Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'House M.D.'

La importancia de
la tensión sexual

Quienes todavía no hayan visto el inicio de la séptima temporada de House, o aquellos que ven la serie a...
ESPOILER - 04 de octubre, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 31

Quienes todavía no hayan visto el inicio de la séptima temporada de House, o aquellos que ven la serie a ritmo de televisión abierta, o aquellos que no ven la serie porque aparece mucha sangre, absténganse de seguir leyendo.

Después del pequeño separador de aquí abajo hay muchísimos espoilers.

La temporada pasada dejamos a Gregory House (Hugh Laurie) a punto de volver a la vicodina. Antes del final, lo salvaba otra vez la doctora Cuddy (Lisa Edelstein). La última escena, en el baño, los dejaba a los dos en condiciones óptimas para fornicar como conejos.

House y Cuddy son esa clase de pareja televisiva con tensión sexual permanente. Como Remington Steele y Laura Holt, como David Addison Jr. y Maddie Hayes, como Dana Scully y Fox Mulder, como Olivia Dunham y Peter Bishop.

Los guionistas, cuando proponen esa tensión y funciona, tienen en sus manos una gallina que da huevos de oro. Pero también saben que no es bueno eternizar a la pareja sin consumación carnal. Y conocen de sobra que calmar la tensión es matar a la gallina y quedarse sin los huevos para siempre.

Por eso, muchas veces, para que los ojos del espectador vean lo que no puede ocurrir de ningún modo, se recurre al sueño húmedo o a la alucinación. En House ya ocurrió algo así en el pasado:

Esa escena, la de arriba, nunca ocurrió en realidad, sólo en la cabeza de House.

Pero en el inicio de esta séptima temporada los guionistas de la serie cruzaron realmente el gran charco y, por fin, metieron en la cama a Gregory House y a la doctora Cuddy. No lo hicieron en medio de un sueño de vocidina de House, ni a través de un sueño húmedo de Cuddy. Los encamaron de verdad.

Es más: no pararon de contemporizar en todo el capítulo inicial. Como colegiales, con sudores y risas y conversaciones antes y después de cada trisca.

Y yo me preguntaba —mientras disfrutaba de la veterana pero hermosa desnudez de Lisa Edelstein— si realmente ese paso no estaría matando la serie para siempre.

¿Serían igual de eficaces el resto de los episodios con Cuddy y House de la manito por el hospital?

¿Cómo funcionaría, en medio de ese borbotón de testosterona satisfecha, la amistad rocambolesca con Wilson, la relación de House con sus prostitutas sin nombre, etcétera?

El segundo episodio, el de la semana pasada, me confirmó que los guionistas están sabiendo sacarle buen jugo a la relación, de momento, y también supe que la estabilidad amorosa entre House y Cuddy no puede durar más de un par de semanas. Quizá hasta el episodio cuatro o cinco. Pero no más.

Las cosas tienen que regresar a un punto muerto, porque House, cariñoso, no es tan lúcido ni tan cínico. Y Cuddy, sin tensión sexual, no es tan bella ni tan inalcanzable.

No vamos a
quedar huérfanos

Se acabó Lost, pero 2010 no se recordará por eso. La tele pasa por un gran momento nos segurián maravillando otras historias.
ESPOILER - 24 de mayo, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 161

Esta semana, sospecho, todo el mundo hablará del final de Lost y se hará sombra injusta sobre una de las mejores temporadas de la televisión en general. Hacía bastantes años (siete) que no llegábamos a junio con tanta calidad de propuestas. Quiero destacar cuatro joyas:

Treme empezó bien, continuó mejor y se está convirtiendo en un placer de esos que HBO no nos daba desde hacía siglos. Treme es la reconciliación ¡por fin! con la cadena. Claro que no hay foros de Treme, ni locura por Treme en la red. No es de esas series: no muere nadie, casi nadie se besa, nada explota. Pero la semana pasada apareció un japonés que le compró un trombón nuevo al Gordo Batista (yo le digo así, me refiero a Wendell Pierce), y yo lloré como un puto viejo y bendije a la raza humana. Treme es amor. Gente buena levantándose del barro con una sonrisa. Quiero pedirle perdón a mis vecinos por poner el volumen tan alto cuando veo esta serie. Aguanten: se acaba en un par de meses.

Fringe es una joya inesperada. Parecía una clase de serie y se fue convirtiendo en otra… pero sin cambiar. No fue un volantazo desesperado como ocurre a veces (pensemos en FlashForward, qué asquete) sino una idea redonda, cocinada de principio a fin. Los que vieron el episodio doble final ya saben, como yo, que la tercera temporada será tremenda. Fringe acaba de parir, por detrás de todas sus tramas autoconclusivas, una historia clásica genial, tan fuerte e intensa como el drama de Edipo. Llegamos a un punto en el que comprendemos a los dos Walters, por ejemplo. ¿Hay algo mejor que esa ambigüedad? Excelentísima segunda temporada, antológica. La voy a agradecer toda la vida.

House M.D. también tuvo, en la sexta, una de sus mejores temporadas. Episodios lujosos, serenos, en donde no se perdió la esencia pero tampoco el guión se estancó en la rutina. Gregory no tomó vicodina en estos ventiún episodios, y sin embargo nos dejó joyas como Private Lives (el S06E14) el genial inicio doble llamado Broken y, sobre todo, los dos últimos: Bagagge (S06E20) y el espectacular Help Me (S06E21) en el que acabé aplaudiendo de pie como una colegiala tonta que acaba de ver la tercera parte de Crepúsculo. Enorme Laurie y —en tren de reconocer a los que están en las sombras y no parecen destacar— enorme Robert Sean Leonard en el papel del doctor Wilson. Su personaje es austero, pero genial. Tan necesario como Watson para Holmes.

Pero sin duda, este 2010 será recordado —con el tiempo— como el año en que Breaking Bad le devolvió a la tele la sensatez de contar una historia sencilla y compleja al mismo tiempo. No hay final de Lost, ni final de 24, ni presupuesto de The Pacific que me hagan olvidar que este año yo vi a un mexicano sin piernas tirarse de una camilla y caminar con las manos porque había visto al diablo. Y escena seguida, Jesse vestido de amarillo jugando como un nene en la mayor factoría de metanfetamina de Norteamérica. Breaking Bad es magia, en dosis semanales. Hacía muchos, muchos años que no disfrutaba tanto con una serie. Se nota que sus creadores utilizan “sólo las hierbas más frescas y mezclan los mejores ingredientes con mucho amor”, igual que Los Pollos Hermanos. Larga vida a Breaking Bad, la única de mis favoritas que acaban con el Mundial ya empezado, y a la que le perdono esa ingratitud.

Sí señor: un año intenso de muchas y grandes historias. Un gran 2010 en el que, además, acaban para siempre dos monstruos narrativos que cambiaron la forma de ver televisión: 24 (que termina para siempre mañana) y Lost (que acabó para siempre ayer).

Pero como se ve, no nos dejarán huérfanos de futuras maravillas.

Están llegando otras, y son mejores.

Season finale
por dos

La cadena Fox adelanta en trailer los episodios finales de sus dos series estrella: House y Fringe. Si quieren espoilers, hagan clic en los videos.
ESPOILER - 12 de mayo, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 40

Season finale por dos. La FOX anticipa dos finales de temporada a toda orquesta. Uno es el de House M.D.; el otro, el de nuestra querida y por algunos injustamente menospreciada Fringe. Empecemos por el avance de House. Pese a que muchos lamenten que esta temporada perdió fuerza con el correr de los episodios, el final promete ser extraordinario: o al menos supreproducido. No sólo porque el episodio, que lleva el nombre de Help Me, ha sido filmado por Greg Yaitanes con una cámara fotográfica, flamante: la Canon 5d Mark II. Sino además porque ocurrirá durante una catástrofe de proporciones, que las imágenes que siguen a continuación -entre algún que otro espoiler- se encargan de mostrarnos muy bien.

El contraste cámara de uso casero/elevada producción, parece refrendar el famoso slogan: "no intenten hacerlo en sus casas" (en este caso no por peligroso, sino porque simplemente no nos va a salir igual). En suma: casi tres minutos tiene el trailer. Observen qué impresionante (¡y qué bien que filma la camarita!). Recuerden: la cita para el final de Gregory House es el lunes 17 de mayo.

Otro de los finales que promete quedar en nuestros retinas largo tiempo, al menos hasta su regreso, es el de Fringe. Y atención, señores: porque lo que nos muestran estas imágenes en algunos de sus fragmentos nos dejan los pelos como escarpias (no sé qué quiere decir esta frase, pero a veces me parece entenderlo). Mundo paralelo, Walter Alternativo..., en fin: de todo. Me quedo con una frase: "He visto cosas extrañas, pero esto... Esto es otra cosa".

La primera parte de la season finale de Fringe se emitirá este jueves 13; la segunda, el jueves 20. Insisto: hay espoilers. Pero los trailers y los avances son la legalización del espoiler, entonces que nadie chille. 

En marcha Undercovers. El nuevo proyecto de J.J. Abrams para la NBC se puso en movimiento. La historia versa sobre un matrimonio de detectives, compuesto por Steven (Boris Kodjoe) y Samantha (Gugu Mbatha-Raw), que regresan a la investigación y al espionaje tras un largo tiempo alejados de la actividad. Esa es la idea. Supongo que el jugo estará en la mezcla de los problemas conyugales y domésticos, con los asuntos de máximo riesgo que la pareja deberá enfrentar. La dirección del piloto correrá por cuenta del célebre J.J., que no dirige desde el primer episodio de Lost. Trece capítulos para Undercovers, entonces, en total y por ahora. Sólo por ahora.

Happy Town: "Q.E.P.D". Ni siquiera llegué a verla —más allá de los primeros cinco minutos para palpar cómo estaba hecha—, que ya la cancelaron. Pero lo cierto es que ese breve fragmento me alcanzó para postergarla indefinidamente, sin ninguna culpa. Y por lo visto lo mismo le pasó a muchos, sobre todo a quienes sí se tragaron enterito el piloto. Las razones, las de siempre: pocos espectadores en relación con las expectativas. Con seguir sosteniendo a Flashforward, la supuesta sucesora de Lost, la ABC tiene bastante. Está claro que, si además, ahora se le sumaba la afanosa tarea de sostener en pantalla a la supuesta sucesora de Twin Peaks —sin que nadie la vea—, ya íbamos a confirmar que lo de la ABC era orgullo, y punto. Ocho episodios, y se acabó. Que en paz descanse, Happy Town.

Tres por uno. En una estrategia de despiste descomunal, los productores de Lost decidieron grabar tres finales de la serie. ¿Y todo para qué? Para evitar posibles filtraciones. A esta altura, esta cuestión de potenciales sabotajes mezclados con estrafalarias estrategias de seguridad causan un poco de gracia. Pero está muy bien: nunca falta alguien que, conociendo el final de algo, venga a arruinarnos la fiesta. Y otra cosa: los finales alternativos, es decir: los dos que no fueron elegidos como cierre formal de la historia, van a ser emitidos en el contexto del especial que la cadena ABC prepara para el día que veremos el último capítulo de la serie. ¿Eso significa que si no nos gustó el verdadero final nos podemos quedar con algunos de las otras dos posibilidades? Que alguien me aclara la duda, por favor. Es todo muy raro.

Treme:
música del alma

La nueva apuesta de HBO va sobre New Orleans después de la catástrofe del Katrina. La firma David Simon, el mismo de The Wire.
ESPOILER - 22 de abril, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 36

Música del alma. Quise esperar a ver el segundo episodio de Treme para hablar de la serie. Me refiero a la nueva criatura de David Simon y Eric Overmyey que HBO emite desde hace dos lunes. Tal lo prometido, el piloto nos vuela la cabeza: durante ochenta minutos nos sumergimos en la Nueva Orleans pos-Katrina, conocimos un puñado de sus habitantes, los vimos bailar y sobre todo escuchamos su música. 

Fiel al estilo del autor —y a sus orígenes periodísticos—, la serie está narrada a través de diferentes voces e historias corales. Es objetiva e íntima a la vez; nos recuerda mucho a The Wire: no sólo por algún actor protagónico, sino por la naturalidad del habla y por una marca de origen en Simon: hacer parecer intrascendente lo importante, y viceversa.

Ha dicho Simon: "La única cosa que (los norteamericanos) le hemos dado al mundo es la música afroamericana. En un bar de Sudáfrica o Kathmandú, si tienen un jukebox, encontrarás algo de Michael Jackson, Otis Reading o John Coltrane.

Esta verdad queda muy clara en el piloto: la música como única fuerza y combustible vital para levantar de las cenizas a una ciudad devastada y olvidada por los que gobiernan. Pero en el capítulo segundo nos centramos más en los personajes, y allí es donde Treme (pronúnciese tremé, y no trem) se hace imprescindible: cuando conocemos las almas de ese barrio que le da nombre a la serie, cuando descubrimos a cada uno de ellos.

Todavía restan ocho episodios de esta pequeña joya de la que ya me enamoré, y esta semana nos despertamos con la noticia de que, a la cadena HBO, la emisión del piloto le bastó para concederle a Treme una segunda temporada.

La colisión entre los ritmos africanos con la escala pentatónica y la instrumentación y arreglos europeos se produjo en un área de doce manzanas de una ciudad llamada Nueva Orleans, que tuvo una experiencia cercana a la muerte en el año 2005", dijo David Simon en The Guardian.

Yo agregaría algo más, a modo de consejo: vean Treme en 5.1, o el 7.1, es decir, con altavoces hasta en el culo. Los sonidos son casi más importantes que las imágenes.

Laurie no da más. A Hugh Laurie la vida no le sonríe. Es verdad que cobra doscientos setenta y tres mil euros por episodio, pero parece que no le alcanza. Así lo refleja esta nota de El País. Laurie se queja de que su trabajo ha dañado su matrimonio —cosa que ya sabíamos—, y suelta frases lapidarias como ésta:

“Trabajar en una serie de televisión semanal es como enrolarte en la marina y viajar a la otra punta del mundo por meses o incluso por un año”

Y ahora, entonces: ¿quién ayuda al doctor?

Adelanto de Caprica. Después del parón de Caprica, cuyos primeros episodios nos llenaron de entusiasmo, cualquier imagen inédita. el menor adelanto de lo que resta para finalizar la primera temporada nos entusiasma. Tal es el efecto que busca toda promo que se precie. Vean:

Esta promo en particular dura treinta y cuatro segundos y no muestra demasiado: una ametralladora de imágenes en cadena. Pero algunas cosas interesantes de lo que está por venir, sin embargo, se pueden apreciar. Y se nos cae la baba.

¿El final de
las descargas?

La noticia de que Cuatro emitirá el final de Lost en directo, abre una opción interesante: ver series extranjera con publicidad nacional.
ESPOILER - 15 de abril, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 40

¿Lost en directo, por Cuatro? El último episodio de Lost se parece cada vez más a una final de Mundial de Fútbol. La cadena Cuatro trabaja, por estas horas, para que los españoles puedan disfrutar del final de Lost en tiempo real, y subtitulado, durante la madrugada del lunes 24 de mayo. Es decir, ¡en directo! Cuatro aún no lo confirmó: la noticia apareció en Vayatele, vía un twitter de la directora de contenidos de la cadena; se sabe que quedan ciertos detalles por concretar, pero las posibilidades son altas.

No sé ustedes, pero yo dejaré grabando la emisión (que ocurriría de 3 a 5 de la madrugada, hora peninsular) sólo por fines antropológicos. Me gustaría ver, por primera vez, cómo una cadena nacional hace las pausas publicitarias en el momento correcto.

Pero a la hora de ver la season finale, seguiré utilizando los métodos tradicionales. ¿Por qué? Porque quiero ver la serie en alta definición y a la hora que se me antoje. El día que la televisión me ofrezca esas ventajas, cierro mi cuenta en Rapidshare.

Pero al mismo tiempo pienso lo siguiente: si un buen día esta práctica prospera (la de emitir en directo y con V.O.S. las series, durante las madrugadas, para que las grabemos y las veamos cuando se nos antoje) podría ser un buen camino de reconciliación con la industria.

Es decir: imaginemos que Cuatro emite en directo House M.D., los lunes a las 3 AM, y con subtítulos. O imaginemos que Telecinco hace los mismo con CSI. Y La Sexta otro tanto con The Mentalist. Ahora imaginemos que, en los cortes originales, cada cadena española pone publicidad propia (El Corte Inglés, Seat, Banco Santander, etc.). Y por último, imaginemos que nosotros dejamos grabando esas series y las vemos al día siguiente, o cuando se nos antoje. ¿No estaría bien?

Si yo fuera El Corte Inglés pondría publicidad en esos segmentos, aunque el share real diera 0,7. Porque serían publicidades breves que veríamos con agrado, porque serían opciones serias, porque la pausa ocurriría donde tiene que ocurrir. Etcétera.

Ok, dejo de soñar. No creo que a las cadenas les dé la cabeza para tanto. No lo harán por dos motivos: porque es simple, y porque es decente. A esas horas de la madrugada les conviene mucho más timar a los imbéciles con llamadas telefónicas, concursos y estafas.

McFarlane al cine. Seth McFarlane es el creador de Family Guy. También trabaja en FlashForward, como actor: interpreta al agente Jake Curdy, que en el último episodio la pasó mal. Ahora se prepara para dar un paso a la pantalla grande, como director y guionista de una comedia que llevará el nombre de Ted. Se trata de una historia que retrata la vida de un hombre y un oso de peluche. Seguramente con el correr de los días vayamos sabiendo más cosas del proyecto, pero por el momento ésta es la única información de la que disponemos, salvo que la voz del oso —animado por ordenador— la pondrá el propio McFarlane.

Al alcance de todos. La publicidad no tradicional se cuela en las series. Modern Family lo hizo hace unos días, a través de una trama que tuvo a Phil (Ty Burrell) como protagonista en su cumpleaños y el calvario de su esposa para conseguirle un iPad, el mismo día de su lanzamiento (aunque, en rigor de verdad, los productores de la serie aseguran que Steve Jobs no pagó un peso por la promoción. Raro). Ahora nos anoticiamos de que el episodio final de House M.D. fue rodado con una cámara de fotos de la empresa Canon. El nombre del aparato es horrible: EOS 5D Mark II, y su precio supera los dos mil euros. Igual que en Modern Family, no se habla de publicidad ni nada por el estilo. El episodio saldrá al aire el próximo 17 de mayo. Aquí una prueba de cómo filma la camarita en cuestión, para que vayamos anticipando el resultado.

Whedon hará justicia. No era una broma del 1 de abril (día de los yanquis inocentes), como se pensó en un principio: era la puta verdad. Para alegría de muchísima gente, el cerebro detrás de Buffy y Firefly, Joss Whedon, está cada vez más cerca de dirigir la versión cinematográfica de la legendaria The Avengers (conocida por todos nosotros como Los Vengadores). Whedon, hasta el momento, sólo cuenta con una experiencia como director en la pantalla grande: Serenity. Los protagonistas del proyecto inspiran respeto: Robert Downey Jr., Samuel L. Jackson, Edward Norton y Chris Evans. Mientras no se le ocurra hacer una comedia musical con toda esa buena gente, mantenemos las expectativas muy altas.

Hugh Laurie
en cuatro tomas

Cuatro videos desconocidos del doctor House. Además, Christian Slater regresa al ruedo, y Treme tras la muerte de Mills.
ESPOILER - 06 de abril, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 18

Laurie en cuatro tomas. Entre 1989 y 1995 Hugh Laurie, junto a su amigo Stephen Fry, creó y actuó en A Bit of Fry and Laurie, un programa de sketches de la BBC también conocido como ABOFAL. A continuación vamos a compartir uno de esos sketches, con subtítulos en español. En él veremos a un joven Laurie, haciendo algo muy alejado a House. Pero esto no es nada: el personaje en cuestión parece ser el antecedente, o la remota musa inspiradora, en la que se basó el actor Jim Parsons para componer al Sheldon Cooper de The Big Band Theory, salvando las diferencias evidentes. Fíjense:

Este y otros trabajos sirvieron para que el versátil Laurie se convirtiera en un actor popular en el Reino Unido, más o menos desde los años ochenta. Sin embargo, en Norteamérica Laurie saltó a la fama en 2004, de la mano del doctor adicto a la Vicodina. ¿Cómo se dieron cuenta los productores de House que Laurie era el hombre ideal para interpretar ese papel? De este modo:

House le trajo a Laurie cosas buenas y malas. Entre las malas Laurie se queja de dolores físicos por culpa de la cojera del personaje, y de haber tenido que pasar largas temporadas lejos de su familia, hasta hace un tiempo radicada en Gran Bretaña. Entre las buenas: un sueldo de cuatrocientos mil dólares por episodio, y a veces, algunos momentos bastante divertidos:

Además de actor, Laurie tiene otras dos facetas: es escritor y músico. En 1996 su libro The Gun Seller, una novela de suspenso y humor, se convirtió en best seller. Y su música no se queda detrás. Para terminar este sencillo homenaje a Laurie una de sus bonitas melodías, estrenada en Inside the Actors Studio:

Fin de las cuatro tomas para Hugh Laurie; pedimos perdón por el doblaje de esta última, pero es lo que había. La canción (por suerte) fue con subtítulos.

La tercera es la vencida. A Christian Slater la tele lo trató bastante mal. No funcionó My Own Worst Enemy, su primer proyecto, y tampoco le fue nada bien a The Forgotten, su revancha. Pero él no se achica. Todo lo contrario. Lo volverá a intentar con un nuevo piloto para la FOX, y veremos si aquello de que la tercera es la vencida tiene sentido para el actor. La historia es más o menos así: Salter será un ex militar con pasado tormentoso, ahora al frente de un grupo de jóvenes genios, expertos en destrozar sistemas de seguridad. En suma: otra de esas series que no tiene sentido. Por favor, ¡que alguien asesore a este actor!

Treme, tras la muerte de David Mills. Sigue siendo una de las series más esperadas de HBO, pero la muerte de uno de sus creadores, la semana pasada, puso a Treme en el candelero antes de tiempo, y por razones que nos entristecen. David Mills (guionista también de The Wire, The Corner y ER) fue en los últimos años compañero eficaz de David Simon, que ahora se queda solo para el estreno de la última creación de ambos. ¿Cómo reaccionó HBO tras la muerte del guionista? Por lo pronto, la cadena acaba de lanzar un Making Treme con todo lo necesario para calmar la sensación de vacío y poner bien alta aquella frase made in Hollywood, la que dice eso de "el show debe continuar". Aquí el video, con entrevistas a actores y mucha información interesante:

Lost,
versión 1967

Lost se suma a la última moda en series de ficción: los mundos paralelos • Además: un espantoso espoiler sobre House MD.
ESPOILER - 18 de febrero, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 32

Universo paralelo hasta en la sopa. Si en la penúltima temporada de Lost fueron "los viajes en el tiempo" el argumento de peso en la trama, no hay dudas de que en esta última el tema principal son "los mundos paralelos", o al menos eso es lo que pinta hasta ahora. ¿Cansino, el temita? Es verdad: el recurso también lo está usando Fringe, quizás FlashForward, posiblemente Paradox, se usó en el último episodio de Los Serrano y, eventualmente, también lo esté utilizando el grupo de asesores de Nicolás Sarkozy (ojo, chiste político muy agudo, rían aunque no entiendan), pero eso no dice nada respecto a la poca originalidad de Lost, sino que habla de una moda en alza. Los mundos paralelos parecen ser, hoy, lo que en los ochenta fueron los videoclubs. Aparecen por todas partes.

Al respecto, hoy me acordé que el año pasado unos inquietos muchachos, inteligentes y visionarios, se hicieron la siguiente pregunta: ¿qué hubiera pasado si Lost hubiera sido creada y transmitida en el año 1967?, y en base a esta consigna elaboraron un interesante video que ya vimos en anteriores emisiones, pero que ahora, con todo este asunto de los mundos paralelos, vuelve a ganar actualidad. Vean si no:

El resultado es gracioso, pero además muy interesante si tenemos en cuenta que fue compilado antes de la temporada sexta. Tranquilamente, esta serie de la Disney podría haberse emitido en el mundo aquel en donde Kate y Claire se conocieron en un taxi... Quién te dice.

Lo que todos esperaban. Volvamos a este mundo, al nuestro de verdad, en el que muchos afirmamos que el binomio conformado por Gregory House y Lisa Cuddy (en realidad Hugh Laurie y Lisa Edelstein) es uno de los más interesantes de la ficción televisiva. Yo, al menos, así lo creo. Existe entre ellos una relación en permanente esbozo y nunca consumada, que me gusta mucho. O quizás sí fue consumada en el pasado, y también en algún sueño vicodínico de House...

El tema es que nunca, todavía, los vimos revolcarse como Dios manda. A eso iba. ¡Atención entonces! POrque en los episodios de la sexta temporada —según fuentes inconfesables— las cosas no van a quedar así, porque House y Cuddy, por fin, pasarán a los papeles. Sí señoras (y señores): el doctor Gregory vivirá finalmente un romance con todas las letras. Pero para verlo habrá que esperar hasta los episodios finales de la temporada en curso.

Pregunta al margen: ¿esto que acabo de informar también se considera un espoiler de ésos que a ustedes les ponen los pelos de punta? ¿O no? Porque cada vez que ocurre tengo que mudarme y cambiar de identidad, etcétera. Yo creo que en este caso no lo es, pero no sé qué dice al respecto la legislación del pataleo.

El líder de la resistencia. Mientras ustedes lo deciden, hablemos para acabar de la serie V, que prepara su regreso y suma algunas novedades, como por ejemplo la incorporación de Michael Trucco: para nosotros, Samuel Anders en Battlestar Galactica. El actor dará vida a John May, fundador y mandamás de la Quinta Columna, papel que otrora (me refiero a la primera versión de la invasión alienígena a nuestro planeta) recayera en manos de Frank Ashmore. Un personaje enigmático y misterioso, el que le toca a Trucco. Y, como es de esperar, muy importante para Erica (Elizabeth Mitchell) y Ryan (Morris Chestnut). El próximo 13 de abril podremos verlo en acción. Atentos a la agenda.

Esto ha sido todo. Buenas noches y hasta mañana.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal