Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'Eli Stone'

De excelente a asqueroso:
repasamos las nuevas series

La parrilla televisiva anglosajona ha echado manos de proyectos estancados para paliar la huelga. Veamos cómo pintan las nuevas propuestas.
ESPOILER - 13 de febrero, 2008
Enlace permanente » | Comentarios - 57

Durante la última semana hice uso indiscriminado de sofá y me liquidé seis pilotos de series nuevas flamantes para este pequeño informe. ¿Qué tal son las nuevas producciones que las teles anglosajonas han puesto en parrilla? ¿Hay alguna imprescindible, hay mucho bodrio suelto? Utilizaré los adjetivos excelente, muy buena, buena, pasable, mala, malísima y asquerosa, como ya hice otras veces con idéntica impunidad. Y también estrellitas de color amarillo, que siempre quedan muy vistosas.

No está demás decir que estas valoraciones se basan en primeros capítulos (pilots) en donde casi todo consiste en la presentación de los personajes y el tanteo argumental, pero a estas alturas ya es posible olfatear —sólo con eso— por dónde irán los tiros.

Quiera dios que estas intuiciones les aprovechen mucho.

Excelente: In Treatment


Al que le gusten las tramas de acción, que no pase por aquí. HBO vuelve a romper moldes con una serie diaria (lunes a viernes) en donde todo el estofado pasa por la palabra. Un psicólogo (Paul), recibe cada día a uno de sus pacientes. Los lunes es Laura, los martes Alex, los miércoles Sophie y los jueves Jake y Amy. El viernes es el día en donde este terapeuta sereno, convertido en paciente inseguro, visita a la doctora Gina. Esto es puro teatro, señores, personajes al borde de la confesión, el abismo y la mentira. Y nosotros, desde casa, voyeurs privilegiados de actuaciones memorables. He visto tres episodios solamente. No me hacen falta más para recomendársela hasta a los perros del barrio.

Muy Buena: Eli Stone


Primera sorpresa. No apostaba dos monedas por una comedia legal en donde el protagonista se llamara Eli. ¿Versión masculina de Ally (McBeal)? Puede. ¿Versión más higiénica de Earl (My Name is)? También. Y no hablo sólo de la cacofonía en los nombres, sino de la historia. Eli Stone es un abogado, ocurren cosas surrealistas, hay mucho material kármico o espiritual, aparece el bien y el mal, etcétera. Este hijo flamante entre el bigotudo Earl y la hiperquinética Ally no salió tonto. Todo lo contrario. El primer capítulo me sorprendió por su frescura y su planteamiento singular. No es una obra imprescindible, sólo comedia blanca. Pero cumple su función de entretener y no cuesta nada hacerle un hueco todas las semanas.

Buena: Welcome to The Captain


Segunda sorpresa, y otra vez con una comedia sin mayores pretensiones. Esta serie se podría llamar, tranquilamente, Aquí no hay quien viva. El planteamiento es idéntico al de la serie española: un edificio en el que vive gente, un portero chismoso, gente que quiere privacidad y no la consigue, viejos locos, jóvenes modernos, familia tipo, etcétera. Lo que no tiene, por supuesto, es costumbrismo ibérico. A The Captain (así se llama el edificio) ha llegado un guionista joven en busca de tranquilidad para escribir. En el primer episodio descubrimos que no lo conseguirá. Entre los variopintos personajes secundarios, tenemos a Rachel Welch. Lo demás, está por venir y promete bastante.

Pasable: Breaking Bad


Esperaba mucho más de una trama, a priori, tan jugosa. En cuarenta palabras: a un profesor de química (esposo y padre mal asalariado) le descubren cáncer incurable y decide pasar su último año de vida cocinando droga en una roulotte para hacer dinero y que su familia, tras su muerte, tenga comodidad económica. Stop. A primera vista nos recuerda bastante a Weeds, pero se le parece muy poco. El equilibrio entre drama y comedia aquí no está nivelado. El episodio inicial tiene buenos momentos, pero también ansiedad y un desarrollo previsible. Se me antoja como una más de esas series que seguiré bajando dos, tres episodios más, y después ya me dará pereza. (Postdata personal: el actor protagonista no me convence nada.)

Mala: Ashes to Ashes


Ay, cómo siento tener que decirlo: a veces la BBC falla. La secuela de Life on Mars (de eso trata esta nueva serie) es innecesaria. A todos nos enamoró el personaje del teniente Gene Hunt, pero este spin-off hace agua por todas partes. Veamos: en época actual una mujer policía está escribiendo un libro sobre el caso de Sam Tyler, aquel contemporáneo que estuvo en coma y a la vez viviendo en 1973. De repente, ella recibe un tiro y viaja a 1981, donde se encuentra con toda la cuadrilla de la serie anterior. El espectador (nosotros) ya no sentimos la maravilla de la obra precedente, y eso es lo malo. Además, los ochenta no tienen la gracia de los setenta. Es una lástima.

Asquerosa: Lipstick Jungle


Para hablar de esta serie podríamos dejarnos vencer por la pereza y, ya que estamos, incluir también otros bodrios como Cashmere Mafia, Gossip Girl y —en menor medida— Women's Murder Club, otros estrenos mediocres de este año. Lo diré sin eufemismos: las series con mujeres guapas que son amigas entre ellas y tienen muchos secretos y mucho dinero me tienen podrido. Puedo llegar hasta Desperates Housewives con dignidad, pero más allá no paso. Me aburro. No me importa si son detectives, o adolescentes, o empresarias, o periodistas, o nadadoras olímpicas sincronizadas. Todo lo que tengan para decir me chupa un huevo. No es prejuicio machista, sino argumental. Vean ustedes Mistresses, o Big Love, y comprenderán la diferencia entre el histeriqueo y la buena ficción.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal