Ir a Planeta Futuro
Escuelas en Red

Nuevos códigos para amar la literatura

Por: | 20 de abril de 2014

“…mi hijo Gonzalo tuvo que contestar un cuestionario de literatura elaborado en Londres para un examen de admisión. Una de las preguntas pretendía establecer cuál era el símbolo del gallo en El coronel no tiene quien le escriba. Gonzalo, que conoce muy bien el estilo de su casa, no pudo resistir la tentación de tomarle el pelo a aquel sabio remoto, y contestó: ‘Es el gallo de los huevos de oro’. Más tarde supimos que quien obtuvo la mejor nota fue el alumno que contestó, como se lo había enseñado el maestro.” [Gabriel García Márquez (1981):
La poesía, al alcance de los niños]

Street Art Birds and Retro Woman, por CrawlSpaceSquared en Etsy, en Graffiti Obras y Pineado en Pinterest por Amy Herd en All things A R T
Street Art Birds and Retro Woman, por CrawlSpaceSquared en Etsy,
en Graffiti Artworks y Pineado en Pinterest por Amy Herd en All things A R T

Toni Solano profesor y jefe del Departamento de Lengua y Literatura del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Bovalar’ de Castellón de la Plana, comienza su relato manifestado su necesidad sentida, como profesional de la enseñanza, de enfrentarse al hermetismo del aula, de acabar con la opacidad de las instituciones escolares, y de mostrar las experiencias valiosas que en ellas se desarrollan.

Cree que su instituto no ha contado siempre con el prestigio merecido. Sin embargo, en sus aulas se venía desarrollando una labor meritoria, tratando de transformar algunos de los formatos académicos más relacionados con Lo que empezó siendo una tarea para subir nota, acabó convirtiéndose en una auténtica productora de cine.el fracaso escolar de un alumnado que ya contaba con otros obstáculos. Era necesario abrir el centro al exterior, informar y compartir su tarea diaria. Un deseo de transparencia enriquecido con el aliciente que, para muchos alumnos inmigrantes, suponía poder mostrar a sus familiares, en lugares lejanos, los avances y logros grandes o pequeños.

Echando la vista atrás, Toni Solano toma conciencia de que casi todas sus experiencias de aula han tenido como eje el fomento de la lectura y su relación con el cambio de códigos. Desde los primeros blogs de aula, allá por 2007, en los que los estudiantes publicaban reseñas de lecturas juveniles, Los proyectos de lectura y literatura tenían un diseño que incluía códigos audiovisuales, adaptados siempre a distintos niveles de aprendizaje.hasta los actuales proyectos colaborativos, buena parte de su tarea docente se ha centrado en forjar una fuerte pasión por la lectura y su recreación multimedia y audiovisual.

Un punto de inflexión en este rumbo educativo fue la realización, con estudiantes de Bachillerato, de una adaptación en vídeo de La Celestina. Le habían presentado una propuesta de guion que pensaban dramatizar y, en poco tiempo, sin más, contaron con un tráiler que anunciaba un proyecto mucho más ambicioso. Lo que empezó siendo una tarea para subir nota, acabó convirtiéndose en una auténtica productora de cine, con patrocinadores y con un estreno en una sala de proyección con familiares, amigos y profesorado.

Aquella actividad de 2010 abrió horizontes; a partir de entonces, los proyectos de lectura y literatura tenían un diseño que incluía códigos audiovisuales, adaptados siempre a distintos niveles de aprendizaje.

En Segundo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) se llevaba tiempo realizando una actividad de recreación poética a partir de poemas de amor, incluyendo la grabación en audio de los recitados. Poco a poco, el vídeo desplazó al mp3 y los videopoemas se convertirían en una actividad planificada todos los años. En estos momentos han subido más de 130 vídeos a su canal en Youtube.

En tercero y cuarto de ESO, fomentar la lectura no era suficiente, había que introducir a los clásicos y, por ejemplo, en una de las actividades se planteaba escribir una entrevista a un Lázaro de Tormes -convertido en personaje de éxito- que después grabaron en una videodramatización.

A partir de ese momento se inicia la puesta en marcha de proyectos didácticos, de bastante calado, en colaboración con otros docentes. Quizá el más relevante, por su duración en el tiempo y por su buena acogida en la red, fue Callejeros Literarios, un proyecto realizado junto a otros docentes, editores de tres blogs de lengua: A pie de aula, Blogge@ndo y Tres Tizas; se ocupaba de investigar la vida y la obra de los escritores que daban nombre a las calles de cada localidad.

“Es posible que alguien llame al timbre de tu casa un día y te pregunte si conoces a Rubén Darío, que da nombre a tu calle. No sería extraño que al cruzarte por la calle con un grupo de adolescentes, te asaltasen cámara en mano para investigar lo que sabes sobre Pérez Galdós. Incluso podría darse el caso de que esos pequeñuelos que corren de repente hacia ti vengan a recitarte unos poemas de Machado porque acabas de sentarte a descansar en la plaza que lleva su nombre.” [Callejeros Literarios llega a buen puerto, en Re(paso) de lengua]

La clave del éxito educativo de esta experiencia —comenta Toni Solano— se encuentra en la importancia que concede al contexto cercano de los estudiantes y a la combinación de los tradicionales códigos de lectura y escritura con otros nuevos como: mapas digitales, documentos colaborativos, líneas del tiempo virtuales, reportajes a pie de calle.

Leer, comprender, convertir en código audiovisual y generar un nuevo texto original debiera ser un modo habitual de iniciar y potenciar el conocimiento y el amor por la literatura”, manifiesta Toni Solano.

Después, llegaron proyectos como el Quijote sincopado, con José Daniel García. Una propuesta didáctica que exigía la realización de un cortometraje, en Stop Motion, a partir de la lectura de fragmentos de Don Quijote, en distintos niveles de ESO y Bachillerato.

 
Ver Callejeros literarios en Castelló y Borriol en un mapa más grande

 Un paseo con Antonio Machado, una iniciativa de nuevo del equipo de Callejeros, que con motivo de la celebración del centenario de la publicación de Campos de Castilla, El producto final fue un videoclip sobre un texto que tradujera las palabras a imágenes. y en colaboración con distintos centros de la geografía española, se propuso la lectura y comprensión de los poemas del libro. El producto final fue un videoclip sobre un texto que tradujera las palabras a imágenes.

Piénsame el amor que te comeré el corazón, con Mª José Chordá, Inma Contreras, J. Daniel García, Evaristo Romaguera, J. Antonio Fraga y José Luis Gamboa. Este proyecto didáctico pretendía acercar la poesía a los estudiantes. Suponía la realización de un estudio sobre el poeta seleccionado y uno de sus poemas; recreaban el estudio con una presentación (Pechakucha) y finalmente con la realización de un corto.

Las reseñas de lecturas del proyecto kuentalibros. La recomendación de una lectura, que una vez grabada y subida al blog de ‘Kuentalibros’ pasaba a ser compartida, como audio o vídeo-recomendación, con el resto de estudiantes de lengua española.

La continuidad en el tiempo, este duradero viaje por experiencias literarias diversas, ha generado en el alumnado la suficiente confianza para abordar nuevas propuestas de aprendizaje, nuevos proyectos y nuevas creaciones audiovisuales. Ahora se enfrentan sin miedo a nuevas iniciativas de lectura que exigen aprender y trabajar colaborativamente y por proyectos. Privilegiada manera de saber lo que se quiere y de poder contarlo, compartirlo… con todos.

Durante el presente curso se ha continuado con esta concepción del aprendizaje, sustentada en proyectos educativos con creaciones audiovisuales, eje de desarrollo de las competencias básicas (lecciones de ortografía en vídeo, pechakuchas, robots, etc.). Se crea el canal de Youtube del Departamento de Lengua del Instituto de Educación Secundaria ‘Bovalar’, con más de 250 vídeos en los que la lectura y la literatura son protagonistas.

Toni Solano termina su relato afirmando que “el reto que dio origen a este modo de enseñar se ha logrado. Ahora ya se nos reconoce, se nos identifica por lo que hacemos y construimos, día a día, en el aula, por lo que enseñamos, por lo que aprendemos y por lo que mostramos al mundo. Además, ahora gozamos de ‘habitar’ una institución prestigiada. La tarea docente y el aprendizaje de nuestros estudiantes adquiere cada vez mayor sentido”.

Toni Solano junto a sus estudiantes del Instituto de Educación Secundaria ‘Bovalar’.
Toni Solano junto a sus estudiantes del Instituto de Educación Secundaria ‘Bovalar’.
El patriarca Gabriel García Márquez… en la publicación Question digital
El patriarca Gabriel García Márquez… en una publicación de la Question digital

“La víspera del armisticio, cuando ya no quedaba en la casa un solo objeto que permitiera recordarlo, llevó a la panadería el baúl con los versos en el momento en que Santa Sofía de la Piedad se preparaba para encender el horno.
-Préndalo con esto -le dijo él, entregándole el primer rollo de papeles amarillento-. Arde mejor, porque son cosas muy viejas.
Santa Sofía de la Piedad, la silenciosa, la condescendiente, la que nunca contrarió ni a sus propios hijos, tuvo la impresión de que aquel era un acto prohibido.
-Son papeles importantes- dijo.
-Nada de eso -dijo el coronel-. Son cosas que se escriben para uno mismo.
-Entonces -dijo ella- quémelos usted mismo, coronel.”

[Gabriel García Márquez. Cien años de soledad]

 Te puede interesar....
   ●  Abuelita, abuelita, ¡qué ojos tan grandes tienes…!
   ●  Ayer, hoy, mañana: Literatura en vivo.

  ●  Sombras de lo extraordinario (I).

Pan con sabor a kétchup

Por: | 06 de abril de 2014

“En algunos países, los estudiantes dominan las destrezas necesarias para resolver problemas estáticos o analíticos similares a los que se encuentran en los libros de texto, pero tienen dificultades, en algunos casos importantes, cuando la información proporcionada para resolver el problema debe completarse por otras vías o interactuando con la situación planteada”. [INFORME ESPAÑOL. PISA 2012Resolución de problemas de la vida real... MECD-INEE. 106]

Pocos proyectos brindan tantas posibilidades de implicación del alumnado como la creación de un cortometraje Un profesor desempeña plenamente su profesión si se considera parte de un proyecto pedagógico, de un proceso de desarrollo humano… en el que tiene oportunidad de aportar ideas, de participar intensamente en su creación y cuente, además, con la posibilidad de comprobar la calidad educativa de lo construido. Este sentimiento debe estar presente activamente en la práctica de la enseñanza, comenta Óliver Garvín Gómez, profesor del Colegio Público de Educación Infantil y Primaria ‘Santa Marina’ de Magán (Toledo).
 
Aimane y Younes, estudiantes de la clase de Óliver, asumieron, el pasado curso, el ‘rol’ de directores de fotografía en el rodaje de un cortometraje, en torno al  proyecto pedagógico "Piensa en tu pequeño mundo ¿Qué puedes hacer por él?" Joel, sin embargo, estuvo encargado de maquillaje, y Lucía y Hugo fueron dos magníficos actores.El docente debe ocuparse de que todos y cada uno de los estudiantes se sientan ‘importantes’ dentro del proyecto pedagógico Proyecto pedagógico "Piensa en tu pequeño mundo ¿Qué puedes hacer por él?

Pocos proyectos brindan tantas posibilidades de implicación del alumnado como la creación de un cortometraje y pocas iniciativas son tan exigentes para un profesor, en lo que a actitud y desempeño profesional se refiere.

El docente debe ocuparse de que todos y cada uno de los estudiantes se sientan ‘importantes’ dentro del proyecto pedagógico. Necesita comprobar la distribución ponderada de compromisos y tareas. Tiene que ilusionar al alumnado con un proyecto de aprendizaje social y ha de organizar las actividades de manera ajustada a intereses y expectativas. En este caso, la tarea tenía una dificultad añadida; se daba la circunstancia de que cada realización, requería una expresión creativa muy personal… que, sin embargo, era preciso armonizar con un trabajo colectivo y una rigurosa ordenación de ideas y prácticas.Óliver entiende que para comprender el lenguaje audiovisual es necesario crear y recrear lenguaje audiovisual

Óliver entiende que para comprender el lenguaje audiovisual es necesario crear y recrear lenguaje audiovisual. Es preciso valorar las horas de trabajo que supone, pensar en su planificación y organización, hacerse cómplice con un verdadero espíritu de equipo que se necesita, se persigue y se exige… No hay ningún trabajo audiovisual que no implique la suma de ‘talentos’ de un gran equipo. Ésa es la esencia y la magia que adoptamos como referencia en el aula: “Comprender y crear para reflexionar”.

La decisión del Colegio ‘Santa Marina’, de Magán (un pueblo de algo más de 3.000 habitantes, muy cercano a Toledo) de llevar el cine al aula, provocó una nueva manera de entender el aprendizaje y un horizonte inesperado de expectativas educativas. Conocer, participar y crear una película, supone, entre otras vivencias, percibir la imagen desde dentro, desplegar procesos creativos completos, desde la idea inicial... hasta la proyección, dotar de tiempo a cada fase del proceso, realizar las actividades sin prisa, pero, acompasadas de ritmo, es decir, sin pausa.

Con esta concepción pedagógica sobre el lenguaje audiovisual, los guiones se trasforman en auténticos registros de ‘centros de interés’, ofreciendo la oportunidad de referenciar contenidos curriculares ‘con sentido’. Por ejemplo, en la fase de elaboración del guion se aborda la redacción de textos, la narrativa y la expresión oral; las matemáticas también entran en acción al montar la película, minutar las escenas, calcular los tiempos de rodaje...; didácticamente, es muy sencillo ocuparse de contenidos relacionados con el conocimiento del medio natural, social y cultural; y es evidente que se trabaja directamente el área de educación artística y el lenguaje audiovisual… ¡Qué fantástica oportunidad de aprendizaje motivado y finalista! Supone una dedicación de la que se obtiene un producto observable y con repercusión social.

Pan con sabor a kétchup”, cortometraje realizado por el grupo de 1º A de Educación Primaria
del Colegio Público “Santa Marina” de Magán (Toledo) en el curso escolar 2012/2013.

Pan con sabor a kétchup” fue el nombre del cortometraje, que fue galardonado con uno de los Premios Nacionales de Educación para el desarrollo ‘Vicente Ferrer’, edición 2013, convocado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y cogestionado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Esta iniciativa surgió en respuesta a la demanda de transformar las aulas en espacios de sensibilización activa sobre la realidad circundante. Permitió, desde el análisis y la reflexión, deslizarse con facilidad entre lo local y lo global, y desde lo global a lo local.

El cortometraje nació de un cuento popular conocido y que incorporaba un verdadero muestrario de valores universales. El aula y la tarea, en estos momentos, se convirtieron en inmejorables herramientas de trabajo para afrontar los temas transversales de educación para el desarrollo, como la soberanía alimentaria, la ecología y la reflexión sobre formas y estilos de vida, así como, su influencia en la configuración del medio ambiente.

En el colegio ‘Santa Marina’ se venía trabajando, hace algún tiempo, este tipo de iniciativas de educación activa y responsable

En el colegio ‘Santa Marina’ se venía trabajando, hace algún tiempo, este tipo de iniciativas de educación activa y responsable (no en vano mantiene el Galardón de Bandera Verde de Ecoescuelas). En relación con el huerto escolar, por ejemplo, los alumnos y alumnas habían comprendido y se habían identificado con el valor de la sostenibilidad. Con el proyecto de diseñar ‘una casa biosostenible’ y el empuje y desempeño profesional de Sandra Santomé Nogueira, imaginaron pequeñas iniciativas que podrían llevarse a cabo, aquí y ahora, siendo coherentes con el compromiso adquirido con el planeta y formulando formas de vida sostenible; también, desplegaron actividades de concienciación sobre el estado de salud del planeta y de la humanidad, analizando las diferencias norte-sur, la escasez de alimentos…etc.

El 30 de enero celebraron el día de la paz colaborando todo el centro en la construcción de un mosaico con la figura de Nelson Mandela.

Siguiendo esta tradición, la clase de Primero A, se puso manos a la obra y comenzó el trabajo que culminaría en “Pan con sabor a Kétchup”.

Tuvieron que enfrentarse, en primer lugar, a la elaboracion de un guion del relato y cuando lo tuvieron encima de la mesa, se dieron cuenta de que eso era sólo el principio, que les quedaba por delante dialogar mucho y decidir cómo se quería mostrar, qué se quería trasmitir, qué sucedería... A alguien se le ocurrió, entonces, que sería bueno hacer una película 14.03. grupo rodaje. lateral2‘muda’ (se acababa de estrenar la película ‘Blancanieves’ de Pablo Berger).

Después de esta primera fase, se pensó en el rodaje. Querían hacerlo en medio de un campo de cebada, el de Andrés, el padre de Ainhoa, que incluso les prestó el tractor. Como el guion exigía rodar en un banco y con un coche bastante aparente, varios padres se ofrecieron a colaborar. Las sesiones de rodaje, según cuenta Óliver, fueron muy divertidas, con las familias muy implicadas. Filmar, por ejemplo, la escena en la que los alumnos parecen conducir, sin que se vea al padre escondido entre los pedales, fue toda una aventura.  

La última parte, el montaje, la hicieron dentro del aula con un proyector; los estudiantes estaban impresionados, no se imaginaban que el cine era un preciso e imaginativo juego de cortar y pegar.

Completar el proceso y ver el ‘corto’ editado, después de tantas y tantas vueltas, después de mucho reescribir y de valorar muchas alternativas de montaje, supuso un despliegue de creación, que niños y niñas de 6 años han sabido valorar muy bien.

Olíver insiste en que observar la realidad desde el ‘otro lado’, entender que un producto de calidad no se obtiene a la primera (en una sociedad que prima lo inmediato y la razón económica por encima de todo), se convierte en un recurso educativo extraordinario. Los alumnos no solo disfrutan con el resultado, sino que lo critican, reflexionan, debaten… son activos. No solo absorben productos acabados y agotados, sino que van disponiendo de herramientas para abrirlos a la reflexión y reconstrucción. 

 Jordi Folgado, Director de la Fundación ‘Vicente Ferrer’ hace entrega a Óliver Garvín del Diploma acreditativo de uno de los Premios Nacionales de Educación para el desarrollo ‘Vicente Ferrer’, 5ª edición, 2013, por el proyecto “Piensa en nuestro pequeño mundo ¿Qué puedes hacer por él?”Jordi Folgado, Director de la Fundación ‘Vicente Ferrer’ hace entrega a Óliver Garvín del Diploma acreditativo de uno de los Premios Nacionales de Educación para el desarrollo ‘Vicente Ferrer’, 5ª edición, 2013, por el proyecto “Piensa en nuestro pequeño mundo ¿Qué puedes hacer por él?”

Los alumnos reciben ‘feed back’ cuando ven el resultado de su esfuerzo y esto les engancha emocionalmente, descubren destrezas que hasta entonces no habían valorado; se estimulan, movilizan, pasan a ser sujetos activos. Óliver afirma:

“Tengo alumnos que parecen no rendir en clase y sin embargo se muestran motivados cuando comenzamos con trabajos audiovisuales. Con el trabajo grupal, durante el rodaje, la tensión emocional provoca que se creen vínculos entre ellos; los conflictos se resuelven de forma provechosa en honor a la resolución de la tarea, creciendo en cantidad y calidad las relaciones. Si yo valgo, aporto al equipo. Si yo formo parte del equipo, si el equipo me valora… soy querido”.

Te puede interesar....

   ●  'Le Boss. Un cortometraje filosófico de cine negro en clase de francés
   ●   ¡Abre los ojos!
   ●   Ayer, hoy, mañana: Literatura en vivo

Sobre el autor

Rodrigo J. GarcíaRodrigo J. García. Doctor en Ciencias de la Educación. Premio Nacional de Investigación Educativa (MEC.CIDE). Ha sido Asesor del Gabinete Técnico del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Asesor Técnico Docente de Renovación Pedagógica y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Ha colaborado en el fortalecimiento de los movimientos de innovación educativa, impulsando el Portal Innova: una plataforma virtual de difusión de movimientos y prácticas de escuelas democráticas. Forma parte de diversos colectivos profesionales de mejora escolar (Atlántida, ADEME, Foro de Sevilla…). Es asesor para el desarrollo de prácticas democráticas de aprendizaje en instituciones educativas.

TWITTER

Rodrigo J. García

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal