Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'Damages'

Estuvo muerta,
y resucitó

Luego de intensas negociaciones, idas y vueltas, Damages consiguió finalmente hacerse de una cuarta temporada.
ESPOILER - 26 de julio, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 24

La noticia por estos días es que luego de intensas negociaciones, idas y vueltas, dimes y diretes, Damages consiguió finalmente hacerse de una cuarta temporada. No en FX, eso estaba claro desde el vamos, sino en DIRECTV, que logró acordar con Sony Pictures Television y finalmente concretó lo que pocos creían posible: resucitar el drama legal encabezado por Glenn Close.

Season-2-damages-5408080-2560-1871

Una primera temporada excelente, una segunda lo suficientemente mediocre como parta que dejara de verla, y una tercera que defraudó a algunos y superó las expectativas de otros, bastaron para que FX hiciera oficial su cancelación, sobre todo luego de que los datos de audiencia se precipitan al abismo en caída libre.

"Estamos muy contentos de asociarnos con Sony Pictures Television y de insuflar nueva vida a este drama sobresaliente", dijo entusiasmado Patty Ishimoto, ejecutivo de DIRECTV. Y, con un discurso de campaña política, calificó la reciente adquisición como "una victoria para nuestros clientes".

¿No cuenta, este señor, con los efectos de la piratería?

La renovación dividió las aguas entre quienes piensan que el último episodio de la tercera temporada, aunque con las salvedades del caso, bastó como final y punto; y entre los que aseguran que una nueva temporada de la serie —cito textual un comentario reciente en este blog— "vale por cien nuevas series mediocres, cutres y aburridas como Haven, Gravity y Covert Affairs".

En suma, Damages contará con dos temporadas más de diez episodios cada una, que —de no haber ningún impedimento mediante, cosa que desestimo— podrán verse a partir del verano de 2011.

Seguramente, por curiosidad, por épica, yo también esté allí para verla.

Todos bailan,
todos cantan

La Fox decidió que del 29 de abril al 5 de mayo, todas sus series se conviertan en comedia musical, incluidas Fringe, House y Bones.
ESPOILER - 12 de abril, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 47

Música funcional. Ahora resulta que todo el mundo ama las comedias musicales. Y resulta también que los productores han descubierto que este género —predominantemente femenino— puede combinar con otros, como la ciencia ficción, el policial o el drama médico, sin que la mezcla resulte un disparate total.

Atención a la noticia, porque es para que se nos pongan los pelos de punta. La cadena FOX anunció en estos días que realizará una semana musical. ¡Ay! Es decir que del jueves 29 de abril al miércoles 5 de mayo todas las series de la cadena (salvo 24, ¡gracias a Dios, porque no me imagino a Jack Bauer dando pasitos de baile mientras acribilla iraníes díscolos!) tendrán un episodio bailado y cantado.

¿Todas las series? ¿Qué carajo quiere decir todas? Las que se han sumado al circo son, por orden alfabético, Bones, Family Guy, Fringe, House MD y The Simpsons. Tres de ellas me traen sin cuidado, pero hay dos que se me atragantan: ¿cómo voy a soportar un episodio del doctor Gregory, y otro de Walter Bishop, los dos cantando y bailando? No quedan dudas de que Glee ha sido terriblemente contagioso, y rentable. Por eso la Fox lo está explotando al máximo.

Da un poco de asco, sí. Pero recuerden que en junio empieza el Mundial de Sudáfrica y tendremos un mes entero para recuperar la testosterona perdida.

Por fin gente seria. Una buena noticia para mitigar el mal sabor de boca del apunte anterior. Después del Mundial llega Mad Men. En julio tendremos por fin la cuarta temporada de una de nuestras series preferidas. Una serie de verdad. Una historia que se toma las cosas en serio. Y que jamás caería en la ramplona tentación de convertir en comedia musical alguna de sus tramas profundas, brillantes e inteligentísimas. Mad Men es cosa seria. Y si hay algo que lo prueba es el siguiente video que a continuación comparto con ustedes:

¡Que vivan los grandes actores, señores! ¡Vale la pena estar vivo!

El futuro de la tierra. No es ficción, pero es tele y es de Spielberg, así que merece la pena mencionarlo. Y si no es ficción le pega en el poste: Steven, DreamWorks Animation mediante, trabaja en una miniserie animada sobre la forma en la que evolucionará nuestro planeta de aquí a cien años, en todos los aspectos que imaginemos: tecnología, medicina, medio ambiente, salud, economía y más. Future Earth se llama el nuevo proyecto, y la cadena que encargada de emitirlo será —nada más oportuno— Discovery Channel. El estreno está estipulado para finales de 2011.

Gallagher a la americana. La cadena Showtime aprobó la primera temporada de Shameless, versión americana. Doce episodios para empezar, con William H. Macy interpretando al encantador y patético Frank Gallagher. Hay que ver qué hace el actor con semejante desafío, porque después de lo que hace David Threlfall cualquier duplicado puede resultar calamitoso. Sin embargo hay motivos para ponernos optimistas: por un lado la confianza que nos genera Showtime, y por el otro la mano maestra de Paul Abbot, el autor de la obra original, que se encarga de supervisar el proyecto de punta a punta. Mucha intriga por ver qué hacen los norteamericanos con una de las obras maestras de la televisión de todos los tiempos.

¡No va más! Se veía venir: Damages cancelada. Hace unos días lo confirmó el presidente de FX, John Landgraf. El próximo 19 de abril se emitirá el último episodio de la tercera temporada, y luego de eso, si es que todo no se pone todavía peor, la serie podría continuar emitiéndose en DirecTV. Aunque esto depende de que DirecTV y Sony —verdadero padre de la criatura— lleguen a un acuerdo. Lo cierto es que Damages resulta carísima para FX, y que los números no acompañan como antes. Con una primera temporada excelente, una segunda que se pasó de efectista y una tercera que ni siquiera tuve ganas de empezar a ver (todavía), y que tal vez no vea nunca, Damages cuelga la toalla. Una lástima, por todo lo que nos dio en sus primeros trece episodios.

Los lagartos
también miran Lost

La ABC mata dos pájaros de un tiro en su nueva promo, haciendo que Anna (de V) haga mención a la isla • Además: James Belushi.
ESPOILER - 25 de febrero, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 22

Dos pájaros de un tiro. Acaba de hacerse público un nuevo comunicado de Anna, líder de los lagartos versión 2009, unos extraterrestres tan malos como aquellos de 1984 aunque éstos son amigos de hacer parones navideños demasiado largos. El comunicado en cuestión, en forma de vídeo, dice así:

En realidad, con esta promo, breve y efectiva, la ABC mata dos lagartos de un rayo láser: por un lado promociona la última temporada de la isla, y por el otro pone sobre el tapete el inminente regreso de los invasores.

En otro orden de cosas, pero imagino que relacionado, me llegó este sospechoso video que está intentando convertirse en viral en Buenos Aires, lo más probable es que sin suerte:
Algo me dice que en Argentina también está por empezar la serie en alguna cadena de cable, e intentan promocionarlo así.

Vuelve James. Dejemos la publicidad encubierta y ofrezcamos una muy buena noticia: James Belushi regresa a la tele, amigos y amigas. Durante ocho temporadas el gran James estuvo al frente de la comedia According to Jim (a la que yo siempre llamé, por falta de inglés y exceso de argentinismo, 'Acordáte del jean', y pensé que se trataba de un tipo que siempre se olvidaba los vaqueros), pero ahora regresa con otras intenciones: hacer un drama. El nombre del flamanate proyecto es Defenders (en argentino, 'Defendéte'), y pertenece a la CBS. Belushi interpretará a Nick Mancini, un abogado de Las Vegas amigo de la bebida que, junto a su socio, se ocupa de aprovechar la menor ranura del sistema judicial para liberar a clientes caídos en desgracia. Ojalá que en este nuevo trabajo se acuerde siempre de llevar el jean.

¡Sí señores, hubo cinco de Damages! Después de los extrañísimos (y poco graciosos) chistes del apunte anterior, vayamos a otro suceso extraño. La desaparición del episodio S03E05 de Damages, que nos tuvo a todos preocupados estos días. Pese a todo lo que se dijo, la cadena FX sí emitió el capítulo de esta semana, pero por algún extraño motivo —posiblemente culpa de Eztv— el capítulo no estuvo disponible en internet, al menos hasta ayer. Por lo tanto, el primero de marzo, tal como estaba previsto, la serie continuará normalmente con el episodio número seis, dado en llamar Don’t Forget To Thank Mr. Zedeck.

Dos de tres. The Three Stooges, que en Argentina se llamaron 'Los Tres Chiflados' y en España no sé porque nunca conocí a nadie que los haya visto, estuvieron en activo mucho tiempo, exactamente desde 1922 a 1970, que se dice pronto. A mí, en lo personal, me alegraron la vida durante toda la infancia y pre adolescencia, con un humor basado en golpes y salvajismos que hoy las Ligas de Madres verían con desagrado. Como sabemos los fanáticos, el grupo no siempre estuvo conformado de la misma manera, aunque la mejor fórmula fue la que integraron Moe (Moe Howard), Larry (Larry Fine) y Curly (Jerome Howard). Observen ustedes que hermosos eran entonces:

Curly (el pelado de la derecha) murió en 1952, a los 48 años. Los otros dos, en cambio, llegaron a viejos: Moe falleció en 1975, poco antes de cumplir los ochenta, y Larry el 24 de enero de 1975, a los setenta y dos.

La razón de este apunte es meramente nostálgico, porque hace un rato me los encontré de casualidad, pero no en sus épocas doradas, sino ya muy viejos, y se me estrujó el corazón. Verlos ancianos da un poco de angustia: es como ver envejecer a tu propia infancia. Aquí y aquí se puede ver a Moe en las últimas. Y aquí a Larry.

Que en paz descansen y Youtube los haga inmortales.

¡Una de CW
que no da asco!

La peor cadena norteamericana acaba de parir Life Unexpected, una serie pasable • Además: pilotos de la ABC • Y Breaking Bad.
ESPOILER - 28 de enero, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 46

La menos mala. La cadena CW nació en 2006 (con inversión fifty-fifty de la CBS y la Warner) y, desde su inicio, tiene la extraña costumbre de parir siempre series malísimas. Todas ellas, una detrás de otra. En la base de datos de Espoiler TV teníamos dieciocho series de esta cadena, y todas puntuaban por debajo de cinco. Además, la mitad de las historias han sido canceladas y en todas hay adolescentes descerebrados. Ayer vi el enésimo piloto de la CW y me pasó algo inédito: no me dio asco, no vomité, no lo dejé por la mitad. Es más, me vi un segundo episodio y tampoco tuve arcadas.

Hablo de una serie nueva, que se llama Life Unexpected y que tampoco es la gran cosa (es decir, no salgan como locos a descargarla). Pero necesitaba decir que, por primera vez, una serie de CW tiene seis puntos en Espoiler. La trama es simple: la adolescente Lux (Brittany Robertson) pasa toda su vida en hogares de acogida, y a punto de cumplir 16 años decide buscar a sus padres biológicos, que son una locutora de radio (Shiri Appleby) y un treintañero (Kristoffer Polaha) que echaron un polvo en el instituto y no se vieron la cara nunca más. Ya está. Es solamente eso, pero el ritmo del primer episodio es bueno y los diálogos no recurren (en general) al terciopelo que suelen tener las series de la trístemente célebre CW. Por supuesto, si Life Unexpected fuera de HBO, le pondía un dos. Pero eso no se llama prejuicio. Se llama expectativa.

Madoff, musa de Damages. La tercera temporada de Damages, que acaba de estrenarse en Estados Unidos, está inspirada en la estafa de Bernard Madoff, protagonista del mayor timo financiero de la historia (50.000 millones de dólares). En la ficción, Glenn Close, que interpreta a la abogada Patty Hewes, va a trabajar con el FBI para recuperar los 70.000 millones de dólares (o al menos una parte de ellos) con los que se quedó un multimillonario, Louis Tobin (Len Cariou), producto de una larga estafa de la que fueron víctimas los clientes de su firma de inversiones. Todavía no me queda claro hasta dónde el argumento es casual y (después de los hechos reales) encausados y relacionados por morbo o marketing.

Pilotos y series nuevas. Entre la multitud de pilotos que las cadenas encargan temporada tras temporada, no son muchos los que reciben bandera verde para transformarse en series. Pero algunas llegan. TNT, por ejemplo, acaba de aprobar el proyecto que comanda Steven Spielberg, cuyo nombre provisorio es Untitled Alien Invasion Project. Será una historia de extraterrestres, invasión y naves espaciales, un género en cual el célebre director demostró moverse como pez en el agua, y que recién veremos el próximo año. George Clooney, como productor ejecutivo de Delta Blues, también recibió el visto bueno de la cadena, mientras que la serie Rizzoli & Isles, protagonizado por Billy Burke (el actor de The Twilight Saga: Eclipse, disculpen que vomito y vuelvo) corrió la misma suerte. Cada una de ellas ya tiene diez episodios asegurados.

Mientras tanto, en los oscuros pasillos de la ABC, se confirmó la realización de dos nuevos pilotos: Off the Map, sobre la vida de tres médicos que reiniciarán sus respectivas carreras en una isla del trópico; y Body of Evidence, un policial protagonizada por una mujer de profesión neurocirujana, devenida en una particular médica forense. Según se comenta por ahí, pretende ser una versión femenina de House M.D.

Webisodios para Breaking Bad. AMC ya confirmó el estreno de la serie: será el 21 de marzo. Desde aquí no podemos contener la ansiedad por reencontrarnos con las andanzas del profesor de química devenido en leyenda narco. Para promocionar el regreso, la cadena está llevando a cabo una campaña publicitaria a lo grande: se prepara una novela gráfica interactiva y webisodios, de los que ya se pueden ver cinco. Aquí está el enlace a los cinco, y aquí abajo el que más me gustó:


Los que ya vieron las dos temporadas de Breaking Bad, desde Espoiler recomendamos tomar algunos espisodios al azar y revisionarlos (son tan buenos y distintos a todo lo visto que ponen los pelos de punta). Y a los que todavía no vieron Breaking Bad en la puta vida, a ésos, nuestro pésame.

¿Qué nos
traerá 2010?

Lost, 24, Damages, Breaking Bad, Caprica... Todas empiezan en enero. Aquí van algunos adelantos sobre lo que nos espera.
ESPOILER - 11 de noviembre, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 13

Si algo sobra en internet son rumores sobre los estrenos más importantes de enero de 2010. Hay cosas interesantes, datos de los que uno no debería fiarse y, por supuesto, mucha paparruchada. En Espoiler creemos que las personas decentes no tienen tiempo para leer todo lo que se publica por ahí. Por eso el artículo de hoy es un servicio público.

Nos tomamos el trabajo de buscar, investigar, sopesar, administrar y separar la paja del trigo sobre la rumorología cinco series que nos provocan ansiedad, y a ustedes también me imagino. Al que no le gusten los espoilers, que se baje ahora de este taxi.

El resto puede entrar con confianza. (Tampoco es para tanto.)

24: De Washington a Nueva York.
Dicen que la octava temporada de 24 será la última, y sus responsables amenazan con un acontecimiento aún más grave: la muerte de un personaje principal. ¿Jack Bauer? Quién lo sabe... Sí sabemos, en cambio, que la serie volverá con una multitud de caras nuevas. No vamos nombrar a todas, sólo diremos que entre ellas estarán las de Katee Sackhoff (Battlestar Galactica), una analista de datos de la nueva agencia CTU, y la de Anil Kapoor (el conductor de TV en la película Slumdog Millionaire), un líder político de Medio Oriente que llegará a los Estados Unidos en una misión de Paz. Otra dato importante: la acción se trasladará de Washington a Nueva York. Esta nueva temporada comenzará el domingo 17 de enero con cuatro episodios que se emitirán, como ya es una sana costumbre, en dos noches consecutivas.

Lost: Mucho ruido y pocas nueces.
En materia de espoilers Lost se lleva todas las palmas, aunque Damon Lindelof y su entorno cuiden los secretos de la isla con celo enfermizo. De hecho los productores pidieron a ABC que no se muestre ninguna imagen nueva en las promociones, dado que las escenas de los primeros episodios contienen información vital. Esto ya es un dato. Otros datos son que Richard Alpert (Nestor Carbonell) será muy importante en este tramo final, que regresarán varios personajes de la primera temporada —incluidos los muertos— y que la iniciativa Dharma tendrá mucho menos protagonismo. Entre los nuevos fichajes figuran John Hawkes (Deadwood) que encarnará a un traductor un tanto alterado llamado Lennon, y al actor japonés Hiroyuki Shimosawa, que será una suerte de guía espiritual para John Locke (Terry O'Quinn). Lost arranca el 20 de enero; el primer episodio se llama "LA X".

Caprica: Spinoff y silencio.
Más allá del episodio piloto —que oportunamente fue lanzado en DVD— no es mucho lo que se sabe de acerca de este esperado spinoff de Battlestar Galactica. Sí sabemos que tópicos como el terrorismo, la xenofobia y el dilema moral que plantean ciertos avances científicos formarán parte de la trama, además de la filosofía y la religión; un bonito campo de cultivo para la ciencia ficción. La historia comienza cincuenta y ocho años antes de la destrucción de las Doce Colonias —el exterminio casi total de la raza humana— y en los albores de la creación de los primeros cylons. La emitirá Syfy a partir del próximo 22 de enero y, según se sabe, se podrá seguir tranquilamente sin necesidad de haber visto un sólo capítulo de su antecesora. Un dato para tener en cuenta.

Breaking Bad: Fronteras adentro.
La serie de Vince Gilligan apelará en su regreso a los misterios de un culto mexicano, muy popular entre los narcos: "Santa Muerte". Walter White (Bryan Cranston), atormentado por la culpa tras el accidente aéreo ocurrido en el final de la segunda temporada, peregrinará al otro lado de la frontera hacia una capilla dedicada a este ritual, pero en el camino se topará "con unos chicos malos", según palabras del propio creador. Por su parte Jesse Pinkman (Aaron Paul), volverá renovado, más adulto y dispuesto a desafiar a Walter y a su nuevo ayudante de laboratorio, un pulcro aprendiz que responderá al nombre de Gale (David Costabile). En el primer episodio veremos también a los actores Luis Moncada, un señor con tatuajes y cara de malo, y a Maria Bethke. Breaking Bad regresará a AMC el 24 de enero.

Damages: Todos los nombres.
La tercera temporada de Damages suma a Campbell Scott (Six Degrees) y al comediante Martin Short (Arrested Development), un dúo que busca imponerse a lo poco atractivo que resultó la presencia de Marcia Gay Harden y William Hurt en la malograda segunda temporada de la serie. También se anunció la participación de Reiko Aylesworth (24), Lily Tomlin (The West Wing) y Keith Carradine (Dexter), aunque por decisión de los productores nada se sabe acerca del rol de las nuevas incorporaciones. ¿Será Martin Short el villano que reemplazará a Ted Danson? No estaría mal. Otra noticia es que Michael Gaston (Fringe) y Ebon Moss-Bachrach (John Adams) firmaron para participar como invitados. No sabemos si la tercera temporada estará bien, pero elenco es lo que sobra. La serie tiene previsto regresar a fines de enero, aunque el día permanece sin confirmar.

Damages: el estigma
de las segundas partes

La última temporada no alcanzó las altas expectativas generadas por la primera. Pero de todos modos hay que verla.
ESPOILER - 22 de mayo, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 28

Terminamos de ver la segunda temporada de Damages, el thriller legal que, en su momento, celebramos en Espoiler con bombos y platillos. Lo hicimos por varios motivos, pero esencialmente por dos. A saber, el excelente guión elaborado por los hermanos Kessler (Todd y Glenn), y el impresionante y sólido reparto encabezado, nada menos, que por Glenn Close, que hizo de su personaje Patty Hewes una de las malvadas inmortales de la historia de la televisión.

La primera temporada de la serie fue magistral. No por nada se convirtió en uno de los grandes éxitos de 2007 en los Estados Unidos, y bien merecido lo tuvo. La historia propuso un discurso narrativo complejo, apostó por una estructura fragmentaria, no lineal, y ganó de punta a punta, tanto en suspense como en intensidad.

Los hermanos Kessler supieron sacar jugo del flashforward (los saltos hacia adelante en el tiempo de la narración), y montaron un rompecabezas perfecto, que se amoldó al ritmo sostenido de la historia y a la curva dramática de los personajes.

Aunque a priori no iba a resultar sencillo superar los logros alcanzados en la primera entrega, el inicio de la segunda temporada fue, a nuestro juicio, muy prometedor.

Tampoco iba a ser fácil suplantar a Ted Danson y Zeljko Ivanek, por el trabajo impresionante realizado por ambos actores, y por lo profundo que calaron en nosotros sus inolvidables criaturas, tanto el opulento Arthur Frobisher como su oscuro y atormentado abogado, Ray Fiske; una joyita.

Sin ir más lejos, por su interpretación del asediado Frobisher, Danson –el mismísimo de Cheers— logró conciliar la estima de sus seguidores con la resistencia de sus más acérrimos detractores –o en todo caso de gran parte de ellos— en un aplauso cerrado de aprobación. Bien por Danson, justicia total.

Un vacío imposible de llenar

Entonces, para atenuar el desierto dejado por estos dos actores, Damages apostó por otras estrellas inobjetables: William Hurt, encargado de interpretar al científico Daniel Purcell —depositario de una documentación clave sobre los manejos turbios de una empresa de energía—, y Marcia Gay Harden, en la piel de una abogada ambiciosa.

A ellos se sumó Wes Krulik (Timothy Olyphant), un compañero de Ellen Parsons (Rose Byrne) en una terapia grupal a la que ambos acuden, en principio, para superar el trauma causado por la muerte abrupta de un ser querido. Este personaje, que como todo en Damages no es lo que aparenta, será fundamental en la vida de Ellen.

De todos modos, superados los últimos capítulos, ninguno de ellos hizo que olvidáramos a Frobisher, y mucho menos a su impresionante camarada Fiske. Es cierto que ambos personajes regresan a su manera en algunas escenas claves de la segunda temporada.

Frobisher lo hace volcado hacia una alegre espiritualidad, resuelto a reconstruir su imperio, aunque a partir de un mega centro de recuperación, con equinoterapia y líder espiritual incluido. Fiske también reaparece para hablar con Patty Hewes desde el más allá. Pero esto sólo sirve para recordarnos cuánto los echábamos de menos.

Puestos a dar un veredicto, Damages no superó las expectativas generadas en la enorme primera temporada. Y la historia, técnicamente, tampoco estuvo a la altura de la estilizada narración que se logró en la primera.

Lo que resultó un hallazgo en los trece episodios iniciales, las escenas de anticipación, esta vez no terminaron de cuajar del todo. Los flashforwards no alcanzaron la misma intensidad, y su resolución, tampoco. En su lugar quedó el recurso por encima de la historia.

El caso investigado en esta oportunidad, la excusa para contar la historia, tuvo que ver con intrigas empresariales y políticas en el mercado de la energía. Mientras Ellen intenta vengarse de su jefa, ésta –acorralada por el FBI— ahora se propone derribar a otro megalómano potentado y sin escrúpulos: Walter Kendrick (John Doman).

Y una vez más nada es lo que parece. Porque en Damages, como sabemos, la verdad es un bien escaso que cambia todo el tiempo de disfraz. Salvo excepciones —como en el caso del tío Pete (George Moore)— el sistema de lealtades es de una fragilidad que asusta. El enemigo puede estar en cualquier parte. No hay códigos. La moral brilla por su ausencia y los pactos se violan sin remordimientos. Y el odio está a la orden del día, particularmente en las corazones de Patty Hewes y Ellen Parsons.

De todos modos, ese odio visceral, esta vez, se termina disipando sobre el final. Hay una suerte de redención para los personajes, llega cierta calma después de la tormenta. Tal como quedaron las cosas, es probable que la tercera temporada –ya anunciada— presente a las dos protagonistas trabajando nuevamente en el mismo bufete de abogados, pero ahora codo a codo. Aunque en Damages, aventurar cualquier posibilidad es complicado.

Más allá del juicio, y pese a las exigencias provocadas por las altísimas expectativas de toda obra maestra, Damages sigue estando por encima de muchas series. Esto es así por varias razones –su impecable realización es una de ellas—, pero sobre todo por el impresionante trabajo de Glenn Close, cosa que no siempre se puede decir de Rose Byrne.

Volvió Damages, firme en
su convicción de obra maestra

La primera temporada nos mantuvo en vilo. Y lo que viene se perfila idéntico: intriga milimétrica, diálogos impecables y brillantes actuaciones.
ESPOILER - 21 de enero, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 39

Volvió Damages, una de las series preferidas en Espoiler durante el 2008. Y, por supuesto, nos sentamos en el sillón más blando de casa para ver los primeros dos capítulos (el tercero, mañana). La segunda temporada comienza justo donde dejamos la historia, aunque el pelo de Glenn Close haya crecido más de la cuenta. Funde a negro, y al regresar, ha pasado apenas un mes desde que la joven Ellen Parson (Rose Byrne) comenzó a trabajar en el bufete de Patty Hewes.

Glenn Close, en Damages. La primera temporada, como ustedes recordarán, tuvo en los flashbacks un protagonista eficaz y trepidante. Ahora, por suerte, no se ha repetido el truco.

En esta nueva etapa, a Ellen la mueve una motivación clarísima: la venganza. No hacia el malo de la primera entrega, Arthur Frobisher (Ted Danson), sino hacia la mismísima jefa suprema, Patty, la responsable del bufete de abogados para el que trabaja.

Al cierre de la primera temporada, dejamos a Ellen y a Patty dialogando sobre un muelle, después de que todo se desbandara. En ese encuentro, Ellen acepta volver a formar parte del bufete siempre y cuando Patty le permita utilizar sus recursos para que ella pudiera vengarse de Frobisher. Eso fue lo que dijo, porque en realidad, apenas se dio vuelta y miró a la cámara, todos supimos que sus verdaderas intenciones eran otras.

Ellen está ciega de ira. Su cara lo transmite todo el tiempo. Y el combustible de eso es la muerte de su joven prometido Tom (Tate Donovan), asesinado por un sicario de Frobisher sin comerla ni beberla.

Para lograr su verdadero objetivo, Ellen colabora con agentes del FBI —cuya función es la de encarcelar a Patty—. Ahora como infiltrada, está dispuesta a todo con tal de que su jefa pague la culpa de haberla metido en el peor berenjenal de su vida (amén de haberla querido asesinar).

Resumen de sensaciones: el rol de los malos ya no corre por cuenta de Frobisher, eso está muy bien. Ahora se presentan dos nuevos casos (uno tiene que ver con la mortalidad infantil, y el otro con compuestos químicos y bla bla bla; es lo de menos). Aquí lo que importa es que aparece un tal Daniel Purcell (el papel está a cargo de William Hurt, y de este modo llegamos a tener otro grande del cine en la pantralla pequeña), vicepresidente de la empresa y director de investigaciones ahora perseguido por no estar de acuerdo con los manejos turbios de la compañía.

William Hurt, en el rol de Daniel Purcell. ¿Pequeño espoiler? Hurt tuvo una relación en el pasado con Close. Hablamos de sus personajes, claro.

Ellen Parsons hace terapia, pobre santa, pero desde el vamos es evidente que el tratamiento no le hará ningún efecto, y al parecer ella tampoco está muy dispuesta a ayudar. En terapia conocerá a un extraño compañero de grupo, Wes Krulik (Timothy Olyphant), con el que acaba teniendo un romance.

Además se presentará un nuevo personaje, una abogada cercana a los 40 años, Claire Maddox, (Marcia Gay Harden), que se convierte, rapidito, en la nueva rival de Patty Hewes.

Conclusión. Después de una primera temporada brillante, Damages volvió a la pantalla con nuevas intrigas, más vericuetos, pero el mismo ritmo que te deja sin respiro e idénticas intenciones: la de no terminar de saber de qué lado están, o para quién juegan en realidad, los personajes de la historia.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal