Ir a Planeta Futuro
Escuelas en Red

La participación nos hace 'imprescindibles'

Por: | 15 de junio de 2012

Isabel de la Viña, Profesora del Colegio Público ‘La Navata’ de Galapagar (Madrid), no hace mucho, escribía un texto (Diario de a bordo) relatando algunas escenas habituales de la vida en las aulas de su colegio.

'Diario de a bordo'El texto comenzaba…

“Hoy me asomo a una clase de 1º de Primaria del cole de La Navata, me cuelo por la puerta pasando entre mamis y papis que están dando recaditos a Clara [la maestra].
¡Hola Isa! Mi presencia casi no se nota, no supone distorsión en una clase en la que entran y salen adultos, mientras los niños y niñas siguen a lo suyo sin inmutarse con semejante trajín.

Están leyendo cada uno su libro, sentaditos en círculo sobre la colchoneta.
Poco a poco se van yendo los padres y la clase se dispone a continuar, iba a decir a comenzar, pero en realidad ya ha empezado con estos diez minutitos de lectura silenciosa e individual”.


Al leer el texto, alguien puede sorprenderse y pensar ¿Cómo, que los padres están en el aula, pero si ya ha comenzado la actividad escolar? y afianzándose en su idea inicial, se diría a si mismo que ‘esto no puede generar nada más que desorden'. Las familias, y así ha sido siempre, deben permanecer en su sitio, o sea ‘fuera’ de las salas de clase y del colegio, y el profesorado en el suyo, en las aulas.

Quizá la opinión más extendida considera que la situación descrita es imposible; sin embargo, por lo que nos cuenta Isabel, no parece constituir un problema. Es más, muestra la verdadera complicidad existente entre las familias y la profesora, ambas comparten el mismo sentimiento de ‘cuidado’ y ‘compromiso’ con la educación de los hijos, alumnos para la profesora, y compañeros para el resto de sus iguales. 

Isabel continúa…   

“...comienza la asamblea del lunes. En un registro de la pared un distintivo señala a los responsables: del material común, de la fruta, el secretario… No consumen ni medio minuto en hacer el reparto de tareas. ¡Qué suerte, Clara!, no tienes que pasar lista, ni repartir las pinturas por las mesas, ni contar para ver si hay fruta suficiente… ya se encargan ellos.
Echo una ojeada alrededor y me topo con las normas de la asamblea: ¡Siéntate bien, con la espalda recta… te ayudará a controlar! ¡Hay que escuchar sin hablar y mirar a los ojos de los demás! ¡Si chillamos o pegamos… nos estropeamos! ¡Levanta la mano para hablar y los amigos escucharán!..
¡Vaya! ¡Qué pocas normas y qué claras!, me fijo un poquito más… ¡ni un no!; todas las normas de clase están escritas 'en positivo', invitan al autocontrol y al respeto al compañero”.

Es evidente, como argumenta el profesor Juan M. Escudero, que la participación se convierte en uno de los valores esenciales de una buena educación cuando, como es el caso, se despliega de modo efectivo y coherente con sus exigencias.

La institución escolar necesita configurarse como un espacio social democráticamente gestionado. En otro caso, no estaríamos hablando de educar y de facilitar la construcción de un criterio propio, sino de entrenar, instruir, adiestrar, de aprendizaje técnico… y no debemos conformarnos con tan poco. La gestión de la crisis actual, sus decisiones encubiertas y poco compartidas constituyen una buena muestra de la ausencia de participación en muchos comportamientos habituales de nuestras instituciones educativas; "...los hay que [participan] toda la vida: esos son los imprescindibles".  


Colegio Público "La Navata"
. Trabajo de investigación. Alumnado de 3º de Educación Primaria

 

Hay 13 Comentarios

Felicidades por esta fantástica iniciativa en una época en que es necesario incentivar los modos de mantenernos cerca y muy comunicados. Por ello, desde la AELE nos sentimos orgullosos de aportar nuestra modesta colaboración a este proyecto que nace con la vocación de ser un reflejo de aulas que apuestan por los niños y las niñas asumiendo que ellos son, esencialmente, diversos.

Gracoas por este blog. Tras seis visitas a colegios de mi barrio en las jornadas de puertas abiertas, empezaba a sentirme una auténtica marciana.
Escuché una y otra vez que a los niños ( 3 años) se les dejaba en la puerta del patío, por todo eso de fomentar su autonomía,despegarlos de sus padres...Pregunté una y otra vez qué cómo se establecía el contacto de los padres con los maestros, cómo se hacía ver al niño que padres y escuela no eran cosas completamente separadas, que formaríamos un equipo... Me miraron como si acabara de aterrizar de Marte y otra vez con lo de la autonomía, hija, es ley de vida tienen que crecer, puedes pedir una tutoría...
Me alegra ver que hay más gente que piensa que no hace falta un aduanero en la línea de frontera entre familia y escuela. Pena que el cole del artículo me quede pelín lejos ;)

Una contribución magnífica en un momento en el que la escuela y la educación necesita de todos y todas. Ánimo en esta iniciativa. Es muy importante que tomen la palabra, de una vez por todas, los autenticos protagonistas de la innovación educativa: La comunidades escolares.

Fantastica idea. Felicidades por esta iniciativa que permitira crear un espacio para compartir y apostar por la innovacion educativa y la democracia en nuestras escuelas. Gracias.


Nos ha encantado el artículo y, por supuesto, compartimos EN EL AULA esta filosofía, este modus vivendi maravilloso..Os invitamos a pasar..¡hasta la cocina! Bienvenid@s: www.laventuradecrecerysonar@wordpress.com


Nos ha encantado el artículo y, por supuesto, compartimos EN EL AULA esta filosofía, este modus vivendi maravilloso..Os invitamos a pasar..¡hasta la cocina! Bienvenid@s: www.laventuradecrecerysonar@worpress.com

Enhorabuena por poner en marcha esta iniciativa. Sin duda alguna ayudará a poner a pie de calle la educación como escuela de democracia y entorno para la creación de prácticas innovadoras que favorezcan el aprendizaje y la convivencia en una sociedad democrática y social.

Tanto Forencio Luengo como yo os agradecemos estas palabras de ànimo. Este lugar está abierto a todas las practicas escolares que promuevan la construcción de una sociedad màs justa y solidaria. Estamos abiertos a recoger aquellas experiencias escolares que se envuentren en esta línea y la considereis adecuada...

Me parecen excelentes este artículo y la iniciativa de este blog. Puede ser una plataforma muy eficaz para la difusión de buenas prácticas educativas, para el debate profesional, etc. Muchas gracias a sus promotores

Estupenda iniciativa de El País, iniciar este blog con personas de experiencia y valía contrastada. Hay que hablar de educación, y las miradas sobre la gran cantidad de cosas que se trabajan cada día, una perspectiva orientada a la educación para la vida, experiencias positivas, de ilusión continuada en la tarea bien hecha suponen un soplo de aire fresco en un entorno de noticias que sólo hablan de estadísticas, de cifras, de recortes. La mayoría de las veces, lo que es noticia no permite desvelar la importancia de la realidad vivida.

Agradecemos los comentarios que aportais en este inicio de andadura, en busca de la revalorización de prácticas éticas inovadoras sobre la enseñanza y la movilización de esquemas activos de aprendizaje.

Estoy de acuerdo con Enrique en que la enseñanza se debe organizar de otra manera que, además de ser posible, es tremendamente razonable. Lo que mostramos en este 'post' sobre el Cole 'la Navata' es un ejemplo, entre otros muchos que pretendemos traer a este escaparate, a este espacio de participación, que es de todos...

La forma de trabajar que se describe en el artículo viene asociada a un currículo flexible y una gran autonomía;
En este sentido ya hay experiencias en las que los contenidos no se desarrollan de forma secuencial, siguiendo un temario, sino que se articulan en torno a proyectos o centros de interés formulados por los propios alumnos.
http://www.otraspoliticas.com/educacion/piratas

Estupenda iniciativa. Al relato de la practica se une la reflexión. es lo que necesitamos en estos tiempos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Rodrigo J. GarcíaRodrigo J. García. Doctor en Ciencias de la Educación. Premio Nacional de Investigación Educativa (MEC.CIDE). Ha sido Asesor del Gabinete Técnico del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Asesor Técnico Docente de Renovación Pedagógica y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Ha colaborado en el fortalecimiento de los movimientos de innovación educativa, impulsando el Portal Innova: una plataforma virtual de difusión de movimientos y prácticas de escuelas democráticas. Forma parte de diversos colectivos profesionales de mejora escolar (Atlántida, ADEME, Foro de Sevilla…). Es asesor para el desarrollo de prácticas democráticas de aprendizaje en instituciones educativas.

TWITTER

Rodrigo J. García

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal