide respirar, que te parte en dos, literalmente. Porque desde ese momento te divides en dos personas: en la que eras hasta entonces y en la que serás a partir de ahora.

Quizás esa sea la parte que nadie nos cuenta. Todo el mundo tiene miedo a que le rompan el corazón, a sufrir por amor. Bien sea por un amor no correspondido, por un desengaño, por una traición o, incluso, por un desgaste inevitable. Habría que empezar a perder ese miedo, porque que te rompan el corazón puede ser una de las mejores cosas que nos pase en la vida.

Roto

Ilustración de Esther Gili, autora de 39 semanas.

No miento. Es una de esas lecciones que tardas en asimilar, pero reconforta saber que a veces el dolor tiene una explicación lógica. La de crecer. La de aprender. La de reconstruirte desde tus ruinas para conseguir una mejor versión de tu persona.

No todo el mundo se entrega sin restricciones al amor. Los hay que ya avanzan con miedo desde el principio. Y los hay que dan todo, como si realmente les sobrara. Pero es mentira eso de que no se espera nada a cambio. Se espera que, cuando amas sin límite, la otra persona también lo haga. La pena es que nadie puede saber si va a ser así desde el principio, si va a ser así al final.

Por eso, en el momento en el que te das cuenta de que ese amor no es lo que esperabas, algo se resquebraja. A veces es un proceso lento, y otras veces puede ser una dentellada. Una mirada, un descubrimiento, una respuesta dolorosa a una pregunta que te lamentas por haber lanzado: “¿Alguna vez me quisiste?”.

Seguir leyendo »

Técnicas de márketing para el amor

Por: | 13 de mayo de 2016

"¿Qué tal?", "¿Cómo va?", "hola, me acuerdo siempre de ti", son algunos de los recordatorios online (o por SMS) de los que alguna vez pasaron por nuestra vida y que, en la mayoría de los casos, no conducirán a ningún lugar próximo ni desatarán acciones en el corto plazo. Solo son un brand recall o lo que en castellano es la 'recordación de marca' del mundo del márketing. El subtexto que no se escribe sería algo así como "no te olvides de que existo, por si algún día vuelvo a necesitarte".

Les respondemos "bien, ¿y tú?" (o lo que sea) y en la pantalla nos aparece el aspa de 'visto' para siempre nunca jamás. Ahí acaba la cosa.

CYMERA_20160102_152614

Intentando alcanzarte, parece decir Irene Díaz, la autora, en una de las imágenes de la serie 'Agatas'.

Disculpen, señores, pero esta es una estrategia muy masculina. Porque cuando las chicas comenzamos el diálogo es que queremos charlar, incluso quedar, incluso volver, pero no solo pasar y decir "hola".

Con Whattsapp y Facebook, Instagram y Tindr, incluso Skype (y cientos de otras apps o redes), la facilidad con que los hombres practican acciones de brand recall (esto es, conseguir que el consumidor siga con algún producto de nuestra compañía siempre presente en su cabeza) se ha extendido.

Fanny2012 400

Antenas prestas para recibir los mensajes fugaces: libre interpretación a partir de la fotografía de Irene Díaz.

Recorriendo el concepto del brand recall en la web, encontré recomendaciones a las marcas que, en realidad, nos vienen como anillo al dedo para describir esta conducta descomprometida y tan contemporánea de los chicos actuales cuando nos recuerdan que existen para volver a desaparecer. Presten atención a lo que dicen por ahí algunas páginas de márketing: "hay que tomar acciones en el ámbito de la Recordación de Marca, ya que si el cliente no se acuerda que existimos, es muy difícil que quiera hacer negocios con nuestra empresa (...) Para potenciar la Recordación de Marca, hay múltiples acciones que podemos hacer (...) La única manera de retroceder en términos de recordación de marca es no teniendo interacción con nuestros potenciales clientes. Cualquier punto de contacto con ellos suma y permite avanzar; ahora, puede que esa recordación de marca sea con un posicionamiento negativo, pero ese es otro tema que por ahora no abordaremos".

Interacción fugaz, contacto de nodos, suma y sigue. Claro que este pasar y volver a huir puede fortalecer la bronca que nos da el que aquellos que se escabulleron continúen escabulléndose pero, al fin, algún día nuestra iracundia se suavizará y ellos podrán decir: "pero si te saludé hace quince días".

IMG_5556

Fotografía de Irene Díaz.

"Cada vez que un usuario está en contacto con la marca se avanza en su recordación", explica la gente del mercadeo. "Con algunos usuarios, el contacto puede ser muy superficial (recibe el email pero lo borra antes de leerlo)". Y nuestra sonrisa socarrona nos recuerda que mejor bloquearlos o no volver a contestarles, como te aconsejó tu amiga.

¿Mejor? ¿Qué es mejor? ¿Hay algo mejor?

Yo creo en lo que te pida el cuerpo, sin recetas. Eso sí, no te hagas demasiadas ilusiones por un 'like' al pasar en el Facebook, aunque sepas que busca llamar tu atención. Es decir, puede significar solo que quiere avisarte que está vivo, pero la primera línea de diálogo puede tardar un mes (o varios) en aparecer "por privado".

¿Qué hay de los que dan 'toques'? ¿Alguien les responde?

Aunque los toques suelen provenir más bien de esos desconocidos que aceptamos de 'amigos' sin saber muy bien quiénes eran, ¿no?

En alguna ocasión, alguno de los conocidos se toma el trabajo de decirte que escuchó alguna canción que le recordó a ti y te copia el link de Youtube. Eso ya casi parece una carta de amor decimonónica.

Seguro que los/as lectores/as recuerdan más de una anécdota de dedos holgazanes sobre las pantallitas táctiles, de esos que practican el 'brand recall' dando clics, escribiendo mensajitos o lanzando emoticones al ritmo de la rutina (y con los ornamentos específicos de cada nueva app). Por cierto, ¿dedos holgazanes o efectivas estrategas de la seducción?

Por Martha Zein*

¿Por qué no nos enseñan a hablar de amor? ¿Por qué no se dice el amor en las escuelas, academias, parlamentos, constituciones? ¿Por qué somos capaces de bailar sus estribillos, ver las películas que se hacen en su nombre, comprar los productos que apelan a su fuerza misteriosa y no logramos poner en nuestra boca la palabra precisa?

¿Por qué el amor quedó arrinconado por la razón en ese cajón de sastre en el que se guardan los dislates?

Es difícil que nombremos el amor desnudo, fuera de la excelencia de la forma. Sí, ya sé, la belleza es uno de los caminos que llevan al amor según los planteamientos platónicos, pero de lo que estoy hablando es del humilde acto de proclamar.

03_RAFAELAROCHA

©Rafael Arocha expone su serie de fotografías 'Medianoche', hasta julio, en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona.

Quienes han vivido bajo un régimen opresor saben que el idioma no solo puede representar la violencia sino que es la violencia. En LTI. La lengua del Tercer Reich, el filólogo Victor Klemperer demostró que el nazismo utilizó palabras, expresiones y formas sintácticas para penetrar en el inconsciente de los individuos, domesticarles y cambiarles el paso.

Conocemos perfectamente la perversión del lenguaje, sabemos que la palabra dicha transforma y que todo aquello que permanece en silencio queda secuestrado; entonces ¿por qué no nos enseñan a hablar del amor, del deseo, de nuestros caminos hacia el éxtasis?

La mente, incapaz de abarcar el amor, lo arrincona, lo degüella y descuartiza, lo reduce a mercancía o a disparate, lo expulsa, lo reduce a un estribillo y nos pone a bailar plantándonos un beso en la boca para que la mantengamos cerrada. Y así, con el corazón sepultado, empezamos a olvidar que este genera vínculos transversales, desprogramados e inabarcables.

Seguir leyendo »

10 lecciones de amor para adolescentes: 'Saga Divergente'

Por: | 09 de mayo de 2016

Soy muy crítica con los libros y las películas para adolescentes que reproducen historias de amor que, si bien parecen ideales, resultan muy dañinas. Lo soy porque creo que hay cosas pequeñas que importan, y que cuando contamos una y otra vez que un hombre violento, que te aparta de tu entorno social, que es celoso hasta el extremo y que te lleva a hacer cosas (que quizá no quieras) con tal de estar con él, puede ser el amor de tu vida, no estamos hablando de tonterías.

No, cuando reproducimos esa idea en chicas de 14 ó 16 años. No, cuando en los institutos se percibe que la violencia de género, lejos de retroceder, avanza a través de relaciones tóxicas entre adolescentes, con un concepto del amor muy malentendido, pero muy bien aprendido.

Tris-y-cuatro-en-una-secuencia-de-insurgente

Escena entre Tris y Tobías de la película 'Insurgente'.

Es por eso que cuando mi sobrina me cuenta que está enganchada a una nueva saga de adolescentes, de primeras, así por inercia, desconfío. Se estrenó hace poco la penúltima película de la Saga Divergente, Leal, en todos los cines. Lo cierto es que las he visto todas ya y he sacado poco en claro, además de lo mil veces visto: mucha escena romántica, mucha acción y mucha gente guapa. Bueno, vale, yo también me enamoré un poco de Theo James, pero es que a veces me permito ser un poco adolescente.

Pero mi sobrina insiste en esa idea que ya deberíamos tener aprendida: "los libros son mucho mejores que las películas". Así que, al final, decido, con mis reticencias, leerme los libros. Y cuántas gratas sorpresas. Tantas, que decidí que el tema merecía un post, y la recomendación (y un "gracias" enorme a mi sobrina).

Por situar, hablamos de una saga sobre una distopía futurista, en la que un grupo de adolescentes de 16 a 18 años ha de cambiar el mundo. La trama está salpicada con altas dosis de acción, de intriga, algo de humor, y por supuesto, de amor. Lo primero a destacar es el trasfondo. La cantidad de temas complejos que subyacen en las novelas -como el concepto de identidad, la diversidad de las personas, la complejidad humana, la culpa, el altruismo frente al egoísmo, las maneras de enfrentar tus miedos e incluso el deseo de muerte y de autodestrucción frente al deseo de vivir- deben de resultar complejos para un público adolescente. Aunque a mí me parecieron fascinantes. Se entiende, entonces, que gran parte del enganche se debe a la historia de amor entre los dos protagonistas: Tris y Tobías.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal