Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'Actores prolíficos'

Acevedo
siempre elige bien

Cuarta entrega de actores secundarios muy prolíficos. Hoy le toca a Kirk, latino de madre china que interpreta a italianos.
ESPOILER - 06 de enero, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 50
Kirk Acevedo
Gran debut. Pisó la tele al lado de Woody Allen, Peter Falk y Sarah Jessica Parker y Edie Falco (volverían a verse en Oz). El primer trabajo de Kirk Acevedo en televisión fue a los 24 años, en la comedia The Sunshine Boys, de Neil Simon.

Extraña, laboriosa y muy intensa carrera, la de nuestro amigo Kirk Acevedo, uno de los secundarios que más nos gustan en Espoiler. A mí y a muchos de ustedes, que venían pidiendo esta reseña desde hace tiempo. Cuando una serie cuenta con él, hay que verla. (Lo mismo ocurre cuando a una serie la subtitulan Marga y CarpeDiem.)

Pero volvamos a Kirk. ¿De dónde es, a qué dedica el tiempo libre? Nació en el año 1974 en Brooklyn, pero es de ascendencia puertorriqueña —por parte de padre— y china del lado de su mamá. Una mezcla rara. Desde pequeño se interesó por la actuación, y cuando le estaban creciendo pelos en las patas obtuvo una licenciatura en Bellas Artes.

Nos encantaría decir que su lucha por conseguir fama y dinero fue sacrificada (eso le hace bien a toda biografía), pero en realidad no fue así: a los pocos días de recibirse audicionó para la enorme serie Oz. Y entonces, como nos gusta decir en esta sección, nada lo detuvo.

Cinco ejemplos que nos dejan con la boca abierta:

Miguel Alvarez. Kirk fue uno más de los tantísimos que comenzaron en Oz (de HBO). Trabajó en cuarenta y seis episodios, desde 1997 a 2003. Ingresó a la serie motivado por algunos de sus compañeros de clases que habían conseguido papeles en el piloto. Probó suerte y le fue bien. Interpretó al violento Miguel Alvarez, líder entre los presos latinos de la Ciudad Esmeralda, un gángster un poco desequilibrado y con prosapia delictiva. Cuando alguien le preguntó acerca de la posibilidad, en la escala uno a diez, de sobrevivir a una auténtica cárcel, Kirk respondió: "Tendría que decir que un uno, creo que me convertiría en el pastelito de alguien".

Sargento Joseph Toye. Kirk formó parte de esta gran serie de culto y clásico del género bélico, de la mano de Steven Spielberg y Tom Hanks. ¿Ven lo que digo? Nada de proyectos menores, nada de comedias canceladas de la CBS: ahí está otra vez Kirk en las grandes ligas, y de nuevo en HBO. En Band of Brothers interpreta a Joseph Toye, hijo de un minero de carbón natural de Pensilvania, parte de la Easy Company, un batallón americano del regimiento 506 de paracaidistas que luchó en Europa durante la II Guerra Mundial. Una historia real sobre un grupo de hombres valientes (y humanos) que se convirtieron en leyenda.

Héctor Salazar. Hizo de latino en tres de las versiones de esta serie, incluida la original. Pero donde más trabajó (trece episodios entre 2005 y 2006) fue en la versión llamada Trial by Jury. En esta franquicia lo importante es el funcionamiento del sistema judicial. Y aquí Kirk vuelve a encarnar a un personaje con nombre latino: el detective Héctor Salazar, un investigador de la oficina del fiscal. La ciudad de Nueva York como escenario de fondo, y crímenes a resolver. También fue un malísimo Richie Morales (en Law & Order original) y repitió como Salazar en la versión Special Victims Unit.

Nicky Cottero. ¡Otro gángster! Pero esta vez Kirk compone uno al que vemos crecer poco a poco, en un barrio que se disputan italoamericanos e irlandeses. Qué serie maravillosa es The Black Donnellys... Como no podría ser de otra manera, Acevedo pertenece al bando de los italianos (me cansé de llamarlo Kirk). Su personaje es un sujeto ambicioso, sin piedad y dispuesto a conseguir lo que pretende a cualquier precio: desplazar del control de la zona a los irlandeses. Rival de los hermanos Donnelly, es bastante desagradable y antipático. Un mafioso que no deja pasar ninguna chance para conseguir un poco más de poder, día tras día.

Agente Charlie Francis. Y por fin, su última gran aparición. ¿Será espoiler decir que el agente Charlie Francis participó en venticinco episodios de Fringe y que ya no volverá a estar nunca más? ¿Perderé otra vez al 34% de los lectores? Me arriesgo y lo digo: gran amigo y confesor de Olivia Dunham, Charlie es un policía que no tiene nada que ver con los mundos paralelos, ni con experimentos científicos, ni con esos extraños soldados que cambian de forma. No cree en esas cosas... Charlie es un policía más bien tradicional, dispuesto a echarle una mano a Olivia cuando ella lo necesita. Pero muere. ¡Ay, se me escapó, se me escapó! Y su final es triste. Lo echamos mucho de menos.

Y así acaba, amiguitos, la cuarta entrega de esta sección, precedida por otros actores muy prolíficos (Michelle Forbes, Zeljko Ivanek y Lance Reddick). Cuando reparo en la calidad de las series donde ha trabajado esta buena gente, siempre pienso en sus representantes, que deben ser personas tan lúcidas como los artistas a los que tutelan.

En quince días sigo con otro. ¿Pero quién? Aquí tienen una lista para que me sugieran con criterio.

El hombre de
las mil series

Si hay secundarios prolíficos, nadie puede dudar que Željko Ivanek se encuentra entre los más insaciables de este selecto grupo.
ESPOILER - 17 de diciembre, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 15

¡Ustedes lo pidieron a gritos, con pancartas y llamados anónimos a las cuatro de la mañana! Y tenían razón, porque si hay secundarios prolíficos, nadie puede dudar que Željko Ivanek se encuentra entre los representantes más encumbrados e insaciables de este selecto grupo. Con ustedes, el eslavo. El impávido. El cuenco de ojo más profundo de la tele. El hombre de las mil series:

Željko Ivanek
Imparable. Željko Ivanek nació el 15 de septiembre de 1957 en Ljubljana, Eslovenia (entonces Yugoslavia). Emigró dos veces a los Estados Unidos: a los tres y a los diez años. Regresó para cumplir su destino: convertirse en un actor enorme.

Basta con husmear un poco en su largo currículum para ver la cantidad de lugares por los que pasó este gran actor: ex convicto y polígamo en Big Love, secuestrador en House, perverso esposo de Juliet en Lost, juez de vampiros en True Blood y asesino en The Mentalist.

Pero hay más, muchísimo más: The West Wing, John Adams, Law & Order, CSI: Crime Scene Investigation, Law & Order: Special Victims Unit, Bones, Shark... Como ven, la lista es interminable. Hoy nos detendremos en un puñado de series en las que más tiempo participó el gran Željko. Porque en su extensa lista de trabajos, suele ser hombre de un solo episodio. En las que siguen, no:

Ed Danvers. El debut como guionista del enorme David Simon (The Wire) fue también el primer gran trabajo de Zeljko. Gran trabajo porque se trata de su estreno con un personaje de continuidad. Compuso a Ed Danvers, oscuro y algo taimado fiscal del distrito de Baltimore, que aparece poco en la serie, pero durfante sus siete temporadas. Su papel en Homicide nos trae reminiscencias de la primera temporada de Damages: un abogado gris de vida vacía que defiende a los malos con eficacia pero sin excesiva pasión.

James Devlin. Željko llegó a Oz para quedarse: participó en veintisiete episodios de los casi sesenta de la serie (de 1997 a 2003). En esta historia el prolífico actor se pone en la piel del gobernador James Devlin, el hombre que maneja las riendas políticas de la moderna prisión de máxima seguridad. Devlin aplica en su trabajo mano dura, pero así y todo no puede evitar que, a veces, las cosas se le vayan de las manos.

Andre Drazen. Otra vez en la piel de un villano con todas las letras: insensible, brutal y bastante atormentado; en este caso se llama Andre Drazen. Tanto él como su hermano Alexis son capaces de todo para liberar a su padre, un perverso criminal de guerra y en su momento mano derecha del ex presidente yugoslavo, Slobodan Miloševic. Pero también otra cosa lo mueve: la venganza contra aquellas personas que, como Jack Bauer, le hicieron la vida más difícil.

Ray Fiske. Es un abogado que se encarga de hacer los trabajos sucios del millonario Arthur Frobisher (Ted Danson), aunque en el fondo, cuando lo conocemos, comprendemos que es un hombre sensible, acaso víctima de las circunstancias, metido en un juego perverso del que puede salir de una única manera. Conmovedor e impresionante el trabajo del actor en esta serie, por el que fue nominado para un premio Emmy como mejor secundario. Por supuesto, lo ganó.

Emile Danko. Hasta el momento su último trabajo en televisión: trece episodios a lo largo de 2009. Como sólo llegué hasta la primer temporada de Heroes, no tengo el gusto de haber visto la participación de Željko en esta serie en la que interpretó a Emile Danko, un sujeto abocado a darle caza a los protagonistas de la historia. Aquí Željko es un tipo rudo y con pasado misterioso. También es bastante perverso y carente de misericorida. En suma: una porquería de persona. O mejor, un antihéroe perfecto.

Sólo le falta un detalle

Lo dicho. Amamos a este actor de nombre y rostro extraño. El gran Željko Ivanek nos sorprende a cada rato. Por suerte, y aunque parezca imposible, todavía tiene mucha tela que cortar. Estuvo en todos lados. Fue funcionario o abogado casi siempre, y en la última década un gran villano impasible. Fue todos los hombres de corbata que nos podamos imaginar.

Sólo le falta un detalle para alcanzar la cumbre: el papel de su vida, el gran protagónico que termine de hacerle justicia.

Las muchas
vidas de Michelle

Michelle Forbes interpretó a malvadas de culebrón, almirantes del espacio, esposas infieles y brujas que dominan pueblos.
ESPOILER - 04 de diciembre, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 18

Esta semana seguimos con la sección a la que llamamos, en un alarde de genialidad, Actores Prolíficos. La segunda entrega es una señora que tiene el mismo motor de María Luisa Parker; es decir: veterana, morena y apetecible.

MIchelle Forbes
Datos sueltos. Nombre completo: Michelle Renee Forbes Guajardo. Nació en 1965 en Austin (Texas). Quiso ser bailarina, probó suerte en New York y, aunque no le fue bien, terminó en William Morris Agency. De allí directo a la tele.

La abrumadora Michelle Forbes comenzó a trabajar a los veintes años en The Guiding Light —la soap opera más larga de la historia— y desde entonces nadie la detuvo. Allí jugó un doble papel y encarnó a la que muchos consideran la malvada más genial de todos los tiempos en materia de culebrones. Se hizo grande en Star Trek: The Next Generation, donde interpretó a la alférez Ro Lare. Pasó fugazmente por Seinfeld como una de las novias de George Constanza y por cantidad de series, incluyendo Lost. También hizo cine y teatro, su gran pasión.

Hagamos un repaso por sus seis series más representativas:

Julianna Cox. Llegó a Homicide: Life on the Street —el debut televisivo de nuestro admirado David Simon— en la quinta temporada (1996) y se quedó hasta la sexta. Interpretó a la doctora Julianna Cox, una profesional de la medicina forense, entregada a su trabajo, aunque con algunos problemas emocionales que mitiga con el alcohol. Hay que verla a Michelle con el pelo más corto y trece años menos; ambas cosas le quedan muy bien.

Lynne Kresge. La licenciada en ciencias políticas Lynne Kresge aparece en la segunda temporada de la serie, nada menos que como asistente del presidente norteamericano David Palmer (aquel recordado vaticinio a la era Obama), o su consejera personal. Un personaje de alto perfil para Michelle, en los que bordó dieciocho episodios (entre 2002 y 2003). Después, se perdería en nuevos horizontes.

Almirante Helena Cain. Aquí la versátil actriz regresa a una nave espacial, ya no a la Enterprise ni como alférez, sino a la Battlestar Pegasus y como almirante. Sí señores: la dura almirante Helena Cain, cuya aparición despertará un serio conflicto de poderes con el Comandante William Adama (Edward James Olmos). Tan bueno su personaje que la volvieron a convocar para Battlestar Galactica: Razor.

Samantha Brinker. En la saga carcelaria interpreta a una ejecutiva de sangre fría, dispuesta a cualquier cosa con tal de salirse con la suya. La ambiegüedad del personaje nos maravilló en la primera temporada de Prison Break (la mejor época). Consejera taimada de la Vicepresidente Caroline Reynolds, le daba letra sobre supuestos retos medioambientales, pero sólo para enroscarle la víbora. Al final de la primera (y única) temporada donde apareció, se convierte en... No, es espoiler.

Kate. En In Treatment Michelle interpreta a la esposa de Paul (Gabriel Byrne), el terapeuta de esta serie que tanto nos gusta. Kate sufre y reclama que su marido le preste atención. La actriz está verdaderamente impresionante en este papel, capaz de conmovernos hasta las lágrimas. Sólo la vimos —y además brevemente— en quince episodios de esta larga serie de, por ahora, dos temporadas, pero sobran para dar cuenta de lo que es capaz de hacer.

MaryAnn Forrester. Si algo le faltaba a esta mujer para completar su variopinta carrera era ponerse en la piel de una Ménade, y Alan Ball lo hizo posible. MaryAnn es el personaje que más me gustó en la segunda temporada de True Blood. Una lujuriosa y sensual hechicera que somete a su pléyade de pueblerinos a enloquecidos rituales de sexo y lujuria.

Todas y una

Hay que decir que entre In Treatment y los vampiros, Michelle formó parte de la segunda temporada de Durham County, una serie canadiense de suspenso que en Espoiler recomendaremos en breve. Es decir que tanto sus últimos trabajos —como toda su carrera— fueron exquisitos y diferentes.

Si Michelle Forbes se propuso ser versátil, lo consiguió. ¿O acaso alguien se atrevería a encasillarla en un sólo personaje?

El hombre
que nunca sonríe

Lance Reddick pasó por muchísimas series, pero la consagración definitiva le llegó con The Wire. Desde entonces no paró.
ESPOILER - 18 de noviembre, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 31

Hoy inauguramos la sección Actores Prolíficos, que hacía rato teníamos ganas de hacer. Como indica su nombre, nos dedicaremos a señalar los intérpretes que se repiten muchas veces en las series que más nos gustan (sin ser nunca protagonistas estelares). Pasan los años, pero ellos ahí están, en un lugar secundario y privilegiado. Sin ellos, ninguna de las muchas series donde aparecen serían tan buenas.

¿Y cómo no íbamos a empezar con él?

Lance Reddick
Serio y misterioso. Antes de actor quiso ser cantante, pero un accidente -una lesión en la espalda- lo alejó de su primera vocación. Cambió de rumbo y estudió teatro, en Yale. Desde entonces Lance Reddick se gana la vida como actor.

John Basil. Ya había participado en series como The West Wing y The Corner, pero el primer paso importante en la carrera de Lance Reddick llegó con esta serie, a través del detective John Basil. El actor arribó a OZ sin haber visto nunca el programa, pero sabía que se trataba de algo serio, porque la mayoría de actores que conocía querían estar en el show. Fue mérito de su agente que lo conovocaran; después, todo el trabajo lo hizo él solito. De allí pasó al cable, nada menos que a HBO y a The Wire. Así comenzaría el periplo de personajes enigmáticos de sonrisa difícil, con algunos trabajos menores en el medio.

Cedric Daniels. En The Wire, Lance es un teniente de la policía de impecable uniforme, muy ambicioso y poco dado a la alegría. Vive atrapado entre la sordidez del Departamento de Policía, las codicia desmedida de su señora esposa y la barbarie de los traficantes de drogas. Interpretar a Cedric Daniels fue un paso fundamental para su carrera. No tuvo que ir demasiado lejos para dar el gran salto, porque Lance se crió en Baltimore, el gran escenario donde transcurre la historia. Para quedarse con el papel audicionó varias veces, la última frente a David Simon. Cuando le dieron la aprobación definitiva pensó que estaba soñando. Después de eso nada volvería a ser lo mismo.

Matthew Abaddon. En un principio los productores de Lost pensaron en él para el papel de Mr. Eko, que finalmente recayó en manos del actor Adewale Akinnuoye-Agbaje, porque Lince todavía estaba ocupado grabando The Wire. Finalmente se unió al elenco de la isla el año pasado, donde interpretó a un personaje misterioso, Matthew Abaddon, un apellido más que sugestivo en el juego de referencias constantes de Lost. En principio cumplía órdenes de Charles Widmore (Alan Dale), pero tal vez su verdadero rol haya sido otro. Quién sabe. Sólo lo vimos en cuatro episodios, hasta su decisivo encuentro con Ben Linus (Michael Emerson), probablemente porque lo necesitaban en Fringe.

Phillip Broyles. Segunda experiencia junto al equipo de J.J. Abrams. Phillip Broyles es el jefe de la unidad Fringe, dedicada a la investigación de casos paranormales. Es, lógicamente, un personaje misterioso, del que en esta segunda temporada sabemos un poco más acerca de su intimidad. Rara vez lo vemos sonreír -no sea que pierda su aura de misterio-. Pero sí tomar decisiones difíciles y arriesgadas, como jugarse el puesto cuando considera que la causa lo amerita. John Noble (Walter Bishop) dice que le gustan las escenas que graba junto a Lance, porque todo el tiempo intenta hacerlo reír, pero no puede.

La que viene

Vamos a volver en quince días con un nuevo intérprete para esta sección. La elegida para entonces será Michelle Forbes (la sugestiva Maryann Forrester de True Blood). Pero ustedes pueden dejar aquí, a modo de ayuda memoria, a otros actores que han sabido elegir bien sus papeles.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal